fbpx
Ir a mi viaje

Declaro que he adquirido la información proporcionada en el informe informativo sobre las normas de privacidad y doy mi consentimiento para los fines que se indican a continuación

 
 

¿Olvidaste tu contraseña? ¿Nuevo usuario? Sign up

Favourites

ordenar por Az - tipo

Todi

TOUR IN BICI CON GUIDA PRIVATA
A real, hard-core workout on the Valnerina passes

Test your true mettle in the magnificent landscapes of the Valnerina

desde 80€ Por persona
Price is lower based on umber of people
TOUR IN BICI CON GUIDA PRIVATA
Acquasparta and the Roman Ruins of Carsulae

Come with us and discover Roman ruins and ancient forests

desde 55€ Por persona
Price is lower based on umber of people
AVVENTURA
Adventure Park in Umbria, Valnerina

Take on a challenge and test your skills in exciting adventure park in Umbria, Valnerina

25€ Por persona
Price is lower based on umber of people
TOUR IN BICI CON GUIDA PRIVATA
Age-old villages between Todi and the Martani mountain range

A route through the Martani mountains, on the trail of hamlets and villages

desde 60€ Por persona
Price is lower based on umber of people
AVVENTURA
Canyoning in Umbria, Valnerina

Hurl yourself onto sheets of glistening water or white-water torrents or climb down rock faces and dive into the river. Experience the canyoning in Umbria!

55€ Por persona
Price is lower based on umber of people
AVVENTURA
Climbing in Umbria

Take on a challenge and put your strength and concentration to the test with a sporting climbing in Umbria.

250€ Por persona
Price is lower based on umber of people
LABORATORIO ARTIGIANALE
Craftsmanship of Perugia: the artisans in the city centre

Discover the true craftsmanship of Perugia

desde 50€ Por persona
Price is lower based on umber of people
ESCURSIONE MTB CON GUIDA PRIVATA
Cross Country – Giano by MTB

From the magnificent village of Giano along the Martani mountain range on wild, unexplored paths

desde 75€ Por persona
Price is lower based on umber of people
ESCURSIONE MTB CON GUIDA PRIVATA
Cross Country – Perugia and Monte Malbe, nature and the city

Steep cross country uphill cycling on Perugia’s closest mountain, Monte Malbe, with a cross country trail

desde 55€ Por persona
Price is lower based on umber of people
LABORATORIO ARTIGIANALE
Deruta Ceramics – the Potter’s Wheel and Painting Workshop

A workshop to discover the craft techniques of the ceramics district of Deruta

desde 40€ Por persona
Price is lower based on umber of people
PASSEGGIATA DIDATTICA
Discovering Saffron in Valnerina – with tasting

Discover in Valnerina the region’s lilac gold: saffron. Get to know it, to love it but above all… to taste it!

desde 90€ Por persona
Price is lower based on umber of people
TOUR IN BICI CON GUIDA PRIVATA
Etruscan Umbria – From Marsciano to Todi

Discovering the Etruscans. The fourth stage of the itinerary, a moderately-difficulty route towards ancient Todi

desde 60€ Por persona
Price is lower based on umber of people

Descubre Todi

Descubre la magnifíca ciudad de Todi.

Quien nunca ha oído hablar de esta ciudad de 16.000 habitantes en el corazón del valle del Tíber, quedará impresionado por la variedad de atracciones históricas y culturales y los paisajes que ofrece.

En la carretera estatal Flaminia (SS 3bis), a medio camino entre Perugia y Terni, se encuentra la ciudad de Todi sobre una colina de unos 400 metros de altura. A sus pies, el río Tíber recibe las aguas del arroyo Naia, dando a la región una fertilidad que ha sido objeto de interés desde la antigüedad.

Debido a su posición estratégica y a su turbulenta historia, la ciudad fue dotada de murallas, tres murallas perfectamente conservadas, que siguen siendo la «corona arquitectónica» y el símbolo distintivo. Atravesando las imponentes puertas medievales tendrá la impresión de sumergirse de lleno en el pasado, en las estrechas calles de un casco antiguo sinuoso y lleno de restos antiguos cristalizados con el paso del tiempo, casi inmunes al paso del tiempo.

Junto al encanto de una ciudad que es un museo al aire libre, Todi ofrece, sin embargo, también la frescura de los paisajes naturales impresionantes con las gargantas impermeables del Parque Fluvial del Tíber y sin duda hará cosquillas en los corazones de los visitantes con los típicos productos vitivinícolas de Umbría, con la habilidad de sus artesanos de la madera, con los olores de la cocina rural tradicional.

Descubre la ciudad de Fray Jacopone, uno de los más ilustres poetas del Renacimiento, cuyos restos aún conserva, pero también una joya inestimable de la arquitectura civil y religiosa, con iglesias diseñadas por personajes famosos como Bramante, Todi es una maraña de lo antiguo y lo moderno, muy bien conjugada con el paso del tiempo, y que no puede dejar de ser admirada por aquellos que viajan a través de los territorios del centro de la región de Umbria.

Descubriendo Todi

Descubre qué ver en Todi.

Por la riqueza urbana, arquitectónica y paisajística que caracteriza a este encantador pueblo, si decide visitar Todi, sepa que para apreciarla merece una buena dosis de paciencia, tiempo y por qué no, ¡incluso entrenamiento físico!

Incluso antes de entrar en el espacio urbano, a pocos cientos de metros de las murallas de la ciudad, se encuentra frente a algunos de los edificios más notables de la ciudad: el Templo del Crucifijo, al sureste de Puerta Romana, hecho monumental por el Obispo Cesi en el Renacimiento, la Iglesia de Santa Maria de la Consolación, al suroeste de la ciudad, joya arquitectónica de Bramante y, finalmente, el Convento de Montesanto, se llega a través de una avenida arbolada al oeste de Puerta Orvietana, construida en el siglo XVI como fortaleza para defender a los habitantes de Todi de los ataques de la cercana Orvieto. Aún más lejos de las murallas, a pocas decenas de kilómetros de la ciudad, hay más de siete mil hectáreas del Parque Fluvial del Tíber, donde las Gargantas de Forello y de Prodo le ofrecerán paisajes de extraordinaria belleza.

 Atravesando la primera de las tres murallas que han perdurado en el tiempo, tendrá la impresión de retroceder al pasado, paseando por las sinuosas y empinadas calles de un centro histórico que se cristalizó en las formas medievales del siglo XIII: con la Plaza del Pueblo, corazón de la ciudad y joya arquitectónica del Renacimiento de Umbría, con los famosos Palacios Civiles del Pueblo, del Capitán y de los Priores, marco monumental de la bella Catedral, con las numerosas iglesias de diferentes épocas que salpican el espacio urbano, desde los más antiguos de San Nicolás de Criptis, San Felipe, San Esteban y San Jorge hasta los más recientes de Santa Prassede, Santa Maria en Camuccia y San Felipe y Santiago, en los que se conservan obras de arte de algunos de los artistas más famosos de la historia de Italia.

Si usted ama los restos antiguos, entonces el Museo Municipal con la sección de la Pinacoteca y el Museo Lapidario de la ciudad sin duda estará a la altura de sus expectativas, así como los Nichos Romanos en la Plaza Garibaldi o las Fuentes de Scannabecco y de la Cesia.

Y no te aburrirás si prefieres seguir un poco el ritmo de los tiempos, pudiendo asistir a los modernos espectáculos que se ofrecen en el Teatro Municipal o visitar las exposiciones de arte contemporáneo dispersas por las calles de la ciudad.

Para poder captar los detalles del rico centro histórico de Todi, aún bien defendido y bordeado por las monumentales murallas de travertino con las Puertas medievales adyacentes: Orvietana, Perugina, Romana y Amerina (o Fratta), se verá obligado a moverse por el espacio y el tiempo al ritmo de un paseo. Situada en la colina para defender la llanura baja del Tíber, la ciudad fue considerada por los viajeros de principios del siglo XX como la más «ascensional» de Umbría por el característico capitel del campanario de la Catedral (dedicado a María Santísima Anunciación), que fue el punto culminante de la arquitectura. Las calles tortuosas y sinuosas, los espacios estrechos y las escaleras que conectan las diferencias de nivel de los barrios de la ciudad, dificultan, si no imposibilitan, el tránsito de automóviles.

En el interior del casco fortificado se encuentra el Parque de la Fortaleza, el pulmón verde de la ciudad que abraza el Templo de San Fortunato, donde se conservan los restos del célebre Fray Jacopone. A pocos metros de la antigua iglesia se encuentra el moderno Teatro Municipal, construido e inaugurado a finales del siglo XIX.A pocos metros de la antigua iglesia se encuentra el moderno Teatro Municipal, construido e inaugurado a finales del siglo XIX. Un poco más arriba, subiendo la Via Mazzini, se encuentra frente al magnífico paisaje de la Plaza del Pueblo, el centro neurálgico de la ciudad, enmarcado por la espléndida Catedral en el lado norte y por los Palacios Municipales en los lados restantes: el Palacio del Capitán, o Palacio Nuevo y el Palacio Del Pueblo, que albergan el Museo Pinacoteca Municipal; y el Palacio de los Priores, en cuya muralla se levanta la célebre Águila de Bronce, símbolo de la ciudad, obra de Giovanni di Gegliaccio en 1339.Por debajo de la superficie de la plaza se extiende un intrincado sistema de túneles, cisternas y pozos de diferentes épocas, comúnmente conocido como «Todi subterránea«, que se extiende a lo largo de unos cinco kilómetros y que contribuye a dotar a la ciudad de un carácter único.

Finalmente, cruzando la contigua Plaza Garibaldi y descendiendo por el Corso Cavour y luego subiendo por Vía Cesia, se encuentra toda una serie de otros monumentos pertenecientes a diferentes épocas y culturas, desde la pagana romana hasta la medieval y la católica renacentista.

Desde las Fuentes de la Rua (o Cesia) y del Scannabecco (siglo XIII) hasta las iglesias de San Felipe (siglo XVI), San Nicolás de Criptis (siglo XI), Santa María en Cammuccia (siglo XIII, donde se conserva la famosa estatua de madera de la Virgen «Sedes Sapientiae«), de San Carlos (siglo XIII) y Santa Práxedes (siglo XIV) hasta los restos romanos bien conservados de los Nichos (restos de una antigua basílica) y la Puerta Marzia, no tendrá tiempo de descansar la vista, admirando la inmensa cantidad de monumentos que se encuentran en el pequeño recinto del centro histórico de Todi por descubrir.

Construida sobre los restos del antiguo foro romano de Todi, Plaza del Pueblo representaba, desde el siglo I a.C., el centro político, religioso, económico y cultural de la ciudad. En un marco de fuertes pendientes, los arquitectos romanos crearon una plataforma rectangular en la cima de la colina, rodeada por los edificios civiles y religiosos más importantes. La ciudad moderna aún conserva su antiguo equilibrio. En el lado norte de la plaza el poder religioso está representado por la Catedral y el Palacio Episcopal adyacente, que contrastan, en equilibrio, los tres palacios seculares de poder municipal, construidos en diferentes épocas entre los siglos XII y XIII: Palacio del Pueblo, Palacio del Capitán, Palacio de los Priores y Palacio de los Reyes Magistrales.

Lo más probable es que, en la antigüedad, Plaza del Pueblo de Todi tuviera que ocupar más espacio, hasta el punto de abarcar la moderna Plaza Garibaldi, anexa a la primera, que conserva los restos de una antigua basílica romana (los Nichos). La complejidad arquitectónica de la zona queda demostrada también por el inmenso número de túneles subterráneos (las Galerías) que discurren por debajo del suelo de la propia plaza, mostrando una estratificación de épocas y estructuras perfectamente unidas en el tiempo.

En los últimos años ha sido posible redescubrir y analizar en profundidad la “ciudad invisible”, también conocida como Todi subterránea”, que se extiende por debajo del suelo de la Plaza del Pueblo, el antiguo foro de la época de los romanos, gracias al hábil trabajo del Gruppo Speleologico Tuderte (Grupo Espeleológico Tudertino).

Con un método ejemplar de «espeleología urbana», en el que se alternó la exploración subterránea con estudios de archivo de documentos históricos y cartográficos, se descubrió un complejo de más de treinta aljibes prerromanos, romanos y medievales, y quinientos pozos de formas y épocas variadas que recorrían el subsuelo de Todi por más de cinco kilómetros, haciendo que su subsuelo se convierta en un legado de valor incalculable.

Gracias al compromiso de la administración municipal en colaboración con la Superintendencia Arqueológica de Umbría, una parte de estas estructuras monumentales se puede visitar ahora en el lado oeste de la plaza. Hay doce salas rectangulares hechas de opus coementicium y cubiertas por bóvedas de cañón de unos ocho metros de alto, ocho metros de ancho y treinta metros de largo, con una capacidad de unos treinta mil metros cúbicos de agua. Las salas se comunican entre sí a través de pasadizos arqueados y tienen una o más aberturas en las bóvedas, de las que era posible extraer agua. En los muros aún se pueden ver los restos de los encofrados de madera sobre los que se arrojó la mezcla de mortero y piedras.

El complejo fue encontrado por casualidad durante la restauración del estanco Pazzaglia-Valentini, cuya extensión ocupa el tramo inicial de la calle Via del Monte y continúa hasta la calle Valle Inferiore y la calle Via Mazzini. La orientación es perfectamente paralela a la estructura gemela situada en el lado opuesto de la Piazza del Pueblo (este), cuyas estancias se extienden hasta los cimientos del Palacio de los Priores.

A diferencia del complejo occidental descubierto en tiempos modernos, el complejo oriental ya era conocido desde 1262, como lo demuestra la Crónica de la eminente ciudad de Tode, escrita por Gianfabrizio Atti en el siglo XVI. Desafortunadamente, sólo nueve de las doce habitaciones en total pueden ser utilizadas y visitadas.

Debido a las técnicas de construcción utilizadas y perfectamente reconocibles, la estructura podría datarse en el período republicano tardío, con ampliaciones posteriores durante aproximadamente un siglo. Ambas cisternas fueron abastecidas por las aguas de manantial de la cima de la colina, procedentes de la zona de la fortaleza y probablemente formaban parte de un único proyecto monumental de planificación urbanística del foro de abastecimiento de agua de la ciudad.

La estructura monumental formaba parte del proyecto arquitectónico del siglo I a.C., cuando Todi, de municipium, obtuvo el título de Splendidissima colonia romana.

También conocido como «del Municipio«, el Palacio del Pueblo no sólo es el edificio más antiguo de toda la Plaza de la ciudad, sino también uno de los edificios municipales italianos más antiguos.

La primera fase de las obras, iniciada en 1214, dio vida a la estructura porticada de la planta baja según los principios y gustos de la arquitectura lombarda, mientras que en un período posterior, a partir de 1228 y hasta la restauración del siglo XX, se construyeron las dos plantas superiores, la escalera exterior que permitía la entrada y la coronación con almenas gibelinas. Los triforos y cuadriforos embellecidos con columnas decorativas aligeran el aspecto masivo de la fachada.

El lado izquierdo del palacio da a la Plaza del Pueblo, mientras que la fachada principal es visible desde la Plaza Garibaldi adyacente.

Probablemente utilizado como sede o residencia del Podestà, el primer piso del edificio albergaba las asambleas de los ciudadanos de la época comunal.

En la época moderna, conectado con el Palacio del Capitán, acoge, en la segunda planta, el Museo Pinacoteca de la ciudad.

Situada en el lado norte de la Plaza del Pueblo, la Catedral de Todi representa el corazón de la ciudad. Con el campanario a la derecha de la fachada, el edificio domina sobre los tejados de la ciudad y constituye, junto con los tres edificios civiles, el perfil perfecto de una de las composiciones urbano-arquitectónicas más bellas y estilísticamente coherentes de Italia.

El moderno edificio se levanta sobre los restos del antiguo templo romano, el Capitolium, que separaba el foro de los barrios urbanos situados detrás de él. Detrás de la Catedral de Todi, de hecho, se han encontrado restos de una antigua villa romana con suelos de mosaico y algunas calles de la antigua muralla de la ciudad. El nombre del barrio, también conocido como «Nidola» o «Nido del Águila«, sigue teniendo el eco del legendario rapaz fundador de la ciudad que construyó su propio nido en esos territorios.

El edificio fue construido a partir del siglo XII y ha sido modificado y ampliado varias veces hasta el siglo XVII. De la planta original, obra de los Maestros Comacini, hoy sólo queda el ábside. La monumental escalera construida en 1740 por el obispo Giuseppe Pianetti se compone de veintinueve escalones de travertino. Sobre ella destaca la llamativa fachada, esencial, con cierre superior horizontal de estilo lombardo.

Los tres portales de entrada corresponden a las tres naves interiores. En la puerta central se distingue la rica decoración en madera de roble, que recuerda a la Catedral de Orvieto, creada por los maestros Bencivenga de Mercatello (los cuatro paneles superiores) y Carlo Lorenti (los seis paneles inferiores).

En la parte superior de la fachada, como coronación de la monumental entrada, se encuentra el hermoso rosetón central, iniciado en tiempos del obispo Basilio Moscardi (1515) y terminado bajo la dirección de su sucesor (1523).

La planta del edificio tiene forma de cruz latina y el espacio interior está dividido en tres naves separadas por diez espléndidas columnas corintias con hojas de acanto que sostienen el techo con entramados de madera.

Inmediatamente detrás del espectador, alrededor de la pared que rodea el rosetón central, se encuentra el bello fresco del «Juicio Final» realizado por Ferraú de Faenza en 1596 a partir de maquetas de Miguel Ángel.

Finalmente, en el interior del edificio se albergan otras obras de arte de distinta naturaleza y dignas de mención: dos pinturas atribuidas a Lo Spagna que representan a la Trinidad y a los Santos Pedro y Pablo, el bello Crucifijo del siglo XIII suspendido sobre el altar y un cuadro de Giannicola de Paolo con la Virgen con el Niño y los Santos.

Desde la nave izquierda se desciende a la cripta de la Catedral, donde hay tres esculturas de piedra que forman parte de la fachada, que fueron realizadas por los escultores Giovanni Pisano y Rubeus.

La iglesia o templo de San Fortunato se encuentra a poca distancia de la fortaleza en lo que debió ser en la antigüedad la acrópolis de la ciudad de Todi. El edificio actual es testigo de las numerosas fases constructivas que lo han caracterizado: desde la más antigua, la etrusco-romana, de la que se conservan los leones de la entrada y dos capiteles transformados en pilastras de agua bendita, hasta la primera fase constructiva de estilo románico, fechada hacia el año 1198 y construida por los vallombrosanos, pasando por el trazado definitivo de la planta gótica con la construcción iniciada en el año 1292, y que se completó en el año 1292 y que se completó en el curso de los siglos sucesivos.

Prueba significativa de esta intervención es la fachada que se levanta sobre una escalera monumental que quedó incompleta debido a la muerte, en 1458, del maestro Giovanni di Santuccio da Firenzuola que trabajó en el proyecto con la ayuda de su sobrino Bartolo d’Angelo. Las frecuentes guerras con los municipios vecinos, en primer lugar Orvieto, acabaron con las arcas municipales, dejando a la iglesia sin los fondos necesarios para la realización de las obras.

El nivel inferior de la fachada se divide en tres partes, correspondientes a las tres naves interiores con tres portales de entrada, el más interesante de los cuales es el central. La decoración está formada por preciosas columnas y bajorrelieves que representan, de izquierda a derecha, a los doce apóstoles, a algunos santos (entre ellos Degna, Romana y Cassiano, cuyos restos se conservan en el interior de la Iglesia), a ángeles, a profetas bíblicos, a San Fortunato, a los estigmas de San Francisco, a la Anunciación y al sacrificio de Isaac, todo ello rodeado de motivos florales simbólicos como la viña, símbolo del Bien, y la higuera, símbolo del Mal, pero también al dragón y a la víbora, símbolos del pecado.

En el interior de la iglesia, el espacio está marcado por tres naves, todas de la misma altura, con las dos naves laterales ligeramente más estrechas que la central, según el modelo de la iglesia transalpina Hallenkirche (iglesia de salón). Las elegantes columnas de crucería sostienen la cubierta en bóvedas de crucería bajo las que, a los lados de las naves, se abren trece capillas elevadas. En la cuarta capilla, a la derecha, se encuentra el fragmento del fresco Virgen con el Niño y los Ángeles de Masolino da Panicale (1432), mientras que en la quinta, a la izquierda, hay restos de frescos de la escuela Giottesca con escenas de la vida de San Juan Bautista.

En el centro de la iglesia, uno de los símbolos de Todi, se encuentra la estatua de San Fortunato, con un coro de nogales con maravillosas incrustaciones de Antonio Maffei da Gubbio en 1590 al fondo, que cubren todo el ábside central.

Finalmente, la cripta bajo el altar alberga un único sarcófago monumental que contiene los restos de los santos Casiano, Calisto, Fortunato, Romana y Degna, mientras que en la sacristía adyacente está enterrado el famoso Jacopone de Todi desde 1432.

La sacristía conduce al campanario de la iglesia desde donde se puede disfrutar de una vista de 360 grados de toda la ciudad.

En el lado sur de la Plaza del Pueblo, frente a la Catedral de Todi, se encuentra el imponente edificio gótico del Palacio de los Priores. Construido a finales del siglo XIII junto con el Palacio del Capitán, fue modificado varias veces: en 1334-47 con la ampliación del lado derecho, en 1367 con la construcción de la torre cuadrangular que prácticamente hace de pivote entre las dos plazas y, finalmente, en 1513, cuando por orden de León X se abrieron a la fachada las ventanas arquitrabadas de estilo renacentista. Arriba a la izquierda, con vistas a la plaza, se encuentra la famosa águila de bronce, símbolo de la ciudad de Todi, realizada por Giovanni di Gigliaccio en 1339.

El Palacio de los Priores de Todi, que a lo largo de los siglos había albergado a los podestàs, los priores y los gobernadores papales, es ahora la sede del Juzgado de Paz y de las oficinas municipales.

En pleno casco antiguo de Todi, junto al Palacio del Pueblo, se encuentra el Palacio del Capitán, también conocido como «Palacio Nuevo«. A diferencia del primero, más antiguo, este fue construido a finales del siglo XIII, hacia 1293, junto con el Palacio de los Priores.

Estructuralmente, el edificio, de estilo gótico, está dividido en tres niveles: una logia en la planta baja, ventanas de tres y cuatro luces sostenidas por columnas y enmarcadas por arcos y hastiales en las dos plantas superiores. La peculiaridad arquitectónica que lo caracteriza, es la monumental escalera transversal que domina la Plaza del Pueblo y que permite la entrada a ambos palacios.

Hoy en día es la sede de las oficinas municipales y de los museos. El Palacio del Capitán alberga en la primera planta la sala del mismo nombre «del Capitán» (donde se pueden admirar los restos de frescos del siglo XIV) y una sección del Museo Etrusco-Romano, que alberga una copia del célebre Marte de Todi (el original se puede encontrar en los Museos del Vaticano). En el segundo piso se encuentra el Museo Pinacoteca.

No muy lejos de Puerta Orvietana, encaramado en una pequeña colina al oeste de las murallas de Todi, se levanta el Convento de Montesanto, construido en el siglo XIII como fortaleza contra los ataques de los ciudadanos de Orvieto. En 1325 fue ocupada por las hermanas Clarisas que, después de la peste de 1348, cedieron el paso a los Franciscanos.

Como atestigua el antiguo topónimo «Monte Mascarano«, del término longobardo maska, que significa monte de espíritus o brujas, el lugar debió ser desde la antigüedad un lugar sagrado, tal vez una necrópolis con templos y santuarios dedicados a varios dioses, entre ellos Marte y la diosa Belona. Fue en esta zona donde en 1835 salió a la luz el famoso Marte de Todi, que ahora se encuentra en los Museos Vaticanos.

La plaza del Convento de Montesanto alberga un majestuoso tilo que se dice que fue plantado en 1426 con ocasión de la visita de San Bernardo.

Destacan el claustro, en cuyo centro hay un pozo del siglo XVIII, la sala del siglo XIV utilizada como centro de conferencias y la biblioteca repleta de códices de pergamino, de incunables y de ediciones insólitas, gran parte de las cuales se han incorporado a la colección de la biblioteca municipal de Todi.

Junto al complejo monástico se encuentra la iglesia que lleva el mismo nombre. Consagrada en 1633, se convirtió en parroquia en 1977 con el nombre de Maria Santísima Asunción en Montesanto y aún conserva muchas obras de arte: varias estatuas de madera y algunas pinturas de Lo Spagna, los alumnos del Ghirlandaio (siglo XVI) y Cesare Permei (siglo XVII).

El templo de Santa María de la Consolación se encuentra inmediatamente fuera de las murallas de Todi, al suroeste de la ciudad, y representa una de las obras maestras del Renacimiento de Umbría. Aunque no hay constancia documental de algún proyecto realizado por Bramante, la estructura del edificio no parece dejar lugar a dudas y, desde el siglo XVI, se atribuye al famoso arquitecto. Sin embargo es absolutamente cierta la intervención de importantes maestros como Cola da Caprarola, Antonio da Sangallo, Peruzzi, Vignola e Ippolito Scalza.

El edificio, que comenzó en 1508, fue terminado sólo un siglo más tarde, en 1607, y fue construido con el objetivo de preservar la imagen sagrada de la Virgen y el Niño (Virgen de la Consolación), que aún hoy es visible en el ábside semicircular de la Iglesia. La leyenda cuenta que un albañil encontró los restos del fresco cubiertos de polvo y telarañas y que, después de limpiar el sudor de su cara con el mismo pañuelo que se usó para limpiar la imagen sagrada, fue curado milagrosamente de un ojo.

El templo renacentista tiene una planta central muy particular en forma de cruz griega, resultante del cruce de dos brazos iguales a los que se adosan cuatro ábsides, tres de los cuales son poligonales y uno, el septentrional, que alberga el fresco milagroso, semicircular. Los ábsides, desarrollados en dos órdenes y decorados con columnas corintias, están coronados por cúpulas que abrazan perfectamente la terraza (donde se encuentran las águilas esculpidas por Antonio Rosignoli en el siglo XVII) y la majestuosa cúpula central, sostenida por un tímpano decorado con doble pilar jónico que se atribuye a Francesco Casella.

Los tres portales de entrada se remontan a tres siglos diferentes: los siglos XVII, XVIII y XIX, mientras que el interior, espacioso y luminoso, es de estilo barroco atribuido al genio de Filippo da Meli.

Unas cincuenta y seis ventanas iluminan el espacio del templo de Santa María de la Consolación en el que destacan la estatua de madera del Papa Martín de Todi, las estatuas de yeso de los doce Apóstoles y el altar de estilo barroco.

Con sus setenta metros de altura, la iglesia es uno de los monumentos más famosos y significativos de la ciudad de Todi.

Una pequeña calle lateral de la calle Via Roma en Todi, la calle Via Santa Maria in Camuccia, conduce a la muy antigua iglesia del mismo nombre, cuyo núcleo original data del siglo VII-VIII, y fue reestructurada en el siglo XIII. De 1394 a 1810 el pequeño edificio albergó un convento dominico.

La fachada de la Iglesia de Santa Maria in Camuccia se estructura en dos niveles: en el nivel inferior se encuentra la puerta de entrada central, cuyo dintel está sostenido por columnas con capiteles corintios y dos hornacinas laterales decoradas con un crucifijo e imágenes marianas; en el nivel superior hay una ventana ajimezada de trabajo muy esmerado.

En el interior, el espacio consta de una sola nave a cuyos lados hay diez pequeñas capillas, la más importante de las cuales es la tercera a la izquierda, donde se conserva la hermosa estatua de madera de las «Sedes Sapientiae«, que data del siglo XII. Es la figura de la Virgen en el trono con el niño en sus brazos para simbolizar a María en quien habita la Sabiduría representada por el niño Jesús.

No lejos de la iglesia de San Fortunato, dentro del Parque de la Fortaleza de Todi, hay una sala cuadrangular conocida como la «cárcel de San Cassiano«. En realidad, se trata de una antigua cisterna romana donde, según la leyenda, el obispo de Todi fue encarcelado durante las persecuciones del siglo II d.C. Más tarde, la sala albergaría los restos del santo patrón de la ciudad, San Fortunato, y luego sería utilizada como oratorio cristiano.

Hoy en día la Cárcel San Cassiano es un único ambiente, accesible por una pequeña puerta de entrada de madera adornada con un arco de medio punto, apoyada por dos capiteles de tosca factura.

Las ventanas laterales son también una adición posterior.

Ubicado cerca de Todi, el Castillo de Campi, que ya no se puede visitar por ser de propiedad privada, alberga la granja Mazzocchi Alemanni Magdalena y Maurizio.

El castillo debió ser la residencia señorial del señor feudal de la familia Leoni, como lo atestigua el escudo de armas de la puerta de entrada. Puede que el nombre provenga de Campoleone, que más tarde se cambió a Campi di Leone.

En 1512, cerca del Castillo de Campi, sobre el eje Pontecuti-Casemasce, se encontró el famoso Nicho de Todi, una placa de mármol procedente sin duda de un antiguo templo de la época romana, hoy conservado en los Museos Vaticanos.

En el año 1565, pasó por la comarca Cipriano Piccolpasso, superintendente de la Fortaleza de Perugia, a quien se había encargado la toma de todas las ciudades, fortalezas y castillos de la provincia.

En el interior de la estructura hay una pequeña iglesia dedicada a Santa Lucía enmarcada por un campanario con un arco apuntado.

Sólo en los tiempos modernos la posesión del castillo pasó de los Leoni, los antiguos propietarios, a los actuales Alemanni Mazzocchi.

Ubicado en los límites orientales del territorio municipal de Todi, el Castillo de Ficareto es hoy un complejo que consta de cuatro casas, una pequeña iglesia dedicada a San Juan (en ruinas desde el siglo XVIII) y una residencia fortificada; el verdadero castillo, está afortunadamente en ruinas.

En analogía con los topónimos de varias aldeas vecinas, como Castagneto, Cerqueto, Mandorleto u Olmeto, el nombre deriva de la gran presencia de higueras.

Según las crónicas más antiguas, parece que desde el año 1322 había un hospital dedicado a San Francisco y, nuevamente, en 1381, el Castillo de Ficareto aparece certificada en un protocolo notarial de Ser Francesco di Nicolò.

Hay numerosos testimonios de visitas pastorales de los prelados que de vez en cuando controlaban la zona, mientras que no ha quedado ningún rastro de la influencia de las familias nobles de Tuderti. Por lo tanto, es probable que la finca haya permanecido bajo el control del Estado Pontificio a lo largo de su historia.

La antigua iglesia parroquial dedicada a San Juan y luego abandonada, fue sustituida en la época moderna por la actual iglesia de San Rocco.

No muy lejos de Todi y ubicado en una colina a 369 metros sobre el nivel del mar, Loreto con su castillo es hoy uno de los municipios más recónditos de la región, de difícil alcance, especialmente en los meses de invierno, cuando los caminos que lo conectan con los centros vecinos se vuelven casi imprácticos.

El nombre deriva, quizás, de la gran cantidad de maderas de laurel (laurus) presentes en el área.

Debido a su posición estratégica, el Castillo de Loreto era un importante puesto de guardia, vigilado continuamente por centinelas y fortificado por una gran torre que ahora alberga escuelas primarias.

En el interior del complejo había una pequeña iglesia dedicada a San Lorenzo, de estilo románico y con una elegante campanario que se conoce desde 1171 con la presencia de un prior y tres cánones. Las últimas restauraciones de la época se remontan a 1948.

El hecho de que la zona ha sido frecuentada durante mucho tiempo es atestiguado por el descubrimiento de dos pequeños bronces que datan de los siglos III y II a.C. Poco después surge la tradición según la cual el obispo Terenciano, martirizado en el siglo I d.C., se apareció a una mujer, Santa Lorenza, para confiarle una reliquia de su cuerpo glorificado unos cuarenta años antes.

La iglesia de los Santos Felipe y Santiago, de estilo neoclásico, tiene una fachada de piedra caliza a la vista, tripartita verticalmente de forma bastante regular, ornamentada con decoraciones de terracota que enmarcan el gran tímpano coronador, las tres puertas de entrada y la gran ventana semicircular recientemente enriquecida con vidrieras.

Dentro de la sala es tripartita en pasillos separados por columnas y capiteles jónicos. La central más grande tiene bóveda de cañón, las dos laterales más pequeñas tienen techo plano y están adornadas con nichos laterales que albergan seis altares de piedra (tres a cada lado).

Los frescos de la bóveda, las paredes y los pilares son obra de los pintores de Perugia: Nicola y Federico Benvenuti.

Sobre el presbiterio, elevado por un doble escalón y enmarcado por los tres ábsides que coronan las respectivas naves, se alza el monumental altar de mampostería decorado con la imagen de la Madonna dei Portenti y las dos estatuas de los santos Felipe y Santiago.

En el interior de la iglesia de los Santos Felipe y Santiago destacan la pila bautismal, la custodia de los óleos sagrados y el llamado Brazo Sagrado de Plata en el que se insertan el anillo y la pulsera, reliquias de los santos propietarios del edificio.

La disposición actual de la iglesia parroquial, situada en la Plaza Vittorio Emanuele II, en el centro histórico de la ciudad, se remonta a mediados del siglo XIX, construida sobre los restos de un edificio anterior que desapareció.

Justo fuera de las murallas de Todi, saliendo por Puerta Romana, se encuentra el bello edificio del siglo XVI de la Iglesia del Santísimo Crucifijo. Parece que la iglesia fue construida a instancias del pueblo devoto de un antiguo santuario del siglo XIV, llamado Maestà delle Forche o «di Piobicca» , que aún se conserva en un nicho al final del presbiterio.

En 1593, por orden del obispo Angelo Cesi y gracias al trabajo de los arquitectos Valentino Martelli e Ippolito Scalza, las formas arquitectónicas más antiguas fueron sustituidas por otras aún visibles del Renacimiento.

La Iglesia del Santísimo Crucifijo de Todi tiene una planta central en forma de cruz griega con brazos de unos diecisiete metros de ancho más de veintisiete de largo.

El interior está enlucido, mientras que el exterior, de ladrillo a la vista, está marcado por pilastras con capiteles toscanos.

Se accede a la iglesia a través de una gran portada, decorada con un marco de piedra de la primera mitad del siglo XX y cubierta por un techo redondo rematado por un farol.

Situada en la calle Via Porta Fratta, al sur de la ciudad de Todi, la pequeña iglesia de San Jorge era conocida en los documentos de la ciudad desde el siglo XI, aunque el interior, enlucido y pintado, está casi completamente alterado. El sistema de una sola estancia tiene un techo con bóvedas de crucería redondas decoradas con pilastras de estilo toscano y nichos, todas ellas iluminadas por amplios ventanales laterales.

Los muros exteriores están formados por sillares de piedra más o menos regulares vistos. Destacan la fachada principal con su perfil inclinado, la puerta de entrada con luneto y el pequeño rosetón central con marco de piedra.

A la izquierda de la puerta de entrada de la Iglesia de San Jorge de Todi se aprecian los restos de un antiguo portal amurallado, mientras que a la derecha se pueden ver los restos de un iconostasio del siglo XI con los símbolos de los evangelistas Lucas y Marcos. Finalmente, aún más a la derecha, protegido por un dosel, se exhibe el fresco anónimo de la Virgen con el Niño y San Jorge, del que deriva el nombre de la propia iglesia.

Sulla via Matteotti, antica via Ulpiana, a ridosso delle mura della terza cerchia nei pressi di Porta Romana, sorge la chiesa di San Nicolò de criptis, una delle più antiche della città datata XI secolo. L’edificio porta il nome «de Criptis» in quanto sorgeva sui cunicoli dell’anfiteatro romano ormai dismesso.

Della costruzione originaria rimane oggi soltanto parte della facciata con la piccola porta ad architrave. Sul lato sinistro dell’antica chiesa, si innesta infatti perfettamente la chiesa successiva realizzata nel XIV secolo.

La struttura interna ad un’unica navata venne modificata tra il XII e il XIV secolo con l’aggiunta di due navate laterali minori. Ognuna delle navate ospita in prossimità del presbiterio un altare in travertino.

All’esterno la facciata presenta blocchi squadrati di pietra calcarea di varia pezzatura. Al centro in basso, l’ingresso è garantito dal portone monumentale a sesto acuto decorato da colonnine tortili, mentre in alto campeggia il bellissimo rosone a raggiera proveniente dalla chiesetta più antica.

Infine, sul retro della Chiesa di San Nicolò de Criptis è collocato il campanile a torre.

En la calle del mismo nombre de Borgo Nuovo, al norte de la ciudad de Todi, se encuentra la iglesia de Santa Práxedes, construida alrededor del siglo XIV por los padres agustinos, con el convento adyacente.

La peculiaridad del edificio de estilo gótico es la fachada incompleta que se divide en dos órdenes diferentes: la inferior en bloques de piedra blanca y rosa con filas horizontales alternadas mientras que la superior está inclinada en ladrillos sobre la fachada y en mampostería mixta de piedras y ladrillos.

Una puerta separada colocada en tres escalones permite el acceso y una gran ventana proporciona iluminación en el interior.

El moderno edificio se construiría sobre los restos de una estructura del siglo XII, de la que no queda rastro alguno. Incluso la antigua decoración interior no se ha conservado casi nada, ya que fue completamente modificada en el siglo XVIII.

La sobria estructura inicial de una sola nave y capillas laterales ha sido sustituida por una rica decoración barroca: la única nave está enlucida con yeserías y estucos, cubierta por una bóveda de cañón dividida en cuatro crujías sustentadas por subarcos dobles. La cornisa está sostenida por columnas con capiteles corintios y a los lados de la nave hay cinco hornacinas y una capilla. Los cuatro altares laterales son de mármol policromado, mientras que el central principal es de madera con adornos dorados.

Por último, en el interior de la iglesia de Santa Práxedes de Todi hay algunas obras de arte dignas de mención, como la Deposición, atribuida al pintor flamenco Hendrick de Clerk (siglos XVI-XVII) y la representación del Éxtasis de Santa Rita de Cascia, del pintor Giacinto Brandi (siglo XVII).

La iglesia de Sant’Ilario es uno de los más antiguos edificios de la ciudad de Todi, como lo demuestran algunos documentos históricos en los que se menciona: en 1112 aparece en una lista de bienes que el conde Guazza envía a la Abadía de Farfa Sabina, mientras que una inscripción en latín recuerda que “en 1240, el día de Pentecostés, la iglesia fue consagrada por cuatro obispos”.

La fachada de la Iglesia de Sant’Ilario de Todi, de estilo románico umbro del siglo X-XI, se caracteriza por cinco cenefas dentelladas horizontalmente, dos de las cuales marcan el rosetón central, el resto enmarca las dos filas de tres arcos que decoran el campanario.

El rosetón está adornado con ocho columnas colocadas en forma radial sobre un marco de piedra que no parece haber sufrido ningún cambio posterior.

El pórtico de entrada está coronado por una luneta decorada con la imagen de San Carlos y fechada en 1623, cuando la iglesia preexistente fue confiada a la Compañía del santo.

En el interior, a la izquierda del altar, se encuentra el bello fresco de la Virgen del Socorro, atribuido al pintor de Giovanni di Pietro, conocido como «lo Spagna«.

Inmediatamente fuera de las murallas de Todi, cerca de Puerta Fratta (o Amerina) en la calle Via San Raffaele, hay la iglesia dedicada a San Esteban con el convento contiguo. La estructura, muy sencilla, de mampostería con sillares más o menos regulares y de varios tamaños, se remonta por lo menos al siglo XI, para luego ser reelaborada y modificada con el paso del tiempo. La fachada principal de la iglesia de San Esteban de Todi, que se estrecha entre los muros del convento, tiene un perfil inclinado, un portal de entrada lunetado y decorado con un arco de medio punto. En la parte superior hay un pequeño rosetón circular, también enmarcado en piedra.

En la calle del mismo nombre, al sureste de la ciudad de Todi, se encuentra el pequeño convento dedicado a San Felipe Benicio. La dedicatoria actual se remonta a un período posterior, el plan original de 1400, de hecho, era conocido con el nombre de Santa Maria de las Gracias.

El primer núcleo del edificio fue construido, según cuenta la tradición, para proteger la milagrosa imagen de la Virgen en la pared de un antiguo hospital. La moderna planta de la iglesia es atribuible a los frailes que la recibieron en la entrega por el año 1660.

La fachada del Convento de San Felipe Benicio es la parte más modificada con el paso del tiempo, en el siglo XVIII se llegó incluso a reducir a la mitad para construir una muralla del convento que servía de enlace entre la iglesia y el propio convento.

El portal de entrada, aunque un tanto sacrificado en el espacio, conserva su elegancia y majestuosidad con formas renacentistas y manieristas: en el tímpano destaca incluso la imitación del fresco de la Virgen de Gracia, realizado en piedra por Giovanni di Orvieto.

El lado derecho que bordea la calle está decorado con pilastras de estilo corintio y en la parte posterior, alrededor del ábside se hizo un pasillo que conecta el coro de la iglesia con el convento adyacente.

A lo largo de la calle Via Cesia, poco después de la iglesia de San Carlos, se encuentra la Fuente de Scannabecco, que debe su nombre al podestà de Todi, de la familia Fagnani de Bolonia, que la mandó construir en 1241. Se trata de una estructura insólita y compleja compuesta por un pórtico de siete columnas con capiteles de diversas formas y decoraciones que soportan arcos de medio punto hechos de ladrillo. Tiene cuatro albercas que se comunican entre sí a través de un sistema de aliviaderos.

Estudios arqueológicos y topográficos han permitido identificar alrededor de la ciudad de Todi los restos de tres filas de murallas que en diferentes épocas han definido el espacio urbano, defendiendo los límites: la primera muralla, comúnmente conocida como «etrusca» y conservada en una pequeña parte, data del siglo III a.C. La segunda data de la época romana y puede datarse en el siglo I a.C., cuando la ciudad obtuvo el título de municipium. La tercera y última sería la medieval, datada en el siglo XIII, que es también la máxima extensión del espacio urbano hasta nuestros días.

El tercer y último círculo de las murallas de Todi, iniciado alrededor de 1244, incluye: Puerta Perugina (un sólido bastión medieval en dos niveles), Puerta Romana (construida en el siglo XVI a instancias del Papa Gregorio XIII, consistente en un solo arco de bloques rojos y blancos, la más moderna de las puertas supervivientes), Puerta Amerina (también llamada Fratta, es decir, «descargada», construida en el siglo XIV, también en dos niveles) y Puerta Orvietana (hoy en día una ruina bajo el suelo a causa del desprendimiento de tierras).

Cada una de estas puertas, situadas en los ejes de las principales calles tudertinas, tomó su nombre de la ciudad hacia la que se dirigía y fue en la época medieval réplica de una puerta romana anterior.

De la época medieval es también la Puerta Libera, situada cerca del Parque de la Fortaleza.

El segundo círculo de murallas incluye: la Puerta Aurea (hecha de piedra, aún bien conservada, fue el puesto avanzado romano de la Puerta Fratta medieval no muy lejana), la Puerta Catena (también conocida como Puerta de San Antonio, ahora en la calle Via Matteotti desde la que se desarrolló el pueblecito de Ulpiano), y la Puerta de Santa Práxedes (cerca de Borgo Nuovo, en el Norte de la ciudad).

De las murallas más antiguas de la ciudad sólo queda Puerta Marzia, que da a la calle Via Roma. Testimonios de otras entradas monumentales a la ciudad, hoy desaparecidas, se encuentran en textos históricos, como la Puerta della Valle, la Puerta Liminaria, la Puerta Bonella y Puerta de San Jorge.

El Museo Municipal de Todi con su interesante pinacoteca, reorganizado y reabierto al público en 1997, se encuentra en el último piso del Palacio del Pueblo y del Palacio del Capitán. Organizado en secciones, la visita se abre con el Museo de la ciudad que ilustra los momentos más significativos en la historia de la ciudad de Todi, aquí están las famosas losas de mármol del siglo X-XI que representan a San Fortunato, San Casiano y al Cristo Redentor. Las siguientes cinco secciones están dedicadas a la arqueología (cerámica ática con figuras negras y rojas, terracota arquitectónica y bronces votivos), numismática (para un total de unas 1500 monedas desde la griega y prerromana hasta la medieval y moderna), tejidos (vestimentas sagradas y otros objetos de seda, terciopelo, damasco y lino realizados entre los siglos XV y XVIII), cerámica (cerámica de uso común entre los siglos VIII y XIII), y por último, pero no por ello menos importante del museo municipal de Todi, la Pinacoteca donde se conservan obras de arte como las admirables: el famoso retablo de Giovanni di Pietro, uno de los discípulos más importantes del Perugino, que representa la Coronación de la Virgen, seis lienzos de Ferraù de Faenza de la Catedral y de la iglesia de San Fortunato, la Deposición de Pietro Paolo Sensini (1608), y Virgen con el Niño y los Santos de Andrea Polinori.

Inaugurado oficialmente el 26 de septiembre de 2009, el Museo Lapidario de la Ciudad de Todi ocupa algunas de las salas del antiguo convento de San Juan Bautista, más conocido como «Monasterio de las Lucrecias«. El nombre deriva de la noble anconitana Lucrezia della Genga, que en 1425 legó a las doce hermanas de la tercera orden franciscana femenina, un edificio situado cerca de las murallas de la ciudad.  En el ábside de la antigua iglesia dedicada a San Juan y en las dos salas adyacentes se encuentran numerosos hallazgos arqueológicos de piedra, testimonio de la larga historia de la ciudad desde la época romana hasta el Renacimiento y la modernidad. La colección que se encuentra en el Museo Lapidario de la Ciudad de Todi ese una entre las más antiguas de Umbría después de la de Gubbio.

A poca distancia de Puerta Marzia, en la Plaza del Mercado Viejo de Todi, se encuentran los imponentes Nichos romanos. Datan de un período comprendido entre el final de la época republicana y el comienzo de la agustiniana, la estructura consta de cuatro grandes ábsides de bloques travertinos y está rematada por una cornisa decorativa de estilo dórico. Los triglifos y metopas están decorados con bajorrelieves que representan armas y rostros humanos. El complejo podría haber sido en su día un muro de terrazas que sostenía la pared de la colina o una carretera elevada, que ahora ha desaparecido, para permitir el acceso a la plaza en el nivel superior.

Según una antigua tradición medieval, los Nichos Romanos son, en cambio, los restos de un templo en desuso dedicado a Apolo.

Situado al norte de la ciudad, en la calle Via del Seminario,  Palacio Landi Corradi es considerado uno de los mejores ejemplos de arquitectura privada de finales del siglo XVI. Construido por la noble familia Corradi, más tarde emparentada con la familia Landi, el edificio fue adquirido en 1712 por el obispo de Todi, Filippo Antonio Gualtiero, originario de Orvieto. De 1711 a 1720 el edificio fue utilizado como seminario de la ciudad en lugar del más antiguo que ya no era suficiente.

El palacio es también conocido como Palacio del Vignola al que se le atribuye la suntuosa puerta de travertino que decora la fachada. Fue reformado varias veces, hasta que en 1954 el obispo Alfonso María de Santis realizó la última reforma que afectó tanto al interior como al exterior.

El palacio fue también protagonista de una trágica noticia tudertina: el 25 de abril de 1982 un incendio devastador causó la muerte de treinta y dos personas, cuyo recuerdo se conserva en una placa de la fachada principal.

Hoy en día Palacio Landi Corradi se utiliza principalmente para actividades de exposición, la más famosa de las cuales es la de antigüedades: esperada por la mayoría de los coleccionistas, tudertinos y no tudertinos, tiene lugar cada año a finales de abril.

Situado a la izquierda de la Catedral, accesible por una escalera, el Palacio Episcopal de Todi fue mandado construir en 1593 por el obispo Angelo Cesi, en el mismo lugar en el que se encontraban las casas de los canónigos y fue concebido como una casa digna de un príncipe patrono renacentista.

El edificio estaba dividido en cuatro niveles: en la planta baja, a la altura del jardín llamado «Jardín del Obispo» y ahora abandonado, había cocinas, establos, bodegas y almacenes. La entrada central, atribuida a Vignola, conducía a la primera planta que albergaba la curia, la cancillería y el archivo. Desde este nivel una monumental escalera conducía a la planta principal que alojaba la Sala del Trono, pensada como lugar de representación y apoteosis de la autoridad episcopal donde se realizaban las audiencias. La sala, pintada al fresco por Ferraù de Faenza, contenía el retrato de todos los pastores que guiaron la iglesia tudertina desde San Terenziano hasta Angelo Cesi. En la misma planta principal se conservan la capilla privada y la Galería, pintada al fresco por el pintor Andrea Polinori con episodios de la historia de Todi. Desde aquí se podía acceder a los salones privados del obispo, hoy sede de la biblioteca diocesana. Finalmente, el cuarto y último piso del Palacio Episcopal de Todi estaba destinado exclusivamente a los sirvientes.

Un verdadero pulmón verde de Todi, el Parque de la Fortaleza, a 411 metros sobre el nivel del mar, es uno de los puntos más altos de la ciudad. La fortaleza fue construida en 1373 por el Cardenal Pablo Albornoz por encargo del Papa Gregorio XI con el fin de controlar la ciudad de Tudas recientemente recuperada por la Iglesia. En 1385 la fortaleza fue destruida por los mismos ciudadanos y restaurada diez años después.

En 1495 el fuerte fue asediado por Sixto IV, que en esa ocasión puso a prueba las capacidades militares de su sobrino Giuliano della Rovere, el futuro Julio II. El fuerte fue completamente desmantelado en 1503 cuando, con las piedras que formaban su estructura, se construyeron los complejos de San Fortunato y de la Consolación.

De toda la estructura medieval se conserva sólo el Torreón (torre circular) y algunos contrafuertes, situados en uno de los puntos más altos del Parque de La Fortaleza de Todi: provisto de juegos para niños, la zona es ideal para hacer picnics y pasear por la naturaleza. A lo largo de las murallas del convento de San Fortunato se llega a un mirador a la derecha que comienza por la calle Via Melsungen, más conocida por los tudertinos como «el paseo«, desde el que se puede disfrutar de una maravillosa vista de todo el valle que hay a los pies de la misma.

Con sus 7.295 hectáreas, el Parque Fluvial del Tíber recorre unos cincuenta kilómetros del río más importante de Italia, siguiendo su curso desde el puente de Montemolino hasta el lago de Alviano, pasando por el lago artificial de Corbara. En el tramo norte, cerca de Montemolino, el Tíber se define como «furioso» por la impetuosidad del agua, mientras que en el tramo inmediatamente posterior, en Pontecuti, se le llama «Tíber muerto» por la baja velocidad de las corrientes. La zona más interesante y destacada es sin duda la de los ocho kilómetros en los que el curso de agua atraviesa la cresta del Monte Peglia-Monti Amerini entre Todi y Orvieto, dando vida al biotipo de las Gargantas de Forello, una zona muy impermeable y poco artificial, considerada por los naturalistas como el verdadero corazón del parque. En esta zona y en las cercanas Gargantas de Prodo, frente a las casas de Civitella del Lago, también se encuentra un área impermeable que sólo puede ser explorada por excursionistas expertos y bien equipados. Aves rapaces como el milano, el gavilán y el buitre se refugian en el follaje de la encina, el carrasco, el carpeo, las escobas y el brezo.

En los humedales de los dos lagos artificiales de Corbara (creados con la barrera del Tíber en 1963) y de Alviano viven diferentes especies de flora y fauna, cuya riqueza ha permitido la creación del Oasis homónimo (Alviano), ahora gestionado y protegido por la WWF. Las aproximadamente quinientas hectáreas de humedal se han convertido en el hábitat ideal para numerosas especies migratorias y acuáticas, incluyendo el ánade real, la garza real, la grulla e incluso el martín pescador.

Además de la belleza natural, el Parque Fluvial del Tíber ofrece la oportunidad de practicar una amplia variedad de deportes: desde el senderismo a la equitación, pasando por el remo e incluso la espeleología. Además, los numerosos restos arqueológicos de diferentes épocas lo convierten casi en un museo al aire libre que merece la pena visitar.

Proyectado en 1872 por el arquitecto de Arezzo Carlo Gatteschi, el Teatro Municipal de Todi fue inaugurado en 1876 con la ópera «Un baile de máscaras» de Giuseppe Verdi.

El interior es hermoso, cuidando hasta el último detalle para dar elegancia y distinción a la estructura: el telón, que representa la visita de Todi de Ludovico Ariosto en 1531, es obra de Annibale Brugnoli, artista de Perugia de gran renombre, conocido por haber decorado el techo del Teatro de la Ópera de Roma.

La estructura completa tiene 499 asientos y consta de cuatro niveles de palcos. La amplia platea ovalada es una joya de la arquitectura del siglo XX, mientras que los cuatro medallones de terracota, que representan a Metastasio, Alfieri, Rossini y Goldoni, son obra de los escultores Angeletti y Biscarini.

Desde 1992, el Teatro Municipal de Todi acoge la Stagione en prosa, que ofrece a los ciudadanos y visitantes un gran número de espectáculos destacados, desde operetas a musicales, pasando por bailarines como Paganini y Kemp, e incluso cantautores como Paoli y Vecchioni.

Por su riqueza paisajística y histórico-cultural, Todi ofrece una amplia gama de cosas que hacer para sus habitantes, así como para los turistas y visitantes ocasionales. Además de los sugestivos paseos por el casco antiguo y las visitas a museos municipales y galerías modernas, se pueden alternar actividades deportivas para todos los gustos y talentos: excursionismo, senderismo, paseos a caballo, piragüismo, rafting e incluso parapente entre las impresionantes vistas del Parque del Río Tíber, pero también actividades urbanas como los bolos, el fútbol y el tenis, en las instalaciones de las modernas instalaciones de la ciudad.

La comunidad cuenta con una pista cubierta, pistas de atletismo, piscinas, centros ecuestres, gimnasios y campos deportivos.

Para los más curiosos y exigentes podemos mencionar los Campeonatos Internacionales de Tenis, que se celebran cada año en julio en Ponte Naia, pero también sugerimos una visita a algunas de las interesantes exposiciones permanentes contemporáneas repartidas por toda la ciudad:

Ab ovo Gallery: situado en el centro histórico de Todi, es un espacio expositivo que sirve de ventana al mundo de las artes aplicadas europeas contemporáneas.

Todi Fine Art: una exposición permanente con entrada gratuita que nace de la fusión experimental de arte y tecnología, proponiendo materiales antiguos como la piedra a través de modernas técnicas de fotografía.

Bibo’s place: desde 2013, en la sede de la histórica galería de Giuliana Soprani Dorazio, se encuentra la exposición permanente de los artistas Andrea Bizzarro y Matteo Boetti. La programación refleja los intereses de los dos artistas: por un lado, los autores historiados del siglo XX y, por otro, la promoción de artistas jóvenes en una continua referencia de generaciones a la comparación.

Se puede visitar con cita previa.

Per saperne di più...

LA HISTORIA DE TODI DESDE LOS ORÍGINES HASTA LA ÉPOCA ROMANA

Tra leggenda e reperti archeologici, la storia dell’origine di Todi rimane ancora avvolta nel mistero. Secondo la tradizione, la città venne fondata nel 2707 a. C. dalla tribù dei Veii-Umbri. Si racconta che, mentre gli uomini sedevano a bivaccare dopo aver cominciato i lavori di costruzione a valle sulle sponde del fiume Tevere, un’aquila dispettosa portò via la tovaglia, lasciandola cadere sulla cima del colle alle loro spalle. Il segno fu accolto come un messaggio divino, la città venne costruita nel luogo indicato e l’aquila divenne il simbolo della città, riprodotta in tantissime effigi.

Al di là dei racconti fantasiosi, gli archeologi hanno potuto riconoscere il nucleo di un insediamento originario, databile al VIII-VI secolo a.C., abitato da un popolo di agricoltori e pastori che venne presto soggiogato dai vicini Etruschi. Il nome stesso della città ne sarebbe testimonianza. Dall’estrusco «Tular» o «tulere» che significa «confine«, derivò il successivo appellativo romano di Tuder, di Tudertum in età medievale e infine di Tode in lingua volgare fino al nome attuale di Todi, i cui abitanti sono chiamati Tuderti o Tudertini.

Agli Etruschi è attribuita la prima cinta muraria costruita tra il III e il I secolo a.C.

 Nell’89 a.C. Todi ottenne il titolo di municipio romano e conobbe un grandissimo sviluppo urbanistico-architettonico il cui fulcro era costituito da Piazza del Popolo, l’antico foro, sul quale dovevano sorgere il Capitolium (l’attuale Duomo) e gli edifici civili di cui non rimane quasi più traccia. L’eco della fiorente età romana si conserva ancora nelle gallerie sotterranee della piazza, nei Nicchioni e nei nomi delle vie che richiamano le vecchie porte cittadine: Porta Aurea, Porta Libera e Porta Fratta a sud – ovest, Porta Catena e Porta Marzia a sud-est.

LA HISTORIA DE TODI DURANTE LA EDAD MEDIA

Con la caduta dell’Impero romano d’occidente, anche Todi condivise le sorti della penisola italica subendo le scorribande dei popoli barbarici. Primi i Goti che vennero allontanati dal provvidenziale intervento di San Fortunato, vescovo protettore della città, poi fu la volta dei Longobardi i quali divisero il territorio conquistato in ducati e si trasformarono in autorevoli feudatari costantemente in lotta con i signorotti locali. Le famiglie più famose delle lotte tuderti furono i conti di Montemarte, gli Arnolfi e gli Atti.

È solo a partire dal XIII secolo che la città conobbe il periodo più felice della sua storia: le mura cittadine vennero ampliate ad abbracciare i due speroni circostanti a settentrione e meridione, delimitati dagli ingressi monumentali delle Porte Orvietana, Perugina, Romana ed Amerina. La città assunse così la fisionomia definitiva che rimarrà pressoché intatta fino ai nostri giorni.

In quegli anni Todi estese la propria autorità sulle vicine città di Amelia e Terni che ne divennero tributarie, esercitò il proprio potere sui feudi papali di Alviano e Guardea, strappò ad Orvieto il dominio della vallata del Nera e cominciò ad intessere importanti contatti politici e commerciali con Perugia.

In tale scenario di prosperità, nel 1236, la città diede i natali a Jacopo de Benedetti, meglio noto come Frà Jacopone da Todi, cantore della passione di Cristo e autore di alcune delle Laudi più famose della letteratura italiana in lingua volgare.

Notaio di professione, Jacopo aveva sposato un’aristocratica fanciulla di nome Vanna la quale morì, circa un anno dopo, schiacciata dalle macerie di un pavimento crollato mentre danzava durante una festa. In quell’occasione il futuro frate vide il cilicio sulla coscia della moglie e iniziò per lui un lungo periodo di crisi mistica e peregrinazioni che lo portarono in seguito a convertirsi e prendere i voti. Le sue spoglie, conservate presso la cripta della Chiesa di San Fortunato, sono ancor oggi meta di pellegrini e turisti.

LA HISTORIA DE TODI DESDE EL RENACIMIENTO HASTA LA ÉPOCA MODERNA

L’elezione al soglio pontificio di Bonifacio VIII (1294) segnò per Todi un ulteriore fase di sviluppo economico e politico. Il nuovo papa avviò infatti un’azione diplomatica molto gradita ai ghibellini tuderti, assumendo nelle proprie mani il controllo diretto dell’intero patrimonio ecclesiastico cittadino e sottraendolo così al rettore, alleato dei guelfi. Con il favore della Chiesa, la città riuscì perfino ad impossessarsi del Castello di Montemarte, a lungo conteso alla rivale Orvietana.

La fase di crisi iniziò pochi anni dopo quando, alla morte di Bonifacio VIII nel XIV secolo, Todi cadde in mano del sovrano Carlo IV, il quale la cedette a sua volta al nuovo papa e ad una lunga serie di principi e capitani tra cui spiccano i nomi dei Malatesta da Rimini, Biordo Michelotti e persino Francesco Sforza.

Solo nel XVI- XVII secolo si ebbe una nuova breve fase di ripresa. A questo periodo sono infatti da ascrivere gli ultimi interventi architettonici ed urbanistici ad opera del Vescovo Angelo Cesi; gioielli quali la Fontana della Rua o Cesia (che da lui prende il nome), la chiesa del Crocifisso ed il capolavoro della Chiesa della Consolazione, attribuita al Bramante, sanciscono la sintesi e la conclusione della definizione urbana che, nei secoli successivi, si limiterà a piccoli interventi frammentari.

Quella che si presenta oggi agli occhi dei visitatori è una città cristallizzatasi nel tempo in cui epoche diverse si sono fuse armonicamente e senza contrasti.

L’espansione edilizia degli ultimi decenni ha interessato esclusivamente le frazioni periferiche lasciando intatto il profilo del centro storico coi suoi connotati di antico centro agricolo.

Descubre la artesanía artistíca en Todi.

La tradición artesanal en Umbría tiene raíces antiguas y abarca varios campos, desde la madera hasta el encaje, la cerámica y el hierro forjado, con un gran número de tiendas y laboratorios repartidos por toda la región.

Debido a la gran cantidad de maderas con maderas preciosas como el fresno, el cerezo, el roble y el nogal, la zona de Todi ha desarrollado y conservado a lo largo de los siglos una gran maestría en la elaboración de este material y la creación de una grande tradición de artesanía.

Las realizaciones artísticas se han movido sobre dos vías paralelas, por un lado la artesanía popular, vinculada a la producción de objetos de la vida cotidiana o necesarios para el trabajo en el campo, por otro lado la artesanía culta de incrustaciones y decoración interior de Iglesias y Palacios.

Destacan los dos coros de madera del Duomo y de la Iglesia de San Fortunato, realizados en el siglo XVI y encargados respectivamente a Bencivenga por Mercatello y Antonio Maffei da Gubbio. Ambos artistas querían ser apoyados en la realización de la obra exclusivamente por artesanos locales, clara evidencia de la destreza de los tudertinos desde la antigüedad.

Repartidos por las calles de la ciudad, los talleres de muebles elegantes, los ebanistas refinados y los talladores expertos, los incrustadores, los escultores y los restauradores mantienen viva una tradición muy antigua transmitida de generación en generación.

Las producciones, únicas y particulares, van desde pequeños muebles hasta muebles cuya elaboración artesanal, con atención al detalle, no los aleja de las raras piezas de antigüedades.

GASTRONOMÍA Y PRODUCTOS TÍPICOS DE TODI 

En el ámbito gastronómico, la cocina tudertina está en perfecta sintonía con la tradición de Umbría. La gastronomía y los productos típicos de Todi son a base de ingredientes sencillos y naturales, hábilmente combinados, procedentes de una sociedad agrícola y rural que no ha sido influenciada con el paso del tiempo por las regiones vecinas.

Los productos de la tierra, como cereales, legumbres, hortalizas y todo tipo de verduras, van acompañados de carne y productos silvestres de los bosques circundantes: setas, espárragos y trufas, mientras que el pescado está prácticamente ausente debido a la distancia hasta el mar.

Entre las recetas más comunes, cuyos aromas recorren las calles de la ciudad, podemos mencionar la Palomba alla Ghiotta (paloma torcaza con especias al horno) y la Pasta Dolce dei morti (macarrones dulces), una pasta típica de la época de los santos.

ACEITE Y VINO

Incluso en Todi, como en casi todos los lugares de Umbría, se producen aceites y vinos de gran calidad.

El «oro verde» tudertino tiene el distintivo D.O.P. y forma parte de la subzona de producción Colli Martani, en el centro de la cual se encuentran 15 municipios, entre ellos Massa Martana, Giano dell’Umbria y Montefalco.

En cuanto a la producción de vino, Todi forma parte de la «Ruta de los vinos del Cantico», uno de los numerosos itinerarios enogastronómicos llamados » Rutas del vino «, destinados a dar a conocer la excelencia de la producción local. Entre los vinos propuestos en el itinerario (1 D.O.C.G. – Denominación de Origen Controlada y Garantizada, y cinco D.O.C. – Denominación de Origen Controlada) se encuentra el Grechetto di Todi. Es una variedad tal vez de Asia, donde se elaboró un vino de «estilo griego» del que toma su nombre, Grechetto.

Aunque también está presente en otras zonas de Umbría, parece encontrar aquí su plena expresión, como lo demuestran antiguos autores tales como Plinio el Viejo, que en el siglo I d.C. aclamó la excelencia de las uvas tudertinas, y los Sante Lancerio, bodeguero del papa Pablo III, que en el año 1.500 seleccionó al Grechetto para la mesa del palacio papal.

Agregado con éxito a los favoritos.

Per creare il tuo itinerario avremmo bisogno di qualche informazione in più: indica dunque le date che preferisci, quanti siete e dai un valore ai tuoi interessi, così potremo iniziare a comporre la tua timeline insieme.