fbpx
Ir a mi viaje

Declaro que he adquirido la información proporcionada en el informe informativo sobre las normas de privacidad y doy mi consentimiento para los fines que se indican a continuación

 
 

¿Olvidaste tu contraseña? ¿Nuevo usuario? Sign up

Foligno

Ir a mi viaje

Favourites

ordenar por Az - tipo

Foligno

DEGUSTAZIONE IN CANTINA
A carriage ride in the vineyards

A fantastic tour through the vineyards on a horse-drawn carriage, with a final tasting

38€ 32€ Por persona
Price is lower based on umber of people
DEGUSTAZIONE IN CANTINA
A delicious picnic in the vineyard

Let yourself be enticed by wine and the beauty of Mother Nature in the rolling hills of Montefalco, choose this picnic in the vineyard

80€ Por persona
Price is lower based on umber of people
TOUR IN BICI CON GUIDA PRIVATA
A real, hard-core workout on the Valnerina passes

Test your true mettle in the magnificent landscapes of the Valnerina

desde 80€ Por persona
Price is lower based on umber of people
AVVENTURA
Adventure Park in Umbria, Valnerina

Take on a challenge and test your skills in exciting adventure park in Umbria, Valnerina

25€ Por persona
Price is lower based on umber of people
ESCURSIONE MTB CON GUIDA PRIVATA
Along the river Clitunno

From Trevi towards the river deemed sacred by the Romans

desde 75€ Por persona
Price is lower based on umber of people
TOUR IN BICI CON GUIDA PRIVATA
Between Trevi and Spoleto on the Valle Umbra cycle path

A quiet cycle ride, protected by the hills of the Umbria valley

desde 55€ Por persona
Price is lower based on umber of people
TOUR IN BICI CON GUIDA PRIVATA
Bevagna – Montefalco, passing through Spello and Santamaria degli Angeli

Explore the central hills of the Umbrian valley by bike, cycling up some of them to discover the mysteries they hide

desde 90€ Por persona
Price is lower based on umber of people
TOUR IN BICI CON GUIDA PRIVATA
Bevagna, Spello and Santa Maria degli Angeli

The shortest version of its twin tour, but with the same exhilaration guaranteed

desde 75€ Por persona
Price is lower based on umber of people
TOUR IN BICI CON GUIDA PRIVATA
Bike trail in Umbria, from Trevi to Giano, via Montefalco

Cycling down in this bike trail in the Umbria valley, then up to Giano with some hard-core pedal power

desde 90€ Por persona
Price is lower based on umber of people
ESCURSIONE MTB CON GUIDA PRIVATA
Biking on the Plains of Bevagna

Biking around Bevagna, on the Umbrian countryside, immense beauty and very little effort

desde 75€ Por persona
Price is lower based on umber of people
AVVENTURA
Canyoning in Umbria, Valnerina

Hurl yourself onto sheets of glistening water or white-water torrents or climb down rock faces and dive into the river. Experience the canyoning in Umbria!

55€ Por persona
Price is lower based on umber of people
AVVENTURA
Climbing in Umbria

Take on a challenge and put your strength and concentration to the test with a sporting climbing in Umbria.

250€ Por persona
Price is lower based on umber of people

Descubre Foligno

Descubre Foligno: arte, historia y natura en el centro de la Valle Umbra.

En el centro del valle de Umbría y atravesado por el río Topino, Foligno ha sido siempre, desde sus orígenes, un nudo de comunicaciones muy importante para llegar a todos los lugares de la región e incluso a la capital, Roma.

Debido a su favorable posición y a la riqueza del entorno, la ciudad ha sido destino de peregrinos, artistas y artesanos que han transformado el antiguo pueblo en la que hoy es la tercera ciudad de Umbría después de Perugia y Terni.

Los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial y los numerosos terremotos han alterado profundamente su aspecto, que en su mayoría tiene formas modernas, pero el gran número de edificios religiosos, que embellecen las calles del centro, no dejará de embelesarte con la variedad de formas y estilos que aún se conservan. La forma tradicional medieval «oval» es hoy el corazón de una ciudad muy grande, desarrollada en los suburbios, que ha conservado toda la naturalidad y pureza del espíritu antiguo.

¿Cómo no perderse en la magia del pasado con motivo de la famosa Giostra della Quintana? ¿Cómo no sentirse privilegiado de poder observar el Políptico del Alumno, Niccolò de Foligno, del siglo XV, cuyo encanto no resultó inmune ni siquiera a Napoleón? ¿Cómo podemos permanecer indiferentes ante el orgullo de una ciudad que, por primera vez, con una extraordinaria previsión, dio vida a la primera prensa de lo que sería la obra madre de la literatura italiana: la Divina Comedia de Dante?

Todo esto y mucho más es Foligno, descubre la única ciudad plana de la región que puede ser fácilmente visitada incluso por turistas menos atléticos y que ofrece, junto con las sugerencias del pasado, la emoción de lo moderno con las exposiciones del CIAC (Centro Italiano de Arte Contemporáneo) y las delicias intemporales de aceites, vinos y productos locales.

Descubriendo Foligno

Qué Ver en Foligno: itinerario entre plazas, palacios y iglesias, un camino facil y curioso.

A diferencia de la mayoría de las ciudades de Umbría, que están encaramadas en las colinas, Foligno se extiende en la llanura a orillas del río Topino y se puede visitar fácilmente a pie o en bicicleta.

Descubre qué Ver en Foligno partiendo de la Plaza de la República, el corazón de la ciudad y el centro neurálgico desde el que se ramifican las principales calles de la ciudad, desde done se pueden admirar los Palacios Civiles, cuyas fachadas enmarcan la propia plaza: el Palacio Municipal, que aún conserva la torre almenada original, el Palacio Trinci, recuerdo de la noble familia que guio la suerte de la ciudad a lo largo del siglo XIV, el Palacio Orfini , donde se desenterró la primera copia impresa de la Divina Comedia en 1472 y, unido a este último, el Palacio del Podestà. En el lado opuesto de la plaza se encuentra la Catedral, dedicada a S. Feliciano, patrón de la ciudad, conectado con el Palacio de las Canónicas, sede del Museo Capitular Diocesano.

Si no quieres perderte nada, detrás del Palacio Trinci, en la pequeña Piazza del Grano, puedes encontrar la Iglesia de San Apolinar, también conocida como la Iglesia de la Muerte, pero no te asustes por su inusual nombre, su función era cualquier cosa menos negativa ya que los miembros de la Hermandad eran los encargados de dar sepultura y asistencia a los condenados a muerte.

Volviendo por la Via XX Settembre se llega a lo que fue la antigua puerta medieval de la ciudad, Puerta San Jacobo, a poca distancia de la plaza homónima y de la iglesia dedicada al mismo santo. Siguiendo desde aquí el curso del río Topino, se puede admirar buena parte de las antiguas murallas de la ciudad que aún se conservan en buen estado. Al llegar a Puerta Ancona, en el cruce con Via Garibaldi, se puede pasear por esta arteria de la ciudad encontrando otros edificios religiosos a ambos lados: primero a la derecha, la antigua iglesia de la Santísima Trinidad de Annunziata, hoy sede del Centro del Museo CIAC (Centro Italiano de Arte Contemporáneo), donde se conserva la famosa Calamita Cósmica de Gino de Dominicis. Unos metros más adelante, a ambos lados de la Piazza Garibaldi, se encuentran las iglesias de S. Agustín y S. Salvador, el único superviviente del sistema monástico perdido. Volviendo casi al centro de la ciudad se puede admirar la iglesia de S. María del Sufragio, a poca distancia del Oratorio de la Nunziatella, donde hay que entrar para admirar dos obras del famoso pintor perusino: «El Bautismo de Jesús» y «El Padre Eterno«.

Continuando por la misma arteria, que entretanto cambió su nombre por el de Via Mazzini, se llega a la plaza de Santo Domingo, que domina la antigua iglesia de S. María Infraportis, que en su día estuvo fuera de las murallas, el Oratorio del Crucifijo y la antigua iglesia de Santo Domingo, hoy propiedad del municipio de Foligno, que la ha convertido en un auditorio de la ciudad a finales del siglo XX.

Llegado a este punto, tu tour está a punto de terminar. A unos pocos cientos de metros, se encuentra por un lado el Parque de Canapés, cerca de las murallas medievales y por otro la iglesia de San Nicolás donde se conserva el Políptico de la Natividad realizado por el artista Nicolò di Liberatore, de Foligno,, tambien llamado el ‘Alumno’. La preciosidad de la obra impresionó incluso a Napoleón, quien mandó que la robaran en 1812 y conservaran en Francia, donde aún hoy, en el Museo del Louvre, se encuentra la predela, la única pieza que nunca devolvieron a Italia después del regreso de la obra en 1817.

Las primeras noticias sobre la Iglesia de San Nicolás fueron encontradas en un manuscrito del siglo XVII conservado en la Biblioteca de Foligno y en el Monasterio de la Santa Cruz de Sassovivo. En este manuscrito, el famoso historiador Ludovico Iacobilli de Foligno afirma que la iglesia fue fundada en 1094 por el Obispo Bonfilio y que unos años más tarde, en 1120, otro obispo, Andrea, había concedido la estructura al Beato Alberto, en el bávaro de Sassovivo, que se convirtió en el garante de la construcción del convento adyacente.

Sea cual sea el origen real del complejo, las primeras noticias documentadas de la presencia de la iglesia se remontan a 1138, cuando el Papa Inocencio II en la bula «Religiosis desideriis» reiteró y sancionó definitivamente la concesión de la iglesia y el convento a los monjes de Sassovivo.

En 1248 el complejo volvió bajo el control del obispo de Foligno, quien a su vez lo concedió, en 1348, a los monjes benedictinos de la Congregación de S. María del Monte Oliveto. Fueron estos monjes olivetanos los responsables de la primera gran renovación de los edificios en ruinas. De esta primera intervención quedan muy pocos vestigios en la estructura actual, reconocibles en el portal lateral de la iglesia y en la bóveda de crucería de la sacristía.

Los monjes cargaron con los altos costes de la obra y oficiaron la iglesia hasta 1434, cuando fueron finalmente reemplazados por los Ermitaños de San Agustín de la Congregación de Santa María del Pueblo, quienes aún hoy la dirigen.

En el siglo XV todo el edificio fue adornado con capillas y pinturas murales, de las más bellas de la ciudad de Foligno. Estas eran obras de importantes artistas locales como Bartolomeo di Tommaso y Nicolò di Liberatore, llamado el Alumno.

La obra más digna de mención es, hoy en día, el Crucifijo en la sacristía.

Sin embargo, las intervenciones arquitectónicas aún no estaban terminadas y entre los siglos diecisiete y dieciocho, la iglesia y el convento se encontraban en el centro de nuevos e importantes cambios estructurales que les daban el aspecto moderno que pueden disfrutar tanto los locales como los visitantes. La obra duró seis años, costó una suma considerable de 2050 escudos e implicó la intervención del famoso arquitecto Luigi Vanvitelli a causa de una disputa entre los constructores.

Los acontecimientos de la iglesia no terminaron y entre 1798 y 1799, tras la invasión francesa, el edificio de la iglesia se convirtió en un almacén militar.

En 1814 el complejo pasó a manos de los agustinos, que lo utilizaron primero como escuela pública en 1861 y luego como sede de la famosa escuela de Artes y Oficios de Foligno, en 1875.

Finalmente, llegamos así a la edad moderna con la escuela secundaria «Giuseppe Piermarini«, que ocupa los locales del antiguo convento desde 1962.

La fachada exterior lineal está embellecida por el portal central, de estilo renacentista, realizado en el siglo XVIII con los materiales de demolición de la capilla interior donde se conservaba el políptico más famoso de la Iglesia. En el muro de la izquierda se conservan los signos visibles del antiguo portal sustituido por el actual, mientras que en el muro de la derecha se apoya el campanario cuadrado de la sacristía.

El espacio interior está dividido en tres naves, la central más grande que las dos laterales que albergan nichos dedicados a diversos santos con frescos del siglo XV al XVII. Los más famosos son los del Alumno, el famoso artista local, en el transepto derecho que representa la Coronación de la Virgen y los Santos Antonio Abad y Bernardino de Siena.

El presbiterio central alberga el altar mayor detrás del cual se puede admirar el precioso coro de nogal de orden doble, que data de 1751.

No obstane, la gran fama de la iglesia se debe indudablemente a la obra del Alumno que, después de varios acontecimientos y disputas en la ciudad, aún se conserva en la capilla de San José, en el centro de la muralla de la iglesia. Este es el políptico que representa la Natividad con los Santos Sebastián, Nicolás de Bari, San Miguel Arcángel y San Juan Evangelista. Se trata de una témpera sobre madera de gran tamaño (300 cm X 340 cm) encargado en 1479por la noble de Foligno, Brígida degli Elmi, viuda del comerciante Michele di Nicolò Picchi.

De hecho, el trabajo sólo se completó muchos años después, en 1492, después de la muerte del cliente. Por su preciosidad, en 1812 fue robado por Napoleón y permaneció en Francia hasta 1817, año en que fue devuelto parcialmente a Italia. El políptico, de hecho, carece hoy en día de la predela que aún se conserva en el Museo del Louvre.

En la edad moderna la obra fue objeto de disputas entre los párrocos de la Iglesia de San Nicolás y el pueblo de Foligno, que, durante un intento de robo, habían trasladado el Políptico a la Pinacoteca municipal del Palacio Trinci durante un corto periodo de tiempo. No fue hasta después de varios eventos cuando la obra pudo volver al lugar original deseado por el cliente, donde aún hoy se puede admirar en todo su esplendor.

En Foligno, cerca de Plaza Garibaldi, frente a la Iglesia de San Agustín, se encuentra la Abadía de San Salvador.  Según el historiador de Foligno, Ludovico Iacobilli, el monasterio fue construido en el año 970, pero los primeros documentos oficiales datan de 1138.

Los historiadores de la época hablan de «monjes negros de la antigua congregación benedictina…» y “una abadía muy poderosa«.

En realidad, el complejo debió perder muy pronto su prestigio y su papel predominante, hasta el punto de que, en 1239, sólo se hablaba de la iglesia y no del monasterio, abandonado casi con toda seguridad tras el traslado de los monjes a la cercana abadía de Sassovivo.

La Abadía de San Salvador de Foligno es ahora el resultado de sucesivas renovaciones, también debido a eventos naturales como el terremoto de 1997 que dañó profundamente la iglesia y el campanario.

La fachada del siglo XIV está enriquecida con tres portales ojivales coronados cada uno por pequeños rosetones, diseñados y construidos en 1889 por el arquitecto Bevenuti.

El interior está en formas típicas del siglo XVIII realizadas entre 1748 y 1759 por el arquitecto Pietro Loni.

Entre los frescos que decoran las paredes, destaca una Virgen entre los Santos, de autor desconocido, fechada en el siglo XIII y la Huida a Egipto, atribuida a Bartolomo di Tommaso, del siglo XIV, que originalmente se situaba a la derecha de la puerta central para decorar la fachada principal, trasladada al edificio sólo en la época moderna.

En el altar de la derecha, por último, se coloca la Virgen con el Niño San Estanislao Kostka, obra del pintor siciliano Gaetano Sortini, fechada en 1756.

La Basílica de Santa María Infraportas, uno de los edificios religiosos más antiguos de la ciudad de Foligno, se encuentra en el lado oeste de la Plaza de Santo Domingo, frente a la iglesia del mismo nombre.

La basílica aparece en documentos oficiales de 1087 cuando tenemos el testimonio del hospital contiguo de Santa María. La estructura románica del siglo XI se asienta sobre un espacio sagrado anterior, hoy conservado en la capilla de la Asunción (o de San Pedro) que data del siglo VII-XVIII.

A lo largo de su historia, el edificio ha tomado diferentes nombres debido a su posición fronteriza: construido fuera de las murallas de la ciudad fue llamado «extra porta» o «foris portam», luego cambió a «infra portis» en el siglo XII, cuando fue incorporado al centro de la ciudad con la expansión de las murallas de la ciudad.

La fachada exterior, realizada en ladrillos de piedra blanca y rosa, en hileras alternas, es una reconstrucción del siglo XIX, así como el pequeño pórtico que la precede realizado con columnas y capiteles del siglo XI.

A la derecha de la fachada principal hay un pequeño edículo de 1480, decorado con la sinóptica de un fresco que representa a Santa Ana coronada por Ángeles, atribuible a Mezzastris. Un poco más lejos, en el mismo lado, se encuentra el campanario.

Su interior está dividido en tres naves, la central más grande con bóveda de cañón, y las dos laterales más pequeñas con bóveda de crucería.

Inmediatamente a la izquierda, al entrar, se encuentra la famosa capilla de la Asunción, el núcleo más antiguo de la iglesia y quizás uno de los sacelios más antiguos de toda la ciudad, que alberga dos importantes frescos bizantinos, que datan del siglo XII. Las cifras representadas son: S. Miguel Arcángel y San Dimas, el buen ladrón, por un lado, la bendición de Cristo entre los santos Pedro y Pablo por el otro. Una leyenda no documentada por fuentes oficiales dice que los dos santos oficiaron los ritos sagrados en esta misma capilla.

A principios del siglo XX, una estatua de madera de la Virgen con el Niño concluyó la decoración. Hoy en día la obra ya no es visible, ya que fue trasladada al Museo Diocesano sin el Niño, debido a un robo en 1987.

La documentación oficial atestigua la función parroquial del edificio desde 1631 y una amplia gama de obras de arte realizadas por artistas locales y extranjeros, hace de la Basílica de Santa María Infraportas uno de los destinos que no puede perderse si decide visitar la ciudad.

La bella Catedral de San Feliciano, el duomo de Foligno, se encuentra cerca de la Plaza de la República, corazón del trazado urbano  y el eje de la vida social y religiosa de la ciudad.

La catedral, dedicada al patrón Feliciano, fue construida en 1133 por el Maestro Atto, como lo demuestra una inscripción en la fachada principal. El edificio, construido sobre los restos del cementerio del santo al que está dedicado, se superpuso a un edificio preexistente de los siglos IX-X y fue objeto de numerosas restauraciones y modificaciones hasta la actualidad.

La fachada principal se abre a la pequeña Plaza de la Catedral y fue restaurada libremente en 1904 con un mosaico que representa «Cristo en el trono», San Feliciano y Mesalina (protectores de la ciudad) y el Papa León XIII (patrón de la obra).

Pero la verdadera fachada monumental, digna de mención y de las formas más preciosas, se abre a la izquierda del edificio en la Plaza de la República y tiene un magnífico portal de estilo románico, construido en 1201 por los maestros Rodolfo y Binello, decorado con bajorrelieves que representan a Federico Barbarroja, Inocencio III, los símbolos de los evangelistas y los signos zodiacales.

La cúpula monumental interior es obra del maestro Giuliano di Baccio D’Agnolo del siglo XVI, mientras que el interior, completamente transformado entre 1772 y 1819, es una obra maestra de estilo neoclásico de Giuseppe Piermarini, que modificó el proyecto anterior de Vanvitelli.

La iglesia tiene una sola nave en el centro de la cual se encuentra el hermoso dosel de estilo Bernini que reproduce fielmente el más famoso de la Basílica de San Pedro de Roma.

Por debajo de la planta se accede a la cripta, que representa el núcleo más antiguo de la estructura, con capiteles y restos arquitectónicos que datan de la época prerromana.

Entre las obras de arte que se conservan en su interior, destacan una estatua del siglo XIX y la capilla del sacramento, construida en 1527 por el joven Antonio da Sangallo.

La antigua iglesia de Santo Domingo con el convento anexo, actualmente auditorio de la ciudad de Foligno, se encuentra en la plaza homónima, al final de la actual via Gramsci, un antiguo barrio de comerciantes.

El edificio data de 1285, según la inscripción del siglo XVII de un epígrafe situado en la fachada de la iglesia, sin embargo, debido al mal estado de conservación, hoy en día la fecha ya no es claramente visible y las fuentes históricas parecen apoyar la hipótesis de que la iglesia pudo haber sido construida un siglo después, a finales del siglo XIV.

La entrada principal consiste en una imponente portada ojival que conduce a la única nave con techo de madera con armadura, típica de las Órdenes Mendicantes.

La riqueza de la decoración pictórica interior constituye la riqueza del edificio: más de cincuenta figuras, algunas de las cuales son difíciles o imposibles de identificar, animan los muros laterales de toda la sala y constituyen uno de los testimonios más significativos de la pintura italiana de los siglos XIV y XV en la entrada.

Entre las representaciones más bellas se encuentran un «Martirio de San Sebastián» y un «Matrimonio místico de Santa Catalina«. Debido a las características estilísticas, los estudiosos creían que podían reconocer en el ciclo de los frescos, las manos de muchas artes locales como la del Alumno Bartolomé de Tomás y Juan de Corraduccio.

En la época moderna, a partir de finales del siglo XX, la iglesia de Santo Domingo perdió su función religiosa, pasando a ser propiedad del Ayuntamiento de Foligno, que ha transformado el antiguo convento en Auditorio. El autor de la transformación funcional y en parte también estructural fue el arquitecto umbro Franco Antonelli, que no pudo completar la obra realizada, según su proyecto, por el estudio Antonelli y Associados.

Entre los edificios destacados de la ciudad de Foligno se encuentra el Palacio Trinci, cuya forma actual es el resultado de las obras realizadas por Ugolino Trinci. La familia de los señores locales controló el destino de la ciudad de 1305 a 1439 y, como atestigua la estela de Amor y Psique, una de las estatuas de mármol recogidas por la familia durante su trabajo de mecenazgo en la ciudad, la obra de monumentalización de la mansión ocupó el espacio-tiempo entre 1389 y 1407. En estos años Ugolino III Trinci, compró un núcleo de edificios pertenecientes a un rico comerciante de Foligno, Giacomo Cicarelli de Zitelli, que limitaba con las casas ya habitadas por la familia Trinci.

El edificio se extiende alrededor de un gran patio principal y dos más pequeños. Desde el patio con el pozo se eleva la famosa y valiosa escalera monumental de estilo gótico que permite el acceso a los tres niveles del edificio. Las grandes salas del complejo tenían que responder a muchas funciones, desde las de la vida privada de los príncipes, hasta las actividades comerciales y el ejercicio del poder y la vida pública en la ciudad.

La monumental escalera, ahora en el interior del edificio, permite el acceso a la Logia, pintada al fresco con la Leyenda de la Fundación de Roma, probablemente de uso privado. Desde aquí se accede a la planta principal que alberga la Capilla de los Cuentos de la Virgen (de Octavio Nelli– 1424) y la Sala de las Artes y los Planetas y la de los Emperadores o Gigantes, cuyos frescos, fechados entre 1411 y 1412, se atribuyen al famoso Gentil de Fabriano.

La monumentalidad del conjunto, hoy en día perdido por las sucesivas reformas, queda demostrada por las dos conexiones murales que conectan el Palacio nuevo de los Trinci con otros dos importantes edificios: el Palacio de las Canónicas (antigua sede de los Trinci) y el Palacio del Podestà.

En la actualidad, el antiguo edificio señorial se ha convertido en la sede de la cultura y alberga las secciones de la Galería de Arte Cívico, el Museo Arqueológico de la Ciudad y el más moderno museo multimedia de Torneos, Ferias y Juegos: la colección de la Pinacoteca Municipal desde 1936 da testimonio de la historia de la Escuela de pintura de Foligno  entre los siglos XIV y XVI, incluyendo entre los artistas nombres conocidos como Bartolomeo di Tommaso, Nicolò l’Alunno, Giovanni di Corraduccio y Pier Antonio Mezzastrisi el Museo Arqueológico, dividido en dos secciones, cuenta la historia de la ciudad de Foligno con la temprana romanización debida a la Vía Flaminia y dedica una sección especial a la colección escultórica del siglo XV de la familia Trinci, incluyendo obras notables como Amor y Psique, Estatua de Togato y relieve con Hermes y el carnero. Por último, el Museo Multimedia, inaugurado en 2001, recoge todo el patrimonio de eventos, documentos, artefactos y costumbres que en parte todavía afectan a la vida social de la ciudad, y alberga en su interior un centro de documentación destinado a la investigación, catalogación e informatización de materiales y documentos.

La Hermandad del Crucifijo, llamada así por el culto de la Cruz y de los Santos Pedro y Pablo a los que estaba dedicada, está presente en la ciudad de Foligno desde 1410, pero no se estableció formalmente hasta 1570. En este siglo, después de la Contrarreforma Católica, en muchas ciudades italianas se fundaron asociaciones de laicos, definidas precisamente como hermandades que, sostenidas por familias ricas nobles o de clase media alta, se dedicaban al cuidado de los más débiles: cuidado de los enfermos, entierros de los muertos, caridad para con los pobres y los extranjeros, y asistencia a las viudas y a las muchachas sin dote, entre otras obras de caridad llevadas a cabo.

A finales de 1500 los miembros de la Hermandad de Foligno obtuvieron de los dominicos la concesión de un jardín junto al convento de Plaza del Cáñamo (en italiano, Piazza della Canapa) (hoy Santo Domingo), donde se construyó el actual Oratorio del Crucifijo entre el Palacio Scafati Candiotti y la iglesia de Santo Domingo, hoy Auditorio de la ciudad de Foligno.

Las valiosas y ricas formas barrocas de la iglesia moderna son prueba de las frecuentes y enormes donaciones que la Hermandad ha realizado a lo largo del tiempo.

Las obras del edificio se pueden dividir en tres fases principales: de 1570 a 1642 se construyó el núcleo original, del que se conserva una parte del fresco que representa a San Pedro. Elena y el descubrimiento de la Cruz, fechado en 1626. A partir de 1643 se iniciaron las obras de ampliación del Oratorio con la construcción de la cubierta de madera pintada al temple, que representa al Cristo resucitado con Querubines y Serafines, obra de los artistas Francesco Costantini, Cristoforo Lacchi y Giovanni Battista Michelini. Finalmente, la tercera y última fase se remonta a principios de 1700, cuando el proyecto de decoración interior de la Iglesia se completó gracias a las obras dirigidas por Felice Tucci de Foligno.

El Oratorio del Crucifijo de Foligno sufrió graves daños, tanto desde el punto de vista estructural como de la decoración interior, tras el terremoto de 1997, y fue objeto de una impresionante restauración que se completó recientemente, en 2015, con la reapertura al público.

A la entrada de la calle Via Umberto I, no muy lejos de la iglesia de Sufragio del siglo XVIII, se encuentra el Oratorio de la Nunziatella. Construido en 1494 por encargo del Ayuntamiento de Foligno, probablemente por el arquitecto Francesco di Bartolomeo di Pietrasanta, el pequeño edificio fue construido en el lugar donde, según la tradición, en 1489 cerca de un fresco que representaba a la Virgen, se produjo un acontecimiento prodigioso. En esa ocasión, la comunidad quiso dedicar un templo a la Virgen para asegurar su protección. La decoración interior del Oratorio de la Nunziatella, con los más finos detalles, está embellecida por dos famosas obras del Perugino: el Bautismo de Jesús y el Padre Eterno.

El complejo monástico de Santa María de Campis está situada a las afueras de la ciudad actual, en lo que fueron los márgenes de la antigua ciudad de Fulginae.

El núcleo más antiguo de la estructura se remonta al siglo V y sería una de las basílicas más antiguas de Foligno. Según algunas fuentes, en la antigüedad el edificio tomó el nombre de S. María Maggiore, siendo reconocida como la iglesia madre.

El edificio religioso fue implantado sobre los restos de una necrópolis romana, con enterramientos que datan desde el siglo I a.C. hasta el siglo IV d.C., en la rama de la Vía Flaminia que conectaba Narnia con Spoleto.

Desde 1373 el complejo monástico fue confiado por el obispo de Foligno primero a los cistercienses del Cuerpo de Cristo y luego a los monjes benedictinos de Monte Oliveto Maggiore que controlaron el destino desde 1582 hasta los tiempos modernos.

El interior del edificio muestra signos de renovaciones modernas que han modificado, a menudo en gran medida, las formas originales entre los siglos XIV y XVIII.

La restauración más invasiva fue la de 1849, realizada tras el terremoto de 1832 y con motivo de la cual, sin respetar ni el estilo ni las proporciones del edificio, se recompuso la nave central dañada, de diferentes dimensiones y asimétrica respecto a las dos naves laterales.

En el siglo XIX, la segunda capilla de la nave izquierda sufrió graves daños debido a su uso residencial, mientras que la cuarta capilla se utilizó como sacristía, con la consiguiente pérdida de todos los frescos con los que estaba decorada, lamentablemente, se cubrió de yeso.

En 1950, gracias a las obras dirigidas por Domenico Schenardi, se descubrió la capilla de S. Marta, encargada por el obispo de Foligno Paolo Trinci en 1330, y varios frescos atribuidos al Alumno.

En la fachada de la iglesia, a la izquierda, se encuentra el escudo de armas del Papa Bonifacio IX, rematado por las llaves papales y la tiara en conmemoración de la visita del mismo Papa en 1392.

La iglesia está ahora incorporada al Cementerio Municipal de la ciudad de Foligno, pero su aspecto exterior no da crédito a la belleza que contiene en su interior.

Entre los frescos cabe destacar los de la primera capilla de la nave izquierda, definida por Pietro di Cola delle Casse, nombre del cliente que la financió a mediados del siglo XV. El eje de la representación, que es una joya en el paisaje de la pintura medieval italiana, es el Cristo dedicado a calmar las aguas tormentosas del lago de Tiberíades. El tema de esta «navecilla» era una alegoría de la Iglesia, capaz de mantener su estabilidad incluso ante las dificultades.

De forma adyacente a la iglesia se encuentra el claustro, de planta cuadrada, formado por tres arcos de medio punto sostenidos por columnas de ladrillo a cada lado. A lo largo del pórtico se desarrolla un ciclo de frescos dedicados a la vida del Beato Bernardo Tolomei, pintados por el pintor veneciano Lino Dinetto en 1963.

El Beato Bernardo, miembro de una noble familia sienesa, decidió dedicarse a la vida del ermitaño en 1313. En la soledad de Accona, vestía el hábito blanco como símbolo de devoción a la Virgen y en 1319 fundó el primer núcleo del Monasterio de Monte Oliveto Mayor al que la Iglesia de Santa María de Campis estuvo dedicada durante más de cuatro siglos.

El monje fundador murió junto a ochenta de sus hermanos durante la plaga de 1348, después de ayudar a los necesitados.

Situado en la Plaza de la República, el corazón de la ciudad, el Palacio Orfini está conectado por un paso elevado con el adyacente Palacio del Podestà, con el que es un único complejo. Construido alrededor del año 1200, fue restaurado y modificado por la familia Trinci. La gran logia que la caracteriza, de hecho, estaba directamente conectada con el Palacio Trinci, casa señorial, a través de un puente que se perdió a mediados del siglo XVIII.

Son significativas las decoraciones de la gran logia: en el exterior, por encima de los arcos, están representadas las cuatro virtudes cardinales (Prudencia, Justicia, Fortaleza y Templanza) que supervisan el ejercicio del poder político, una obra atribuida a Giovanni de Corraduccio. En el mismo muro, en el interior, las tres Virtudes Teológicas están representadas en tronos de madera sobre los muros de una ciudad: la fe está simbolizada por un hombre que sostiene una cruz y un cáliz en su regazo, la esperanza por una mujer en actitud de oración, y la caridad por una mujer que amamanta a dos hijos. La composición se cierra con una cuarta figura que representa a Concordia, personificada por una robusta carta que abraza a dos ciudadanos. El resto de la decoración pintada es una representación de la fundación mítica de la ciudad de Foligno y de la cuna de la familia Trinci, siempre comprometida a ennoblecer su origen con fines político-propagandísticos.

En 1470, sólo cinco años después de la difusión de la tipografía en Italia, los hermanos Orfino (Emiliano, Mariotto y Antonio), grabadores y acuñadores papales, iniciaron el muy famoso arte tipográfico de Foligno. Los hermanos iluminados, después de haber proporcionado su hogar, llamaron y financiaron a tres personajes de la época: Johann Numeister y los dos alemanes Craf y Stephan Arndest, que dieron vida a auténticas obras maestras. Fue aquí donde el 11 de diciembre de 1472, con una tirada de 200-300 ejemplares, se imprimió por primera vez el texto de la Divina Comedia.

En la actualidad, desde 2012, Palacio Orfini alberga el Museo de la Imprenta que ilustra las etapas de la difusión del arte tipográfico en la ciudad.

Junto con las iglesias de San Magno, Santa María de Campis y de Miglio San Paolo, la pequeña iglesia de Santa María (la virgen) de Fiamenga fue construida en la Edad Media a una milla del lugar de enterramiento de S. Feliciano (la actual Catedral de Foligno), en una de las encrucijadas que rodean la ciudad, como para formar una cruz protectora.

De planta románica, fue construida en el siglo XII (la primera documentación oficial data del 1138) y formaba parte de la iglesia municipal de S. Jacobo. Al parece, la iglesia fue el destino de muchos peregrinos y viandantes comprometidos en el camino loretano, pero también por los antiguos prisioneros, cuyo recuerdo es atestiguado por los grafitis encontrados. Se convirtió en un destino de peregrinación también para la gente de Foligno que iba allí cada domingo, a partir de 1500, la iglesia fue confiada a un ermitaño que vivía en las habitaciones adyacentes al edificio religioso.

La estructura arquitectónica, muy sencilla y pequeña, es de piedra de Asís, de forma rectangular, con una sola nave y un portal central de acceso.

En el interior de la Iglesia de la Virgen de Fiamenga tres altares, dos de los cuales dedicados a S. Antonio da Padova y a S. Feliciano, se han perdido.

Las últimas obras de restauración fueron realizadas en 2004 por el maestro Ramponi en nombre del club Rotary local, con el fin de mejorar el uso del público.

La iglesia de San Jacobo con el convento adyacente de los Siervos de María se encuentra en la plaza del mismo nombre en Foligno, cerca de la calle principal del río Topino en el distrito de Poelle, que es una de las zonas más pintorescas de la ciudad. El edificio pertenece a la orden de los monjes desde 1994 pero se desarrolla sobre un núcleo anterior que data del siglo XIII. Las renovaciones posteriores modificaron la estructura interna y externa entre los siglos XV y XVIII.

A principios del siglo XV, la fachada actual se construyó alternando bandas de piedra blanca y rosa, el elegante portal ojival y la cúpula octogonal que se desarrolla sobre las tres naves interiores.

En la nave de la izquierda de la Iglesia de San Jacobo en Foligno hay un hermoso lienzo de San Rocco, atribuido a Mezzastris, aunque dignos de mención son los frescos que decoran el claustro del convento, con escenas de la vida de San Filippo Benizi, realizadas entre 1657 y 1659 por Giovanni Battista Michelini.

Fuera de las murallas de la ciudad de Foligno, en la actual aldea de Giovanni Profiamma, se encuentra la iglesia de San Juan Bautista. El edificio actual fue construido en 1239 sobre una estructura preexistente que data de los primeros siglos de la era cristiana. Los documentos históricos atestiguan la presencia de una basílica y del obispo responsable desde la época de S. Feliciano, el santo patrón martirizado en el siglo III d.C.

Tras el terremoto de 1997, la iglesia sufrió graves daños, pero ya a finales de 1998, restaurada, fue reabierta para el culto.

La fachada está decorada en el centro por un elegante rosetón de diez rayos con dos pequeñas ventanas ajimezadas a ambos lados, mientras que el portal de entrada, de piedra blanca, realizado por cierto maestro Filippo, está decorado con figuras que representan el pecado. A la derecha se puede reconocer la silueta de un obispo en el acto de matar al dragón con el báculo, quizás una representación del patrón Feliciano, primer obispo de la ciudad.

El interior de la Iglesia de San Juan Bautista en Foligno, de estilo románico, de una sola nave, tiene un presbiterio elevado sobre una base de trece escalones bajo la que se accede a la cripta, una gran sala dividida en tres naves sostenidas por seis columnas.

La pequeña iglesia de San Apolinar, también conocida como la Iglesia de la Muerte por el nombre de la Hermandad que se asentó allí, se encuentra En la esquina izquierda de la Plaza del Grano, a la que se accede desde la calle Gramsci, pasando por la calle del Quattrocento y la calle Deli.

La Compañía de la Buena Muerte era la encargada de acompañar y proporcionar los últimos oficios religiosos a los condenados a muerte.

Iglesia de San Apolinar o de la Muerte, erigida en 1148, es una de las iglesias más antiguas de la ciudad de Foligno, pero la estructura arquitectónica de cruz griega es una reconstrucción posterior del siglo XVIII diseñada por Francesco Antonio Bettini.

En su interior se conservan algunas obras importantes como la Anunciación de Gaetano Gandolfi y, en los altares, una Resurrección y una Deposición atribuida a Nasini.

Según el testimonio de Ludovico Iacobilli, la Iglesia de Santa Catalina en Foligno fue construida en 1225, como un edificio religioso adosado al convento de las Clarisas (también llamadas Vírgenes del Campo), monjas de clausura de la segunda orden franciscana fundada por Santa Clara de Asís.

De todo el conjunto monástico, que se levantaba fuera de las murallas del siglo XIII, a poca distancia del actual Parque de los Canapè, sólo queda hoy la pequeña iglesia. A partir de 1869, con el traslado de los monjes al convento de Santa Lucía, el edificio fue desmantelado y utilizado para diversos fines: cuarteles, almacén de semillas, cobertizo para la maquinaria agrícola de la azucarera de Foligno, etc., hasta la recuperación operada por la Superintendencia a finales del siglo XIX que permitió que la antigua iglesia fuera utilizada como espacio privilegiado para exposiciones, conciertos y conferencias.

La estructura de Iglesia de Santa Catalina en Foligno tiene una fachada monumental decorada con un marco de cuerda con arcos colgantes trilobulados. En la parte inferior de la iglesia hay una entrada decorada con columnas retorcidas y pilastras coronadas por capiteles con hojas de acanto, mientras que en la parte superior hay un hermoso rosetón.

En el interior, el gran espacio consta de una sola nave en dos niveles: el coro inferior, también llamado coro de monjas, reservado para las monjas del claustro, y el coro superior, destinado a ceremonias públicas. Ambas salas estaban comunicaban entre sí a través de una pequeña ventana detrás del altar central, desde donde las monjas podían escuchar la celebración y comulgar, sin ser vistas y sin ver.

La iglesia, existente en Foligno desde el siglo XIII, estaba inicialmente dedicada a San Mateo y sólo a partir de 1256 fue dedicada a San Francisco de Asís, quien, según la tradición, estaba acostumbrado a asistir a ella. A partir de 1796 la antigua estructura fue completamente modificada según un proyecto del arquitecto Andrea Vici. Las obras, que duraron varios años, fueron seguidas por Giovanni Bettini y Vincenzo Vitali. En 1856 el edificio fue reabierto al público, pero todavía carecía de la fachada, que fue construida por el ingeniero Giovanni Bertucci en 1886.

Los tres portales de entrada, arquitrabados y definidos por simples marcos, van acompañados de una decoración de estuco de cinco pilastras con capiteles.

El interior está decorado en estilo neoclásico, con una sola nave a cada lado y cuatro capillas abiertas en el ábside.

El ábside de la Iglesia de San Francisco en Foligno está decorado con frescos que datan del siglo XVIII, mientras que la sacristía y la capilla de San Mateo conservan la fragmentaria decoración al fresco del siglo XIV.

La pequeña Iglesia de San Juan de las Aguas fue construida a mediados del siglo XIV y parece que debe su nombre a su proximidad al río Topino, según el testimonio del historiador Ludovico Iacobilli de Foligno. La estructura original estaba dividida en dos naves que se utilizaban para diferentes funciones: una siguió siendo utilizada como lugar de culto, la otra como sacristía, conservando las estructuras góticas originales.

En su interior destacan obras como una de San Juan Evangelista, realizada por Carlo Botti en 1884 y una estatua de madera de Santa Apolonia, atribuida a Antonio Calcioni.

En el exterior de la Iglesia de San Juan de las Aguas, en la pared que da a la Via delle Ceneri, se conserva un ábside con un fresco de un artista desconocido que data del siglo XV.

La iglesia del monasterio dedicada a la Santísima Trinidad de Annunziata fue construida en 1760 por los maestros Pietro y Giuseppe Buccolini sobre un proyecto del arquitecto Carlo Murena. Parece ser que en el lugar había antes otra iglesia dedicada a Santa Cecilia.

Los ambiciosos proyectos iniciales incluían una decoración de estuco preciosa que nunca se llevó a cabo: en 1772, doce años más tarde, el Murena había muerto y la iglesia sólo se completó en la estructura de soporte. Las monjas, deseosas de oficiarlo, decidieron suspender las obras y aún hoy el edificio sólo conserva su estructura mural.

Cuando se suspendió la función religiosa a partir de 1860, la antigua iglesia de la Santísima Trinidad de Annunziata es la sede del segundo centro museístico del CIAC (Centro Italiano de Arte Contemporáneo) y alberga, entre otras cosas, la famosa «Calamita Cosmica» de Gino De Dominicis (1947-1998).

Se trata de un esqueleto supino, imponente por su tamaño: veinticuatro metros de largo y cuatro metros de ancho, que se expuso por primera vez en el Museo de Arte Contemporáneo Magaz de Grenoble en 1990, y que finalmente aterrizó en Foligno tras una larga gira internacional.

Al lado de la Catedral, en el corazón de la ciudad, dentro del Palacio de las Canoniche, es decir, las casas parroquiales, se encuentra el Museo Capitular Diocesano, accesible a través de una escalera monumental y dividida en dos plantas: el corazón de la exposición es la Estatua de San Feliciano, recientemente recuperada e insertada en su interior un camino que recorre todas las fases históricas y artísticas del edificio religioso, desde el románico hasta el neoclásico.

Una segunda parte de la exposición contiene objetos de varios tipos (pinturas, estatuas, tapices y cruces procesionales) delas iglesias de la Diócesis que fueron cerradas debido al terremoto de 1997.

La Cripta de la Catedral cierra el recorrido y corona la visita del Museo Capitular Diocesano con su belleza.

El Oratorio de San Juan Decapitado o de la Misericordia fue construido como lugar privado de culto de la Hermandad de la Misericordia, cuyo establecimiento data de 1428. La Compañía de San Juan Decapitado, era también conocida bajo el título de Hermandad de Juan de los Ahorcados, por la importante actividad de la que se ocupaba: la asistencia a los pobres presos y el entierro de los condenados a muerte.

Extinguida en 1469, la Hermandad fue restaurada en 1565 por iniciativa de Giovanni Battista Orfini y Vincenzo Cantagalli. En esa ocasión, debido al fuerte aumento de las vocaciones, la Compañía pidió al Municipio y al Obispo de Foligno una nueva sede y consiguió una estructura que más tarde se convertiría en el Oratorio del Confalón (Gonfalone, en italiano).

El Oratorio de la Misericordia parece que se empezó a construir en 1591 y se terminó entre1649 y 1658 en su forma actual: una sencilla fachada de ladrillo y piedra en el exterior y una decoración barroca preciosa en el interior, donde se pueden admirar cuatro altares monumentales dedicados a San Juan Bautista, la Inmaculada Concepción, San Francisco Javier y San Eligio.

No todos saben que, en este oratorio, la noche del 13 de diciembre de 1846, Colomba Antonietti y el Conde Luigi Porzi se casaron en secreto. Colomba es una patriota italiana a la que Foligno dedicó un camino, elogiada incluso por Giuseppe Garibaldi por haber decidido luchar junto a su marido que se había unido a la República Romana. Colomba se cortó el pelo y se vistió de bersagliere, muriendo bajo el fuego de la artillería francesa en el asedio de Puerta San Pancracio (todo el episodio se cuenta en la Sala de Concejos del Ayuntamiento, con los frescos del pintor Mariano Piervittori).

El Palacio Municipal de Foligno, cuyo núcleo más antiguo data del siglo XIII, se encuentra con vistas a la plaza central de la ciudad, la Plaza de la República, en el lado opuesto de la Catedral. Las reformas estructurales afectaron al edificio en varias ocasiones, en el siglo XVI, cuando fue reconstruido casi por completo, y en el siglo XIX, cuando fue necesario restaurar los graves daños causados por el terremoto de 1832. En esta ocasión, entre 1835 y 1838, se construyó la actual fachada neoclásica, basada en un proyecto del arquitecto Antonio Mollari, que se divide en tres plantas, marcadas por seis columnas jónicas que soportan cinco arcos de medio punto.

El único elemento que queda de la estructura original del Palacio Municipal de Foligno es la torre almenada, también muy dañada por el terremoto de 1997 y restaurada en la parte superior.

Cuenta la leyenda que en Roma dos hombres tuvieron una diatriba bajo la imagen de una Virgen y un Niño. Aquel que estaba teniendo la peor de las dos imploró ser salvado en el nombre de la Virgen pero el oponente lo golpeó hasta la muerte de todos modos. Se dice que a partir de ese momento, la efigie de la Virgen comenzó a llorar y el culto a la Virgen en llanto se extendió rápidamente desde Roma a muchas otras ciudades. En Foligno, la estatua de la Virgen del Llanto se conserva desde 1637 en la iglesia de S. Leonardo. Situado en el corazón de la ciudad, el edificio se convirtió en un importante santuario, pero fue completamente arrasado por los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial.

En aquella ocasión, la continuidad del culto fue posible gracias al traslado a la Iglesia de San Agustín, frente a la Plaza Garibaldi, donde se conserva la estatua de la Virgen del Llanto. Está colocada dentro de un nicho sobre el altar central, cerrado en un templo de madera sostenido por dos ángeles y oculto por una pintura sobre lienzo, que representa a la propia virgen, obra de la artista de Foligno Matilde Galligari Mattoli. La estatua se exhibe y se muestra a los fieles sólo el día de su conmemoración, el domingo anterior a la fiesta de San Antonio Abad, en enero.

Edificado en el siglo XIII y luego modificado y reestructurado en el siglo XVIII, el conjunto monástico fue el primer núcleo de la orden agustiniana de Foligno, que se mantuvo hasta 1810.

La iglesia conserva todavía algunas estructuras góticas en el campanario con hileras de piedra blanca y rosa, típicas de muchas iglesias de la ciudad, y en los dos ventanales de la izquierda.

Del 1748-50 data, en cambio, la reconstrucción de la fachada principal, que consta de cuatro columnas corintias y dos estatuas simbólicas, realizadas por Nicolò Cesari y Francesco Antonio Bettini diseñadas por Pietro Loni.

Bajo el tímpano se puede leer la inscripción dedicatoria que menciona al fraile Generoso Cialdelli, administrador del convento y último miembro de la familia que financió las obras de la fachada exterior y de algunas capillas interiores del Santuario de la Virgen del Llanto en Foligno.

Junto con las iglesias de S. Magno, S. María de Campis y S. María de Fiamenga, la iglesia del siglo XVIII de Miglio di San Paolo se eleva fuera del espacio urbano a lo largo de una de las principales encrucijadas que conectan Foligno con las ciudades circundantes, extendiéndose como una cruz alrededor de la necrópolis de San Feliciano (hoy Catedral de Foligno), con la función de protegerla.

La Iglesia de Miglio San Paolo se sitúa a lo largo de la calle Viale Ancona y se presenta en formas muy sencillas, una sola sala de planta poligonal decorada con un marco de hilera que divide horizontalmente la estructura: la parte inferior abre el portal de entrada y pequeñas ventanas octogonales, en la parte superior de las ventanas rectangulares más grandes. En 1986, la función parroquial del edificio fue finalmente suprimida y sustituida por la parroquia municipal del Buen Pastor.

Fuera de Foligno, a lo largo de la Corta di Colle a unos cien metros de la carretera nacional, se llega a la colina de San Valentín de Civitavecchia donde se conservan los restos de una antigua iglesia. Pocas personas en Foligno conocen la zona donde parece que hubo una civitas con su lugar de culto desde los primeros siglos del cristianismo. El historiador Ludovico Iacobilli habla de un pueblo fortificado que se desarrolló a partir del siglo III, tras el martirio del obispo de Terni Valentino, a quien estaba dedicado el edificio. En el siglo XVI, sin embargo, todo el complejo debió ser abandonado porque las fuentes ya no lo mencionan.

En 1530 la noble familia de Foligno, los Cantagalli, confió su custodia a los frailes capuchinos, que abandonaron definitivamente la estructura en 1560 y se trasladaron a la cercana colina de S. Giuseppe.

Hoy en día sólo quedan algunos fragmentos de murallas perimetrales y los restos de dos columnas de todo el monasterio, mientras que en la cripta de S. Feliciano se conservan numerosos fragmentos de inscripciones romanas y medievales encontradas en el yacimiento.

Qué Hacer en Foligno: una ciudad con mucha tradición y historias que contar.

El paseo por el casco antiguo seguramente te habrá llenado los ojos con las más variadas formas de arquitectura y decoración religiosa. Como si fuera una Roma en miniatura, Foligno conserva una amplia gama de edificios eclesiásticos pertenecientes a diferentes fases históricas, además, entre una capilla y un oratorio también tendrá la oportunidad de visitar los museos de la ciudad: el Museo Capitular Diocesano en la Plaza de la República, que incluye en el recorrido también la visita a la antigua cripta de S. Feliciano, el CIAC (Centro Italiano de Arte Contemporáneo), que está dividido en dos polos, uno en el centro histórico y el otro en la antigua iglesia de la Santísima Trinidad de Annunziata, el Museo Arqueológico, la Pinacoteca y el Museo Multimedia de las Ferias y Torneos que se encuentran en el interior del Palacio Trinci, los cuales se pueden visitar con una sola entrada, y por último el Museo de la imprenta del Palacio Orfini.

Si estás cansado de tanta actividad cultural, puedes descansar en el verde del Parque Municipal de los Canapè, construido a finales de 1700 para salvar las murallas medievales que se encontraban en mal estado, o practicar deporte en una de las dieciséis instalaciones deportivas que posee el municipio en la ciudad.

Por último, si tu sed de conocimiento aún no se ha apagado, sólo tendrás que explorar los alrededores, donde otras iglesias y abadías fuera de la ciudad pueden satisfacer tu curiosidad: las iglesias de Miglio San Paolo, de Santa María de Campis y de la Virgen de la Fiamenga, así como la Abadía de Sassovivo (completamente protegida, rodeada de vegetación y todavía habitada por monjes) no te decepcionarán.

Per saperne di più...

LA HISTORIA DE FOLIGNO DESDE LOS ORÍGENES UMBRA A LA FASE ROMANA

Los restos más antiguos de la ciudad se han encontrado en la actual colina de San Valentín, al este de la ciudad, que ha devuelto vestigios de necrópolis y casas.

A lo largo de la Edad Media este asentamiento fue conocido como «Civitavecchia», y cabe destacar la separación de un pueblo posterior (el actual) que nació como un emporio comercial aguas abajo, a lo largo del curso del río Topino.

El nombre de la ciudad recuerda el eco de los dioses, Supunna y Fulginia, venerados en la zona antes de la llegada de los romanos.

En el siglo XII el pueblo fue conocido como castrum sancti Feliciani (en honor al santo obispo martirizado en 251), el nombre fue cambiado a civitas nova Fulginii, de donde proviene el nombre moderno de Foligno.

En la Naturalis Historia, Plinio el Viejo habla incluso del pueblo de los Fulginates, que fundaron la ciudad. Sea cual sea el origen real, la posición del emporio, en el valle de los ríos Topino y Menotre, hábilmente defendido por las colinas circundantes, tuvo que hacer garganta a los romanos que intentaron conquistarlo varias veces chocando a menudo con la hostilidad de los habitantes.

Junto con la cercana Spoleto, Foligno fue la única ciudad que frenó la rápida conquista romana de los territorios umbro-europeos. La ciudad cayó en manos de los conquistadores a finales del siglo III con la batalla de Sentino.

A partir del 295 a.C. Foligno pasó a formar parte del Estado Romano con el título de praefectura y experimentó una importante fase de expansión en la época augustal tras la desviación de la Vía Flaminia.

En el siglo II, como ya había sucedido con la conquista romana, la expansión del cristianismo sufrió una fuerte parada en la ciudad que permaneció durante mucho tiempo fiel a la idolatría pagana y a la superstición hasta que en el siglo V se formó la nueva ciudad junto a la tumba del obispo Feliciano, en la actual Catedral de la Plaza de la República.

Salvada del avance de los lombardos en el siglo V, la ciudad fue saqueada por los sarracenos en 881 y devastada por los húngaros dos veces en 916 y 925, lo que provocó un período de crisis y olvido para la comunidad.

LA HISTORIA DE FOLIGNO DURANTE LA EDAD MEDIA Y LA EDAD COMUNAL

A partir del siglo XI, las fuentes atestiguan la presencia del alcalde.

En 1240, el emperador Federico II, nacido en Asís, pero criado dentro de las murallas de Foligno, hizo su entrada triunfal en el centro de la ciudad acompañado por la corte. El favor imperial trajo prosperidad a la ciudad durante algunos años hasta el choque con la filopapal Perugia que, en 1253, la asedió. Los habitantes de Foligno se presentaron en el campo contrario descalzos, con cuerdas alrededor del cuello y cuchillos girados hacia abajo, pidiendo perdón y declarando haber sido sometidos por el emperador, pero la respuesta de Perugia fue muy dura y la ciudad tuvo que destruir las murallas, llenar las zanjas de defensa y entregar a los vencedores las llaves y el estandarte de la ciudad.

El duro golpe, sin embargo, no impidió que los habitantes se levantaran tanto que el siglo XIII es el período de mayor esplendor y desarrollo de Foligno urbano y arquitectónico: en 1284 la ciudad incluso logró reconstruir las murallas aún visibles hoy.

LA HISTORIA DE FOLIGNO DESDE DEL GOBIERNO DE LOS TRINCI A LA EDAD MODERNA

En 1305, Perugia y Spoleto volvieron a mover sus armas contra Foligno para ayudar a los güelfos. Después de forzar al líder de los gibelinos, Anastasi, a reparar en Todi, los invasores penetraron en la ciudad y lograron conquistar el Ayuntamiento y elegir al jefe del pueblo Nallo Trinci.

A partir de ese momento comenzó el gobierno de esta familia que, entre altibajos, marcó el destino de la ciudad hasta 1439.

En ese año, de hecho, solicitado por los ciudadanos que habían pedido ayuda al Papa contra la política despótica de Corrado III Trinci, el cardenal Giovanni Vitelleschi reunió a las tropas en Orvieto y asedió a Foligno para tomar el gobierno de la ciudad en nombre de la Iglesia.

Sin embargo, el cardenal también tuvo poca suerte y, ni siquiera un año después, fue llevado y asesinado en Castel Sant’Angelo.

El gobierno de la ciudad pasó a manos de Ludovico Scarampi y de muchos señores locales que progresivamente fueron arrebatando la libertad comunal a los ciudadanos. Foligno, aun compartiendo el destino de todos los municipios italianos, logró mantener una cierta independencia gracias a la vitalidad agrícola, industrial y comercial que la caracterizaba.

Entre 1798-99 y 1809-14 la ciudad cayó en manos del gobierno francés antes de ser incorporada definitivamente al naciente Estado italiano en 1860.

Debido a los fuertes bombardeos sufridos durante la Segunda Guerra Mundial y al fuerte terremoto de 1997, que modificaron profundamente el trazado urbano, hoy Foligno sólo conserva parcialmente la antigua y famosa forma oval que había caracterizado el centro histórico durante siglos. La expansión urbana periférica, posibilitada por el entorno llano sobre el que se asienta, es una clara muestra de la fuerte actividad comercial de la ciudad, uno de los centros más activos del territorio de Umbría.

Descubre la artesanía en Foligno.

Debido a su naturaleza de centro de comunicación e importante centro comercial, Foligno ha sido desde la antigüedad un destino para artistas y artesanos, tanto italianos como extranjeros, desarrollando una gran cantidad de artesanías que han marcado algunas de las etapas más importantes de la historia italiana.

En la historia de la artesanía  en Foligno No hay que olvidar los talleres de arte que entre los siglos XIV y XV dieron origen a artistas como el Alunno, Mezzastris y Bartolomeo di Tommaso, cuyas obras se encuentran entre los principales atractivos de las iglesias de la ciudad; la famosa tradición tipográfica que ha marcado la historia de la literatura italiana gracias a la iniciativa de los hermanos Orfini. De màs la primera impresión de la Divina Comedia. Y, por último, la producción de almendras garrapiñadas que se practicó en Foligno de 1401 a 1900 y que hizo que la ciudad fuera tan famosa como para recordarla con el apodo de «ciudad de calles garrapiñadas».

GASTRONOMÍA Y PRODUCTOS TÍPICOS DE FOLIGNO 

Foligno es un amante de la buena mesa, y esto lo demuestra la iniciativa municipal que, desde 1999, incluso ha dedicado a ello un evento anual: entre finales de septiembre y principios de octubre, se puede asistir al Festival dei Primi d’Italia, un evento de la ciudad en el que grandes chefs, productores, expertos y críticos se reúnen para competir en una maratón culinaria única.

Si quieres deleitar el paladar con una especialidad local, no puedes perderte la famosa Rocciata, típica y dulce, compuesta por un fino hojaldre de pasta hecha con harina de trigo que envuelve una mezcla de nueces, azúcar, aceite de oliva y manzanas, a la que se le pueden añadir otros ingredientes como alcachofas, cacao, pasas, higos secos, canela y piñones, dependiendo del gusto o la imaginación de los chefs pasteleros.

ACEITE Y VINO

Foligno forma parte del grupo de productores de aceite y vino de alta calidad de Umbría. En cuanto al cultivo del olivo, la sección «Oli d’Italia» (en español «Aceites de Italia») de la revista Gambero Rosso premió a la familia Viola de Foligno como productora de uno de los mejores aceites ecológicos de Italia en el año 2017.

Los productos vitivinícolas de Foligno forman parte integrante del proyecto regional «Caminos del Vino», cuyo objetivo es patrocinar y valorizar los productos locales a través de itinerarios dentro del territorio y degustaciones de los mismos productos. En Foligno las bodegas más importantes son Tenuta San Lorenzo y Terre de Trinci.

Eventos en Foligno: la Giostra della Quintana y el Festival de los Signos Barrocos y el Carnaval de los Niños, caballeros, teatro y entretenimiento.

El 13 de febrero de 1613, por orden de los priores de la ciudad, se estableció por primera vez la Giostra della Quintana. El noble Ettore Tesorieri, canciller y notario del municipio, fue el encargado de redactar el reglamento que dio lugar a uno de los acontecimientos ecuestres más famosos y queridos de Italia. Durante algunos años esta tradición se perdió y se retomó en el 1946, convirtiéndose en un evento imperdible que llena las calles del centro histórico de Foligno dos veces al año. El torneo consta actualmente de dos partidos: el primero, llamado «El desafío», tiene lugar en junio, y el segundo, llamado «La venganza», tiene lugar en septiembre. Los caballeros más hábiles de los barrios de la ciudad se desafían entre sí con el objetivo de perforar con sus lanzas los nueve anillos que cuelgan de los títeres dispuestos a lo largo de la pista, tres para cada ronda, con una dificultad creciente a medida que el diámetro de los círculos se reduce progresivamente de diez a ocho y luego a seis centímetros.

En conexión con la Giostra della Quintana, está el Festival de los Signos Barrocos, que cada año desde 1981, entre finales de junio y principios de septiembre, ofrece música, teatro, exposiciones y cine en busca de los signos del Barroco.

Uno de los eventos en Foligno que forman parte de su espíritu festivo: el Carnaval de los Niños que, los últimos tres domingos de Carnaval, celebra los desfiles de carrozas más famosos de la región.

Agregado con éxito a los favoritos.

Per creare il tuo itinerario avremmo bisogno di qualche informazione in più: indica dunque le date che preferisci, quanti siete e dai un valore ai tuoi interessi, così potremo iniziare a comporre la tua timeline insieme.