fbpx
Ir a mi viaje

Declaro que he adquirido la información proporcionada en el informe informativo sobre las normas de privacidad y doy mi consentimiento para los fines que se indican a continuación

 
 

¿Olvidaste tu contraseña? ¿Nuevo usuario? Sign up

Perugia

Ir a mi viaje

Favourites

ordenar por Az - tipo

Perugia

DEGUSTAZIONE IN CANTINA
A carriage ride in the vineyards

A fantastic tour through the vineyards on a horse-drawn carriage, with a final tasting

38€ 32€ Por persona
Price is lower based on umber of people
DEGUSTAZIONE IN CANTINA
A delicious picnic in the vineyard

Let yourself be enticed by wine and the beauty of Mother Nature in the rolling hills of Montefalco, choose this picnic in the vineyard

80€ Por persona
Price is lower based on umber of people
TOUR IN BICI CON GUIDA PRIVATA
A tough route from the Tiber Valley to Lake Trasimeno

Test your true grit on the hills that border Lake Trasimeno

desde 80€ Por persona
Price is lower based on umber of people
TOUR IN BICI CON GUIDA PRIVATA
Age-old villages between Todi and the Martani mountain range

A route through the Martani mountains, on the trail of hamlets and villages

desde 60€ Por persona
Price is lower based on umber of people
ESCURSIONE MTB CON GUIDA PRIVATA
Along the river Clitunno

From Trevi towards the river deemed sacred by the Romans

desde 75€ Por persona
Price is lower based on umber of people
WELLNESS AND BEAUTY TREATMENT
Beauty therapy with wine in Umbria

Treat yourself to some deep relaxation and indulge in some well-deserved pampering with this beauty therapy with wine in Umbria.

65€ Por persona
Price is lower based on umber of people
TOUR IN BICI CON GUIDA PRIVATA
Bevagna – Montefalco, passing through Spello and Santamaria degli Angeli

Explore the central hills of the Umbrian valley by bike, cycling up some of them to discover the mysteries they hide

desde 90€ Por persona
Price is lower based on umber of people
TOUR IN BICI CON GUIDA PRIVATA
Bevagna, Spello and Santa Maria degli Angeli

The shortest version of its twin tour, but with the same exhilaration guaranteed

desde 75€ Por persona
Price is lower based on umber of people
TOUR IN BICI CON GUIDA PRIVATA
Bike trail in Umbria, from Trevi to Giano, via Montefalco

Cycling down in this bike trail in the Umbria valley, then up to Giano with some hard-core pedal power

desde 90€ Por persona
Price is lower based on umber of people
ESCURSIONE MTB CON GUIDA PRIVATA
Biking on the Plains of Bevagna

Biking around Bevagna, on the Umbrian countryside, immense beauty and very little effort

desde 75€ Por persona
Price is lower based on umber of people
PASSEGGIATA DIDATTICA
Birdwatching in Umbria, on the shores of Lake Trasimeno

Discover birdwatching in Umbria by visiting the natural oasis on Lake Trasimeno.

desde 42€ Por persona
Price is lower based on umber of people
AVVENTURA
Cable Wakeboarding in Perugia

Adrenalin-pumped excitement, for an unforgettable day with the cable wakeboarding in Perugia

25€ Por persona
Price is lower based on umber of people

Descubre Perugia: historia y tradición

Descubre Perugia, la ciudad del chocolate y del Umbria Jazz.

Perugia es la capital de la región de Umbría y, hasta la fecha, su municipio tiene unos 165.000 habitantes. Con respecto ala región misma, tiene una posición muy ventajosa, se encuentra en el centro de Umbría, justo debajo de los Apeninos y antes del valle del Tíber, una especie de encrucijada para las personas y las mercancías en el centro de Italia.

Perugia es conocida en Italia y en el mundo por ser la ciudad del chocolate y por albergar el famoso Umbria Jazz. Además, es también el hogar de una universidad muy conocida y apreciada que atrae a más de veinticinco mil estudiantes al año.

La ciudad se encuentra en una colina, a 493 m. sobre el nivel del mar, que se encuentra entre el valle del Tíber y el valle de Umbría, dando la impresión de dominar todos los valles.

Sea del lado que sea del que llegues, antes de entrar en Perugia verás de inmediato que se encuentra suavemente integrada en la colina, sin querer perturbar demasiado el entorno circundante, pero con la conciencia y el orgullo de aquellos que siempre han estado allí.

La palabra «siempre» es a menudo abusada y cuando la usas hablando de una ciudad casi sabe a infinito. Ciertamente no queremos ser presuntuosos, pero seguramente sus orígenes se remontan a épocas muy remotas, incluso a algunos de los primeros pueblos que habitaron la península itálica.

Los etruscos y los umbros han marcado indistintamente los orígenes de la ciudad, caracterizando los aspectos urbanos, pero también los económicos de la época, lo que le ha permitido desempeñar un papel muy importante en las relaciones entre los dos pueblos.

En la época romana Perugia experimentó períodos de esplendor alternados con períodos de gran miseria, principalmente debido al papel que desempeñó en diversas disputas territoriales, incluso dentro del propio Imperio Romano. Durante la batalla entre Marco Antonio y Octaviano, por ejemplo, Perugia fue devastada, pero inmediatamente después fue reconstruida y reconstruida por el propio Octaviano.

Una alternancia de diferentes dominios y reinos dejó varias marcas en la ciudad, hasta su paso definitivo al Estado de la Iglesia, que también se caracteriza por una estabilidad muy escasa, sobre todo debido a los papas que sólo en ocasiones hicieron valer su presencia y su poder, así como a las diversas familias que intentaron escalar internamente o, de nuevo, porque la ciudad se vio amenazada por los señores conquistadores de los reinos vecinos que la asediaban continuamente para anexionarla a sus territorios. Una historia tumultuosa, en definitiva, que ha visto a Perugia protagonista de devastaciones, pero también de majestuosas reconstrucciones. Todo esto es visible hoy, convirtiendo a la ciudad en una de las más bellas de Italia. Descubre sus palacios renacentistas y los frecuentes testimonios etruscos y romanos, Perugia no será fácilmente olvidada.

Descubriendo Perugia

Descubre qué ver en Perugia, la ciudad de los etruscos. 

Puedes simplemente pasear por el centro de Perugia, perderte en los callejones estrechos e irregulares que forman el tejido de las calles de la ciudad, lo que ya será un placer inmediato. Puedes ir por el Corso Vannucci, por ejemplo, desde la Fontana Maggiore de la Plaza del Cuatro de Noviembre, pasando por la Plaza de la República hasta llegar a la Plaza de Italia, para disfrutar de la vista del valle de Umbría desde los Jardines de Carducci.

El laberinto de calles que parte de Corso Vannucci recuerda a la red etrusca original y se desarrolla en una magnífica encrucijada de pequeños pasadizos, callejones entre edificios antiguos, arcos impresionantes y colores pastel brillantes que el sol parece cambiar continuamente. La vista del acueducto medieval con su amplia escalera es una imagen que deja sin aliento, gracias también a las numerosas decoraciones de las coloridas casas que lo rodean.

La visita de la ciudad te hará respirar de inmediato el arte y la cultura, ya sea que decidas simplemente pasear o hacer un recorrido profundizando por los distintos puntos de interés. Existen, por ejemplo, numerosos restos de origen etrusco, desde el Pozo Etrusco hasta el Arco Etrusco, situados en las murallas originales y restaurados en época romana (por el emperador Octavio Augusto, más tarde llamado Arco de Augusto).

En la Plaza del Cuatro de Noviembre, además de la famosa Fuente Mayor, se puede visitar la Catedral de San Lorenzo y, justo enfrente, en el lado opuesto de la plaza, el Palacio de los Priores, visible en la entrada de la Sala de los Notarios. El palacio alberga la Galería Nacional de Umbría en la que se pueden admirar numerosas obras maestras del arte medieval y renacentista.

Justo al lado de la calle principal, en dirección a Corso Cavour, se encuentra la fantástica Basílica de San Pedro, situada justo enfrente de los Jardines de Frontone. Un recorrido por este bello edificio no debe faltar en ningún itinerario que cualquier turista decida seguir. Bajando de la parte más alta, antes de la Plaza de Italia, yendo hacia Plaza de los Partisanos, se puede cruzar literalmente la Fortaleza Paolina, que puede ser visitada en su interior y está preservada en excelentes condiciones, incluyendo muchas de las habitaciones originales.

En todo el casco antiguo y fuera de las murallas son visibles, y en muchos casos visitables, los numerosos palacios nobles construidos entre 1400 y 1800, de los cuales merece especial mención el Palacio Antinori-Gallenga Stuart, hoy sede de la Universidad de Extranjeros, situado en el la Plaza Fortebraccio justo fuera de las antiguas murallas y construido en un bello estilo barroco; o el Palacio della Penna o el Palacio Sorbello , que albergan respectivamente el Museo Cívico y el Museo Sorbello.

Cualquiera que esté en la Plaza del Cuatro de Noviembre, en el corazón de Perugia, estará fascinado por la vista del Palacio de los Priores. Se trata de uno de los edificios de la época comunal italiana más bellos y elegantes, ciertamente uno de los monumentos más importantes y significativos (si no el más significativo) de Perugia y de su historia.

Se construyó en 1293-97, pero se realizaron varias modificaciones y cambios hasta el año 1500. Se encuentra en el centro de la ciudad lo que una vez fue, como hoy, el eje de la vida política y social de la comunidad. Su construcción se decidió con el fin de dar una sede adecuada al órgano del poder judicial, pero sobre todo porque Perugia estaba experimentando su período de máxima expansión y se sentía la necesidad de ostentar la condición de bienestar, tratando de representar las grandes ambiciones del municipio.

El edificio da a la Plaza del Cuatro de Noviembre por un lado y al Corso Vannucci por el otro. Tiene unos ciento veinte metros de largo, veintiocho de ancho y treinta de alto. El material utilizado es travertino blanco de Asís y piedra blanca y rosa de Bettona. La estructura del palacio, que se ha convertido en lo que conocemos hoy en día, es el resultado de tres ampliaciones realizadas en tres períodos diferentes.

La base del proyecto sigue un estilo gótico, la primera intervención, entre 1333 y 1353, se realizó cerca de la Iglesia de San Severo, con la construcción de los tres arcos a la derecha de la fachada frente a la fuente. La segunda intervención se lleva a cabo en la parte que domina Corso Vannucci, entre 1429 y 1443, con la extensión en el arco que pasa por encima de la calle Via dei Priori. La tercera y última, también en la parte de Corso Vannucci en dirección a la Plaza de la República, diseñado por el arquitecto perusino Alessi.

La fachada que da a la Plaza del Cuatro de Noviembre tiene la entrada en la parte superior de la escalera a través de la cual se accede al Salón de los Notarios. Encima de la puerta, como si se tratara de una vista de toda la plaza, se colocaron un Grifo y un León (actualmente los originales se conservan en el vestíbulo de la Galería Nacional de Umbría). El lado que domina el Corso Vannucci muestra inmediatamente las bellezas de lalíneay permite vislumbrar con gran armonía las diversas intervenciones de ampliación. En la planta superior se puede ver una bella serie de trifásicos góticos que se asemejan al estilo de los ya presentes enla fachada. El magnífico portal principal es sin duda digno de mención, sobre el cual están tallados los tres santos patronos de Perugia en tres bajorrelieves: Santo Herculano, San Costanzo y San Lorenzo. El portal, construido en 1346, es una obra de refinado y valioso trabajo, que muestra varias decoraciones talladas que representan varias escenas de la vida de la ciudad.

Todo el perímetro superior del palacio se enriquece con almenas, signos distintivos típicos de la arquitectura municipal, pero, que, no siendo de agrado al Estado Pontificio, se mandaron quitar justo cuando Perugia volvió a estar bajo elgobierno papal, y luego reaparecieron sólo con la unificación de Italia.

Hoy en día el Palacio de los Priores además de ser la sede del Municipio de Perugia, alberga la Galería Nacional de Umbría. Tambiénse pueden visitar en su interior: la Sala de los Notarios, la Sala del Consejo, la Sala del Noble Colegio del Cambio, la Sala del Noble Colegio de la Mercancía y la capilla de los Priores.

PLAZA DEL CUATRO DE NOVIEMBRE

La Fuente Mayor se encuentra en el centro de la Plaza del Cuatro de Noviembre, que a su vez se encuentra en el centro de Perugia. La plaza ha acompañado la vida pública de la ciudad en todas las épocas, siendo también eje de muchas funciones institucionales. Está situado entre la Catedral de S. Lorenzo, donde se trasladó la sede episcopal en el siglo X, y el Palacio de los Priores, desde la entrada de la Sala de los Notarios, centro institucional y poder de la ciudad, desde el nacimiento del municipio.

Hoy en día tiene la estructura deseada después de la reestructuración que tuvo lugar entre los siglos XIII y XV, que la vio cada vez más como el centro de la vida de los perusinos, tanto por sus funciones administrativas, tanto para los aspectos de la vida cotidiana.

 

FUENTE MAYOR

En el centro de la Plaza del Cuatro de Noviembre se encuentra uno de los monumentos más representativos de Perugia: la Fuente Mayor.

Construida entre 1254 y 1278, la Fuente Mayor es una de las obras arquitectónicas más valiosas de la época comunal. Esculpida por Nicola y Giovanni Pisano, padre e hijo, con la ayuda de Frà Bevignate y, para la parte hidráulica, Boninsegna Veneziano, la fuente consta de dos pilas poligonales concéntricos, construidos en mármol, y una copa de bronce. Las decoraciones situadas fuera de las pilas evocan la estructura política y cultural de Perugia, celebrando la fundación de la ciudad y el papel que desempeñó en todo el territorio.

La pila inferior tiene un total de veinticuatro lados divididos por bandas de tres columnas. Cada lado tiene un par de bajorrelieves que representan diferentes situaciones y contextos. Comienza con los meses del año representados por un momento de identificación del mes en sí, que es generalmente un comercio agrícola o un contexto específico de un determinado período. Enero, por ejemplo, está simbolizado por dos figuras, una masculina y otra femenina, que se calientan en el fuego.  Febrero se representa con la pesca, mayo desde la caza hasta el halcón y así sucesivamente, hasta diciembre, simbolizado por la matanza del cerdo y el procesamiento de su carne. Los meses del año se alternan con los signos del zodiaco, luego con otros símbolos como el león, el Grifo de Perugia (animal mitológico con cabeza de águila y cuerpo de león), las siete artes liberales (Gramática, Dialéctica, Astronomía, Música, Retórica, Aritmética, Geometría) y la Filosofía. También están representadas dos águilas, Adán y Eva, historias de David y Goliat, Rómulo y Remo y dos fábulas de Esopo (el lobo y el cordero, la grulla y el lobo).

La pila superior, en cambio, no presenta bajorrelieves en los laterales, sino espejos lisos, con la única excepción de una inscripción, que salió a la luz tras las obras de  restauración de 1322. En las esquinas del espejo se han insertado estatuas, veinticuatro en total, atribuibles a Giovanni Pisano. Estas estatuas recuerdan a personalidades influyentes de la historia y la vida cotidiana de Perugia en ese momento. Las figuras representan: San Pedro, la Iglesia Romana, Roma, La Teología, Clérigo de San Lorenzo, San Lorenzo, Ninfa del territorio Chiusino, Perugia, Ninfa del Lago Trasimeno, San Herculano, El Clérigo Traidor, San Benito, San Mauro, El Bautista, Salomón, David, Salomón, Moisés, Mateo de Correggio, el Arcángel Miguel, Euliste (fundador de Perugia), Melquisedec, Ermanno de Sassoferrera, la Victoria.

La visita a la Fortaleza Paolina, o mejor dicho, lo que queda de ella, da inmediatamente a cualquiera la percepción de la grandeza del edificio y la importancia que el mismo pudo haber tenido en sus tiempos y para su uso real.

De hecho, aún hoy se puede ver la majestuosidad del edificio, simplemente cruzándolo desde dentro gracias a un sistema de escaleras, incluso automáticas, construidas en los años 80.

La Fortaleza Paolina fue construida entre 1540 y 1543. La razón por la que el Papa Pablo III decidió construirla no fue la clásica de proteger la ciudad de las incursiones externas, sino la demostración de la fuerza y el poder de un Papa que quería imponerse a los señores, en este caso el de los Baglioni, que en los últimos años habían gestionado la ciudad con demasiada autonomía. Con la construcción de la Fortaleza Paolina se estaba dando una fuerte señal, es decir, que el poder papal sería defendido incluso por los propios ciudadanos si fuera necesario.  Recientemente, de hecho, se ha desencadenado una revuelta popular contra el aumento de los impuestos (el famoso impuesto sobre la sal) por el estado papal, que parecía tener bastantes problemas para administrar el poder en la ciudad.

El proyecto de la fortaleza fue confiado a Antonio di Sangallo, quien realizó los primeros bocetos (conservados en la Galería Uffizi de Florencia) según los que la fortaleza se insertaba perfectamente en el contexto de la ciudad, sin alterar el equilibrio arquitectónico. Desafortunadamente, este proyecto no fue respetado por Pablo III, que decidió imponerse a Baglioni y quiso construir la estructura incluso por encima de sus posesiones, decidiendo también cavar un foso protector en todo el perímetro, una solución que era de gran tensión arquitectónica para la ciudad de la época.

La fortaleza se construyó tomando posesión de un punto estratégico de la ciudad, desde el cual se la podía controlar por completo. La forma dada a la construcción es bastante asimétrica, tanto para necesidades defensivas como estructurales, siendo similar a la forma de un escorpión. Partiendo de las dos murallas de las esquinas de la estructura, que dan a lo que hoy es Plaza de Italia, la fortaleza se desarrolló hacia el valle y se extendió hasta formar un largo pasillo hacia las llamadas «tenazas». Esta ampliación habría facilitado, en momentos de asedio, el abastecimiento de la estructura y la posible huida de los habitantes al campo.

Como se mencionó anteriormente, una vez terminada la construcción, se cavaron zanjas alrededor, para hacer la estructura aún más imponente y amenazante. Esto, junto con otros cambios deseados por Pablo III con respecto al proyecto original, ha tenido un impacto devastador en el tejido urbano circundante. Varios edificios e incluso pueblos enteros fueron arrasados para permitir la finalización de este trabajo (como el pueblo de Santa Giuliana). En total, fueron demolidas veintiséis torres, once iglesias, dos monasterios, parte de la antigua muralla etrusca y unas trescientas casas (la mayoría de las cuales, como se preveía, pertenecían a la familia Baglioni).

La Fortaleza Paolina nunca ha tenido, en los acontecimientos que siguieron, una razón real para su construcción, pero en diversas fuentes se informa de que fue incluida en diversos aspectos de la vida civil. En los años siguientes, hubo una alternancia de intentos de desacreditar y re acreditar la fortaleza.  También hay un intento de reasignar su uso y de encontrarle una finalidad alternativa, pero en realidad nos estamos moviendo cada vez más hacia lo que será un cambio estructural: la demolición de parte del mismo y el relleno de los fosos. La demolición tuvo lugar en tres fases: en 1798 por los franceses, en 1848 y en la década de 1860 con la Unificación de Italia. Hay muchas razones diferentes para esto. En términos generales, se consideraba una estructura antigua, defensiva o de acceso a la ciudad. Posteriormente, los órganos rectores trataron de aumentar su reputación mediante la renovación de edificios y la creación de puestos de trabajo. Hoy en día sólo queda el espolón suroeste, los sótanos y los cuatro cañones de la Sala de la Cañonera.

Actualmente, los espacios de la Fortaleza Paolina se utilizan a menudo para exposiciones y espectáculos varios. En el corazón de la estructura también se han instalado algunas esculturas contemporáneas.

El Pozo Etrusco, o Pozo Sorbello, es sin duda una de las principales obras hidráulicas etruscas conocidas hasta la fecha, como lo declaró también en 1966 el profesor Filippo Magi de la Universidad de Perugia, quien en ese año dirigió una inmersión para descubrir los aspectos del pozo que hasta entonces sólo se había verificado su origen etrusco. Fue gracias al marqués Uguccione, entonces propietario del palacio Sorbello (bajo el cual se encuentra el pozo etrusco), que la universidad pudo acceder al hallazgo para realizar un cuidadoso análisis.

Después de esa primera inmersión, habiendo comprendido la importancia de la obra, se realizaron dos más con gran interés por parte de la comunidad científica hasta 1980. En ese mismo año la familia propietaria del Palacio Sorbello abrió el pozo al público, fomentando las visitas y despertando un gran interés por el bien, destinado con el paso de los años a desempeñar un papel muy importante en el aumento de las llegadas de turistas a la ciudad de Perugia.

El Pozo está situado en el sótano del Palacio Sorbello, de ahí el nombre por el que también se le conoce, Pozo Sorbello. Se encuentra exactamente al lado de Porta Sole, viniendo de Corso Vannucci, cruzando la Plaza del Cuatro de Noviembre y dejando la Catedral a la izquierda, se puede encontrar simplemente caminando por el lado derecho de la carretera.

El Pozo fue construido en el punto más alto de la ciudad, exactamente a 477 m.s.n.m., excavado en un terreno originalmente fluvial-lacustre, donde se asentaban guijarros y arcilla. Tiene una capacidad de 424 metros cúbicos y fue construido alrededor de la segunda mitad del siglo III a.C.  para satisfacer las necesidades de agua de la ciudad, que de hecho experimentó en ese momento la construcción de muchos pozos en todo el territorio (muy similar es el pozo de San Pablo en Todi).

La importancia del pozo, además del indiscutible valor arquitectónico del bien, se debe también a su tamaño, alcanza, de hecho, los 37 metros de profundidad. La estructura es cilíndrica y el cañón alcanza un diámetro de 5,6 metros en el punto más ancho y de 3 metros en el más estrecho.

Los materiales de construcción que se utilizaron son los clásicos de la arquitectura etrusca, la parte superior del pozo fue de hecho cubierta con travertino extraído en el cercano pueblo de Ellera. Las características de los materiales utilizados para su construcción han permitido datar el origen del pozo, ya que son similares a los bloques utilizados para la construcción de las murallas de la ciudad.

Otro elemento que ha contribuido a aumentar su importancia y merecida fama, es la cobertura superior del pozo. Construida con losas transversales de travertino, soportadas por vigas de piedra y empotradas completamente secas, sin el uso de mortero ni tipos especiales de amalgama. El enclavamiento de las vigas forma dos cerchas de unos ochenta quintales cada una. Se cree que la construcción del techo se hizo con la ayuda de andamios, bajando los diversos bloques de piedra y travertino desde arriba.

El pozo ha sufrido muchos cambios e intervenciones estructurales a lo largo de los años. Inicialmente la abertura estaba centrada respecto a la caña, la actual («vèra«) fue construida en la época medieval. La vèra original parece ser de planta cuadrada.

En cuanto a la técnica utilizada para recoger el agua, inicialmente se utilizó el clásico cubo con la cuerda, y luego se utilizó un sistema más moderno de poleas.

El pozo siempre ha sido utilizado a lo largo de los siglos, hasta poco antes de su «redescubrimiento» como un hallazgo de enorme importancia arqueológica.

Hoy en día es administrada por la Fundación Ranieri di Sorbello , a la que fue donada por la familia propietaria del palacio.

El hipogeo de los Volumnios es, sin duda, una de las tumbas etruscas más conocidas y significativas de las que tenemos noticias hoy. El hipogeo de los Volumnios se remonta al período comprendido entre los siglos III y II a.C. Se encuentra en la parte perusina de Ponte San Giovanni, a las afueras de la ciudad, y forma parte de la mayor zona arqueológica de Palazzone, que en su totalidad incluye unas doscientas tumbas, todas etruscas pero no de la misma importancia.

La tumba fue descubierta en 1840 mientras se realizaban excavaciones para construir una nueva calzada. Inmediatamente se comprendió la importancia del descubrimiento, hasta el punto de atraer a los curiosos de los territorios circundantes, pero también, más tarde, del extranjero.

La tumba era propiedad de la familia Velimna, en latín Volumni, y parece haber sido utilizada hasta el siglo I a.C. Se accede bajando una escalera, llamada dromos, que termina con una puerta de piedra con inscripciones sobre la construcción de la estructura. A través de la puerta se accede directamente a la tumba, que consta de diez habitaciones. Comienza con el tablinium, en cuyo centro se disponen siete urnas, seis etruscas y una romana. En el centro se encuentra la más importante, que es la del fundador de la familia Arnth Velimna AulesArunte Volumnio«), un imponente artefacto de travertino, en cuya parte superior está tallada una figura en la que se representa a sí mismo medio extendido. A los lados están representados dos demonios alados («lase«) que protegen la puerta de acceso a Hades. A la derecha hay otras cuatro urnas, pertenecientes al abuelo, al padre y a los hermanos, que representan siempre al difunto tallado y la cabeza de la medusa.

A la izquierda de Arnth fue colocada su hija Veilia, representada sentada, adornada con varias joyas. Cerca se encuentra la urna de Publio Volumnio, que representa un jardín celestial. Esta última es la única de la época romana.

La tumba consta de diez habitaciones en total, un claro signo de las intenciones en el momento de la construcción, es decir, dar cabida a varias generaciones por venir. La sucesión de ciertas situaciones históricas y políticas, sin embargo, no lo permitió.

El techo de la tumba parece reproducir las geometrías de una morada aristocrática, mientras que hay decoraciones funerarias y vestimentas de guerreros.

Justo antes de la entrada principal de la tumba se colocaron una serie de urnas encontradas en la misma necrópolis, en otras tumbas pertenecientes a otras familias. Casi todas ellas fueron construidas en travertino en Perugia. Parece que todas fueron pintadas con escenas de varios tipos: algunas representaban el Grifo, símbolo de Perugia, otras escenas de la mitología griega.

El resto de la necrópolis alberga varias otras tumbas más pequeñas, pero aún así vale la pena visitarlas, aunque ahora está sin urnas, ya que todas ellas se encuentran en la entrada principal de la de los Volumnios.

La Galería Nacional de Umbría es una de las colecciones museísticas más importantes de Italia por la cantidad de obras conservadas y, sobre todo, por la gran calidad de las mismas. Sin duda, sin embargo, es el más completo de la región.

Hoy en día se encuentra en el interior del Palacio de los Priores y contiene una colección de obras que van desde el siglo XIII hasta el XIX.

Los orígenes de la Galería Nacional de Umbría se encuentran en la Academia de Dibujo establecida en el siglo XVI, que experimentó una expansión moderada entre finales del siglo XVIII y principios del XIX, gracias al Imperio Napoleónico primero, pero sobre todo al recién nacido reino de Italia.

Es en efecto en 1863 cuando se considera necesario crear una galería de arte cívico que pueda recoger todas las obras hasta entonces demasiado dispersas por todo el territorio. Esta galería de arte lleva el nombre de Pietro Vannucci, llamado el Perugino (del que también toma su nombre la calle principal de Perugia, en la que se encuentra el Palacio de los Priores).

En 1918, la galería de arte fue nacionalizada y pasó a llamarse «Galería Pietro Vannucci». A partir de ese momento, la colección siguió creciendo hasta convertirse en una de las primeras de Italia.

Las numerosas obras de renovación que han involucrado la mayoría de las salas del Palacio de los Priores, han llevado a la reubicación de la Galería varias veces a lo largo de los años.

La disposición actual del museo se remonta a 2006 y ocupa dos plantas del Palacio de los Priores, con una superficie total de 4000 metros cuadrados. La colección está ahora organizada según un esquema cronológico, y por escuelas, y acoge a artistas como: Gentile Da Fabriano, Beato Angelico, Arnolfo di Cambio, Piero della Francesca. Se presta especial atención a los artistas de la región, como Bartolomeo Caporali, Benedetto Bonfigli, Fiorenzo di Lorenzo, Pietro Vannucci conocido como Il Perugino, Bernardino di Betto conocido como Pinturicchio y sus discípulos.

EL SIGLO XIII

Entre las esculturas más significativas de la época, expuestas en la galería, se encuentra el Cristo Depuesto, 1236, parte de otras figuras que representan la deposición. También hay cinco esculturas de Arnolfo di Cambio, realizadas en mármol de Carrara entre 1278 y 1281, que parecen haber sido destinadas a una fuente situada en el actual Corso Vannucci. En la misma zona hay también dos estufas, esculpidas por los hermanos Pisano y pertenecientes a la Fontana Maggiore, que representan a Roma y a la Loba.

En cuanto a la pintura del siglo XIII, la expresión artística más significativa está representada por el Maestro de San Francisco (nombre derivado de las primeras obras realizadas en la Basílica de San Francisco de Asís). En la Galería Nacional de Umbría se encuentra la gran Cruz de 1272, la Cruz con dos caras, de la misma época, y el Paliotto de 1262. En la misma zona destacan también el retablo del Maestro de Farneto (1290) y el retablo de Vigoroso da Siena, 1291.

EL SIGLO XIV

Estesiglo comienza con la Virgen y el Niño, fechada en 1304, perteneciente a Duccio di Buoninsegna. Entre otros, hay que mencionarlos paneles de dos caras con S. Pablo – S. Lorenzo y S. Pedro Apóstol y S. Ercolano, este último, mientras que parece apoyar a la ciudad de Perugia. Entre los seguidores de Giotto se encuentran Marino da Perugia, con la Virgen y Niño con los Santos, de 1317, Puccio Capanna y Giovanni di Bonino con, respectivamente, la Virgen en el Trono con el Niño y la Crucifixión, de aproximadamente 1340, y la vidriera con la Crucifixión, de más o menos 1345.

La segunda mitad de este siglo también se caracteriza por una fuerte presencia de la escuela sienesa, a la que está dedicada una sección donde se pueden encontrar, por ejemplo, el Políptico de Forsivo de Luca Tommé de 1370, la Virgen con el Niño y Santos de Bartolo di Fredi y la pequeña crucifixión de Nicolò di Buonaccorso.

EL SIGLO XV

En representación de este período, la Galería también dedica un espacio a la influencia del gótico internacional con el políptico de Pietralunga de Ottaviano Nelli de 1404, la Virgen y el Niño con Ángeles también de 1404, de Gentile da Fabriano, fresco de la Crucifixión, de Jacopo Salimbeni de más o menos 1420.

Para representar la tercera y cuarta década, dados los continuos cambios en las tendencias del Renacimiento, están la Virgen con el Niño y los Santos de 1439 de Pietro di Nicola Baroni, el políptico de Santa Giuliana, 1438, de Domenico di Bartolo.

La escuela florentina también está ampliamente representada, por ejemplo con el políptico de Santo Domingo fechado en 1447 por el Beato Angélico, en cuya estela se inspiraron muchos otros pintores, como Benozzo Gozzoli, con el retablo de la Nueva Sabiduría de 1456. El políptico de San Antonio  pintado entre 1455 y 1468 por  Piero della Francescatambién merece una visita.

RENACIMIENTO EN PERUGIA

Cuando hablamos del Renacimiento en Perugia podemos hablar fácilmente de una «escuela». De hecho, hay muchas figuras que han contribuido al patrimonio característico de esta corriente y muchas de sus obras se conservan en la Galería Nacional de Umbría:

Bonfigli Benedetto es el primer pintor renacentista de Perugia, entre sus obras se encuentran la Virgen con el Niño y los ángeles músicos, del año 1450, la Anunciación y Santa Lucía, que data del año 1450-53, el estandarte de San Bernardino, 1464. También está presente la serie de frescos Historias de San Ludovico de Tolosa.

Bartolomeo Caporali , cuyas obras incluyen la Virgen con el Niño y los Ángeles, de 1465, el tríptico de la cofradía de la justicia, del 1475, y la adoración de los pastores, de 1478-79.

Fiorenzo Di Lorenzo del cual se conservan las obras San Sebastián, de 1475-79, el nicho de S. Francisco en el prado, de 1487, el políptico de Silvestrini, de 1493,

Perusino es sin duda una de las expresiones más importantes de la pintura de Umbría. Pietro Vannucci se formó en los primeros años en Perugia, luego continuó sus estudios en Florencia, formándose junto con Piero della Francesca y Verrocchio, más adelante. Después de realizar algunas obras en Perugia, algunas en el Palacio de los Priores, adquirió cierta fama que le permitió ser contratado por el Papa para algunas obras, entre ellas la Capilla Sixtina (entrega de las llaves, 1481), hasta convertirse en el pintor más influyente de finales del siglo XV. Muchas de sus obras se conservan en la Galería, entre las cuales las más valiosas son: San Bernardino que cura de una úlcera a la hija de Giovanni Antonio Petrazio da Rieti, fechada en 1473 (parte de las ocho tablillas para componer el nicho de San Bernardino), Virgen de la hermandad de la Consolación, de 1496-98, el Cristo Muerto, de 1495, el retablo de los Tezi, 1500, La Bandera de la Justicia, 1501, el políptico de San Agustín.

Pinturicchio: nació en Perugia en 1454 y murió en Siena en 1513. Fue influenciado por muchos maestros perusinos, especialmente por Bartolomeo Caporali. A lo largo de los años fue alumno y colaborador asiduo de Perugino, que ayudó en algunas de las obras más famosas, incluyendo las tablillas del nicho de S. Bernardino y otras en la Capilla Sixtina. Trabajó en muchas ocasiones en Roma, incluso para el Papa, donde se hizo famoso por la elegancia de sus decoraciones y su trabajo en general. En el interior de la Galería Nacional de Umbría se conserva el retablo de S. María de los fosos, 1495-96, una de las obras que más representa la escuela perusina. Se caracteriza por un extraordinario trabajo técnico y atención al detalle.

SIGLO XVI

Hay varias obras que representan este período, cuyos autores son principalmente de fuera de Perugia, gracias al poder renovado de la Iglesia que comienza a encargar muchas obras.  Por ejemplo, es posible visitar el fresco «Historias de Braccio Fortebraccio da Montone», pintado por Lattanzio Pagani y Tommaso Bernabei en 1545-48. Entre los pintores locales, por otro lado, se cuenta con Orazio Alfani y su Sagrada Familia y El Descanso en la Huida de Egipto, del 1560 aproximadamente. Entre otros, cabe destacar el Nacimiento de la Virgen, de 1561, pintado por  Dono Doni, de Asís. También hay obras de pintores flamencos, la más importante de las cuales es la deHendrick van den Broeck: la Adoración de los Reyes Magos, de 1563; y la Crucifixión, de 1565.

También son importantes la Sagrada Familia con el Bautista, 1573, pintada por Raffaellino del Colle, y la Adoración de los Pastores por Marcello Venusti.

SIGLOS XVII y XVIII

El máximo exponente del siglo XVII en la galería es definitivamente Ventura Salimbeni, con laVirgen y el Niño y S. Juan, niño, de 1606-1608. Se expone Orazio Gentileschi, con Santa Cecilia tocando la espineta y un ángel, 1615, y Valentín de Boulogne, con Samaritana en el pozo, 1622, ambos de la corriente del caravaggismo.

Incluso el período del siglo XVIII ofrece interesantes obras de arte. La Visión de San Bernardo, por ejemplo, pintada por Giovanni Odazzi en 1720, es una de ellas. También hay otras obras que llegaron de Roma, como La Familia de la Virgen, de Francesco Mancini que data de 1732, Comunión dela Magdalena, Sebastian Conca 1738, y S. Ambrosio absolviendo al Emperador Teodosio, de Pierre Subleyras de 1745.

Para completar las grandes colecciones de pinturas y esculturas, en la Galería Nacional de Umbría hay numerosas colecciones, como una colección muy grande de manteles de Perugia, que pasó de mano en mano entre los coleccionistas privados y al final fue adquirida por el Estado y expuesta en la galería. También hay exposiciones de objetos de orfebrería, en su mayoría de los museos cívicos de Perugia, recogidos desde 1863 sin indicar su origen, por lo que hoy en día es difícil reconstruir con precisión su historia.

Otras colecciones proceden de la sacristía de la iglesia de S. Domingo, inventariadas en el siglo XV como testimonio de la labor de los artesanos locales.

El Museo Arqueológico Nacional de Umbría, abreviado M.A.N.U., se encuentra en el complejo de S. Domingo, un antiguo convento que después de haber sido utilizado como cuartel militar durante las dominaciones napoleónicas, pasó al estado con la unificación de Italia y se convirtió, de hecho, en la sede del museo en 1948.

El museo fue creado gracias a la decisión de reunir en un solo museo el patrimonio de los diferentes museos municipales dispersos por Perugia, incluidos los de algunas colecciones privadas, que actualmente es uno de los más ricos en calidad y cantidad de artefactos etruscos y romanos.

El trazado actual se remonta a 2009 y sigue un orden cronológico, desde la prehistoria hasta la época romana. Un recorrido intercalado con salas temáticas o contextuales, como la reconstrucción de la Tumba de los Cai Cutu en una sala subterránea situada en el claustro del convento. Esta se encontró inviolada en 1983 y contenía unas cincuenta urnas de estilo típico perusino, además de un sarcófago de arenisca en el que se encontraron los restos de un inhumado (la inhumación era una práctica común en la era arcaica, que luego fue sustituida por la incineración en la era helenística). Todas las urnas tienen la inscripción con el nombre del difunto y pertenecen a la misma familia, la de los Cai Cutu.

Continuando la ruta, a lo largo de las paredes del claustro del convento se han colocado varios hallazgos de algunas  necrópolis perusinas además de otras piezas de la época romana y epígrafes para ilustrar el renacimiento de Perugia (Perusia Restituta) tras la intervención de Octavio tras la batalla ganada a Lucio Antonio.

En una sala cercana a la escalera se han colocado algunas esculturas romanas, entre ellas un Telamón de mármol de la presunta época imperial.

Subiendo las escaleras, se pueden ver las diferentes urnas en travertino que datan del período comprendido entre los siglos III y I a.C., que representan escenas de la cultura griega, y también de la necrópolis perusina. En la misma planta se encuentra el otro espacio expositivo, dedicado a la Tumba de los Cacni (siglos III-II a.C.). Fue encontrada en 2003 por la policía (Comando de Protección Cultural de Roma) en la localidad de Elce, justo a lo largo de la importante carretera que unía Perugia con Cortona y Chiusi. La tumba contenía el sarcófago, las urnas y el ajuar funerario. Las urnas son de travertino y representan el estilo típico de la necrópolis de Perugia de la época. Llevan numerosas decoraciones, especialmente en relación con el mundo de la mitología griega.

En la misma planta de la estructura se exhiben también colecciones numismáticas y amuletos (de la colección privada Bellucci).

El verdadero recorrido del Museo Arqueológico Nacional de Umbría comienza con una sección prehistórica que, gracias al apoyo de interacciones multimedia, que incluye varias imágenes, reconstruye el camino de los orígenes del hombre hasta la desaparición del Homo sapiens. A continuación, procedemos, en orden cronológico, hasta llegar a los espacios dedicados a los umbros y etruscos, que están divididos dedicando respectivamente un ala a cada uno y tratando de comparar las dos civilizaciones para que también podamos captar las similitudes que poseían.

Procedemos con una sección dedicada a la necrópolis perusina, con piezas de alto valor (como el sarcófago de Sperandio). El recorrido continúa en el corredor adyacente que reconstruye la historia de Perugia desdela época vilanoviana (de Villanova di Catenaso) hasta la época romana.

Por último, una sala está dedicada al famoso Cipo de Perugia. Esto fue encontrado en 1822 en el collado de San Marcos.

El M.A.N.U.  es sin duda una de las atracciones turísticas y culturales más populares de toda la oferta de la ciudad, con un público que siempre está extasiado y sorprendido, a menudo incluso por la baja participación.

Saliendo de Corso Vannucci, bajando la escalera de San Herculano, que conduce a la iglesia del mismo nombre, y continuando recto, se entra en una de las calles más características de Perugia, Corso Cavour. Aunque es una de las calles más importantes del casco antiguo, conserva las características del típico callejón de los pueblos. A mitad de camino, te sorprenderá la fachada de lo que se conoce como «el edificio religioso más grande de toda Umbría». La Basílica de Santo Domingo se alza en la Plaza Giordano Bruno, también casi escondida y decorada con un brocal de un pozo de 1442.

De acuerdo con los acontecimientos de la ciudad, también la Basílica de Santo Domingo puede presumir de una historia turbulenta. La primera versión fue construida en 1304, en estilo gótico, justo al lado de una primera iglesia erigida por los dominicos entre 1230 y 1260 en un lugar ya muy famoso en Perugia en ese momento debido a su cercanía a la iglesia de S. Esteban del Castellare, también sede de reuniones de alto impacto político de la ciudad. El edificio, debido a graves daños estructurales, sufrió en 1614 un importante revés con el colapso casi total de las naves y tuvo que ser reconstruido casi en su totalidad de lo que hoyse puede ver.

Una doble escalera descansa sobre la majestuosa fachada y conduce a la puerta principal, construida en 1596. Entrarás con un sentido de desnudez decorativa, sobre todo teniendo en cuenta que esta iglesia fue alguna vez muy rica en obras de arte, casi todas requisadas por el reino napoleónico en su corto período de gobierno o propiedad del Estado en la época posterior a la unificación de Italia. Sin embargo, si se mira ligeramente hacia arriba, inmediatamente te verás atrapado por la magnificencia de la vidriera que decora la parte inferior del ábside. Tiene 23 metros de altura y fue pintada en 1411 por Bartolomeo di Pietro y Mariotto di Nardo. Junto con la Catedral de Milán, es la más grande de Italia y una de las más altos de Europa. Eltamaño es  inusual para las iglesias italianas que por lo general no necesitan recoger demasiada luz, de hecho, los arquitectos suelen preferir ventanas más pequeñas, sólo para limitar el acceso al calor.

La estructura se divide en tres naves que forman la clásica cruz latina, con el gran crucero final y el majestuoso presbiterio. Caminando por la nave derecha, las pinturas de Giuseppe Laudati en la segunda capilla dedicada a S.Rosa da Limason ciertamente dignas de mención, mientras que más allá de la tercera capilla dedicada a San Pío V, llegamos a la cuarta, remanente del antiguo edificio, dedicada a la Virgen del Voto y decorado por Agostino Duccio en 1459. Continuando llegamos al transepto que, en la crucería de la derecha tiene numerosos restos de frescos en el interior de las dos capillas y en el fondo del monumento de Benedetto XI, una obra de refinada belleza y maestría, precisamente la figura del papa muerto en Perugia en 1204, atribuida a Lorenzo Maitani, sostenido por un pedestal, sostenido a su vez por el sarcófago que alberga el cuerpo del difunto.

Continuando hacia el centro se llega al presbiterio, donde descansa el altar mayor diseñado por Pietro Carattoli. Mirando hacia el ábside, justo debajo de la magnífica vidriera, el coro de madera de Crispolto da Bettonase desarrolla a lo largo de tres lados. En dirección a la travesía de la izquierda se llega al altar sobre el que se encuentra El Pentecostés, un cuadro de la hermana Plautilla Nelli, de 1554. Aún más alto está el gran órgano dorado, de Sallustio da Lucignano y Luca Neri da Leonessa, construido en 1660. Continuando hacia la nave izquierda, en dirección a la salida, la primera capilla que se encuentra está dedicada a Santa Catalina y conserva restos de frescos pertenecientes a la primera iglesia, atribuida a Benedetto Bindo, de 1415. Continuando hacia la salida, a la derecha, se encuentra la Virgen del Rosario entre Santo Domingo y Santa Catalina, pintado por Giovanni Lanfranco en 1647, en la cuarta capilla, y el estandarte colocado sobre el altar de Giannicola di Paolo, de 1494, en la tercera capilla.

Justo al final de la Plaza del Cuatro de Noviembre, se encuentra la majestuosa Catedral de Perugia dedicada a San Lorenzo y el Museo Capitular, a pocos metros de la fuente y frente a la fachada del Palacio de los Priores. Viniendo de la calle Corso Vannucci, desde la mitad de la calle se empieza a ver el imponente lado de la catedral, justo encima de la llamada «escalera del centro«.

La estructura actual es el resultado de un profundo proyecto de renovación de un primer edificio, situado en el mismo lugar, pero que casi se cambió completamente. La antigua iglesia data del año 930d.C., pero el proyecto que la ha refundado completamente data del siglo XIV, bajo la dirección de Fray Bevignate, gracias a la cual se iniciaron las obras en 1345, hasta la finalización de 1490.

La catedral no está orientada hacia la entrada principal de la Plaza del Cuatro de Noviembre, sino hacia la Plaza Dante. Desde la primera plaza se puede ver el lado de la iglesia, de gran impacto, pero cuyas decoraciones nunca fueron terminadas. Si lo observamos mirando hacia Corso Vannucci, en la parte inferior izquierda, salta a sus ojos la hermosa «Loggia di Braccio«, construida por el propio Braccio da Montone en 1423, situada inicialmente en el Palacio del Podestà , incendiado en 1534. Moviendo la mirada hacia la derecha, se encuentra, por orden, una estatua de bronce del Papa Julio III, esculpida por Vincenzo Danti en 1555, a la que el pueblo de Perugia agradeció por haber devuelto el poder judicial inicialmente suprimido por Pablo III. Continuando se puede ver la hermosa puerta lateral, construida en travertino por Ippolito Scalza y diseñada por Galeazzo Alessi en 1568. A la derecha se encuentra el llamado «Púlpito de San Bernardino» desde el que predicaba el santo en 1425.

La fachada principal situada en la Plaza Dante, también sin terminar, resulta bastante desnuda, el único elemento de decoración es la portada tallada por Pietro Carattoli en 1729.

El interior de la iglesia da inmediatamente la impresión de amplitud y luminosidad. La elección arquitectónica se inspira en las iglesias de salón del norte de Europa, es decir, en la construcción de tres naves de igual altura. Los frescos de las bóvedas datan de la segunda mitad del siglo XVIII y se remontan a Pietro Carattoli, Francesco Appiani, Vincenzo Monotti, Marcello Leopardi, Domenico Sergardi, Carlo Spiridione Mariotti.

En el interior de la iglesia, en cada una de las naves, incluidas las capillas cuyos accesos se encuentran a los lados, hay un gran volumen de obras de arte, pinturas, frescos, mostradores de madera y alzados de mármol, todo ello entre los años 1500 y finales del siglo XIX.

Destacan en la nave, sin duda, un cuadro sobre lienzo que representa a la Virgen en Gloria con el Niño y los santos Domingo, Herculano, Costano, Lorenzo, Agustín y Francisco, y una vidriera que representa el martirio de S. Lorenzo, de Ludovico Caselli. Inmediatamente al lado de la entrada principal se encuentra la tumba del obispo Giovanni Antonio Baglioni, esculpida por Urbano da Cortona, con la figura del obispo acostado.

En la nave de la derecha, en cambio, se puede ver la capilla de la S. Bernardino y la deposición de la cruz, pintada por Federico B.arocci en 1567-69. También hay un mostrador de madera de Jacopo di Antonio Fiorentino y Ercole di Tommaso del Riccio, de 1565-67. A continuación se encuentra la entrada a la Capilla del Baptisterio, que alberga una importante fachada de mármol de Pietro Paolo di Andrea da Como (1479), cuya concavidad está pintada al fresco con el Bautismo de Jesús, de Domenico Bruschi (1876).

En la nave de la izquierda, en el quinto cuerpo, el retablo de la piedad: el Cristo, la Virgen, San Juan, el Eterno y los ángeles, de Agostino di Duccio (1474). Volviendo hacia la entrada se encuentra el altar del estandarte, con un estandarte de Berto di Giovanni (1526), que representa a María implorando a Jesús que ponga fin a la plaga.

En el presbiterio se puede ver a los lados dos estatuas de San Lorenzo y San Herculano, sostenidas por ambones. En el centro, en cambio, se encuentra el altar mayor, de Francesco Caselli, en cuyo interior se encierra el sarcófago con las reliquias de San Herculano.

Pasando por la Sacristía, desde la capilla a la derecha del presbiterio, se accede a las demás dependencias de la rectoría o casa parroquial, dispuestas en torno a dos claustros. Desde el lado sur del primero se accede al Museo Capitular.

MUSEO CAPITULAR

Fue fundado en 1923 gracias a la ayuda de Umberto Gnoli, historiador del arte que catalogó y arregló los hallazgos de la catedral o de otras diócesis cercanas.

El diseño ha sido revisado y la exposición se ha vuelto a visitar hace relativamente poco. De hecho, en el año 2000, con motivo del Jubileo, la colección se aumentó con la llegada de nuevos materiales y la exposición se amplió a nuevos espacios, uno de los senderos arqueológicos que conservan los restos etruscos y romanos de la acrópolis de la ciudad.

La colección artística incluye una serie de pinturas importantes, incluyendo la Piedad de Bartolomeo Caporali (1486), la Virgen entre los santos Juan Bautista y evangelista de Meo da Siena, pero sobre todo hay que destacar el retablo de S. Onofre, de Luca Signorelli. Las esculturas incluyen la Cabeza del Diácono de Arnolfo di Cambio y el Altar de la Piedad de Agostino di Duccio.

Quizás el testimonio más bello y majestuoso de la pertenencia de Perugia a la antigua civilización etrusca sea el arco etrusco, también conocido como Arco de Augusto (o Puerta Tezia, puerta septentrional, puerta Pulchra, puerta de Via Vecchia, etc.). Sus orígenes se remontan al siglo III a.C., construido a lo largo del perímetro de la antigua muralla etrusca, fue la puerta de entrada más importante.

El material utilizado para su realización es el típico de los edificios etruscos, es decir, el travertino, extraído de la cantera de S. Sabina. El montaje de los cubos se hacía sin la ayuda de mortero. El arco se coloca en el centro de dos torres trapezoidales con las mismas técnicas.

Es sin duda la más antigua de todas las puertas de Perugia y no ha sido objeto de muchos cambios a lo largo de los siglos, a excepción de una logia renacentista situada sobre la torre de la izquierda y una fuente construida en el siglo XVII, a los pies de la misma torre.

El nombre con el que también se conoce la obra, es decir, Arco Augusto, tiene su origen en un acontecimiento que vio al protagonista del emperador Octavio Augusto en el año 40 a.C. Este último, de hecho, en un intento de expulsar a Lucio Antonio, hermano de Marco Antonio con quien Octavio estaba en guerra para conquistar el poder de Roma, devastó y quemó Perugia, en uno de los mayores asedios de la antigüedad sufridos por la ciudad. Octavio, sin embargo, inmediatamente tomó posesión de ella y se ocupó de su reurbanización, dando una nueva vida social y arquitectónica a Perugia, llamándola «Augusta Perusia«, inscripción aún visible en el doble círculo de sillares del arco. Una reciente restauración por parte del municipio de Perugia ha sacado a la luz recientemente una pintura roja hasta entonces desconocida con la que se coloreó la inscripción, probablemente para que pudiera leerse incluso desde lejos.

En el arco, sin embargo, hay otra inscripción, en el marco justo encima del arco, que dice «Colonia Vibia«, colocada por el emperador romano de origen peruano, Gayo Vibio Treboniano Galo (nacido en Monte Vibiano Vecchio, en el municipio de Marsciano, emperador de 251 a 253 d.C.) con quien declaró a Perugia colonia romana.

El Arco Etrusco está situado en la Plaza Fortebraccio, cerca del Palazzo Antinori-Gallenga Stuart y a través de él se puede acceder al centro histórico desde Via Ulisse Rocchi, que, si se sigue, conduce directamente a la Piazza Danti donde se domina el lado principal de la catedral de San Lorenzo.

¿Ya has visitado la ciudad y tal vez quieres dar un paseo por un camino «menos convencional»? Pues bien, baja por la Piazza IV Novembre hasta la pintoresca Via della Maestà delle Volte, al final camina un poco más y gira en Via Baldeschi. Inmediatamente a su izquierda encontrará una escalera cuesta abajo. Bajándola se puede ver que a un lado la carretera se divide, formando una elevación peatonal protegida por barandillas laterales bajas. La ruta se desarrolla de forma independiente, mezclando callejones y casas. Empieza a caminar por ella y piérdete entre las magníficas vistas y techos que esta calle peatonal te mostrará. Estarás más alto que el nivel de la ciudad. Te encontrarás sobre lo que casi mil años antes fue construido con el objetivo de llevar agua al centro de Perugia, que de hecho se encuentra por encima del acueducto medieval.

Construido en 1254 con el fin de satisfacer las necesidades de agua de la ciudad que gracias a la expansión urbana y demográfica que la caracterizó en aquellos años, crecía rápidamente, el acueducto tiene una longitud de unos 4 km y se hizo a partir del monte Pacciano, gracias a la riqueza de fuentes en su territorio.

Al igual que gran parte de la historia de Perugia, y sus monumentos más grandes, también la historia de la construcción del acueducto es bastante movida. La fecha de inicio de las obras fue el año 1254, pero no se tardó mucho en registrar la primera parada de la construcción. Quizás esto se debiese a la muerte del arquitecto a cargo o simplemente al hecho de que llevar el agua a la cima de la ciudad de Perugia fuese un reto demasiado difícil. Es un hecho que la construcción no se reanudó hasta 1276, con Boninsegna encargado por Fray Bevignate. Parece que fue el único que aceptó ese «reto», pero no defraudó las expectativas que se depositaron en él. No fue facil conseguir que el agua subiera cuesta arriba, pero Boninsegna lo consiguió gracias a un ingenioso sistema de conexión de embarcaciones y un sistema de tuberías de plomo. El tamaño y la importancia de la obra quería celebrarse con otro monumento que hiciera honor al «sistema de agua», destacando la actividad y el dinamismo. De hecho, la Fuente Mayor fue construida al mismo tiempo, de donde, en 1278, brotó por primera vez el agua del Monte Pacciano.

Hoy en día el Acueducto Medieval de Perugia está bien conservado y algunos de sus tramos se pueden recorrer en el centro histórico. Desafortunadamente, sin embargo, el exterior ha caído en el abandono y se ha djado que se convierta en una simple ruina.

La Basílica de San Pedro, antigua catedral de Perugia, ofrece una exposición de obras de arte que en la ciudad solo es superada por la Galería Nacional de Umbría.

Bajando desde el centro histórico, pasando por la escalera y la iglesia de San Herculano, cruzando la pintoresca calle de Corso Cavour, ahora repleta de restaurantes y locales de diversa índole, tienes que pasar por la puerta de San Pedro, que marca la entrada al Borgo XX Giugno. Al final de la calle, en posición elevada a la izquierda, te encontrarás frente a la Basílica de San Pedro. El edificio forma parte de un complejo benedictino fundado en el año 966 por Pietro Vincioli sobre los restos de una antigua iglesia cristiana, que parece ser la antigua catedral Perugina. Todo el edificio fue construido en una antigua zona etrusco-romana.

Al final del patio de entrada, la Basílica de San Pedro se presenta con una figura poderosa pero esbelta, gracias también al campanario que se alza majestuosamente sobre Perugia con ventanas ajimezadas de estilo gótico y una cúspide puntiaguda.

Ahora puedes bajar la mirada, seguir el perfil regular del patio hasta su lado izquierdo, donde encontrarás la puerta de entrada a la basílica, una obra del siglo XVI decorada por Giannicola di Paolo con la Virgen y los dos Ángeles.

El acceso al interior será un pasaje que te dejará sin aliento por un momento. Prepárate para la belleza que esta iglesia te mostrará. La inmensa riqueza de las obras de arte te deslumbrará: lienzos, tallados de madera, mármoles, decoraciones en arcos y columnas. Una serie de imágenes que te dejarán sin palabras por un momento. El conjunto da inmediatamente al visitante un efecto de colores oscuros, pero de líneas muy profundas y nítidas. Siempre suntuosos y fascinantes, pero oscuros como para devolver la austeridad a ese lugar que, ante todo, es un edificio de culto religioso.

La estructura se compone de tres naves. La nave central  es más alta y destaca sobre las dos naves laterales, de menor altura y anchura.

Antes de dar un paso adelante, levanta la mirada y fíjate en el techo de madera, decorado con casetones por Benedetto di Giovanni di Pierantonio. En los muros que marcan la elevación de la nave, entre las columnas y el techo, se encuentran una serie de lienzos que representan escenas de la vida de Cristo de Antonio Vassilacchi, conocido como l’Aliense que data de entre 1592 y 1594.

Las dos naves también son ricas en pinturas de diferentes autores, entre los siglos XV y XVII de la escuela toscana y perusina, incluyendo: Eusebio da San Giorgio, Orazio Alfani, Giacinto Gimignani, Cesare Sermei, Ventura Salimbeni y otros.

En la parte inferior derecha se encuentra la sacristía, construida en 1451 y decorada con bellos motivos, como por ejemplo la bóveda pintada al fresco con Historias del Antiguo Testamento de Scilla Pecennini. Entre las muchas obras cabe destacar el suelo de mayólica de Giacomo Mancini da Deruta y los cinco cuadros del Perugino tomados de una de sus grandes obras «La Ascensión de Cristo», una de las muchas retiradas durante el dominio napoleónico y  que hoy se encuentra en Lyon, en el museo de las Bellas Artes.

Continuando a lo largo de la basílica llegamos al presbiterio con sus ojivas góticas, decoradas por Giovanni Fiammingo; con «escenas de cosecha y vendimia» de 1592, por Scilla Pecennini y Pietro d’Alessandro; con «Virtudes teológicas y cardenales«, del 1594 y otros autores de finales del siglo XVI. La estructura actual fue reconstruida después de la demolición, aproximadamente en el siglo XIV, a partir del ábside semicircular anterior para ampliar la sala y colocar dos grandes órganos y el coro, este último construido y finamente tallado en 1520 por Bernardino Antonibi y Nicola di Stefano de Bolonia. En el centro de la sala se encuentra el altar mayor, construido con mármoles preciosos por Valentino Martelli entre finales del siglo XVI y principios del XVII que contiene la tumba del mismo San Pedro Vincioli.

Entre las corporaciones existentes en Perugia había algunas de gran prestigio y que, con el paso de los años, habían adquirido un enorme poder. Una de ellas fue definitivamente el Arte del Cambio. Fue tan influyente que este arte logró ganar el prestigioso asiento dentro del Palacio de los Priores, construido entre 1452 y 1457. La ocupación oficial era la de los mercados de divisas, pero en realidad desempeñaba la función de supervisar los distintos mercados de dinero y, en caso de desacuerdo, el Noble Colegio podía expresar su opinión y juzgar por lo que pudiera ser de su competencia, actuando así como tribunal en todos los aspectos.

La entrada a las salas se realiza por la Sala de los Legisladores, llamada así porque el Noble Colegio del Cambio decidió alquilarla al Colegio de Legisladores. En su interior se pueden admirar las magníficas decoraciones de madera confiadas a Giampiero Zuccari y terminadas en 1621.

Luego pasamos a la sala de audiencias, la verdadera sede del Noble Colegio del Cambio, que toma su nombre del hecho de que sus miembros, al poder expresar opiniones sobre cuestiones relacionadas con el cambio de moneda, eran llamados «auditores» y desempeñaban su labor en esta sala.

La decoración interior fue confiada a varios artistas, entre los cuales el más importante es sin duda es Perugino, que se encargó de la parte pictórica creando uno de los más bellos testimonios del Renacimiento italiano. El mobiliario y la decoración de las habitaciones fueron confiados a Domenico del Tasso, quien, entre otras cosas, creó el mostrador de madera y los carteles, mientras que una estatua de terracota dorada fue encargada por Benedetto da Maiano.

La entrada a las habitaciones descritas anteriormente es desde el Palacio de los Priores, en la calle Corso Vannucci, antes del comienzo de Via Boncambi.

La Sala de los Notarios se llama así porque el Arte de los Notarios de Perugia hizo de ella su sede oficial en 1582. Antes de esta fecha se le conocía como el Salón del Pueblo, porque estaba destinado principalmente a las asambleas populares.

Hasta la fecha, el uso que se hace de ella es principalmente artístico-congresivo. Acoge encuentros y convenciones, pero también eventos artísticos, teatrales o musicales.

Apenas se cruza el umbral, no se puede evitar la fascinación por la belleza que desprende la arquitectura de la sala, quizás por los numerosos arcos de medio punto, precisamente ocho en total, o por el hecho de que estén totalmente decorados con pinturas.

De los frescos originales que datan de 1200 o 1300, desafortunadamente quedan pocos restos, pero la preciosa y elegante elaboración, probablemente atribuible al llamado Maestro de Farneto, todavía es claramente visible. Los frescos antiguos fueron integrados en muchos lugares por Matteo Tassi en 1885, en otros, el artista se ocupó enteramente de la decoración pictórica.

Las paredes que rodean la sala muestran principalmente historias y leyendas, con escudos pertenecientes a las diferentes oficinas de la ciudad, incluyendo el podestà, el capitán del pueblo e incluso el de Braccio di Fortebraccio.

La entrada a la Sala de los Notarios  está situada en la fachada del Palacio de los Priores, frente a la Plaza del Cuatro de Noviembre, frente a la Catedral de San Lorenzo.

Entre las artes más prestigiosas de Perugia, la más importante fue el arte de la mercancía, cuyos representantes se reunieron en el Noble Colegio de la Mercancía.

Su constitución se remonta a 1218, durante el período de la plena independencia municipal. El Noble Colegio de la Mercancía fue creado en respuesta a la necesidad de representar una de las profesiones más importantes de la ciudad. Poco a poco vio aumentar su importancia e influencia hasta tal punto que, en 1279, pudo designar a los dos primeros de los diez ciudadanos priores. Entre las otras funciones de control importantes que el Colegio pudo obtener se encuentran: la recaudación del juramento de los oficiales, la garantía al capitán y la moderación dela recaudación de impuestos.

Hasta la fecha se han conservado los estatutos de 1323, 1356 y 1599. Los estatutos regulaban un código que consistía en una serie de normas para regular el comercio: el ius mercatorum. Este documento servía para regular los requisitos de admisión y la conducta de los negocios, la competencia, los pesos y medidas, los métodos de venta, los modos y las consecuencias de la quiebra, la certificación, el empleo y la jurisdicción comercial. Además, también se conservan las matrículas de los mismos años, que se utilizaron para registrar los nombres de los miembros del colegio.

Más tarde, el carácter de representación del Colegio se perdió, hasta la modificación del estatuto en 1670, a causa de un cambio en la vida política de la ciudad y, sobre todo, de la victoria del partido noble apoyado por Braccio di Fortebraccio. A partir de ese momento, el proceso de burguesía del órgano se completó, perdiendo de hecho todo rasgo popular o democrático entre los artesanos, dejando la participación exclusiva a las clases nobles.

Durante el periodo napoleónico se suprimió la función de la institución, pero el Colegio permaneció vivo manteniendo rasgos aristocráticos hasta 1983.

La sala que albergaba el Colegio, también llamada Sala de las Audiencias, fue decorada en la primera mitad del siglo XV con paneles de madera, pino y nogal, probablemente tallados por maestros del norte de Europa. En la parte inferior, a lo largo de tres de los cuatro lados de la sala se encuentra un asiento de marquetería. En una parte de la pared derecha se aprecia una obra más articulada, destacando el Grifo Perusino, en un rosetón en la parte superior, y los elegantes arcos en la parte inferior que dan asiento a dos órdenes de los cónsules de la Mercancía. Justo enfrente hay un mostrador tallado por Costanzo di Mattiolo en 1462. Al final de la sala se puede ver un cofre medieval.

La entrada a las habitaciones puede ser desde la parte de Palacio de los Priores que domina la calle Corso Vannucci.

El Palacio de la Universidad Vieja está situado en el lado este de la Plaza Matteotti, antiguamente llamada Plaza Sopramuro, junto al Palacio del Capitán del Pueblo.

Se construyó por proyecto de Gasperino di Antonio y Bartolomeo Mattioli da Torgiano en el siglo XV, e inicialmente albergaba al cliente en la planta baja, es decir, el hospital de Santa María de la Misericordia, cuyo monograma sostenido por dos Grifos está tallado sobre la puerta que da a la plaza.

La primera planta fue construida a instancias del Papa Sixto IV, que lo asignó a la sede del Studium Generale Civitatis Perusii, es decir, a la Universidad de Perugia, fundada originalmente en 1266, segunda sólo por haber nacido en Bolonia. Esta fue su sede hasta 1811.

La parte más extrema del Palacio de la Universidad Vieja albergó el Monte de Piedad, el primero en Italia, en 1462.

Nunca se terminó completamente, como se puede ver en la fachada, pero aún conserva valiosas decoraciones, como las ventanas en forma de cruz del primer piso, cuyos arquitrabes se enriquecen con algunos versículos tallados del Evangelio de San Mateo. La puerta de entrada también es muy bonita, bajo la atenta mirada de los numerosos Grifos perusinos.

El Palazzo Antinori Gallenga Stuart, más conocido como Palacio Gallenga, es ahora la sede de la prestigiosa Universidad de Extranjeros de Perugia.

En cualquier lugar de la ciudad, el Palacio Gallenga genera una agradable sensación de asombro a la vista. Con su arquitectura de estilo barroco tardío, adquiere un estilo elegante, esbelto y brillante que nunca resulta trivial. La fachada principal da a plaza Grimana y se presenta en tres niveles, todos decorados con gran detalle. El material utilizado es el ladrillo, la parte delantera central fue construida con travertino, también utilizado para decorar la parte superior de los marcos de las ventanas. En el centro hay un magnífico portal, a cuyos lados hay cuatro columnas dóricas que también sostienen un balcón que se encuentra a la altura del nivel superior.

Se construyó por encargo de Giuseppe Antinori en 1737, en el marco de un proyecto del arquitecto Francesco Bianchi. La obra fue completada por el hijo de Giuseppe, Girolamo, que llamó al arquitecto Pietro Carattoli.

La familia Antinori vivió en el palacio hasta 1855, y luego lo vendió a Pietro Martinori, quien a su vez lo vendió a Romeo Gallenga. Este último lo compró para vivir allí con su futura esposa, Mary Stuart Montgomery. Cada propietario personalizó las decoraciones interiores, sin cambiar las existentes. Durante el período de la propiedad de Martinori, que lo compró sólo por razones especulativas, Domenico Bruschi fue encargado en 1862 de decorarlo para celebrar la Unificación de Italia en un entresuelo, representando también el escudo de los Saboya y el estatuto albertino. Más tarde, bajo la familia Gallenga, el artista perusino Matteo Tassi se encargó de la decoración pictórica de la sala de Baile, que pintó inspirada en la sala de audiencias del Noble Colegio del Cambio. Hoy esta sala se llama «Sala Goldoniana» en honor al dramaturgo cuyo padre era médico de la familia Antinori. Parece, de hecho, que de niño frecuentaba mucho estos ambientes en los que, de vez en cuando, actuaba.

Los interiores de Palacio Antinori Gallenga Stuart están cuidadosamente decorados. En la primera planta hay una serie de bustos de dioses y detalles de rocaille, mientras que en la segunda planta hay una serie de decoraciones al fresco y varios lienzos fechados en 1792, que representan paisajes y ruinas. La decoración de las salas, curada por Petro Carattoli, se desarrolla según temas que van desde el tiempo, con el antiguo Saturno y el reloj de arena, pasando por las Cuatro Estaciones, hasta llegar a la última sala donde se representa el escudo de armas de la familia Antinori.

De origen más reciente, pero de gran valor, es la realización de un mural de Gerardo Dottori, uno de los más importantes exponentes de la Aeropintura Futurista, que se llamaba La Luce dell’antica Madre, que representa a Eneas mirando desde un barco en el Coliseo mientras los trabajadores se dedican a la construcción de una obra de albañilería.

Las dos murallas de Perugia que se levantaron a lo largo de los siglos para la protección de la ciudad, han impuesto la construcción de numerosas puertas de entrada a las calles que se ramifican desde el centro de la ciudad. Son veintidós para ser exactos, dediferentesépocas y estilos. Las primeras que se construyeron siguen el perímetro de las murallas etruscas, algunas de las cuales aún son visibles, mientras que otras se encuentran a lo largo de las murallas medievales, construidas a partir del siglo XIII. Partiendo del Arco etrusco o Arco de Augusto, subiendo la colina del Sol, hacia el centro de Perugia, se puede llegar al punto en el que una vez estuvo Puerta del Sol, ahora ideológicamente atribuido a lo que es en realidad el Arco de los  Lirios, una de las puertas que se levantan sobre las antiguas murallas, pero construida en el siglo XIII. Debe su nombre al escudo de armas del lirio que el Papa Pablo III mandó colocar. En esta zona la cinta amurallada original ya no es visible, pero continuando hacia el sur a lo largo del perímetro donde esta surgía, se llega a la Puerta Córnea (o de San Herculano). El nombre que se le atribuye deriva de la proximidad de la iglesia dedicada al mismo patrón de Perugia. Se trata también de una puerta etrusca que sólo conserva la base original, mientras que el arco apuntado fue reconstruido en el siglo XIII. En la parte superior de este último se puede ver un león, símbolo de los güelfos que servían para indicar la protección que ofrecían. Continuando por la línea de las antiguas murallas, se llega a la magnífica Puerta Marzia. Construida en el siglo III a.C., era una de las entradas más importantes a la ciudad. En realidad, la entrada principal ya no existe, porque la construcción de la Fortaleza Paolina tuvo lugar justo donde estaban las paredes. Afortunadamente, el arquitecto Antonio da Sangallo decidió salvar el arco colocándolo en el bastión. Gracias a este «rescate» se puede percibir fácilmente la magnificencia y la importancia que esta puerta pudo haber tenido en su momento. Sobre el arco se puede ver la reproducción de una logia con cinco esculturas, probablemente dedicadas a las divinidades, mientras que tanto arriba como abajo se pueden ver las inscripciones «Colonia Vibia» de Vibio Treboniano Gallo, emperador romano de origen perusino.

Hacia el oeste, aunque ya no haya una conexión directa desde Puerta Marzia, se llega a Puerta Ebúrnea, también llamada Arco de la Almendra. La referencia al fruto deriva del arco apuntado que se construyó después del periodo etrusco, al que este pertenece. Fue restaurado en la Edad Media, pero la base es totalmente original, en travertino, al igual que las murallas que se conservan en esta sección. El nombre Ebúrnea, por su parte, deriva del marfil de los colmillos de elefante, siendo este último el símbolo del barrio del mismo nombre en la puerta.

La última puerta etrusca es la puerta de Trasimena, también similar a la puerta Eburnea, original hasta la base del arco que fue reconstruido sólo en la época medieval, también en este caso de forma ojival equilátera. El nombre deriva del hecho de que está orientado hacia el lago Trasimeno, pero también es conocido como San Luca o se la Virgen de la Luz, nombres inspirados en las iglesias que se encuentran en las cercanías. Era la puerta preferida de la familia Baglioni que, además de vivir en ese distrito, creía que el arco era propicio para los buenos acontecimientos y lo atravesaban antes de los enfrentamientos o batallas.

La primera de las puertas, después de nuestro recorrido, construida sobre las murallas medievales es la Puerta de Santa Susana. Se levanta en la parte occidental de la ciudad y da nombre al barrio homónimo, pero a su vez lo hereda de la iglesia de Santa Susana, convirtiéndose más tarde en la cripta de San Francisco del Prado. La puerta fue construida alrededor del siglo XIV y domina la calzada que en la Edad Media fue una importante vía de comunicación con Perugia, conectándola con la Toscana y el lago Trasimeno, de cuyas aguas probablemente toma el color azul el escudo de armas.

Continuando hacia el norte, esta vez siguiendo el perímetro de las murallas medievales, pasando por el barrio de Elce y las universidades, llegamos a la parte más septentrional de la ciudad, marcada por la Puerta de San Ángel , que toma su nombre de la antigua iglesia de San Miguel Arcángel, de la que también toma el escudo de armas, el cual luego tomó el barrio homónimo, es decir, dos alas y una espada sobre un fondo rojo que simboliza las llamas.

Cuando te encuentres frente al arco, inmediatamente tendrás una sensación de grandeza. De hecho, es la puerta medieval más grande de la ciudad. Construida en tres momentos diferentes, utilizando materiales diferentes cada una de las veces. La base se realizó de piedra arenisca en 1326. El segundo nivel fue encargado por el abad de Montemaggiore hacia finales del siglo XIV, y es de piedra caliza. El tercer nivel fue construido por Fioravanti en ladrillo entre 1416 y 1424, por orden de Braccio Fortebraccio, que quería que se convirtiera en un encofrado, incluyendo aspilleras, trampillas o matacanes.

Restaurado en los años 90 del siglo pasado, fue sede del Museo de las Murallas hasta 2016, mientras que hoy alberga un recorrido educativo musical llamado «La música, una experiencia para sentirla».

Continuando nuestro recorrido por las murallas medievales, subiendo ligeramente, descendiendo y moviéndonos hacia el este, nos encontramos no muy lejos del Arco de Sperandio. Pequeño acceso a la ciudad, también de construcción medieval, con una inscripción gótica en la parte superior del arco, tomó su nombre del cercano monasterio femenino, que a su vez fue llamado así por una inscripción en la entrada «Spera in Deo 1696» aún visible.

Hacia el sur, a lo largo de las murallas perfectamente conservadas, llegamos a la Puerta del Bulagaio, de construcción relativamente reciente (1765), restauradaen 2013. Se cree que el nombre es una palabra en dialecto umbro para indicar confusión o caos, aunque su origen no está del todo claro.

Si volvemos al final del Corso Bersaglieri, hasta la Puerta de San Antonio, también encargada por el abad de Monmaggiore, que fue construida en 1374 como final de la fortaleza papal de la Puerta del Sol. Sirvió de entrada para los Bersaglieri que liberaron la ciudad del dominio papal, como nos recuerda la placa del arco. Este acontecimiento dio nombre a la calle  que se prolonga después del arco, Corso Bersaglieri, que si se remonta en su camino paralelo, conduce a Puerta Pesa o Arco de los Tei. También esta parte del pueblo de San Antonio, al igual que la anterior y homónima puerta, es ahora una importante vía de acceso a la ciudad. Construida con un arco apuntado en el siglo XIII, toma su nombre de la antigua familia noble que vivía cerca. Hoy en día, sin embargo, es mucho más conocido por otro nombre, Puerta Pesa, por el basculón municipal en la barrera aduanera que una vez fue colocadajusto al lado de la misma puerta.

El recorrido continúa hacia el sur a lo largo de las murallas medievales, hasta llegar a la Puerta Santa Margarita, que también en este caso debe su nombre al cercano edificio religioso, el monasterio benedictino femenino. A la derecha, la puerta descansa sobre un bastión, un remanente de una antigua fortaleza del siglo XVI.

Continuando hacia el sur, en línea con el paralelo Corso Cavour, se llega a la Puerta San Jerónimo, situada justo al lado del Cine Zenith, un antiguo convento franciscano. Fue construida en el siglo XV, pero fue reconstruida a finales del siglo XVI por encargo del cardenal Alessandro Riario, (del que deriva el nombre alternativo: Puerta Alejandrina), durante el reinado de Gregorio XIII, como recuerda la inscripción de la puerta. Hoy es también conocida como el punto de partida de la famosa Marcha de la  Paz.

Continuando, se llega a la parte más meridional de la ciudad, donde el Arco de Braccio y la Puerta di San Constancio están muy cerca. La primera, construida en 1250, era una importante vía de paso por la ciudad, tenía dos bastiones a sus lados. El nombre, como se puede adivinar, está dedicado al líder perusino Braccio Fortebracci, que solía realizar entrenamientos militares en las inmediaciones. Hoy en día el arco está incorporado en el complejo del monasterio de San Pietro, ya que no se utiliza desde que fue sustituido por la segunda puerta, la de San Costancio. Esta último comenzó a construirse por encargo de los monjes benedictinos en 1587, pero completado sólo más tarde, cuando el arco de Braccio fue desmantelado, nunca recogió el favor del pueblo, tal vez porque en repetidas ocasiones hizo de entrada para los ejércitos invasores o los opresores (hay muchos casos de armadas que entraron en protección del Estado Pontificio, en contra del pueblo de Perugia).

Subiendo desde Borgo XX Giugno, al principio de Corso Cavour se encuentra Puerta de San Pedro. Una vía de acceso a la ciudad muy importante que se eleva majestuosamente entre dos de las más bellas calles de Perugia. Se construyó en varias etapas. La fachada que da al centro histórico data del siglo XIV y en la parte superior, en una hornacina, se puede ver una pintura que representa a Nuestra Señora del Rosario entre los santos Francisco y Domingo, mientras que la más reciente fue realizada a finales del siglo XV por Agostino di Duccio y Polidoro di Stefano, con la intención de imitar la forma estilística del «Arco del Triunfo» con dos torres laterales para reforzar la estructura.

Continuando hacia el norte, siguiendo las murallas medievales, se llega a la Puerta de la Santa Cruz o de los Tres Arcos. Muy conocido por los umbros por ser un punto de referencia urbano, especialmente para la circulación de automóbiles. Toma su nombre también en este caso de la iglesia adyacente de San José, anteriormente iglesia de la Santa Cruz. La puerta fue restaurada en 1857, debido a su mal estado estructural.

Cerca de allí, en dirección al centro histórico, se encuentra el Arco de los Funari. Fue construido en el siglo XIII. En este caso, el nombre se debe al comercio que se realizaba en ese momento en los talleres adyacentes, es decir, el de los fabricantes de cuerdas. Con el tiempo, debido a la pérdida de importancia del paso que representaba, pasó a un segundo plano, para pronto perder en altura debido a las sucesivas capas de pavimento colocadas en los años siguientes.

Si se va hacia el oeste, entrando desde Via Luigi Masi, se sigue la antigua línea de murallas que ya no son visibles en este tramo y se llega a la Puerta Crucia, también llamada Puerta Ebúrnea Nueva. La versión original de este arco se remonta al siglo XIII, pero lo que se puede ver hoy es la reconstrucción realizada en el siglo XVI. El material utilizado es el de las paredes etruscas, es decir, travertino, pero junto con ladrillos rojos. La placa de la parte superior muestra al patrón de la puerta, es decir, el gobernador papal Antonio Santacroce. El paso de esta puerta fue utilizado mucho para el transporte del pescado de los pescadores del Lago Trasimeno, tanto es así que el camino que atraviesa tomó el nombre de Via del Pesce (calle del pescado).

Siguiendo el tramo de muralla, en este caso aún visible, se llega a la última puerta de la muralla medieval, la de San Jacobo. Se trata de un pequeño arcoapuntado, construido originalmente en el siglo XIII, toma su nombre de la iglesia de San Jacobo, que se encuentra cerca.

El teatro no fue bautizado inmediatamente con el nombre de Francesco Morlacchi. El nombre le fue dado sólo después de la gran restauración que lo vio como protagonista en 1874, por Guglielmo Calderini. De hecho, unas décadas antes había muerto el músico perusino de renombre internacional. Nacido en 1784, Francesco Morlacchi demostró un gran talento como compositor, lo que le llevó a profundizar sus estudios en Nápoles a principios del siglo XIX. Una serie de éxitos, adquiridos en el centro de Italia, le llevaron a ganar el puesto de maestro de capilla en Urbino, llegando a ganar tal fama que fue incluso internacionalmente conocido y nombrado maestro de capilla de la Ópera Italiana de Dresde en un período de conflicto cultural,cuando la Ópera Alemana se estaba estableciendo y su difusión también representaba un tema de interés político. Precisamente por esta razón, Morlacchi fue desafiado a menudo por los críticos, que lo veían como un símbolo de un antiguo espíritu composicional, no tan progresista como el cambio que la época requería. Murió en Innsbruck en 1841, justo durante un viaje a Perugia por razones de salud. Fue reemplazado en su papel de Kapellmeister por Richard Wagner.

Fue precisamente su fama y el prestigio adquirido a lo largo del tiempo lo que llevó a la Academia de Perugia a ponerle su nombre al recién renovado teatro.

El Teatro Morlacchi, sin embargo, fue construido aproximadamente un siglo antes, inaugurado exactamente el 15 de agosto de 1871 con el nombre de Teatro Cívico del Verzaro y con capacidad para 1200 personas. Fue encargado por la burguesía de la ciudad, casi como para afirmar su fuerza en respuesta a la construcción del Teatro del Pavone por la nobleza perusina. Fue construido por el arquitecto perusino Alessio Lorenzini, que tuvo que demostrar su ingenio para adaptar la estructura al pequeño espacio disponible, donde antes había un antiguo convento.

La actividad del teatro fue inmediatamente agitada y laboriosa, acogiendo a actores muy importantes, como Irma Gramatica y Oreste Calabrese. El advenimiento del fascismo y la consiguiente censura cultural masiva hizo que el teatro cayera en una especie de apatía productiva, un estado que alcanzó su apogeo en los primeros años de la ocupación alemana, cuando el edificio se utilizó exclusivamente para entretener a las tropas del Reich con espectáculos de bajo nivel. Cuando la Academia volvió a tomar posesión de ella en 1942, tuvo que hacer frente a los considerables daños causados a la estructura, decidiendo entregar el teatro a la administración municipal que a principios de los años 50 financió una restauración completa, hasta obtener el edificio que ahora puede ser visitado.

El Grifo y el León son símbolos de Perugia. Mientras que el primero está más ligado a la historia de la ciudad misma, como para celebrar lo sagrado y lo profano que siempre ha acompañado a Perugia, el segundo es atribuible a los güelfos, la fracción que en ese período histórico tendió a apoyar principalmente al poder papal. Ambas figuras estaban representadas en esculturas de bronce colocadas en el atrio del Palacio de los Priores, visible inmediatamente a la entrada, a la izquierda.

Antes de que se trajeran al interior palacio se encontraban sobre la puerta norte del Palacio de los Priores, que da acceso a la Sala de los Notarios. Hoy en día, los visibles en la fachada son una copia colocada después de la reestructuraciónde 1966.

Inicialmente se pensó que fueron construidas por los etruscos, pero luego se atribuyeron a Arnolfo Di Cambio, quien las construyó en 1218 para incluirlas en la arquitectura de la Fuente de los Sedientos. Cuando se desmontó, los dos simulacros fueron llevados al Palacio del Podestà y mostrados durante la procesión dedicada a San Herculano, que parece haber sido el santo patrono más cercano al simbolismo del Grifo. De 1301 a 1966 el Grifo y el León permanecieron allí para embellecer la fachada del palacio y hoy se pueden visitar fácilmente entrando por la puerta principal.

Tendrá que pasar por la característica Via Maestà delle Volte si decides pasarte por la Plaza del Cuatro de Noviembre, a la izquierda, para ir a laPlaza Morlacchi o a la Plaza Cavallotti.

Sentirás como si estuvieras retrocediendo en el tiempo al dar los pocos pasos necesarios para atravesarla, al ver a tu izquierda la Fuente de Via Maestà delle Volte.

Construida en 1928, por lo tanto bastante reciente, sin embargo parece estar bien insertada en ese contexto histórico en el que te encontrarás caminando, si no fuera por la inscripción que literalmente informa sobre el «siglo XX».

Diseñada por el arquitecto Pietro Agelini, fue construida justo debajo de un arco de uno de los antiguos edificios que pueblan el callejón. El nombre, tanto de la fuente como de la calle, deriva de una pintura realizada hacia 1330, bajo una bóveda del Palacio del Podestà, que parece haber sido realizada para alejar a los malhechores de esa calle, antiguamente más oscura y estrecha. Más tarde, en 1335, para proteger la pintura, se construyó el oratorio de la Maestà delle volte, pero fue destruido en un incendio y se reedificó en 1567. Hasta el día de hoy, la pintura original se conserva en su interior.

Ya debes estar cansado, has viajado a lo largo y ancho de Corso Vannucci con sus museos, magníficos palacios e imponentes iglesias, y buscas un lugar para descansar, para relajarte un momento, pero sin perder la oportunidad de admirar una vez más algo único. Sigue por Corso Vannucci hasta el final y llegarás a los jardines Carducci. Los encontrarás inmediatamente después del palacio de la provincia, donde antes se encontraba parte de la Fortaleza Paolina. En el centro hay un monumento al Perugino y se encuentran los bustos de Giosuè Carducci, Orazio Antinori, Galeazzo Alessi, Guglielmo Calderini y Pintoricchio.

 

«…Así fue en Perugia. Donde la fiera
mole ensombrecía vastamente el suelo
ahora ríe el amor y ríe la primavera,
las mujeres conversan y los mozos al sol.

Y el sol en el radiante azul inmenso

De los Abruzos al blancor lejano

Resplandece, y con el deseo de un amor más intenso

Sonríe a las montañas de Umbría y al verde llano.

En la luz rosada plácidas fuentes

Las montañas se persiguen entre ellas,

Hasta que se desvanecen balanceantes

Dentro de los vapores oro y violeta.

Tal vez, Italia, sea tu cabello fragante

En el tálamo, entre dos mares, sereno,

Que con los besos del eterno amante

¿Te sumerge en largos rizos en su seno?

No sé qué es, más de zafiro

Siento que cada pensamiento hoy en mí resplandece,

Siento por cada vena un suspiro

Que entre la tierra y el cielo sube y desciende…»

 

Así escribió Giosué Carducci cuando, durante su estancia en Perugia, sus paradas en los jardines que ahora llevan su nombre inspiraron los versos de la «Canción de amor», de la que se ofrece un extracto más arriba. En la Oda, el poeta traza la sed de poder y control que llevó al Papa Pablo III a construir la Fortaleza Paolina para suprimir y aplastar todo movimiento de Perugia. Como explica en su canción, «…la gente es…un perro…que muerde las piedras que no puede lanzar…y sobre todo sus colmillos de hierro disfrutan ejercitarse en las fortalezas…», por lo que los de Perugia han recuperado sus espacios, desarraigando símbolos de poder para devolverles la sonrisa del amor y la primavera. Donde antes estaba la fortaleza, ahora crece la hierba y brotan las flores.

Aquí puedes tomarte un tiempo para relajarte y parar en en la naturaleza, pero siempre permaneciendo en el casco antiguo de la ciudad. Podrás apoyarte en la barandilla y disfrutar de la vista de la parte sur de Perugia, observando la red de las últimas casas que poco a poco se desvanecen hasta perderse en el verdor del valle de Umbría. Si pasas por allí al atardecer, serás testigo de un espectáculo único, con el último sol iluminando el verde a lo lejos y dorando con los últimos reflejos el travertino de la ciudad.

Tal vez puedas sentirte como el poeta, con el aliento incierto de la emoción.

Los jardines Carducci son un lugar muy popular, tanto para los turistas como para los locales, pero nunca están muy concurridos y siempre consiguen dar al visitante un momento de paz.

Partiendo de la Plaza de Italia, yendo hacia el final del Corso Vannucci, dejando a la izquierda la Fuente Mayor y la Catedral de San Lorenzo (no sin antes visitarla), continuamos hacia la Plaza Piccinino, rodeada de edificios antiguos y con el altar del siglo XVI del Pozo Etrusco que, desde las profundas y antiguas entrañas de su cisterna, emerge solemnemente en el centro del ladrillo. Desde el siglo XVI, la historia de este extraordinario ejemplo de ingeniería hidráulica ha ido siempre de la mano con la del noble palacio que se encuentra justo enfrente. El propietario del Palacio se convirtió automáticamente en propietario del Pozo, al que se accedía a través del sótano. El Palacio Sorbello, que también data del siglo XVI, toma su nombre de la familia que lo ha poseído desde finales del siglo XVIII, los Borbones de Sorbello, hoy, después de algunos episodios de hibridación dinástica, Ranieri di Sorbello.

La historia del Palacio, que descubrirá visitando su bella Casa Museo, se cruza y se funde con la de la familia. Una familia «extranjera» y no perusina de origen. Los Borbones de Sorbello eran de hecho una rama de los Borbones del Monte, una familia gloriosa que desde el siglo XII ganó fama y poder en toda la Italia central, también debido a su legendaria pretensión de descender del linaje Borbón de la familia real de Francia. La familia Sorbello, marqueses propietarios de una pequeña disputa situada en la frontera entre el Estado Pontificio y el Gran Ducado de Toscana (más o menos la misma frontera que ahora existe entre Umbría y Toscana), se trasladó a Perugia a principios del siglo XVIII.

Quizás cansado de vivir en su suntuoso pero aislado Castillo de Sorbello, situado en la cima de una colina boscosa en la actual provincia de Arezzo, el Marqués Giuseppe I decidió encontrar nuevos estímulos y nuevos negocios en la ciudad más importante y floreciente de la zona, utilizando como hogar la dote recibida de su esposa Marianna Arrigucci, ilustre perusina. Fue su hijo Uguccione III – o mejor dicho, uno de sus dieciséis hijos – heredero de la regencia del marquesado quien compró el Palacio Sorbello, perteneciente entonces a la familia Eugeni-Oddi. Con la ayuda del gran empresario, aprovechó una grave crisis financiera de los propietarios para cambiar su modesta residencia materna por uno de los edificios más prestigiosos de la ciudad. Además de su fino trabajo, había una razón específicapor la que el Palacio era tan famoso: dentro de una de sus salas se alojó en 1734 nada menos que Carlos III de Borbón, rey de España y de las Dos Sicilias. Durante la Guerra de Sucesión Polaca, Carlos III llegó a Italia para tomar posesión del sur de Italia, pasando por Perugia, una ciudad aliada. Su entrada en la ciudad, con su corte y su inmenso ejército, fue memorable, y entre todos los palacios disponibles eligió lo que unas décadas más tarde se convertiría en el Palacio Sorbello. En el interior de la visita guiada de la Casa Museo se encuentra la sala «Carlos III», presuntamente utilizada como dormitorio por el Rey de España tras la cesión de la propiedad restaurada como un elegante y espacioso salón.

El Palacio, siendo todavía propiedad privada de los descendientes de la familia, no puede ser visitado en su totalidad, pero la mayor parte de la planta baja y la planta principal son accesibles al público gracias a las actividades de la Fundación Ranieri Sorbello que hace unos diez años inauguró la Casa Museo del Palacio Sorbello. La exposición reúne parte de las colecciones recogidas por la familia desde la segunda mitad del siglo XVIII en adelante, en particular por la generación de José I y sus dieciséis hijos, una de las más importantes y prósperas de la historia de la Sorbello. Lo más destacado de la colección es la importante biblioteca, que se creó en ese período, con más de 26 mil volúmenes, algunos de los cuales datan del siglo XIV. La visita es guiada y deja espacio al final incluso a los personajes más recientes que han formado parte de la familia como Romeyne Robert, de origen americano y famoso por su gran capacidad emprendedora, y Uguccione Ranieri di Sorbello, su hijo, excéntrico y excéntrico diplomático protagonista del paisaje intelectual de la segunda posguerra, tanto en Italia como en los Estados Unidos. Un viaje emocionante para aprender sobre la historia a través de las historias de estos personajes y los lugares a los que han asistido. No en cualquier lugar, sino en su casa. El lugar más importante de todos, donde naces, creces, lloras y ríes. Donde usted se encuentra y donde más que en ningún otro lugar deja la huella de su paso, en el Palacio Sorbello es tan reconocible y claro que parecerá que retrocede en el tiempo.

Saliendo del centro y pasando por las escaleras de Via Sant’Ercolano, una vez en la parte inferior se llega justo detrás del Palacio della Penna, al que se puede acceder simplemente pasando por alto el edificio de la Avenida de la Independencia. Delante de ti se alza un magnífico edificio del siglo XVI, cuya entrada está marcada por la imponente puerta de madera.

Este palacio del siglo XVI fue la residencia de la familia de los Arciprestes della Penna, construido sobre los restos de un antiguo anfiteatro romano.

Fue el propio Ascanio della Penna, en el siglo XVII, quien inició la colección de obras de arte en el palacio, pero fue trasladada a otros lugares de exposición a finales del siglo XIX.

Hoy, sin embargo, el museo alberga una gran colección del artista alemán Joseph Beuys y del famoso pintor futurista perusino Gerardo Dottori, también conocido por haber participado en la creación del «Manifiesto de la Aeropittura Futurista», escrito en 1929 para celebrar el mito de la modernidad.

Al final de la Via Dei Priori, en la antigua Plaza degli Oddi, se encuentra el Palacio degli Oddi, donde se encuentra el museo del mismo nombre, gestionado por la fundación Marini Clarelli Santi.

Este espléndido edificio fue construido a principios del siglo XVI por voluntad de Guido degli Oddi, exponente de lo que entonces era una de las familias aristocráticas más poderosas de Perugia y una de las más ilustres de la península. Se cree que los Degli Oddi eran de origen húngaro y llegaron a Italia tras la estela de Federico I de Suabia. En la época comunal gozaron de un gran prestigio en la ciudad, siendo también la cabeza de varios feudos en el campo alrededor de Perugia. También se les recordaba porque eran protagonistas de una amarga rivalidad con la familiaBaglioni, que en cambio representaba a las familias «populares», qué acabó victoriosa en todos los frentes y con el consiguiente exilio de los Degli Oddi  y la confiscación de su propiedad en la ciudad, de la que, sin embargo, se reapropiaron gracias a la intervención papal, siempre en contraste con la familia Baglioni para el control de la ciudad.

Desgraciadamente sólo queda la planta baja del Palacio degli Oddi original, hoy casa museo, precisamente la sala decorada con frescos del siglo XVII que alberga una importante colección de arte compuesta por pinturas, dibujos, grabados, postales, sellos y muebles antiguos.

El primero en expresar interés en coleccionar fue Angelo degli Oddi, quien coleccionó alrededor de 69 pinturas y 35 dibujos. Elhijo Francesco quiso continuar esta actividad, de la que se encargó con una importante labor de catalogación y ampliación de la colección con la compra de otras obras, para componer una herencia compuesta por 210 pinturas y 1268 dibujos.

El palacio siempre ha sido propiedadde los herederos de los degli Oddi, hasta el último representante de la rama que lleva el nombre, que es Maria Vittoria degli Oddi (fallecida en 1942), casada con Luigi Marini Clarelli.

El Palacio Baldeschi, situado en pleno centro de Corso Vannucci, no pasa desapercibido en Perugia.  Tiene una forma irregular, casi siguiendo la línea de la plaza. No es el resultado de una broma arquitectónica, sino simplemente el resultado de una fusión de las casas que lo precedieron.

La antigua aglomeración renacentista ha dejado señales arquitectónicas aún visibles hoy en día. El famoso jurisconsulto Baldo degli Ubaldi, conocido como Baldeschi, vivió aquí a mediados del sigloXIV. El núcleo, formado inicialmente por varias viviendas conectadas, creció gracias también al trabajo de los herederos de Baldo. En cambio, parece que la planta baja se dedicaba íntegramente a actividades comerciales.

A finales del siglo XVI, lo que antes era una aglomeración casi en ruinas, se unificó dando lugar a un edificio homogéneo, aunque el trabajo de decoración y embellecimiento continuó en los años siguientes.

En 2002, el palacio fue adquirido por la Fundación Cassa di Risparmio di Perugia (Caja de Ahorros de Perugia) con el fin de «asignarle una función de promoción cultural constante y de estímulo del crecimiento civil de la comunidad local», convirtiéndolo en un destino museístico. El Palacio Baldeschi ha sido recientemente restaurado y alberga varias obras de arte, divididas en dos colecciones. El primero consiste en pinturas y esculturas de artistas de Umbría, que se pueden visitar a través de un recorrido temático, destacando las diferentes escuelas que han dado prestigio a la región. Están presentes los máximos exponentes de la escuela Perusina, como Il Perugino y il Pinturicchio, la escuela de Foligno, con elAlunno (Nicolò Liberatore), o la escuela de Gualdo, con su ilustre Matteo da Gualdo.

La segunda colección está dedicada a la mayólica del Renacimiento, compuesta por un total de 147 piezas de diferentes colecciones.

Destaca también la Sala de las Musas, con su techo finamente pintado al fresco por Mariano Piervittori, demediados del siglo XIX.

El oratorio de Santa Cecilia está situado en Perugia a lo largo de la Via dei Priori. Fue construido entre 1687 y 1690, junto con la cercana iglesia de San Felipe Neri. Se puede considerar el único edificio de estilo barroco en la ciudad de Perugia. Diseñado por Pietro Baglioni, también se utilizó como sala de música, siguiendo la regla de los filipinos.

El interior del oratorio es sin duda evocador gracias a las numerosas decoraciones arquitectónicas y a las diferentes curvas dibujadas y a las paredes, en una de las cuales hay un lienzo de Carlo Lamparelli de 1688 que representa a la Virgen y al Niño con Santa Cecilia.

Después de la frenética actividad que vio al edificio como protagonista durante el siglo XVIII, se fue dejando cada vez más parael uso de acontecimientos menores, hasta que cayó completamente en desuso, abandonado a una lenta degradación estructural.

Afortunadamente, el Oratorio de Santa Cecilia fue finamente restaurado en 2001 y ahora alberga varios eventos culturales, principalmente musicales, que tienen lugar en Perugia.

El Palacio del Capitán del Pueblo está situado junto al edificio de la Antigua Universidad de Perugia, con el que comparte algunos aspectos arquitectónicos. Como los arcos de la planta baja que dan a la plaza Matteotti, que en su día fue la plaza del Soprammuro, nombre tomado del gran muro de contención que se construyó para ampliar y sostener la nueva plaza.

El edificio fue construido entre 1473 y 1481 por Gasperino di Antonio y Leone di Matteo.

El primerdetalle del que te darás cuenta es de la magnífica puerta, de estilo similar a la del Palacio de los Priores. La fachada, en cambio, ofrece diferentes estilos arquitectónicos que corresponden a diferentes épocas, debido a las intervenciones necesarias por la destrucción y la antigua fachada, perdida durante un terremoto en el siglo XVIII.

Inicialmente el palacio fue utilizado, como su nombre indica, como sede del Capitán del Pueblo, y luego para otras funciones gubernamentales, en la actualidad es la sede de la corte de Perugia, pero no es posible visitarla en su interior.

Te encontrarás caminando al lado del elegante Palacio Donini al final del Corso Vannucci, viniendo desde la Plaza Cuatro de Noviembre, justo antes de Plaza de Italia.

Construida entre 1716 y 1724, su construcción fue atribuida a Pietro Carattoli y encargada por Filippo Donnini, quien la vendió a la ciudad de Perugia en el siglo XIX.

El estilo arquitectónico recuerda al toscano del siglo XVI. En el interior, sin embargo, hay varias decoraciones de artistas perusinos del siglo XVIII, como la pintura de Júpiter fulminante el Carro del Orgullo o pinturas de estuco de Francesco Appiani, o la decoración de la Sala de la chimenea, de Pietro Carattoli y Giacinto Boccanera.

Hoy el Palacio Donini alberga la presidencia del Consejo Regional.

El Teatro del Pavo Real se construyó por encargo de la nobleza perusina entre 1717 y 1723 (inicialmente se llamó «Teatro della Nobile Accademia del Casino«), en respuesta a la creciente necesidad de disponer de un entorno adecuado para albergar las obras y espectáculos que cada vez con mayor frecuencia iluminaban la vida de la aristocracia y demás miembros de la sociedad. Los pequeños teatros diseminados por la ciudad estaban ahora cerca del público, por lo que se decidió iniciar la construcción de algo más apropiado.

Se eligió una ubicación muy céntrica. El Teatro del Pavo Real está situado en Plaza de la República, en el centro de Corso Vannucci.

La primera estructura era enteramente de madera, pero fue demolida ya en 1765 porque se consideró inadecuada para acomodar los nuevos estilos de entretenimiento, principalmente debido a problemas de visibilidad.

El arquitecto Pietro Carattoli fue el encargado de diseñar la reconstrucción del teatro, que en esta ocasión fue construido en ladrillo, con la clásica forma de herradura, tomando como ejemplo el Teatro Argentina de Roma.

En los años siguientes el teatro sufrió pequeños trabajos de ampliación, pero la estructura siguió siendo la que conocemos hoy en día. En 1816, en efecto, se construyó un primer orden de palcos alrededor de las plateas y, poco a poco, se fueron anexando edificios adyacentes para realizar ampliaciones estructurales, como la ampliación de la escalera que conduce a las plateas y la anexión de una sala que servía de arsenal para algunas escenas teatrales.

El teatro es muy rico en decoraciones como los parapetos pintados por Mariotti o el telón, pintado por Francesco Appiani, que representa a «Turrena en el acto de admirar el triunfo de la diosa Juno» cuyo símbolo animal era precisamente el pavo real que de hecho dio su nombre al teatro.

Perugia ofrece una increíble variedad de actividades y cosas que hacer en la ciudad, tanto dentro como fuera de las murallas. Además de todos los circuitos artístico-culturales-sociales, en los que puedes perderte durante semanas, también hay actividades de entretenimiento puro adecuadas para todo tipo de turistas. Hay, de hecho, muchos centros de equitación que organizan cursos y excursiones a caballo. Inmediatamente fuera del centro, se organizan actividades deportivas más o menos extremas como piragüismo, rafting, ciclismo, senderismo, carreras de orientación y escalada tanto al aire libre como en sala. También es posible organizar excursiones en globo aerostático o espeleológicas, junto con una amplia gama de actividades más relajantes, como jugar al golf o visitar numerosos parques de atracciones o parques naturales, como La Ciudad del Domingo (La Città della Domenica).

Hay muchas estructuras que también ofrecen la posibilidad de jugar a Paintball o Laser Game.

Per saperne di più...

LA HISTORIA DE PERUGIA EN LA ÉPOCA ETRUSCO-UMBRA

Desafortunadamente, no hay referencias precisas al origen de la ciudad, pero, según algunas fuentes, Perugia fue fundada por los aqueos, según otras, por Euliste, fundador etrusco de Bolonia (Felsina). Esta última hipótesis vincularía la construcción de la ciudad con la expansión del pueblo etrusco en el Valle del Po. Otras fuentes todavía identifican a los habitantes de Umbría como los fundadores de la ciudad.

Lo cierto es que Perugia se eleva sobre el territorio a la derecha del Tíber, que se considera etrusco, pero limítrofe con el de los umbros, por lo que se le reconoce como de doble origen, umbro y etrusco.

En tiempos etruscos Perugia pasó a formar parte del «dodecápoli«, las doce ciudades confederadas de Etruria (Veio, Cerveteri, Tarquinia, Vucci, Volsini (Orvieto), Chiusi, Vetulonia, Volterra, Cortona, Arezzo, Fiesole) con el objetivo de fortalecer las alianzas comerciales, favorecida especialmente por su posición fronteriza.

Las formas de la ciudad se desarrollaron principalmente alrededor del siglo IV a.C., en plena simbiosis con el territorio circundante. En la misma época se empezó a dibujar la primera parcela de calles de la ciudad, a partir de la cual se trazarían las principales rutas a lo largo de los años.

Numerosos son los testimonios todavía presentes en el territorio que demuestran la importancia de la ciudad de Perugia dentro de Etruria y los vínculos con las otras grandes ciudades de la época. Por ejemplo, la necrópolis (la más conocida es la de Palazzone, en la zona de Ponte San Giovanni, que incluye el famoso Hipogeo de los Volumnios) nos muestra las frecuentes relaciones con Chiusi.

El Museo Arqueológico Nacional de Umbría alberga numerosos hallazgos que atestiguan la vitalidad de Perugia de la época, con inscripciones en piedra y grabados en artefactos, armas e instrumentos de diversa índole.

Alrededor de principios del siglo III a.C. el avance de Roma es cada vez más apremiante hacia Etruria. El colapso de los etruscos está marcado inevitablemente por las numerosas derrotas, entre las que destaca la de Sentino (296 a.C.), también llamada la Batalla de las Naciones (de la antigüedad). Combatida por un lado por los romanos aliados con los Piceni, y por otro por la alianza entre los etruscos, los umbros, los samnitas y los galli senoni, esta batalla sancionó la expansión y posterior dominación de Roma sobre toda la Italia central.

LA HISTORIA DE PERUGIA EN LA ÉPOCA DEL ASCENSO ROMANO Y DE LA DECADENCIA ETRUSCA 

La centralidad de Perugia se pone de relieve de nuevo durante la batalla de Trasimeno, una de las más importantes de la segunda guerra púnica librada, más precisamente, en Tuoro sul Trasimeno entre Aníbal, jefe de las tropas cartaginesas, y el ejército de Roma. Aníbal, con gran astucia y gran habilidad estratégica, atacó por sorpresa a las legiones del cónsul Cayo Flaminio, obligado a avanzar en dirección a los soldados cartagineses que a su vez cruzaban Etruria en dirección a Roma. La emboscada pronto se convirtió en una masacre donde unos quince mil romanos perdieron la vida. Es precisamente en el momento de estos acontecimientos cuando se remonta la construcción de las monumentales murallas de Perugia. Edificada con grandes bloques de travertino de una longitud de unos tres kilómetros, encierra las dos colinas Landone y del Sole (ciertamente digno de mención es el llamado «arco etrusco» o «arco augusto» o «Puerta Pulchra«, la única puerta que queda intacta). Las murallas siguen siendo muy visibles y bien conservadas, al igual que el pozo cisterna, conocido como «pozo Etrusco» (pozo etrusco) situado justo al lado de la Plaza del Cuatro de Noviembre.

La completa «romanización» de la ciudad comenzó con la elección del nuevo cónsul Paperna en el año 130 a.C., que favoreció la alineación de las poblaciones Umbría y Etrusca con Roma, y terminó en el año 89 a.C. con la obtención de la ciudadanía y la consiguiente anexión.

Inmediatamente después, lamentablemente, Perugia, a su pesar, se encuentra de nuevo siendo protagonista de un devastador acontecimiento bélico, esta vez resultado de una guerra civil romana, la que tuvo lugar entre Marco Antonio y Octavio. Tras la batalla, Perugia (Perusia), en la que Lucio Antonio, hermano de Marco Antonio – que resultó ser una derrota -fue incendiada y quedó gravemente afectada. Octavio Augusto lo hizo reconstruir en estilo romano, dándole el título de Augusta Perusia, lo reconstruyó promoviendo su renacimiento y permitiendo también su futura expansión fuera de sus murallas.

LA HISTORIA DE PERUGIA DURANTE LA EDAD MEDIA

Los primeros acontecimientos medievales en Perugia están marcados una vez más por enfrentamientos bélicos, esta vez entre godos, liderados por Totila, asediados en todo el territorio de Umbría, incluida Perugia, y bizantinos. Durante los enfrentamientos, los perusinos tuvieron como guía al obispo Herculano, que justo en esta ocasión fue asesinado (se hicieron derrumbar las murallas de la ciudad sobre él y después de 40 días se extrajo su cuerpo sin ningún signo, según cuenta la leyenda). La batalla fue ganada por los godos, que tomaron posesión de Perugia, pero no por mucho tiempo; los bizantinos, de hecho, unos años después lograron recuperarla. Los años siguientes vieron Perugia siempre y constantemente en el centro de nuevos conflictos, esta vez con los lombardos, que colonizaron el territorio con enfrentamientos violentos y estuvieron más veces cerca de la conquista final de la ciudad. Conquista que nunca se produjo plenamente. El Imperio Bizantino, de hecho, logró resistir y consolidarse cada vez más en el territorio, incluida la zona circundante, hasta el nacimiento del Ducado de Perugia.

En el siglo VII d.C. Perugia fue donada al Papa Esteban II por Pipino il Breve, quien, llamado por el Papa para detener la expansión de los lombardos, la había liberado poco antes. Muchas de las tierras de Umbría circundantes fueron afectadas por el mismo destino, y así comenzó a delinearse lo que más tarde se conocería como el Estado de la Iglesia.

LA HISTORIA DE PERUGIA EN LA ÉPOCA DEL AYUNTAMIENTO

Inicialmente, también gracias a la figura del obispo, los poderes de la ciudad fueron coordinados por un grupo de hombres que se encargan de la gestión de diversos asuntos de la ciudad, dando lugar gradualmente a un nuevo órgano de la ciudad, denominado «colegio de cónsules«. Este nuevo sistema organizativo se dedicará cada vez más a representar a los ciudadanos (cives) y delineará el perfil de una nueva estructura de poder: el ayuntamiento.

Mientras tanto, la ciudad de Perugia estaba desarrollando una independencia cada vez mayor que fue oficialmente sancionada por el rey Enrique VI en 1186 y más tarde por el papa Inocencio III, quien reconoció los poderes del consulado, anexándolo, sin embargo, bajo su protección.

La estructura municipal continuó su metamorfosis hasta que concentró sus poderes en manos de un funcionario suprapartidista, llamado «El Podestá», elegido por los milites (nobles) de Perugia, pero, en cualquier caso, asistidos por el colegio.

Entre finales del siglo XIII y principios del XIV, Perugia, después de años de orden y prosperidad, también debido a la guerra con Foligno, se enfrenta a una crisis política. Los Cónsules de las Artes, con intervenciones fiscales, comenzaron a crear descontento en la ciudad, generando una fase de inestabilidad entre el «popolo grasso» (clase rica que representa los oficios más importantes) y el «popolo minuto» (compuesto por pequeños trabajadores). Al final, el «popolo minuto» salió victorioso y el poder judicial de los cónsules de las artes fue reemplazado por el de los Priores de las Artes. Esto es recordado como un cambio muy importante, ya que los Priores permanecerán en el negocio hasta principios del siglo XIX (excepto una pequeña interrupción en el siglo XVI), reuniéndose en lo que ahora es uno de los edificios más importantes de la ciudad, el Palacio de los Priores, que alberga la Galería Nacional de Arte.

Los años siguientes están marcados por una serie de disturbios y una sucesión de nuevos regentes y diferentes distribuciones de poder. Las primeras luchas internas fueron entre los partidos de los Raspanti y los Beccherini, los primeros en representación de lo que era el «popolo grasso», los segundos, de la nobleza que luchó por recuperar los viejos poderes. En esos años de incertidumbre, incluso el dominio papal fue cuestionado una vez más, una constante en la historia de Perugia que, de alguna manera, siempre intenta el camino hacia la gestión autónoma.

LA HISTORIA DI PERUGIA EN LA ÉPOCA DE LOS VARIOS PODERES Y SEÑORÍOS

A finales del siglo XIV, sin embargo, Perugia se encuentra en un choque de una magnitud muy diferente. Giangaleazzo Visconti, Duque de Milán, decidió expandir su dominio sobre el centro de Italia e identificó Perugia como un excelente puesto de avanzada en anticipación a la expansión hacia el sur. La iglesia, por otro lado, nunca se rindió ante la ciudad. El Consejo de los Priores, sin embargo, el 19 de enero de 1400 delibera la dedicación al señor de Milán, a cambio de ayuda y promesas económicas.

Después de poco tiempo, la muerte del duque Visconti determinó el regreso de Perugia entre las ciudades dominadas por el Papa, pero esta situación también estará destinada a durar poco tiempo. Unos años más tarde, de hecho, el líder Braccio Fortebracci da Montone entró en la historia de Perugia. Durante mucho tiempo estuvo vagando por los territorios de Umbría saqueándolos y conquistándolos, con el deseo de entrar en Perugia y tomar el control. Sin embargo, Ladislao D’Angiò Durazzo, rey de Nápoles, que estaba en el poder con el gobierno popular de Perugia para convertirse en señor, jurando defender la ciudad de ataques externos, como Braccio, demasiado cerca de los nobles que habían sido expulsados de la ciudad. Braccio Fortebracci, sin embargo, sigue vagando por el territorio, esperando el momento adecuado que, de hecho, llega en 1414. La muerte de Ladislao permitió a Braccio reorganizarse y asediar con éxito Perugia en 1416, a partir de ese momento, sin alterar el equilibrio institucional interno, Braccio continuó en la ciudad hasta su muerte en 1424, acontecimiento que condujo al nacimiento de la familia Baglioni.

Inmediatamente después de la muerte de Fortebracci, la Iglesia vuelve a poner sus manos en el poder y, con la ayuda de las familias internas, en particular los Baglioni, intenta restaurar el orden, sin alterar la estructura institucional de la ciudad, sino simplemente aumentando el control. Luego instituye las figuras de un representante papal y un arbitraje, como para realizar la tarea de una especie de magistratura imparcial. En este contexto, los Baglioni continúan su ascenso, logrando insinuarse en los distintos cuerpos de control de la ciudad, ampliando su red de poder. No debe subestimarse la amistad y la alianza con los Medici, especialmente con Lorenzo el Magnífico. El poder de los Baglioni siempre es cuestionado por la continua lucha interna con la otra familia noble, los Oddi, que a su vez tratan de llegar al poder, pero ven reprimidos todos sus intentos de rebelión.

A principios del siglo XVI, la Iglesia trató de restablecer su poder sobre Perugia que, sin embargo, sobre todo con lo que quedaba de la familia Baglioni, trató de resistir y, entre los años 30 y 40, se negó incluso a pagar algunos impuestos instituidos por el Papa (para avivar la protesta contra el famoso impuesto sobre la sal). Este rechazo desencadena la ira del pontífice que reacciona excomulgando a Perugia. Siguieron períodos de tensión en los que la ciudad intentó resistir al Papa, quien, con la ayuda de los Farnese, recuperó el control. En estos años, la voluntad del estado de la Iglesia de recuperar sus posesiones fue tan fuerte que el Papa Pablo III hizo construir la imponente Fortaleza Paolina (1540-1543) como símbolo del poder papal que se impuso sobre los propios ciudadanos y, en particular, sobre la familia Baglioni.

Los años siguientes estuvieron marcados por la dominación del Papa, con una pequeña interrupción a principios del siglo XIX con la toma del poder por el ejército Napoleónico. Eran períodos de aplanamiento, sin ningún tipo de crecimiento o progreso económico particular, excepto la construcción de varios palacios nobiliarios dentro de la ciudad. En estos siglos, un espíritu de fuerte crítica y deseo de cambio maduró lentamente, especialmente después de la recuperación del poder posnapoleónico por parte de la iglesia, un ambiente de fuerte crítica y ganas de un cambio.

LA HISTORIA DE PERUGIA DURANTE LA UNIFICACIÓN DE ITALIA

A partir de la segunda mitad de la década de 1830, el descontento creció en Perugia y las organizaciones clandestinas comenzaron a surgir a raíz de los vientos de la revolución nacional. Los ciudadanos de Perugia fueron protagonistas de la primera guerra de independencia, pero sobre todo de la segunda guerra, cuando un grupo de voluntarios decidió unirse al ejército piamontés dejando a Perugia indefensa inmediatamente después de la desobediencia al Estado Pontificio. Esto permite al Papa traer un contingente del ejército suizo a las puertas de Perugia, cuyos soldados, protagonistas de las masacres y de la violencia contra el pueblo de Perugia, mal armado y mal organizado, que quedó en defensa de la ciudad (hablamos de 2000 suizos contra 1000 perusinos). Este acontecimiento tuvo lugar el 20 de junio de 1859 y se conoce como la «masacre de Perugia».

El 14 de septiembre de 1860 Perugia fue liberada por el ejército piamontés, lo que obligó a los suizos a refugiarse en la Fortaleza Paolina. La anexión tiene lugar inicialmente en el reino de Cerdeña, que pasa a convertirse en reino de Italia.

Perugia, como toda Umbría, también está llena de pequeñas actividades de artesanía. Los callejones todavía están llenos de pequeños talleres donde las sabias y expertas manos trabajan y transmiten las más antiguas artesanías. El tiempo parece haberse detenido en estas tiendas que ofrecen la oportunidad de ser visitadas, como cualquier otra demostración, pero estas son verdaderas y auténticas porque cuentan la vida cotidiana de estos artesanos. Afortunadamente, algunos de estos talleres pueden ser visitados por aquellos que quieren entender y aprender ciertas pequeñas tradiciones locales. En Perugia, en particular, será fácil encontrar talleres que trabajen con vidrio, oro, hierro y madera.

Como en la artesanía, también en los aspectos enogastronómicos Perugia se caracteriza por una increíble diversidad de productos típicos. Umbría es una tierra genuina. Las pequeñas tradiciones locales son fuertes y esto se transmite sobre todo a los productos culinarios. Perugia no es comparable con ninguna otra ciudad o pueblo de la zona, de hecho, hay muchos productos y recetas que pueden considerarse originales o muy típicos de la ciudad. Para más información, consulta las secciones dedicadas. Si mencionamos algunos brevemente, no podemos olvidarnos del «Torcolo Di San Costanzo«, un típico pastel perusino (San Costanzo es uno de los Santos Patrones de Perugia), o el brustengolo (un pastel hecho con harina, manzanas y frutos secos) o la famosa «torta al testo» (una especie de pan/pizza que se rellena). ¡No hay ninguna fiesta de pueblo que no tenga la «torta al testo» en el menú, no hay umbro que no la conozca y no hay visitante que no la haya probado!

Perugia es también y sobre todo una ciudad viva y dinámica, siempre llena de eventos de todo tipo, especialmente musicales o culinarios. El Umbria Jazz, uno de los festivales de música más importantes de Umbría e Italia, es hoy en día conocido internacionalmente y tiene lugar en toda la ciudad a mediados de julio. En octubre, en cambio, Perugia se llena una y otra vez gracias al delicioso EuroChocolate que colorea el casco antiguo con espectáculos, puestos, demostraciones de diversa índole, todo con sabor a chocolate. Muchos son los conciertos gratuitos organizados en la Plaza del Cuatro de Noviembre. También hay mercados de temporada por los rincones de la ciudad, como el muy sugerente mercado de Navidad de la Fortaleza Paolina. Los numerosos teatros, muchos de ellos históricos, organizan una oferta teatral refinada pero siempre rica.

Agregado con éxito a los favoritos.

Per creare il tuo itinerario avremmo bisogno di qualche informazione in più: indica dunque le date che preferisci, quanti siete e dai un valore ai tuoi interessi, così potremo iniziare a comporre la tua timeline insieme.