fbpx
Ir a mi viaje

Declaro que he adquirido la información proporcionada en el informe informativo sobre las normas de privacidad y doy mi consentimiento para los fines que se indican a continuación

 
 

¿Olvidaste tu contraseña? ¿Nuevo usuario? Sign up

Favourites

ordenar por Az - tipo

Terni

TOUR IN BICI CON GUIDA PRIVATA
A real, hard-core workout on the Valnerina passes

Test your true mettle in the magnificent landscapes of the Valnerina

desde 80€ Por persona
Price is lower based on umber of people
TOUR IN BICI CON GUIDA PRIVATA
Acquasparta and the Roman Ruins of Carsulae

Come with us and discover Roman ruins and ancient forests

desde 55€ Por persona
Price is lower based on umber of people
AVVENTURA
Adventure Park in Umbria, Valnerina

Take on a challenge and test your skills in exciting adventure park in Umbria, Valnerina

25€ Por persona
Price is lower based on umber of people
TOUR IN BICI CON GUIDA PRIVATA
Age-old villages between Todi and the Martani mountain range

A route through the Martani mountains, on the trail of hamlets and villages

desde 60€ Por persona
Price is lower based on umber of people
AVVENTURA
Canyoning in Umbria, Valnerina

Hurl yourself onto sheets of glistening water or white-water torrents or climb down rock faces and dive into the river. Experience the canyoning in Umbria!

55€ Por persona
Price is lower based on umber of people
AVVENTURA
Climbing in Umbria

Take on a challenge and put your strength and concentration to the test with a sporting climbing in Umbria.

250€ Por persona
Price is lower based on umber of people
PASSEGGIATA DIDATTICA
Discovering Saffron in Valnerina – with tasting

Discover in Valnerina the region’s lilac gold: saffron. Get to know it, to love it but above all… to taste it!

desde 90€ Por persona
Price is lower based on umber of people
TOUR IN BICI CON GUIDA PRIVATA
Etruscan Umbria – From Tenaglie to Orvieto

Discovering the Etruscans. The sixth stage of our itinerary on the trail of the secrets of Lucumonia Volsinii

desde 55€ Por persona
Price is lower based on umber of people
TOUR IN BICI CON GUIDA PRIVATA
Etruscan Umbria – Orvieto: Castel Viscardo and Porano

Discovering the Etruscans. The seventh stage on our itinerary in search of temples, tombs and necropolises

desde 80€ Por persona
Price is lower based on umber of people
ESCURSIONE MTB CON GUIDA PRIVATA
From Castel San Felice to the ‘Cascata delle Marmore’ waterfalls

A cycle ride in nature, from the village of Castel San Felice to the splendid Marmore waterfalls

desde 60€ Por persona
Price is lower based on umber of people
TREKKING CON GUIDA PRIVATA
From Ferentillo to the ‘Cascata delle Marmore’ waterfalls

A hike to the magnificent waterfalls, along paths and dirt tracks nestled in the woods

desde 80€ Por persona
Price is lower based on umber of people
TREKKING CON GUIDA PRIVATA
From Macerino to Canepine

A hike through dense natural surroundings, between two villages tucked away in the hills

desde 80€ Por persona
Price is lower based on umber of people

Descubre Terni

Descubre Terni, ciudad de mitos y leyendas.

Donde hoy se encuentra la agradable Conca Terniana, vivió en los densos bosques un monstruo terrible. Este era un dragón alado -llamado Thyrus– dotado de patas delanteras y con una larga cola que desprendía de sus mandíbulas unaliento mortal. Nadie podía acercarse en un radio de kilómetros a su guarida y a veces, por hambre, el monstruo se dirigía a las puertas de la ciudad, sembrando el terror entre los habitantes. Nadie tuvo el valor de enfrentarlo  y losque lo intentaron fueron desgarrados por las garras de la bestia. Pero un día, un joven ternani con unabrillantearmadura, cansado de vivir con miedo, decidió probar su suerte. Se adentró en el bosque hacia la guarida del monstruo y cuanto más se acercaba, más oscurose volvía el cielo, amenazandocon una tormenta. El joven despreocupado llegó a la guarida y miró al Thyrus con la cara descubierta, notando sin embargo que su lanza podría ser como mucho un cosquilleo para esa podrida piel de cuero. Justo cuandoel joven parecía sucumbir, las negras nubes dejaron un repentino destello en el cielo y un rayo de sol reflejado por la brillante armadura cegó al ser impuro por un momento . El joven aprovechó para plantary clavar la lanza directamente en el corazón delanimal, que se derrumbó hacia el suelo con un escalofriante rugido. El legendario Thyrus, con su aliento pestilente, representa los pantanos podridos de la zona del río Velino, portadores de enfermedades y muertes, que infestaron el territorio de Terni antes de las reivindicaciones hechas por los romanos en el siglo III a.C. Su asesinato simboliza el nacimiento y desarrollo de la ciudad y por eso la bestia se ha convertidoen el símbolo de Terni, representado en los escudos de armas y estandartes, tallado en los dinteles y pintado en estandartes.

El otro representante de la tradición de Terni tiene una actitud opuesta, que contrasta con la maldad del Thyrus de manera radical: es el santo patrón de la ciudad y uno de los más conocidos en el mundo, lo que hace que elamor sea su emblema, San Valentín. El obispo vivió en la época del Imperio Romano que dio su vida por amor a dos jóvenes, demostrando que los sentimientos nobles nos unen y nos hacen universalmente humanos y más cercanos a Dios, incluso más allá de las estrictas diferencias impuestaspor los dictados religiosos.

El contraste entre la leyenda de Thyrus y la de San Valentín nos presenta a Terni como la ciudad de los dualismos, que se puede ver bien en el trazado urbano, tan particular y único en el paisaje regional. Terni es una ciudad antigua y moderna al mismo tiempo. La historicidad de su centro se alterna con el dinamismo y la contemporaneidad de sus suburbios, la fascinante artificialidad de sus industrias y la inesperada belleza de sus paisajes naturales.

Uno puede hacerse una idea de los procesos industriales y el impacto que tienen en la ciudad, de hecho esto sigue siendo un problema incluso hoy en día. Pero al visitar Terni te das cuenta de cómo se ha superado este problema y cómo la ciudad ha podido aprovecharlo, dando valor y profundidad cultural a lo que en ojtros contextos todavía nos cuesta considerar como parte de nuestra historia.

Descubriendo Terni

Descubre qué ver en Terni, una ciudad perfectamente en armonía entre el pasado y el presente.

Los lugares más encantadores de la historia antigua de la ciudad se encuentran principalmente en el centro histórico. Pero Terni también ofrece una gran variedad de sitios de arqueología industrialy un hermoso paisaje formado por campos ysitios naturales.

El paseo por el centro histórico sólo puede comenzar en el Corso del Popolo, partiendo del paisaje futuristacreado por la instalación Lancia di Luce, una escultura diseñada por el artista Arnaldo Pomodoro con motivo de los 100 años de la acería de Terni, para sumergirse paso a paso en el pasado. Al final del recorrido se encuentra el Palazzo Spadadel siglo XV, un edificio imponente y refinado al mismo tiempo, que ahora es lasede del ayuntamiento y de lasoficinas municipales. Unos metros más adelante, el tiempo se remonta a la iglesia de S. Salvador, un edificio religioso del sigloXI,que descansa en una domus del siglo I.

Justo detrás del Palazzo Spada los callejonesse ramifican, en un laberinto para la vista, entre iglesias y palacios del sigloXVIII, y luego se abren de repente detrás de las antiguas murallas que rodean los hermososjardines públicos, donde los ternani pasean, van en bicicleta, se encuentran y a veces se enamoran. Dentro del parque se encuentra el antiguo Anfiteatro Fausto,también conocido como el Coliseo de Terni, construido en el siglo I y muy bien conservado. Cuando los tejados de los edificios dejan espacio para un poco de vista los campanarios más visibles son los de la Iglesia de San Francisco, complejo románico  dedicado al santo franciscano, y la elegante Catedral de S. María Asunta, catedral de la ciudad. Volviendo a la Plaza de la República, se puede visitar el antiguo Ayuntamiento, construido en el sigloXIII, que consu campanario de acero de 40 metros de altura es el emblema del encuentro entre lo antiguo y lo moderno, del que la ciudad se convierte en embajadora emprendedora. Saliendo de las murallas se puede llegar a la zona entre la Piazza Valnerina, la estación de ferrocarril y el Colle di Pentina, donde a partir de la segunda mitad del siglo XIX surgieron las industrias más importantes del centro de Italia: la Fábrica de Armas (1880), donde se puedesentar la vasta colección de armas técnicas, la siderurgia (1884), el Jutificio Centurini (1886), de laque hoy en día sólo queda Villa Centurini, rodeada de pinos verdes que lleva el mismo nombre. No muy lejos se encuentran sitios aún más antiguos, como la hilandería de Gruber (1846) y el canal de Nerino, que proporcionó energíamotriz a lasprimeras fábricas. A su alrededor se encuentran los barrios obreros de Borgo Bovio y Sant’Agnese.

En la parte más occidental de la ciudad, sobre los restos de un antiguo cementerio cristiano de la época romana, se encuentra la Basílica de San Valentín, un destino para todos los amantes del mundo que quieran rendir homenaje a las reliquias del santo para bendecir su historia de amor.

La maravillosa cuenca donde se encuentra la ciudad está naturalmente preparada para recibir y sorprender a los amantes de la naturaleza, la tranquilidad y la montaña. La ciudad se encuentra al pie de la Sierra de Martani, con sus asentamientos prehistóricos, y está bordeada por el Parque Fluvial del Nera, que se puede recorrer a pie, en bicicleta o a caballo en toda su extensión. Para terminar, te olvidesde visitarla majestuosa Cascada de Marmore, la más alta y antigua construida por el hombre, que no puede resumir mejor la singularidad de estos territorios, donde la historia, la naturaleza y la tecnología se encuentran sin chocar, se tocan sin chirriar, en un delicado equilibrio ganado laboriosamente a lo largo de los siglos.

Descubre la Scopri la Cascada de Marmore, la más alta de Europa!

 «¡Horribilmente hermosa! pero al margen, por un lado

por el otro, bajo el resplandor de la mañana, posa un iris

entre los infernales remolinos, similar a la Esperanza en

Unlecho de muerte, e inusual en sus colores fijos,

Mientras todo su alrededor está desgarrado por las aguas

Furiosas, levanta serenamente sus colores brillantes

Con todos sus rayos intactos, y aparece en medio del horror

De la escena, el Amor que vela por la Locura

Con aparienciainmutable».

 

Así, a principios del siglo XIX, Lord Byron, uno de los más grandes poetas británicos, escribió en su obra Las peregrinaciones de Childe Harold, inspirado en la belleza de la atracción de Umbría, que durante siglos ha dejado sin aliento a cualquiera que llegue a la desembocaduradel río Velinoen el gran río Nera. Una belleza tan abrumadora que asusta. Podemos considerar la Cascada de Marmore como la cascada que batió el récord. Con 165 metros, es la más alta de Europa y  detiene el récordde salto artificial más alto del mundo. De hecho, lo que a primera vista nos parece una obra natural, esconde en su interior siglos de ingenio e investigación tecnológica.

La cascada fue literalmente «creada» por los antiguos romanos en el siglo III a.C., quienes por orden del cónsul Curio Dentato construyeron un canal – llamado Cava Curiana – para drenar una zona pantanosa haciéndola fluir en la dirección del salto natural de Marmore. El nombre  de la zona deriva probablemente de la conformación de las rocas que la componen, muy parecidas al mármol blanco, y que emergen de forma generalizada del manto boscoso que las cubre. La Cava Curiana y el sistema fluvial al que estaba conectado fueron durante siglos causa de conflictos entre las ciudades de Rieti y Terni debido a las frecuentes inundaciones del río Nera, cuyo caudal aumentó demasiado para permanecer en su cuenca. Los cambios posteriores se hicieron una vez a favor de una ciudady otra a favor de la otra, sin llegar a resolver realmente el problema. Las disputas pronto se convirtieron en una verdadera guerra de guerrillas, queobligó a los de Terni a construir una fortificación en la montaña, la Fortaleza de San Ángel, para comprobar que las intervenciones no se llevaban a cabo por los contendientes de Rieti. La fortaleza, que aún domina la cascada y cuyos restos son visibles y visitables, fue a lo largo de los años escenario de numerosas batallas por la conquista de la posición dominante.

El flujo del canal creció mientras tanto de forma incontrolada, creandouna cascadade potencia desproporcionada en comparación con lo que vemos hoy en día. Muchos trataron de resolver el problema, incluso Antonio da Sangallo el Joven, uno de los arquitectos de la Basílica de San Pedro, quien trató de ofrecer varias soluciones mientras permanecía en Terni para la construcción del Palacio Spada. Se construyeron otros canales de drenaje y se incrementó la profundidad de la cantera de Curiana, pero nada pudo detener la violencia del enorme chorro de agua que se precipitó en caída libre sobre la cuenca del Nera. Hubo que esperar dos mil años después de la creación del primer salto para resolver el problema. En 1787 el arquitecto Andrea Vici logró, mediante la construcción de una catarata lateral, cambiar el ángulo de caída del último salto, eliminando la «regurgitación» creada por el chorro que se debía en gran parte a la difícil gestión de las inundaciones del río. A pesar de ello, la potencia del chorro siguió siendo impresionante, hasta el punto de asustar y encantar al mismo tiempo a Lord Byron, que visitaría la cascada unas décadas más tarde. Un poder que el poeta puede comparar con el del amor que domina la locura.

En los años siguientes, con la llegada de la industrialización, la potencia de la cascada fue moderada por las centrales hidroeléctricas construidas para alimentar la gran necesidad de energía de las numerosas fábricas y talleres que ya a mediados del siglo XIX ocupaban el territorio. Hoy los caudales de los dos ríos están totalmente controlados y los sistemas de regulación hidráulica han evitado por completo el peligro de inundaciones, pero la maravilla que aún se siente cuando se está frente a ella ha permanecido inalterada, tanto que ha conseguido inducir a Stendhal, otro de los autores que se detuvieron a admirar el espectáculo y nos han dejado su testimonio, considerándola como una de las cascadas más bellas y hermosasdel mundo.

Desde la plataforma inferior, la vista está totalmente ocupada por la espumosidad de las aguas blancas que caen. La experiencia de la visita es global e involucra los 5 sentidos: más allá de la magnífica vista, el impetuoso ruido y el olor de la madera y de la vegetación húmeda que la rodea, la fuerza y la velocidad  hacen añicos el agua que cae sobre la roca, que la «pulveriza» yemiteuna ligera  lluvia aeriforme, la cual acaricia la piel. Si viene de noche, un sistema de iluminación bien instalado le permitirá admirar el espectáculo de una manera igualmente impresionante.

El sitio de la Cascada de Marmore, abierto a los turistas con horarios que varían según la estación del año, está salpicado de senderos de todas las longitudes y dificultades que conectan los distintos miradores y puntos panorámicos -como el histórico Observatorio, balcón en una posición privilegiada y segura construido en 1781 para el paso de los ricos. A través de algunos de estos senderos es posible subir los cuatro saltos de la cascada hasta el mirador superior y hasta el llamado Campacci: grandes prados salpicados de castaños donde se han organizado lugares de descanso y de acampada para el disfrute del paisaje. Exploring Umbria te ofrece la posibilidad de reservar excursiones en la naturaleza, a pie o en bicicleta, con guías expertos, o sesiones de barranquismo y rafting en el río Nera. La situación ambiental debido a la presencia de la cascada ha creado un ecosistema particular, compuesto de plantas y animales raros que son difíciles de ver en otras partes de la zona. El agua, rica en carbonato de calcio, combinada con la presencia de una roca muy porosa, ha tallado y esculpido cuevas dentro y cerca de la cascada, algunas de las cuales son visibles. Si se llega al mirador superior, subiendo por la cascada, se pueden ver desde arriba también los restos de las obras de las centrales hidroeléctricas y de las canteras, construidas a lo largo de los siglos para intentar frenar la fuerza de una obra cuya historia entrelaza naturaleza y cultura de manera inextricable y que, aún hoy, nos cuesta creer que venga, aunque sólo sea en parte, de mano del hombre.

Durante la segunda mitad del siglo XV, la plaza frente a la catedral de Terni debió haber estado muy concurrida. Los campesinos marcharon a un ritmo lento, absorbidos por el peso del carro lleno de cereales y remolacha. Los mercaderes solían gritar para atraer a los ricos que salían del Arringo, el ayuntamiento de la época, o del noble palacio dispuesto alrededor de la iglesia. Algunos de ellos cruzaban la polvorienta plaza, esquivando cerdos y pateando gallinas, otros se reunían en pequeños grupos, para hablar en voz alta de las nuevas reglas impuestas por el Papa para la restauración de la moralidad. La prosperidad y riqueza que se había desarrollado en aquellos años en la ciudad había llevado a los habitantes, especialmente a la nobleza y al clero, a comportarse de forma bastante lasciva, obligando al legislador a intervenir en 1444 con una regulación en materia de prostitución, juegos de azar, despotrique y usura.

La plaza debió haber sido muy concurrida pero, como de costumbre, había pocas mujeres y aún menos o casi ninguna después de la nueva ley. Si los exhuberantes hombres malgastaban el capital en la prostitución, era «por supuesto» culpa de las mujeres tan provocativas, por lo que se prohibió la ropa «provocativa» Esta no podía ser de tela fina, como mucho mangas de seda y mangas de terciopelo; las joyas y los peinados no podían costar o valer más de tres ducados, las tiaras que se colocan en el cabello no podían ser de oro o plata, ni siquiera en las bodas. Las bodas debían ser comedidas. No más de diez personas podían asistir al banquete de bodas. A las mujeres no se les permitía asistir a las celebraciones de los funerales públicos y, en resumen, cuanto menos se hicieran ver, mejor. También se dieron indicaciones precisas sobre la profundidad de los escotes y la altura de los tacones, que no debían exceder los cuatro dedos.

Este es probablemente el contexto en el que deberíamos imaginar uno de los elementos que más intriga hoy en día de la catedral de Terni. Acercándonos a la iglesia, entrando por el elegante pórtico del siglo XVII con balaustre coronado por estatuas de San Valentín y otros siete santos obispos, veremos que en una losa, colocada sobre la ventana del rombo a la izquierda del portal central, aparece grabada la orma de un zapato. La interpretación de este extraño descubrimiento, realizado durante los trabajos de restauración en los albores del siglo XX, ha dado lugar a extravagantes teorías. La más acreditada, aunque no haya sido históricamente verificada, está vinculada a las regulaciones emitidas en 1444 para frenar el clima de baja moralidad. La placa estaba grabada con la medida del talón que se permitía llevar a las mujeres, representada por una línea vertical dentro de la tripartición central de la orma. La línea tiene ocho centímetros de largo, que corresponde precisamente a los cuatro dedos impuestos por el reglamento, bajo pena de una multa de medio ducado de oro.

Por supuesto, no es sólo la huella lo que hace interesante la construcción de la Catedral, de la que podemos remontar una parte de la estructura hasta el siglo VI, cuando el santo obispo Anastasio trabajaba en Terni. Su tumba está guardada dentro de la cripta y nos lleva a pensar que fue su muerte la que dio origen a la vida milenaria de este lugar, ya demostrada por la presencia del antiguo anfiteatro Fausto del siglo I, no muy lejos de allí. La estructura de la cripta y la presencia del ábside y de las ventanas en su interior nos hace pensar que en el siglo XI el edificio no estaba enterrado y por tanto era una verdadera iglesia. En los siglos XV y XVI se llevaron a cabo importantes obras de ampliación pero la planta que hoy podemos ver fue construida en el siglo XVII. Un siglo más tarde fue el turno del campanario oriental.

En el interior se encuentran muy pocos restos del mobiliario del siglo XVII, desaparecidos por las dispersiones napoleónicas y los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial. Estos han sacado a la luz en algunos puntos los restos de la antigua estructura románica, como una parte de la fachada interior con rosetón y dos ventanas ajimezadas. La tercera capilla de la nave izquierda se llama capilla de la Misericordia, porque presenta una imagen de Nuestra Señora de la Misericordia atribuida a Carlo Maratta, uno de los más importantes exponentes del clasicismo romano del siglo XVII. El órgano, cuyos tubos están engarzados en una serie de ramas doradas, es otra fina obra conservada en el interior de la catedral. Construido por Luca Neri en 1647, los documentos encontrados en los archivos municipales atribuyen el proyecto nada menos que a Gian Lorenzo Bernini. Algunas voces, debido a la gran amistad que existía entre Bernini y el cliente de las obras, el cardenal Rapaccioli, atribuyen al arquitecto y escultor napolitano todo el proyecto de reconstrucción.

Desde la misteriosa huella grabada en el portal hasta la mano que diseñó su apariencia, hay muchos rompecabezas que giran en torno a la Catedral de Santa María de la Asunción. Su elegancia, su larga historia y el gran impacto en los visitantes que, saliendo de los callejones del centro de la ciudad, entran en la plaza y la encuentran frente a ellos, sin duda permanecen a lo largo del tiempo.

En el lado sur de la Plaza Europa se encuentra un poderoso palacio, desnudo y severo, construido en el siglo XVI para convertirse en la residencia de los Condes de Collescipoli, los Spada, una de las familias romanas más influyentes de Terni.

En 1546 Antonio Cordini, más conocido como Antonio da Sangallo el Joven, mientras supervisaba la construcción del palacio, debilitado y febril se tiró al suelo y nunca más se recuperó. Nadie conoce exactamente la causa de la muerte del gran arquitecto manierista que, entre sus innumerables hazañas, además de la Fortaleza Paolina, también recogió la dirección de las obras de la Basílica de San Pedro en el Vaticano durante más de 25 años, enfrentándose a la difícil tarea de realizar la comparación con su predecesor, un tal Rafael Sanzio. Muchas veces a lo largo de los siglos la versión de la muerte natural del arquitecto florentino ha sido sustituida por la más fascinante de asesinato por envenenamiento, aunque nunca nadie ha podido comprobarlo. El caso es que en esos años Sangallo se enfrentaba a una difícil situación al haberse instalado en Terni, a instancias del Papa Pablo III, con la tarea de llevar a cabo la construcción del sistema de regulación hidráulica de la Cascada de Marmore. Durante siglos, la cascada creó problemas en la gestión de las inundaciones del río Nera que inundaban continuamente el territorio de Rieti. Esto condujo a una sangrienta rivalidad entre Terni y Rieti, que sin embargo cesó con la construcción de la obra, porque fue vista por los súbditos como una imposición de su gobernante papal que no agradaba a nadie. Según latradición, cada vez más suspicaz de la historiografía oficial, Sangallo el Joven fue atrapado en medio de esta rivalidad como brazo ejecutivo y representante del odiado Papa, y no pudo  escapar de la venganza del pueblo.

La construcción del palacio se terminó en 1555 y la familia Spada conservó la propiedad hasta finales del siglo XVIII, cuando fue adquirida primero por la familia Massarucci y luego por la Hermanas del Niño Jesús. En la segunda mitad del siglo XX se vendió a la ciudad de Terni, que, mediante una sabia remodelación, instaló sus oficinas y la sala de reuniones en su interior. La Sala del Consejo, también conocida como Sala de Faetón, es una de las obras maestras del Palacio. Las bóvedas tienen espléndidas decoraciones grotescas y escenas de la Batalla de Lepanto y la Noche de San Bartolomé con la matanza de los hugonotes pintada pore l pintor flamenco del siglo XVI Karel Van Mander.

La fachada, como el resto de la estructura, está desnuda y «desollada» es decir, carece de la capa de yeso que originalmente cubría el palacio. Esto le da un aireaún más poderoso y austero. El aspecto inicial dado al Palacio Spada de Terni por Sangallo el Joven era de hecho diferente de lo que vemos hoy en día y preveía la articulación de la planta en dos alas. En el siglo XVIII los dos cuerpos se unieron mediante la construcción de un edificio, creando el estilo típico de «corte». La entrada principal se trasladó más tarde de Via Roma a Corso del Popolo, donde sigue estado hoy en día.

El Palacio Spada se puede visitar durante el horario de apertura del Ayuntamiento de Terni y, si no hay consejos o reuniones en el lugar, puede pedir que le acompañen en el hermoso Salón del Consejo y salas adyacentes, también de gran impacto graciasa las decoraciones atribuidas a Sebastiano Fiori, un alumno de Vasari. Por último , en el palacio se han encontrado restos de mosaicos relativos a los suelos de una antigua domus romana, simbolizando la longevidad e importancia de un lugar que durante siglos ha sido centro de poder del territorio.

Fuera del centro de la ciudad, que se ramifica desde la Via Flaminia, un camino empedrado cuesta arriba conduce a la elegante basílica de San Valentín. En este lugar, originalmente un antiguo cementerio cristiano, fue enterrado en el siglo III el santo más famoso del mundo, cuya memoria se celebra incluso en países no cristianos. El día de San Valentín es la fiesta más romántica del mundo y la historia del martirio del santo es, en su naturaleza trágica, también romántica.

Valentín, obispo de Terni, conocido por su gran personalidad, fue llamado a Roma por el padre de una familia rica porque su hijo estaba gravemente enfermo y moribundo. El obispo logró milagrosamente salvar al joven, que se convirtió al cristianismo en agradecimiento. La noticia de la curación se difundió, al igual que la fama del obispo, que logró su misión evangelizadora de convertir incluso a jóvenes eruditos. Estos fueron Procles, Efebo, Apolonio y Abondio, que pronto se convirtieron en fieles discípulos de Valentín, siguiéndolo hasta su muerte. Muerte que se produjo de forma violenta, como para muchos cristianos de la época, especialmente los dedicados a la difusión de su fe en el Imperio pagano, a instancias de Furius Placidus, Prefecto de Roma, que ordenó su decapitación. En el camino de regreso a Terni, Valentín fue capturado por los centuriones y no tuvo escapatoria. ¿Pero por qué Valentín es el santo de los amantes?

La historia cuenta que antes de ser arrestado Valentín había oficiado una ceremonia muy especial, un matrimonio entre una cristiana y un pagano, altamente prohibido tanto por la ley como por la religión. Pero ella, Serapia, estaba gravemente enferma. El joven amante, Sabino , imploró al obispo que intercediera ante el Señor para que pudiera estar unido a ella incluso después de la muerte. Así que Sabino se convirtió y Valentino, impresionado por un sentimiento tan abrumador, bendijo la unión de la pareja. Pocos momentos después, murió la dulce Serapia, abrumada por la enfermedad, pero su amor había sido celebrado para siempre.

La iglesia fue construida sobre el oratorio, probablemente en honor a la memoria del obispo, pero al estar en una ruta de comunicación muy transitada y fuera del abrigo de las murallas de la ciudad, fue destruida y reconstruida muchas veces. La versión que podemos admirar hoy es del siglo XVII y fue levantada cuando, a instancias del Papa Pablo V, se buscaron y exhumaron los restos del santo.

Desde los nichos de la fachada, las estatuas de estuco de Valentino y sus cuatro discípulos nos miran y nos invitan a entrar. En el interior, la Basílica de San Valentín es de una sola nave con capillas laterales alberga valiosas pinturas de Luca de la Haye y un espléndido San Miguel Arcángel de Cavalier D’Arpino, nacido Giuseppe Cesari, maestro de Caravaggio. Bajo el altar está la urna que contiene los restos de San Valentín. Bajando una escalera a la izquierda del altar, se llega a la cripta, que conserva los restos de los fieles discípulos del obispo de Terni. Junto a la cripta hay un pequeño museo con algunos objetos encontrados durante las excavaciones realizadas para la construcción de la Basílica.

En 1909, durante las excavaciones arqueológicas en la zona cercana conocida como la necrópolis de las Acerías, se encontró una tumba bastante inusual. Contrario a la costumbre, el sarcófago era bisomo, es decir, contenía dos cuerpos, y en el ajuar funerario se encontraron dos brazaletes trenzados. La leyenda popular interpreta los cuerpos enterrados en pareja como los de Sabino y Serapia y los brazaletes tejidos como símbolo de su amor. Esta versión ha sido negada recientemente por algunos estudios arqueológicos y antropológicos, que han identificado los cuerpos como los de dos niñas, probablemente ambas mujeres, que datan de ocho siglos antes de Valentino. Pero la tumba, ahora en exhibición en la sección arqueológica del CAOS, museo y centro cultural establecido en la antigua fábrica química SIRI,  sigue siendo impresionante y merece la pena visitarla.

Viniendo de Corso Vecchio, en el corazón del centro histórico de Terni, y girando hacia Vico San Lorenzo, nos encontraremos frente a una iglesia con una gran fachada románica, conformada en su parte superior por un tejado a dos aguas y formada por ladrillos de piedra clara que interrumpen su uniformidad para dejar espacio a dos portales, uno del siglo XVI, y dos pequeñas ventanas de tres aberturas. No obstante, la unidad de la fachada de la Iglesia de S. Lorenzo esconde una doble identidad. De hecho, el lugar de culto está dividido en dos naves de diferentes épocas y con diferentes historias. La nave izquierda es muy antigua y parece cobrar vida en el siglo XIII sobre las ruinas de una domus o de un templo romano. Se trata de la planta original de la iglesia, de la que hay alguna información en el Rationes decimarum de la época, es decir, el registro parroquial en el que se contaban impuestos recaudados por los organismos eclesiásticos. Esta parte de la iglesia salió a la luz y fue restaurada en los primeros años del siglo XX, durante las excavaciones para un trabajo de reestructuración después de un largo período de abandono. El suelo presenta vestigios de mosaicos, probablemente de la época romana, y la zona que ahora se encuentra bajo el ábside era probablemente una parte central de la antigua iglesia del siglo XIV, que estaba flanqueada por dos pequeñas naves. Con un poco de imaginación podemos reconstruir mentalmente el aspecto original de este espacio, inspirándonos en las antiguas columnas y sus bases. Encima de uno de ellos todavía es posible identificar los restos de un altar donde se colocaban las representaciones de las divinidades paganas.

El pasillo derecho es visiblemente más reciente. Añadido en el siglo XVII, está situado en un nivel superior al de la izquierda y está totalmente enlucido. Como sucedió a muchas de las iglesias de Terni, los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial no perdonaron ni siquiera a la iglesia de San Lorenzo, que, para burlarse del destino, capituló en el fuego enemigo en la mañana del 11 de agosto de 1944, las bombas cayeron emulando las estrellas de la noche anterior y partes de la iglesia se derrumbaron como los deseos expresados por los de Terni.  Cedieron el tejado, el flanco derecho y la parte superior del ábside. La reconstrucción, dirigida por el obispo en ejercicio, se llevó a cabo para restaurar la apariencia antes del bombardeo, sin introducir más cambios.

Entre las obras que encontramos en el interior de esta iglesia de doble alma hay que recordar en el primer altar izquierdo un cuadro del siglo XVII que representa el martirio de San Blas, atribuido con cierta reserva al pintor de Rieti Vincenzo Manenti, y una estatua de la Virgen del siglo XVIII vestida con preciosos tejidos.

La Iglesia de San Francisco es uno de los lugares franciscanos más importantes de Terni. En este lugar se erigió en el oratorio de S. Cassiano, que el obispo de Terni Rainerio donó a San Francisco para que lo acogiera durante sus pasos por la ciudad. La iglesia fue construida en la segunda mitad del siglo XIII y, en su forma original, constaba de una sola nave. Las dos naves laterales se añadieron en el siglo XV, cuando los franciscanos obtuvieron del municipio la posibilidad de utilizar material de construcción procedente de la demolición del Arco del Fondanello, una estructura cercana. La piedra «esponja«, con la que se construyó la mayor parte de la iglesia de San Francisco y las dos nuevas naves, es un tipo particular de travertino típico del territorio de Terni, muy adecuado para la construcción por su ligereza, resistencia y adaptabilidad. De hecho, es muy maleable en el momento de la extracción y se solidifica en contacto con el aire. Es precisamente esta razón y su apariencia, muy parecida a la de una esponja, la que dio origen a su nombre.

Basta con echar un vistazo a la fachada para comprender que las dos naves forman parte de una intervención consecutiva. Consta de tres bloques: un bloque central con pórtico gótico rematado por dos rosetones, y los dos bloques de espejos laterales con portales más pequeños dispuestos bajo elegantes ventanas ajimezadas.  Por su fuerte similitud con las iglesias franciscanas de Asís, la tradición ha atribuido la autoría del proyecto a Filippo da Campello, el mismo arquitecto que siguió la obra de la Basílica de San Francisco y Santa Clara. En la misma época se construyó el campanario, al que se accede desde el interior de la iglesia a través de la Capilla del Cristo Muerto, junto al altar.

A lo largo de los años la iglesia sufrió varios daños y durante la Segunda Guerra Mundial un bombardeo golpeó el lugar, destruyendo irreparablemente una de las capillas de la iglesia, dedicada a San Bernardino. Muchas de las obras fueron tomadas de la iglesia porque se consideraban inseguras. Uno de ellos fue el retablo pintado para el altar mayor por Piermatteo D’Amelia, encargado al artista a finales del siglo XV. El pintor americano se había ganado la estima de los mecenas del centro de Italia después de haber pintado al fresco el gran cielo estrellado de la Capilla Sixtina, que Miguel Ángel, según se cuenta, lamentó mucho cubrir. Hoy la obra, llamada Retablo Franciscano, se exhibe en la Galería de Arte Cívico de la ciudad, instalada en el renovado CAOS – Centro de las Artes Opificio Siri.

Muchas de las decoraciones se encuentran todavía en el interior de la iglesia y por una de ellas ya vale la pena la visita. Es una obra de Bartolomeo di Tommaso que decora la capilla Paradisi, situada a la derecha del altar mayor. Impresionados por la apasionada y colorida predicación del franciscano S. Giacomo della Marca y quizás por la obra de Dante, algunos miembros de la familia Paradisi, que eran entonces municipios, quisieron honrar la memoria de uno de sus familiares encargando un evocador juicio universal. En la pared central de la capilla se encuentra el Paraíso, con el Redentor juez,rodeado de ángeles, santos y, un poco más abajo, los patronos. En el muro de la izquierda se representa el Purgatorio, con los penitentes dispuestos en diferentes cuevas y círculos y más arriba se representa la Bajada de Cristo al Limbo. En la pared derecha está el Infierno, con Lucifer dominando a los condenados, algunos de los cuales están en agujeros, otros en cuevas. Más arriba, los ángeles echan a los pecadores de las cuevas.

El Parque Fluvial del Nera está ubicado en la Valnerina, uno de los territorios más sugestivos y menos conocidos de Umbría, toma su nombre del río que fluye entre sus valles y sus profundos barrancos: el Nera. El río nace en el corazón de los Apeninos de Umbría y de las Marcas y desemboca 116 kilómetros después en el Tíber, con una furia y una potencia poco comunes. No es casualidad que sea considerado el séptimo río más grande de Italia en términos de caudal medio. Esta particular impetuosidad le ha permitido a lo largo de milenios modelar y esculpir un paisaje tan característico que, a pesar de la común presencia humana, a veces parece salvaje y deshabitado. Los perfiles de la Valnerina son escarpados y dentados, y los profundos valles descubren su origen calcáreo sombreado durante la mayor parte del día, incluso en verano. Un escenario completamente diferente del resto de las dulces y soleadas colinas de Umbría, por las que la región es más conocida. La Valnerina se desarrolla en longitud y atraviesa todo el sureste de Umbría, extendiéndose desde el municipio de Preci hasta los territorios de Terni al sur, Nursia y Cascia al este.

El Parque Fluvial del Nera está situado dentro del valle e incluye el tramo medio-inferior del río, el que desde el pueblo de Ferentillo llega a Terni, enel punto de confluencia con el Velino. Este último literalmente se «lanza» al Nera, y lo hace cayendo 165 metros y formando uno de los fenómenos hidrológicos italianos más bellos, la Cascada de Marmore. A lo largo de la extensión que sigue el curso del río, el parque toca los municipios de Arone y Montefranco, mientras que hacia el este se extiende y se aleja del río, incluyendo el pequeño pueblo de Polino, con sólo 230 habitantes, y el lago Piediluco, el segundo más grande de la región y de gran impacto paisajístico.

Un paisaje tan fascinante y particular, que a primera vista podría considerarse poco poblado, ha sido frecuentado por el hombre desde la antigüedad. En Valnerina había de todo lo que se necesitaba: agua, madera y posiciones altas desde donde dominar los valles. Fortalezas, castillos, monasterios y atalayas están repartidos por todo el territorio y son un ejemplo de la riqueza económica de la que disfrutaba esta tierra, que era un contrapeso al aislamiento que le daba la posición geográfica. Aunque era un lugar de paso, la Valnerina por su forma siempre ha sido difícil de alcanzar por el comercio y la modernidad. Por ello, las tradiciones culturales se han transmitido y preservado con mucha más fuerza que en otras zonas. El Parque Fluvial del Nera alberga , por ejemplo, el CeSCaV, Centro de Estudio de las Campanas de Valnerina, con sede en Arrone, encargado de estudiar y valorizar una de las tradicionesmásimportantes de la zona, la de los Campanarios. El Método «umbro», de gran impacto visual y auditivo, tiene lugar en la parte superior del campanario, en el interior de la celda campanaria, donde se interpretan melodías y se tocan las campanas directamente a mano. Deambulando por los pequeños pueblos del Parque en primavera y verano, todavía se puede escuchar el alegre y desenfadado sonido del órgano, la pandereta y el triángulo que se combinan en el Saltarello, canción popular que en su día fue reina de las fiestas de Umbría y de las Marcas y que ahora se ha reducido a una diminuta resistencia folclórica que se extiende a muy pocos territorios.

Además de historia y cultura, el Parque ofrece una naturaleza para vivir y explorar. Hay muchos senderos e itinerarios para recorrer las épocasa pie o en bicicleta que se adaptan a cada necesidad. Los itinerarios turísticos son más fáciles, más cortos y adecuados para todos: desde la subida rápida que en tan sólo 45 minutos permite conquistar el Monte de Arrone y disfrutar de su hermosa vista partiendo desde el pueblo de abajo, el sendero que en doshoras y media lleva desde Ferentillo hasta el encantador pueblo de Nicciano, los pintorescos senderos que serpentean por el parque de las Cataratas de Marmore. Para los excursionistas más entrenados en busca de aventuras, no faltan las emocionantes rutas a seguir: algunos ejemplos son el Anillo del Monte Pennarossa, 7 km para unas cuatro horas de caminata, o el sendero que lleva de Polino a Colle Bertone, que en 7,4 km comprende 430 metros de desnivel, tanto en subida como en bajada. El Parque es una visita obligada para los amantes de la bicicleta, ya que desde hace algunos años está incluido en la «Greenway del Nera» un gran anillo cicloturístico de unos 180 km que discurre a lo largo y ancho de la Valnerina, desde Preci hasta Prati di Stroncone. Una experiencia imperdible para los amantes de la naturaleza y de las dos ruedas. Luego, por supuesto, los deportes que ven al Nera como protagonista. Canoa, barranquismo, rafting e hidrospeed, así como un parque de aventura y un tramo del río utilizado para la pesca «sin muerte» son sóloalgunas de las actividades que se llevarán a cabo dentro del «Parque del Agua». No vuelvas a casa sin traer contigo un poco de nostalgia por esta tierra que, a pesar de su aspecto severo y aterrador, acoge y protege al hombre desde hace siglos.

No muy lejos de la ciudad de Terni se encuentra la Valserra, tierra que toma su nombre del río que fluye en su interior, el río Serra. El valle ha sido una zona de tránsito durante siglos y fue durante muchos siglos, además del Valle del Tessino atravesado por la Vía Flaminia, el único vínculo natural entre el valle de Terni y la ciudad de Spoleto. La importancia de esta vía de comunicación en el pasado todavía se puede ver hoy en día observando los pueblos a lo largo del valle. Estos no se desarrollaron como verdaderas fortalezas, al contrario que la mayoría de los otros pueblos construidos en los territorios vecinos. Los principales asentamientos no estaban situados a lo largo de la carretera de comunicación, sino a un lado, en las alturas, en posición de mirador. Junto a los pueblos construidos en el interior de las fortificaciones y los construidos en torno a estructuras productivas o religiosas como los monasterios, muchas de las aglomeraciones que aún hoy encontramos a lo largo de la Valserra tienen un aspecto diferente. Se han desarrollado visiblemente alrededor de altas torres, con el destino de observatorio para el control del «tráfico» que se generaba aguas abajo. Acquapalombo, Battiferro, Poggio Lavarino, estos pueblos, construidos alrededor de torres de vigilancia, formaban parte de un sistema de fortificación más amplio que permitía controlar y defender toda la zona.

El valle adquirió gran importancia alrededor del año mil, en un momento de tensión política entre el Estado de la Iglesia y el Gran Ducado de Spoleto. Enrique II el Santo, rey de Italia y emperador del Sacro Imperio Romano, para reafirmar su lealtad a Benedicto VIII, cedió al Papa los territorios conocidos como las tierras de Arnolfo, entre los que se incluía el Valserra con sus asentamientos, constituyendo así un territorio «amortiguador» entre las tensiones de los dos estados. Para los habitantes, esto no supuso un gran cambio, ya que los Condes Arnolfi, terratenientes seculares, continuaron como siempre administrando la zona, aunque como vasallos del Papa y no del Emperador. Y lo habrían hecho durante los siguientes 600 años.

Hoy en día la Valserra es un territorio muy poco afectado por el desarrollo urbano. Sus bosques representan un testimonio de la gran biodiversidad presente en Umbría, hasta el punto de ser reconocidos a nivel europeo como Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) y Zona Especial de Conservación (ZEC), dentro de la red Natura 2000 creada por la Unión Europea para la protección y conservación de hábitats y especies, animales y plantas. Caminando por los numerosos senderos que se extienden a lo largo del río o en las colinas entre los pequeños pueblos, a pie o en bicicleta, no tendrás dificultad para ver zorros, corzos, pequeños mustélidos que corren entre los arbustos del bosque.

Fuera de los principales circuitos turísticos, la Valserra no defraudará a quienes buscan la paz en Umbría sin sacrificar el encanto de la historia y de aquellos contextos que, por pereza o complacencia, parecen querer ceder el paso a nuestro presente.

Descubre qué hacer en Terni.

La ciudad ofrece unsinfín de atractivos: desde actividades culturales como visitas guiadas a museos y monumentos hasta las más lúdicas y emocionantes, como el Paintball o el Laser Game. Puedes alternar la relajación de un paseo por el parque de la ciudad durante el día con la diversión de salir de una sala de escape sano y salvo con tus amigos. Por la noche, come en uno de los muchos restaurantes del centro y conoce a nuevos amigos en los bares abiertos hasta altas horas de la noche. Pero si buscas algo más emocionante, te recomendamos que abandones la ciudad y aproveches las posibilidades que le ofrece el campo y la naturaleza de Terni. Partiendo de los deportes de navegación para hacer en el Nera que, con el caudal de un río medio y la tortuosidad de un arroyo de montaña, ofrece una amplia gama de soluciones para saciar tus deseos de aventura. Rafting, Hydrospeed, Canyoning y Kayak son los servicios que ofrecen las numerosas actividades de Terni, algunas de las cuales se encuentran en pleno centro de la ciudad, en un lugar de fácil acceso. Para aquellos que no están tan familiarizados con el agua, se puede explorar el Black River Park y las montañas de América en un quad o su antepasadomás antiguo y ecológico, el caballo. Si  la tierra tampoco te convence y crees que tu aventura ideal puede tener lugar aún más arriba, puede cruzar los cielos volando un pequeño ultraligero o colgado de un paracaídas, con los ojos siempre bajados, a las maravillas de lacuenca de Terni.

Per saperne di più...

LA HISTORIA DE TERNI DURANTE LA ÉPOCA PRERROMANA

La gran necrópolis de la Acería, descubierta a finales del siglo XIX durante la construcción de la Acería de Terni, atestigua que ya durante la Edad del Hierro y del Bronce el valle de los Montes Martani era una zona densamente poblada. La necrópolis es enorme y se extiende por unos tres kilómetros, reconectando con la Necrópolis de San Pietro in Campo (VI sec.), donde se encuentra la Tumba del guerrero.

Como otras partes de la región, Terni ya era un puesto de avanzada de la civilización umbra antes de la llegada de los romanos entre los siglos IV y III a.C. El asentamiento de Interamnia Nahars , que se estableció alrededor del año 672 a.C., donde hoy se encuentra la ciudad, debe haber sido uno de los más grandes y bien estructurados. Del mismo asentamiento toma su nombre el principal río del territorio y que pasa en medio de Terni, el Nera. Las extensas necrópolis que ocupan estas tierras pertenecen a los Naharki, una población de pastores y guerreros con identidad propia que ocuparon estos territorios.

LA HISTORIA DE TERNI DURANTE LA ÉPOCA ROMANA

Las primeras ciudades de Umbría conquistadas y romanizadas fueron las de la Vía Flaminia, una de las vías de comunicación más importantes del centro de Italia, que conectaba Roma con el Mar Adriático. Atravesaba el corazón del municipio de Terni y formaba el Cardo maximus, atravesando el Decumanus maximus a la altura de la actual Piazza della Repubblica. Interamnia Nahars fue una de las primeras que sucumbió, llamada Statio hasta el año 90 a.C. , cuando con la LexvJulia, una ley que concedía la ciudadanía romana a todos los pueblos itálicos, el asentamiento se convirtió en un verdadero municipium. Las huellas del paso de la civilización romana en Terni se pueden ver todavía en los restos de las murallas, en el anfiteatro de Faustoy en la iglesia de S. Salvador, construida sobre los cimientos de una domus. En el Mulino Secci, a orillas del río Nera, se encontró una columna que probablemente formaba parte de un templo dedicado a algunos dioses del río. A lo largo de la misma Vía Flaminia, fuera de la ciudad por miedo a un levantamiento popular, fue decapitado el 14 de febrero de 273 Valentino da Terni. Por orden del emperador Aureliano, el obispo fue ejecutado por haber oficiado el matrimonio entre la cristiana Serapia y el legionario pagano Sabino. La enfermedad de ella y el amor incontrolable de ambos llevó a Valentín a celebrar el rito. La muerte los atrapó juntos, unidos por toda la eternidad como esperaban, mientras recibían la bendición. Poco después le tocó el turno al oficiante, que desde ese día protege a los amantes de todo el mundo.

LA HISTORIA DE TERNI DURANTE LA ÉPOCA MEDIEVAL Y COMUNAL

Después de la caída del Imperio Romano, a Terni le tocó el mismo destino que a todos los demás territorios de Italia central: primero sufrió las invasiones de los godos, en particular la devastaciónes traídas por los ejércitos de Totila y Narsete en el sigloVI, luego sufrió la dominación de los lombardos y las amargas guerras contra los bizantinos, en constante lucha por crear espacio para el corredor que a lo largo de Vía Merina conecta Roma con el Exarcado de Ravenna. En este período nacieron las poderosas fortalezas y los sistemas de fortificación que rodean el territorio y dominan las montañas alrededor de Terni. En el año 742 tuvo lugar en la ciudad un encuentro fundamental para la historia de Italia: el Papa Zacarías conoció al rey de los Longobardos Liutprando, que había saqueado la Italia central con su ejército tratando de restaurar el orden entre sus ducados. Liutprando devuelve algunos territorios estratégicos al Papa, que a su vez presta a la milicia romana -oficialmente bajo el control del evanescente emperador bizantino Artavasde, que lucha por el trono de Constantinopla- la reconquista del Ducado de Espoleto. Después de la donación del Castillo de Sutri por parte de Liutprando al Papa Gregorio I, el encuentro de Terni fue el acontecimiento más importante que sentó las bases para la construcción del Estado de la Iglesia, protagonista político de la historia italiana hasta el siglo XIX.

Siempre bajo la influencia papal, Terni se convirtió en uno de los primeros municipios. En el siglo IX el Papa Benedicto III otorgó a la ciudad la autonomía de la ciudad, trazando los primeros límites del territorio. Con Federico Barbarossa primero y Federico II después Terni pasa bajo la influencia imperial y permanecerá en fases alternas hasta la campaña del Cardenal «Coronel» Albornoz, que a partir de mediados del siglo XIV devuelve la ciudad al dominio papal.

La Vía Flaminia fue frecuentada durante mucho tiempo por San Francisco, que en varias ocasiones se alojó en Terni. En la ciudad, las huellas del paso del Poverello se concentran en la Iglesia de San Cristóbal, donde la tradición dice que, alojado en la casa del párroco,  este tuvo tiempo para dos milagros, y por supuesto la Iglesia de San Francisco, construida a finales del siglo XIII en el punto donde Francisco vivió después de la predicación que hizo en la ciudad en 1218.

LA HISTORIA DE TERNI DESDE EL RENACIMIENTO HASTA LA EDAD MODERNA

La gran influencia política del Estado Pontificio no ha permitido a Terni desarrollar los señoríos. La fuerte impronta dada por el Cardenal Albornoz en 1357 con las Costitutiones Aegidianae equilibró en gran medida el poder de la nobleza con el del pueblo, haciendo que ninguna de las dos facciones preponderara sobre la otra. Con el mismo propósito,el cardenal español creó el cuerpo armado  de Banderari, formado por personas de clase media -artesanos y comerciantes- que tenían la tarea de defender a los podestás y a los priores -principalmente nobles- y tenían un discreto poder de decisión dentro de los ayuntamientos. Pero poco a poco los nobles centralizaron el podery en sus propias manos quitaron privilegios a los Banderari, que en 1564 organizaron una revueltasangrienta, asaltando con el trabuco en mano las casas de los ciudadanos nobles más influyentes sin perdonar a nadie, ni siquiera a mujeres y niños. El Papa Pío IV comprendió la gravedad de la situación e intervino en la ciudad, enviando un legado para gobernar y perseguir a los culpables. La venganza fue despiadada: las cabezas cortadas de la mayoría de los bandarianos -incluso de los que no estaban involucrados en la conspiración- se exhibieron durante un año sobre la puerta del Palacio del Gobernador.

Tras el ascenso del poder, los nobles dieron rienda suelta a la ostentación del lujo y la mundanalidad para hacer prevalecer su propia imagen sobre la de los demás. Durante este período artistas como Vignola, Fontana, Rainaldi, Karel van Mander y Antonio da Sangallo fueron llamados a la ciudad. Este último, que murió en Terni encircunstancias misteriosas, fue el arquitecto que diseñó uno de los palacios más bellos de la ciudad, el Palacio Spada, que perteneció a la noble familia de Terni hasta finales del siglo XVIII, que ahora alberga las oficinas y el Ayuntamiento. En el siglo XV también se documenta la presencia de Benozzo Gozzoli en la ciudad y en este mismo período Piermatteo d’Amelia pintó su obra maestra para la Iglesia de San Francisco, el retablo franciscano, ahora en exhibición en la Galería Municipal de Arte.

La administración de la ciudad y la caza de brujas que tuvo lugar después de la revuelta de Banderari iniciaron un largo período de declive económico y social, agravadopor algunas epidemias de cólera que se extendieron en el siglo siguiente. En estafase, el culto a San Valentín se comienza a extender. El Papa Pablo V dioluz verde a la búsqueda de la tumba del Santo, que fue exhumada en 1605. Para celebrar y encontrar los restos, se iniciaron las obras de renovación y restauración de la antigua basílica, construida sobre la tumba tras la muerte del mártir en el siglo IV.

LA STORIA DI TERNI EN EL SIGLO XX

«En el silencio de vuestras campanas oiréis el ruido de los telares y el silbido del vapor. Las aldeas decadentes serán reemplazadas por especulaciones de edificios sólidos y grandes; la ociosidad de los conventos mantenidos será seguida por el trabajo, porque esa agua que desciende clara y maravillosa a las cimas de sus montañas, fertilizará su industria»

 Así habló a los ternani Gioacchino Napoleone Pepoli, Comisario extraordinario para las Provincias de Umbría, en los albores de la Unificación de Italia, casi profetizando el futuro que aguardaba a la ciudad. Debido a una combinación de factores políticos y geográficos, en treinta años Ternise convirtió en uno de los principales centros industriales de Italia. En estaépocael gobierno monárquico fundó en 1875 la Real Fábrica de Armas, que hoy en día se puede visitar gracias al Museo de Armas. El cambio que la industria causó a la ciudad fue abrumador: a finales del siglo XIX había 11.000 trabajadores en acerías, fundiciones, fábricas y plantasquímicas; la población se duplicó en diez años. Hoy en día, algunos de estos impresionantes edificios han sido restaurados y mejorados. Además del Museo de Arma, la fábrica de carburantes y cianamidas cálcicas del pueblo de Papigno es un ejemplode ello. La planta, que en 1901 inició la primera producción industrial mundial de fertilizantes agrícolas de cianamida cálcica, cerró en 1973. Sus edificios en decadencia fueron re-funcionalizados a finales del siglo XX y algunasáreas fueron utilizadas como estudioscinematográficos donde se rodaron muchas películas, incluyendo La vida es bella de Roberto Benigni. Los poderosos cobertizos de las antiguas Officine meccaniche Bosco, construidas en 1890, han sido renovadas y ahora albergan espacios para exposiciones y conferencias.

Durante años, la estructura industrial ha dañado la imagen de la ciudad, eclipsando las maravillas históricas y artísticas que se conservaban en su interior. Precisamente por su papel como parte importante de la producción, Terni fue, durante la Segunda Guerra Mundial, marcaday casi arrasada pormás de un centenar de bombardeos llevados a cabo por el ejército aliado. La reconstrucción ha dado como resultado una ciudad renovada capaz de transformar sus antiguos «defectos» estéticosen estandartes de modernidad que conservan un enorme patrimonio histórico y tecnológico.

Descubre la gran artesanía en Terni. 

La gran industrialización del siglo XIX que afectó a la ciudad ha eclipsado un poco el sector de l’artesanía en Terni, que sin embargo se especializó en el procesamiento de metales como el oro y el hierro desde el siglo XVI, gracias a la abundancia de yacimientos metálicos como las antiguas minas de Monteleone di Spoleto. La industria pesada que se ha desarrollado en la ciudad no ha afectado, sin embargo, a la maestría de la construcciónni al enfoque en la calidad. Las industrias de Terni siempre se han distinguido no por la cantidad de productos, sino por su factura y por la gran sabiduría utilizada. Construida en la acería dela Sociedad Terni para la Industria la Electricidad, la esfera descendió al fondo de la Fossa delle Marianne en 1960, alcanzando el récord humano de profundidad bajo el nivel del mar, 10.916 metros, igualado 52 años después. La misma Real Fábrica de Armas ha dejado en la ciudad un importante conocimiento productivo, que hoy se distribuye principalmente  en el PMAL, Polo de Mantenimiento de Armas Ligeras, que proporciona este tipo de armas a las Fuerzas Armadas del Estado y cuenta con los mejores profesionales del país.

De todas las zonas de la región, Terni y sus alrededores son probablemente las zonas donde se encuentran las recetas más sencillas y menos elaboradas. Te parecerá que todos los platos que salen de las cocinas de los restaurantes han pasado bajo las manos de sabias abuelas, que añaden un toque de amor y cuidado a sus nietos para su bienestar. Si en primavera y veranoquieresprobar la experiencia de la verdadera cocina tradicional, sólo tienes que acudir a una de las muchas fiesta de pueblo en esa época en la zona. Estos eventos están organizados por los habitantes del pueblo, y si os llegáis a meter en las cocinas y le echáis un vistazo al interior, podréis encontrar un ejército de señoras, más o menos ancianas, que trabajan en sus delantales sucios de salsa y harina con la intención de realizar una de las actividades más nobles que el hombre puede contemplar, la preparación de la comida.

La cocina de Terni es rica en productos del bosque y de la montaña, tanto animales como vegetales. Los espárragos trigueros son los protagonistas de muchas recetas, como por ejemplo la Frittata pasqualina (una especie de tortilla), que es una explosión de sabor a la que se pueden añadir salchichas, alcachofas y calabacines al gusto. Si prefieres algo más ligero, en algunas épocas del año puedes encontrar sobre la mesa la Misticanza, una colección de hierbas silvestres y de campo que se recoge en primavera o invierno, esas hierbas que nadie conoce por su nombre en italiano moderno y que puedes encontrar con diferentes nombres en un radio de veinte kilómetros: el pimpernel, la cosconilla, el rampion, la hierba de ciervo, el cerrajón, la achicoria, la achicoria dulce y muchas otras variedades que el conocimiento popular ha seleccionado a lo largo de los siglos. El primer plato más clásico está representado por el «ciriole», un tipo de pasta fresca sin huevo con una consistencia única que se aderezasimplemente con ajo, aceite y guindilla. Entre las piezas de caza recomendamos el ave (pintada, paloma) y, si no tienes problemas con tu línea, puedes disfrutar de ella sazonada con «leccarda», es decir, rellena de hígado, envuelta en panceta y asada en un asador. Dulcis in fundo, uno no se puede levantar de la mesa sin probar el Pampepato, otra recetaque tiene sus raíces en la antigua región, que consiste en una mezcla de miel, chocolate, frutos secos y harina, mezclada con el «mosto cocido», es decir, zumo de uva recién fermentado.

En Terni y sus alrededores también se pueden beber algunas de las aguas más sanas y curativas de Italia. Delos numerosos manantiales presentes en las montañas de los alrededores de la ciudad fluyen aguas alcalinas ricas en minerales que antes se consideraban aguas beneficiosas y curativas. Las fuentes de Sangemini, Feronia, San Faustino y Furapane son algunas de ellas. La tradición dice que San Francisco, al pasar por allí, cura algunos de sus problemas en el manantial de Amerina, en el pueblo de Acquasparta.

Terni es una ciudad dinámica y llena de iniciativa en efecto, en todas las épocas del año se pueden encontrar todo tipo de eventos para pasar una buena velada o profundizar en el conocimiento de la ciudad. Hay muchos festivales que tienen lugar en Terni que cubren todas las áreas. En cuanto a la música, Terni acoge la primera extensión primaveral de uno de los festivales más famosos de Umbría, Umbria Jazz Spring, que trae a los escenarios de la ciudad algunas de las mejores realidades internacionales del Jazz. Si te interesa el arte, no te pierdas el Terni Festival, una exposición de arte contemporáneo que trae obras y artistas a  la ciudad y que tiene como motor el CAOS – Centro per le Arti Opificio Siri– un museo de arte contemporáneo nacido de la conversión de la antigua fábrica química SIRI. En febrero también se celebran eventos dedicados al patrón de Terni: la Feria de S. Valentín acoge un gran número de puestecillos, mercados y actividades recreativas cerca de la basílica dedicada al santo; y los Eventos Valentinianos, que además de los eventos puramente litúrgicos dedicados a la memoria del mártir, también ofrecen espacio para la recreación, por ejemplo con la exposición dedicada al chocolate Cioccolentino.

Si usted se encuentra en Terni -o más bien en algún pueblo campesino-  entre finales de abril y principios de mayo, es posible que todavía encuentre a algunos jóvenes que recorren la calle, bailando y cantando stornelli para recolectar la limosna y alabar la llegada de la codiciada primavera. La tradición del Cantamaggio es un antiguo ritual campesino con funciones propiciatorias para la abundancia de la cosecha, muyextendida en la mayor parte de la región. Los «Maggiaioli» iban de casa en casa cantando stornelli y canciones de amor. A cambio, recibían huevos, vino u otros alimentos. Hoy en día la tradición se ha renovado, convirtiéndose en una fiesta de folclore popular animada por carrozas y actividades recreativas de todo tipo.

Agregado con éxito a los favoritos.

Per creare il tuo itinerario avremmo bisogno di qualche informazione in più: indica dunque le date che preferisci, quanti siete e dai un valore ai tuoi interessi, così potremo iniziare a comporre la tua timeline insieme.