fbpx
Ir a mi viaje

Declaro que he adquirido la información proporcionada en el informe informativo sobre las normas de privacidad y doy mi consentimiento para los fines que se indican a continuación

 
 

¿Olvidaste tu contraseña? ¿Nuevo usuario? Sign up

Orvieto

Ir a mi viaje

Favourites

ordenar por Az - tipo

Orvieto

TOUR IN BICI CON GUIDA PRIVATA
Age-old villages between Todi and the Martani mountain range

A route through the Martani mountains, on the trail of hamlets and villages

desde 60€ Por persona
Price is lower based on umber of people
TOUR IN BICI CON GUIDA PRIVATA
Etruscan Umbria – From Marsciano to Todi

Discovering the Etruscans. The fourth stage of the itinerary, a moderately-difficulty route towards ancient Todi

desde 60€ Por persona
Price is lower based on umber of people
TOUR IN BICI CON GUIDA PRIVATA
Etruscan Umbria – From Tenaglie to Orvieto

Discovering the Etruscans. The sixth stage of our itinerary on the trail of the secrets of Lucumonia Volsinii

desde 55€ Por persona
Price is lower based on umber of people
TOUR IN BICI CON GUIDA PRIVATA
Etruscan Umbria – From Todi to Tenaglie

Discovering the Etruscans. The fifth stage of our itinerary in search of ancient tombs

desde 80€ Por persona
Price is lower based on umber of people
TOUR IN BICI CON GUIDA PRIVATA
Etruscan Umbria – Orvieto: Castel Viscardo and Porano

Discovering the Etruscans. The seventh stage on our itinerary in search of temples, tombs and necropolises

desde 80€ Por persona
Price is lower based on umber of people
TOUR IN BICI CON GUIDA PRIVATA
Forests and tuff between Orvieto and Città della Pieve

Cycling in magical woods and through timeless towns and villages

desde 80€ Por persona
Price is lower based on umber of people
TREKKING CON GUIDA PRIVATA
From Narni to Ponte di Augusto and San Cassiano

Discover Narni and its surrounding territory on this easy excursion suitable for everyone

desde 65€ Por persona
Price is lower based on umber of people
TOUR IN BICI CON GUIDA PRIVATA
From Orvieto to Todi and around lake Corbara

Discover the picturesque hills and mountains between two of the region’s most beautiful cities and see the magnificent views around Lake Corbara

desde 80€ Por persona
Price is lower based on umber of people
TREKKING CON GUIDA PRIVATA
From Piediluco to Labro, on the historic Via Francigena walking route

Following the Via Francigena, then taking a slight detour towards the village of Labro

desde 20€ Por persona
Price is lower based on umber of people
TREKKING CON GUIDA PRIVATA
From Santa Restituita to Toscolano

A circular route setting off from Santa Restituita to the village of Toscolano

desde 80€ Por persona
Price is lower based on umber of people
TOUR GUIDATO PRIVATO
Guided Tour of Città delle Pieve

Discover the magnificent, picturesque alleys of the native town of the famous Pietro Perugino

desde 70€ Por persona
Price is lower based on umber of people
TOUR GUIDATO PRIVATO
Guided tour of Orvieto

Wander amongst the countless, stunning monuments and relive the town’s most extraordinary history and traditions

70€ Por persona
Price is lower based on umber of people

Descubre Orvieto

Descubre una de las perlas de Umbría, la ciudad de Orvieto y su inmensos tesoros.

Describir en pocas líneas la riqueza paisajística, arquitectónica, histórico-arqueológica, artística y de ingeniería de Orvieto es una ardua tarea. Para visitar esta joya de Umbría no bastará un solo día intenso de paseos, visitas a museos y exploraciones subterráneas, porque la ciudad te sorprenderá en cada callejón que vayas a recorrer. En el amplio territorio de un fértil valle atravesado por los ríos Tíber y Paglia, sobre una base de toba volcánica de un evocador color ocre intenso, se alza, como un castillo de cuento de hadas, la ciudad de Orvieto, en cuyo centro la Catedral, obra arquitectónica única y extraordinaria, hace brillar a la luz del sol los mosaicos dorados de su fachada. Personajes con grandes nombres como Luca Signorelli, Ippolito Scalza y Antonio da Sangallo han contribuido a hacer del espacio urbano un depósito de inmensos tesoros de diferentes épocas. Los propios papas, a partir del siglo XVI, eligieron Orvieto como sede por su posición estratégica y fortificada, convirtiéndola en un activo centro cultural.

La complejidad de la ciudad se manifiesta en la multiplicidad de símbolos que componen su escudo de armas, en el que aparece una cruz roja en un campo blanco (para simbolizar la lealtad de Orvieto a los güelfos, pro-papeles), el águila negra (símbolo del dominio romano), el león en un campo rojo (también en referencia a la lealtad al Papa), y finalmente la oca (en homenaje a las ocas del Capitolio que salvaron Roma). Todo esto y mucho más se encierra en los confines del acantilado, que alberga las casas y las calles de una ciudad de casi tres milenios de antigüedad que, no contenta con el espacio disponible en la superficie, ha podido crear otro yo en el subsuelo, con extraordinarias obras arquitectónicas que dejarán boquiabierto a todo aquel que se adentre en las entrañas de la tierra. Descubre el ambiente encantado de Orvieto que también ha sabido mantenerse a la altura de los tiempos, convirtiéndose en un destino para turistas y visitantes de importantes eventos sociales de resonancia nacional e internacional, como el Umbria Jazz Winter.

Una ciudad donde la antigua tradición artesanal como la carpintería, la cerámica y el encaje de bolillo, los antiguos vestigios de civilizaciones pasadas y, finalmente, el esplendor de las obras de arte de la Edad Media y el Renacimiento, se han integrado perfectamente en una sociedad moderna pero todavía capaz de ofrecer la autenticidad de sus productos, como el vino de Orvieto y el aceite de oliva virgen extra, para transmitir su devoción con la tradicional fiesta del Corpus Christi, y para encantar con el paisaje natural de un paisaje incontaminado y aireado en el que la mirada se pierde en el horizonte.

Hay maravillas que son difíciles de explicar con palabras. La única manera de conocerlas es experimentarlas y verlas con tus propios ojos: Orvieto es una de ellas!

Descubriendo Orvieto

Descubre qué ver en Orvieto.

Desde lo alto del acantilado de toba que lo alberga, Orvieto domina el fértil valle que se alza orgulloso y majestuoso sobre los viñedos y la densa vegetación que lo rodea. Más de tres milenios de historia han dado forma a los edificios, calles y plazas de una ciudad que ha conocido diferentes civilizaciones y que durante muchos años ha sido considerada una verdadera fortaleza por los propios Papas, por su conformación natural y su extraordinaria posición estratégica. Lo que aún hoy se puede admirar dentro de las murallas es una realidad urbana estratificada, que conserva intacta su naturaleza de fortaleza defensiva. Al centro histórico se puede llegar a través de las antiguas puertas de la ciudad: desde la Puerta Soliana o de la Fortaleza, la Puerta Mayor o la Puerta Romana del siglo XIX, tendrás la impresión de entrar en un mundo encantado que te sorprenderá en cada rincón. La primera parada será la Plaza de la Catedral, que te dejará boquiabierto ante la magnífica obra arquitectónica que es la Catedral, dedicada a Santa Maria Asunta, una joya del arte gótico medieval sin igual, un tesoro de arte como el Juicio Final, pintado por Luca Signorelli en la Capilla de San Bricio o el precioso relicario de la Capilla del Corporal. Al carácter extraordinario de la obra, desde su creación hasta las diversas fases decorativas que le han dado su aspecto actual, le está dedicado todo un Sistema de Museos, el Museo de la Catedral (MODO) que se divide en cuatro zonas diferentes, desde los Palacios Papales junto a la propia Catedral, la Librería Albèri, el Museo de Emilio Greco en el Palacio Soliano, para concluir con las obras conservadas en la Iglesia de San Agustín.

Caminando por la Via Maitani se llega a la Plaza Febei, que una antigua inscripción indica como «el punto más alto de la ciudad», donde se puede admirar la Iglesia de San Francisco con su austero exterior que contrasta con las valiosas decoraciones barrocas del interior. Subiendo por la calle de la Catedral (via del Duomo) te encontrarás en el corazón de la ciudad, en la intersección con la arteria principal Corso Cavour, donde se encuentra el Palacio de los Siete, llamado así porque era la sede de los Siete Magistrados que representaban a las Corporaciones de Artes y Oficios de los ciudadanos, y la extraordinaria Torre del Moro, desde cuya cima, a unos cincuenta metros de altura, se puede dominar con la vista toda Orvieto y el valle. Caminando a lo largo de Corso Cavour, tendrá que afilar los ojos porque cada calle lateral presentará joyas arquitectónicas de diferentes épocas. En el lado oeste se llega a otro polo de la ciudad: la Plaza de la República, sobre la que se levanta el Palacio Comunal, que sigue siendo la sede de la ciudad, cuyas elegantes formas son obra de famosos arquitectos como Sangallo e Ippolito Scalza. En el lateral del edificio civil destacan la Iglesia de S. Andrés y el monumental campanario dodecagonal. A poca distancia te encontrarás con un tesoro. Cerca de Via della Cava, se puede admirar el Pozzo della Cava, una de las maravillosas obras de ingeniería hidráulica de la que Orvieto es rico, y luego llegar a la Iglesia de San Juvenal, quizás la más antigua de la ciudad. Hacia el este, se llega al tercer y último centro de la ciudad: la Plaza del Pueblo, arquitectónicamente enmarcada por el bello Palacio del Pueblo, antigua sede del Capitán del Pueblo en la Edad Media y ahora un elegante Palacio de Congresos. Ya solo te queda llegar al final del acantilado, parando para admirar el Teatro Mancinelli del siglo XIX, construido por los habitantes de Orvieto bajo el mando del arquitecto Vespignani. Al final de la carretera , te fascinarán los jardines públicos de la ciudad, situados dentro de las murallas de la antigua Fortaleza de Albornoz, donde todavía puede perderse en la evocadora atmósfera del famoso Pozo de San Patricio, mandado construir por el Papa Clemente VII en el siglo XVI; o incluso sumergirse en un pasado más antiguo con los restos arqueológicos del Templo Etrusco de Belvedere, maravillosamente conservado y accesible a poca distancia de la Plaza Cahen.

En resumen, organiza bien tu tiempo porque Orvieto es una mina de tesoros escondidos que merecen ser descubiertos y admirados.

Los restos de la imponente Fortaleza de Albornoz se encuentran en el extremo oriental del acantilado de toba, accesible desde la Plaza Cahen y apoyado en la Puerta Rocca o Soliana.

Debido a su posición estratégica de dominio y control del valle subyacente del río Paglia, la estructura fue construida en el siglo XIV por encargo del Cardenal Egidio Albornoz, legado del Papa Inocencio VI. Según la noticia de la Cronoca Orvietana, las obras se iniciaron oficialmente el 25 de septiembre de 1364, bajo la dirección del Conde Ugolino de Montemarte, que en aquel momento ocupaba el cargo de arquitecto militar, a expensas del Ayuntamiento de Orvieto. La estructura original tenía un edificio cuadrangular macizo con torres defensivas en los lados y protegido por un foso con dos puentes levadizos. Desgraciadamente, sólo se conserva una parte de las murallas perimetrales, la torre y el camino de ronda del complejo original.

Casi totalmente destruida en 1390, la fortaleza fue reconstruida en el antiguo perímetro por Antonio da Carpi y en 1527, por orden del Papa Clemente VII, el suministro de agua de la fortaleza estaba garantizado por la construcción del famoso Pozo de San Patricio.

Las últimas intervenciones se realizaron en tiempos modernos a partir de 1888, con el relleno del foso para la construcción del funicular y la construcción de un anfiteatro para espectáculos diurnos. Actualmente la Fortaleza de Albornoz alberga el Parque Jardín Público de Orvieto, desde el cual se puede disfrutar de una maravillosa vista del ilimitado panorama del valle.

La iglesia de San Juvenal es probablemente la más antigua de la ciudad de Orvieto. Se encuentra en el extremo occidental del acantilado de la ciudad, sobre los restos de una antigua iglesia cristiana, ya dedicada al mismo santo, construida cerca de un antiguo templo etrusco dedicado a Tinia (Júpiter).

La estructura del moderno edificio se remonta al año 1004, cuando fue construido por encargo y financiación de algunas familias nobles de la ciudad: los Conti, los Rossi, los Di Marsciano, los Ranaldini y otros que vivían en el barrio del Olmo.

Actualmente la Iglesia de San Juvenal conserva la sencillez de las formas de níquel de Roma, con la fachada en sillares de toba cuadrados a la vista que abre el portal central con un arco de medio punto. En el lado izquierdo de la fachada se encuentra el campanario, que ha sido remodelado varias veces en la parte superior por los daños causados por los rayos, mientras que en el lado derecho del edificio hay un portal de estilo renacentista decorado con un busto en bajorrelieve de San Juvenal vestido de obispo, fechado en 1497. En el interior, la iglesia está dividida en tres naves, la central es más grande y tiene bóveda de vigas, mientras que las dos naves laterales son más pequeñas y tienen bóvedas de cañón. En las paredes, gracias a los trabajos de restauración realizados en la época moderna, han salido a la luz los restos de algunos valiosos frescos de la pintura medieval de Orvieto que datan del siglo XIII. Desafortunadamente, parte de estas obras de arte habían sido enlucidas y cubiertas de blanco, alrededor de 1640, tal vez como resultado de un proceso de saneamiento de la iglesia que había sido refugio y amparo para los que sufrían la plaga durante la grave epidemia.

En una de las zonas más antiguas y pintorescas de la ciudad, accesible desde Via della Cava, se encuentra el interesante y homónimo Pozo, llamado así porque la zona albergaba en la antigüedad una cantera (en italiano, cava) de materiales de construcción.

El pozo, sacado a la luz por diversas intervenciones, ha dado a conocer una profundidad de 36 metros, articulado en dos estructuras anexas: la primera de planta circular tiene un diámetro de unos 3,40 metros, la segunda de forma rectangular, tiene unas dimensiones de 60 x 80 centímetros y presenta los claros signos de las «pedarole» etruscas, es decir, los grabados realizados en las paredes para permitir el ascenso y el descenso.

Tras el descubrimiento de una carta autógrafa de Antonio da Sangallo el Joven, descubierta por Lucio Ricetti en 1999, fue posible confirmar que el della Cava fue el primer pozo construido en Orvieto por encargo del Papa Clemente VII, hacia 1527, incluso antes del igualmente famoso Pozo di S. Patricio.

El pozzo fue enteramente excavado a mano en la toba litoide de la que está compuesto el acantilado de Orvieto, y debe haber tenido un origen muy antiguo, ya que a su alrededor hay una serie de salas y «cuevas» que datan de varias épocas y con diferentes funciones: restos de tumbas, túneles para el agua y cisternas que datan de la época etrusca, pero también restos de un horno para la fabricación de cerámicas o bodegas de la Edad Media.

Durante el periodo navideño, el Pozo representa desde hace algunos años en el lugar ideal para un belén con encanto que se ha convertido en un evento de atracción turística. Es conocido precisamente como «La Natividad en el Pozo», e incluye verdaderas representaciones religiosas sobre el tema de la Natividad.

Una de las atracciones turísticas más famosas de la ciudad de Orvieto es sin duda el Pozo de San Patricio. La obra maestra de la ingeniería hidráulica, si bien forma parte del intrincado sistema subterráneo de toda la ciudad, es única y una maravilla que no hay que perderse.

La obra fue encargada en 1527 por el Papa Clemente VII, que se había refugiado en Orvieto después del ruinoso «saqueo de Roma». Con el fin de garantizar el abastecimiento de agua de la Fortaleza de Albornoz en caso de asedio, el pontífice encargó el ambicioso proyecto a Antonio da Sangallo el Joven, que demostró toda su destreza como artista renacentista.

El pozo tiene una profundidad de cincuenta y tres metros y un diámetro de trece y está situado en el interior de la Fortaleza, en el lugar donde habría sido estratégicamente más fácil llegar al acuífero. La excepcionalidad del proyecto radica en la idea de Sangallo de crear dos escaleras de caracol monumentales (en el modelo de la escalera de caracol de la Villa Belvedere en el Vaticano) que nunca se encuentran, cada una de las cuales consta de 248 peldaños, diseñadas para garantizar el movimiento de las bestias de carga utilizadas para el transporte de agua sin que éstas colisionen en ambos sentidos de viaje. Hoy en día, la evocadora escalera puede ser visitada y viajada por turistas que desean disfrutar de un espectáculo sin igual. Los pasillos de las escaleras están iluminados por setenta y dos ventanas que dan a toda la estructura una atmósfera sugerente. El pozo fue inicialmente conocido como el Pozo de la Fortaleza, pero fue rebautizado con el nombre de San Patricio, a instancias de los monjes del cercano convento de los Siervos, quienes asimilaron la estructura de Orvieto al famoso pozo del santo irlandés, del que se decía que se podía descender al Purgatorio.

El impresionante Museo de las Mayólicas Medievales y Renacentistas de Orvieto se ha instalado dentro de un antiguo horno en desuso en Via della Cava, en una de las zonas más antiguas de la ciudad. La rica colección procede de la producción y de los residuos de dos antiguos hornos situados en la misma calle Via della Cava que fueron activos durante dos siglos aproximadamente entre los siglos XIV y XVI.

Durante mucho tiempo se consideró que las producciones llegadas a Orvieto eran todas importadas de otros centros de Umbría y del centro de Italia (por ejemplo, Deruta), pero un análisis más cuidadoso de los elementos estilísticos y decorativos de la cerámica conservada en el museo llevó a la gran conclusión de que una gran parte de la producción debía ser local y exportada a otras grandes ciudades de la región como Gubbio, Montelupo o Faenza, donde la cerámica es idéntica a la de Orvieto.

El Museo de las Mayólicas Medievales y Renacentistas de Orvieto consta de diez salas, cada una dedicada a una sección particular de la exposición, la más importante es sin duda la Sala de Símbolos, que alberga las piezas más importantes de la colección.

En la Plaza de la Catedral, reutilizando las salas que albergaban las casas de los Monaldeschi, una de las familias más poderosas de Orvieto del siglo XIII, el Palacio Faina alberga ahora el Museo del mismo nombre. El edificio, que ha sido un museo desde 1954, fue adquirido en el siglo XIX por el conde Claudio Faina padre, quien transfirió la colección familiar conservada en Perugia. En ese año, el último heredero de la familia, Claudio Faina junior, decidió hacer una donación del palacio y de todos sus bienes al Ayuntamiento de Orvieto para la financiación de la «Fundación para el Museo Claudio Faina».

La exposición actual, muy rica, se divide en varios niveles. En la planta baja se encuentra el Museo Cívico con la colección de importantes yacimientos arqueológicos de Orvieto, entre los más famosos se encuentra sin duda recordar la Venus de Cannicella. En la planta superior, en cambio, se encuentra la colección de la familia Faina, con su preciosa colección monetaria: una colección numismática de piezas de la época romana, desde la época republicana hasta la imperial, expuestas en estricto orden cronológico. En la segunda planta se encuentran los ejemplares cerámicos de épocas etrusca y griega, organizados según un criterio tipológico y cronológico. En esta última planta del edificio también hay un pasillo desde el que se puede admirar una vista muy particular y evocadora del Duomo.

A poca distanza dalla Torre del Moro, ideale cuore della città, si trova la Piazza del Popolo. Importante fin dai tempi antichi perché qui si svolgeva il mercato cittadino e perché era il fulcro della vita sociale, civile ed anche politica della città. Sulla Piazza infatti sorge, ancor oggi, l’omonimo Palazzo del Popolo, il quale venne realizzato nel XIII secolo, probabilmente su commissione della famiglia Neri della Greca, riutilizzando un precedente edificio papale. Il palazzo ebbe l’importantissimo ruolo di essere sede del Capitano del Popolo, un personaggio di spicco nel periodo medievale che era il rappresentante del Popolo e che svolgeva un ruolo politico fondamentale al fianco di Consoli e Podestà.

Per qualche tempo l’edificio venne adibito anche a sede del Podestà stesso e nel XVI secolo, addirittura al primo piano del palazzo venne allestito un teatro.

Le forme architettoniche sono eleganti e raffinate, con arcate a tutto sesto ad incorniciare le eleganti trifore del primo piano che garantivano l’illuminazione della sala principale del palazzo.

L’aspetto attuale è dovuto ad alcuni interventi di restauro e riqualificazione dell’edificio avvenuti nel XIX secolo ad opera di Paolo Zampi. In tale occasione, nel 1989, all’interno del Palazzo vennero realizzate tre ampie sale congressuali: la Sala dei Quattrocento, la Sala Expo e la Sala Etrusca che ospitano importanti eventi cittadini. Il palazzo, divenuto appunto Centro Congressuale cittadino, non è visitabile dai turisti.

El Palacio Comunal, que sigue siendo la sede del Ayuntamiento de Orvieto, esta Situado en la Plaza de la República, junto al campanario y a la iglesia de San Andrés.

La planta original data del siglo XII, pero su aspecto moderno es el resultado de sucesivas renovaciones. En el curso de su existencia, de hecho, el edificio pasó bajo el dominio de las familias nobles locales y de la Iglesia, hasta que regresó a la propiedad municipal y volvió a desempeñar su función de forma definitiva. La última gran obra de restauración se llevó a cabo en 1532, año en el que el modelo de reestructuración fue encargado a Sangallo, y la dirección de la obra fue confiada a Ippolito Scalza. Se siguieron los dos modelos, el del Sangallo para el pórtico de la planta baja, el de Scalza para los pisos superiores, pero las obras, interrumpidas en 1581, nunca se llegaron a terminar como se puede ver en la logia inacabada del palacio.

El edificio, sin embargo, tiene un aspecto muy elegante organizado en tres niveles: el primero tiene el porche de entrada que soporta los balcones superiores, el segundo se compone de un orden de ventanas enmarcadas y coronadas por tímpanos, el tercero y último presenta ventanas rectangulares pequeñas.

En el interior del palacio comunal hay decoraciones pictóricas y arquitectónicas dignas de mención, entre las que destacan por su importancia, todos los escudos y vistas de los castillos que estuvieron bajo la jurisdicción de Orvieto en el siglo XVII y que están meticulosamente representados en la Sala Consistorial del Palacio.

La presencia etrusca ha caracterizado la historia y la conformación de Orvieto desde la antigüedad, a partir del siglo VI a.C., y durante mucho tiempo, dejando huellas muy importantes aún visibles tanto en la superficie como en el rico subsuelo. Como ocurre a menudo, no sólo las ciudades de los vivos, sino también las de los muertos, se convierten para los arqueólogos y los visitantes modernos en una fuente de interés y atracción. En Orvieto se han conservado admirablemente dos grandes espacios dedicados al entierro de los difuntos de época etrusca, situados respectivamente al norte y al sur del gran acantilado de toba: la Necrópolis del Crucifijo de Toba y la Necrópolis de  Cannicella, que ahora pueden ser visitadas, con el acompañamiento de un guía. El primero toma su nombre de un crucifijo tallado en la pared de toba de una pequeña iglesia cristiana construida en la zona en la época medieval, mientras que el segundo recibe su nombre por la presencia de numerosas cañas que rodean la zona. En ambas las Necrópolis etruscas de Orvieto es posible reconocer las salas funerarias de forma rectangular, perfectamente insertadas en el sistema urbanístico habitual. En las Necrópolis etruscas de Orvieto muchas de las tumbas aún conservan el nombre de las familias que fueron enterradas allí, mientras que los numerosos hallazgos y objetos de los ajuares funerarios encontrados se conservan en los museos de la ciudad.

En la Necrópolis de Cannicella había también un Santuario, dedicado a la diosa Vei (la Démeter etrusca), que lleva el nombre de una inscripción encontrada en la zona, y que también fue testigo el descubrimiento de uno de los hallazgos más interesantes de toda la colección de la ciudad: la Venus de Cannicella, una figura femenina de la isla griega de Paro que actualmente se conserva en el Museo Faina de Orvieto.

El Museo Arqueológico Nacional de Orvieto está situado en el corazón de la ciudad, en la Plaza de la Catedral, en las salas del que fue el Palacio Papal, frente al otro museo, el Museo Faina.

El edificio exhibe una rica colección de hallazgos arqueológicos, a lo largo de los siglos, en los yacimientos que gravitan alrededor de la ciudad: desde la necrópolis etrusca del Crucifijo de toba y Cannicella, que se desarrolla al pie del acantilado, hasta pequeños pueblos de alrededor como Porano y los recientes descubrimientos realizados por las campañas de excavación aún en curso en el yacimiento de Campo della Fiera, identificado con el famoso Fanum Voltumnae.

Entre los hallazgos cerámicos de diversa naturaleza y procedencia se encuentran, sin duda, búcaros etruscos de gran interés, pero también estatuillas de bronce y otros objetos relacionados con el equipamiento funerario de las familias enterradas en la necrópolis.

Una sala del Museo Arqueológico Nacional de Orvieto  está dedicada a la reconstrucción de las dos tumbas de Golini. Se trata de dos salas sepulcrales encontradas a finales del siglo XIX, en cuyas paredes se conservan frescos decorativos de gran interés para la reconstrucción de la antigua vida cotidiana. Para garantizar la conservación de las pinturas, se retiraron del lugar original y se colocaron en el museo respetando perfectamente lo tuvo que ser su verdadera ubicación. Las escenas representadas describen, con gran detalle, el banquete fúnebre del difunto en presencia del inframundo, rodeado de sirvientes dedicados a la elaboración y preparación de alimentos.

En el número 122 de Corso Cavour, a pocos pasos del Duomo de Orvieto, se encuentra la hermosa estructura neoclásica del “ Mancinelli” el teatro de la ciudad, un buen ejemplo de la arquitectura del siglo XIX.

El edificio fue construido en 1838, a instancias de un grupo de habitantes de la ciudad que decidieron fundar un consorcio para construir un verdadero teatro de la ciudad. El trabajo y la realización del proyecto en elegante estilo neoclásico fueron confiados a Virginio Vespignani, un conocido arquitecto al que debemos muchas intervenciones de restauración en muchos edificios de Orvieto.

Antes de esta fecha, la actividad teatral se llevaba a cabo, a partir del siglo XVI, en la sala de la planta superior del Palacio del Pueblo, sobre una estructura de madera que resultó inadecuada para la continuación de la actividad artística. Los actores que ejercieron durante años en los escenarios de Orvieto formaban parte de dos asociaciones, la primera se llamaba «de los Scemi» o «de los Confusi», y fue sustituida por la segunda llamada «de los Misti«, en el siglo XIX.

El Teatro Mancinelli también cuenta con amplias y elegantes salas en cuyo interior se respeta a la perfección la monumentalidad de la fachada exterior. En la escalera de entrada se encuentran los bustos de cuatro personas importantes: el arquitecto Vespignani, creador de la obra; el pintor Fracassini, a quien debemos la hermosa pintura del telón teatral;y los dos hermanos Marino y Luigi Mancinelli. Este último edificio lleva el nombre del famoso compositor y director musical desde 1922.

La hermosa Torre del Moro se alza orgullosa en el cruce de tres de las calles más importantes de la ciudad, Corso Cavour, Via della Costituente y Via del Duomo, como para resaltar el corazón de la ciudad y servir de divisoria entre los cuatro barrios que la componen. Antiguamente conocida como Torre del Papa, parece ser que la torre fue concedida al Ayuntamiento de Orvieto junto con el anexo del Palazzo de los Siete por el Papa León X en 1515.

Se han planteado varias hipótesis sobre la etimología del nombre: según algunos deriva del signo del moro o sarraceno que se colocó en la torre con motivo de los paseos medievales, según otros debe atribuirse a Raffaele di Sante, llamado «el moro» que vivió allí en el siglo XVI.

La torre se eleva unos 50 metros por encima de la ciudad, está abierta a los visitantes y se puede subir hasta la terraza superior, desde la que se puede disfrutar de una impresionante vista de 360 grados de toda la ciudad de Orvieto y sus alrededores.

Unido a la torre del Moro y conectado directamente a ella, se encuentra el Palacio de los Siete. En el pasado perteneció a los condes Della Terza, luego pasó bajo el dominio papal y fue sede del gobernador durante el período comunal. Según la tradición, parece que el palacio también había acogido a Antonio da Sangallo durante cierto tiempo. El nombre deriva de la importantísima función que tenía el edificio a finales del siglo XIII, cuando fue elegido como sede de los siete cónsules representantes de las Artes y Oficios de la ciudad de Orvieto.

El edificio fue remodelado y modificadoen el siglo XVI y en los tiempos modernos, cuando se transformó en una elegante sala de exposiciones y eventos en 1996.

A poca distancia del Duomo, a lo largo de Via Maitani, se llega a lo que una placa dañada llama «el punto más alto de la ciudad», la Piazza Febei, comúnmente llamada Piazza San Francesco por los Orvietani. Desde el siglo XIII, junto al Palacio de los Coelli, se construyeron la iglesia de San Francisco y el convento contiguo, en el lugar donde antes se levantaba otra iglesia dedicada a Santa María de la Doncella, y otro monasterio habitado por monjes benedictinos.

Todo el conjunto fue ampliado en 1262 a instancias de San Buenaventura y consagrado definitivamente en 1266 por el Papa Clemente IV. A partir de ese momento, la Iglesia de San Francisco desempeñó un papel importante para la ciudad. La tradición atribuye la fundación del convento al propio San Francisco, e incluso parece que la de Orvieto fue la segunda iglesia y lleva el nombre del «poverello» de Dios, después de la Basílica de Asís.

Por supuesto, el edificio sirvió incluso como iglesia catedral durante muchos años y dentro de sus muros hubo importantes acontecimientos históricos como el funeral de Enrique de Inglaterra y la canonización de Luis IX de Francia por Bonifacio VIII.

En el siglo XVI, diseñado por Ippolito Scalza, el claustro fue reconstruido, mientras que una intervención moderna en 1773 le otorgó el estilo barroco.

Desde el punto de vista estructural, el edificio tiene una planta sencilla, de una sola nave, cubierta de celosía y fachada de ladrillo decorada con tres portales de entrada con arco apuntado, rematados por un ventanal central y dos rosetones laterales.

Desde 2009, las salas del convento contiguo albergan la Biblioteca Municipal L. Fumi.

A las puertas de Orvieto, cerca del Pozo de San Patricio, se pueden admirar los restos de un antiguo templo etrusco conocido como el Templo del Belvedere, que fue quizás dedicado al dios Tinia (el Júpiter de los etruscos). El zócalo y la escalera monumental de la entrada de la estructura original se conservan en perfecto estado, mientras que de las cuatro columnas sólo quedan las bases que debieron enmarcar la sala sagrada. Otros restos arquitectónicos del templo, como fragmentos de frisos decorativos, se conservan en el Museo Faina.

El Templo del Belvedere constituye, junto con la Necrópolis del Crucifijo de la toba y de Cannicella, y el área arqueológica de Fanum Voltumnae, el claro testimonio de la importancia de los etruscos en el territorio de Orvieto.

Al oeste del acantilado de Orvieto, en una localidad llamada «Campo della Fiera», todavía se están realizando excavaciones arqueológicas para investigar los alrededores. Los hallazgos de diversos tipos, como monedas, joyas, restos de edificios, frisos y cerámica griega, llevaron a los estudiosos a identificar la zona al pie de Orvieto como la famosa Fanum Voltumnae de la que hablan los antiguos escritores. De hecho, sería uno de los lugares sagrados y políticos más importantes del mundo etrusco. El santuario, de hecho, estaba dedicado al dios Voltumna, y era la sede federal de las doce ciudades de la Liga Etrusca. El mismo Tito Livio nos cuenta que en este lugar sagrado se celebraban no sólo fiestas religiosas sino también eventos sociales y políticos como ferias, mercados, juegos solemnes y representaciones teatrales, además de ser el lugar encargado de la elección de los comandantes militares.

La singular estructura de la ciudad de Orvieto, enteramente erigida sobre la base de toba que garantizaba la protección contra los ataques del enemigo, nos ha permitido conservar en la modernidad buena parte de las inmensas puertas de la ciudad que en la Edad Media permitían el acceso al centro histórico. De las muchas puertas construidas en Orvieto, dos se han perdido completamente: la Puerta Cassia y la Puerta Aduanera (llamada así porque para el paso había que pagar un derecho de aduana). Ambas estaban situadas en la actual Plaza Cahen.

Las otras puertas están bien conservadas, visibles y aún constituyen las entradas a la ciudad: la Puerta Vivaria, accesible sólo a pie, permite entrar a la necrópolis etrusca de Crucifijo de la Toba con un pintoresco paseo a los lados del acantilado; las puertas Mayor y Soliana  (o de la Fortaleza) están situadas, respectivamente, a los lados oeste y este del acantilado, fueron construidas con fines defensivos en el siglo XIII, y están decoradas con la estatua del papa Bonifacio VIII.

La última y más importante de estas puertas monumentales es la Puerta Romana, construida en tiempos modernos, en 1822, y que actualmente es la entrada principal a la ciudad. La planta es moderna, hecha de sillares de piedra regulares que dan simplicidad y elegancia a la estructura. En ambos extremos hay dos estatuas decorativas que representan el águila imperial y el ganso, tomadas del escudo de armas de Orvieto y estrechamente vinculadas a la historia de la ciudad de Roma. El ganso se refiere a los gansos del Capitolio, consagrados a la diosa Juno, que frustraron numerosos ataques a la ciudad gracias a su tumulto.

En una de las principales plazas de la ciudad, Plaza de la República, junto al Ayuntamiento, se encuentra la hermosa iglesia dedicada a San Andrés y San Bartolomé.

El edificio, en su forma actual, es el resultado de numerosas reformas realizadas a lo largo de los siglos. Las formas románicas dan testimonio de una planta del siglo XI más o menos, a la que se añadió en el siglo XVI el monumental portal de entrada de mármol rojo de Vito di Marco de Siena. Las últimas intervenciones en la época moderna, realizadas entre 1926 y 1930, fueron responsables de las esculturas de los lunetos del portal y de los vitrales del elegante rosetón central. Al mismo tiempo, también se construyó el característico campanario, de toba, de planta dodecagonal, con tres órdenes de ventanas geminadas y un remate almenado en la parte superior.

En el lado opuesto de la fachada, es decir, a la izquierda del observador, una aireada logia embellece la estructura apoyándose en la pared de la iglesia.

En el interior, el edificio está dividido en tres grandes naves, separadas por columnas monolíticas con un presbiterio elevado y un hermoso ábside cuadrado. Desde la antigüedad la Iglesia debió de desempeñar un papel importante en la ciudad, hasta el punto de que fue escenario de importantes ceremonias como el nombramiento del Papa Martín IV y de cardenales del calibre de Nicolás IV y Bonifacio VIII. Las obras de arte que se conservan en su interior se remontan a diferentes épocas y estilos: desde los frescos del siglo XIV hasta la meditación sepulcral del siglo XIV, desde el púlpito cosmatesco hasta las obras de artistas como el Nebbia y su discípulo Angelo Righi de Orvieto.

Sin embargo, lo que constituye el valor añadido de Iglesia de San Andrés es su parte subterránea, que se puede visitar con un guía y que ha devuelto restos muy antiguos de cuatro épocas diferentes: desde la primera fase de la Edad del Bronce, pasando por la villanovana y etrusca del siglo VI a.C., hasta las más recientes de las época romana y cristiana.

El museo de la Catedral de Orvieto, lo que comúnmente se define como MODO (por sus siglas en italiano, Museo dell’Opera del Duomo di Orvieto) no se identifica con un único edificio museográfico, sino que es un sistema real, organizado en diferentes zonas, todos cercanos o en conexión directa con la Catedral. El eje de la exposición y de todo el itinerario, las zonas, reside en la Catedral dedicada a Santa María Asunta, obra maestra indiscutible de la ciudad de Orvieto. En las distintas salas se conservan y exhiben no sólo documentos y correspondencia relacionados con las distintas fases de diseño y construcción del edificio religioso, sino también mobiliario y elementos decorativos conservados en el interior de la Catedral y retirados en el siglo XIX, tras una impresionante obra de restauración que pretendía devolver a la Catedral su original sobriedad.

La exposición parte de la propia Catedral y se traslada a las salas de los Palacios Pontificios, donde se exhiben frescos del siglo XIV-XV, obras escultóricas y pictóricas de artistas como Ippolito Scalza, Cesare Nebbia y Arnolfo di Cambio, y finalmente grandes paneles de frescos sinópticos de la Capilla del Corporal. Continuamos hacia la Librería Albèri, construida en 1499 por orden del archidiácono Antonio Albèri, que decidió donar a la Catedral su propia colección de manuscritos e incunables, para un total de más de 300 piezas. El Palacio Soliano, también edificio papal, alberga la moderna colección de bronces del escultor siciliano Emilio Greco, a quien debemos también los tres portales monumentales de la propia Catedral. El recorrido finaliza en la Iglesia de San Agustín, donde se exponen los maravillosos grupos de esculturas «de la Anunciación», realizadas por Francesco Mochi en el siglo XVII y las estatuas de Apóstoles y Santos, datadas en el siglo XVI-XVIII.

Para los amantes del trekking y de los paseos al aire libre, el Anillo del Acantilado de Orvieto ofrece una experiencia única en su género, gracias a la extraordinaria conformación rocosa que lo caracteriza. A lo largo de unos cinco kilómetros, todo el perímetro de la base sobre la que se asienta la ciudad es practicable a pie, con subidas y bajadas a veces en fuerte pendiente, pero siempre de corta duración. Es una caminata de dificultad media-baja, de unos noventa minutos de duración, con un paisaje natural y arqueológico de indescriptible belleza. El itinerario forma parte del Parque Arqueológico y Medioambiental de Orvieto (Paao) y comienza en el centro de la ciudad en Plaza Cahen. Tomando el camino conocido como «Le Piagge», se bordea la Fortaleza de Albornoz  y se inicia un pequeño viaje a través de la belleza del valle, pasando por monumentos naturales y artificiales como la Puerta Rocca, la Fuente de San Zeno que recibe el agua directamente del Pozo de San Patricio, y luego los restos etruscos de la Necrópolis conocida como el Crucifijo de Tufo, así llamado por el pequeño Crucifijo que fue esculpido en relieve en la pared de tufo de una pequeña iglesia construida allí. Los castaños y la espesa vegetación del fértil valle, atravesados por el Tíber y el Paglia, se alternan con espuelas rocosas e imponentes paredes de toba, que toman diferentes colores según la zona, desde el ocre oscuro, al rojo intenso, pasando por los matices más suaves de la arcilla de colores. Continuando el Anillo del Acantilado se llega a la iglesia de la Virgen del Velo, recientemente renovada y transformada en un punto de información, equipada con servicios y conocida como «Observatorio de la Rupe«. Pasando por la Porta Maggiore, se llega al Forum Boario, llamado así por el mercado de ganado que allí se celebraba y, unos pasos más adelante, se empieza a ver la imponente estructura de la Badia (Abadía de los Santos Severo y Martirio). Aquí y en otros lugares, la pared está salpicada de pequeños agujeros, excavados desde los tiempos de los etruscos, para permitir la anidación de palomas, de las que toman el nombre de palomares. En este punto el camino va llegando a su fin, subiendo por un largo camino asfaltado, se ve la cueva natural de troncos fósiles, que data de hace 320.000 años, y por otro lado el imponente edificio de la Fortaleza de Albornoz, que traerá de vuelta a los temerarios excursionistas hasta el punto de partida de la Plaza de Cahen.

Además de las maravillas arquitectónicas y paisajísticas de la superficie, besada por el sol y rodeada por el verde del valle que la acoge, Orvieto está flanqueada por un tesoro escondido que durante mucho tiempo permaneció desconocido, ahora conocido con el nombre de Orvieto Subterránea u Orvieto Underground.

El descubrimiento se debe a los esfuerzos de algunos espeleólogos que fueron los primeros en adentrarse en un mundo subterráneo propiamente dicho que no deja de sorprender a los que entran en él. Gracias a los estudios antiguos y modernos (los primeros censos comenzó en el siglo XIX), hoy en día se han podido reconocer hasta 1200 cavidades de diferente naturaleza, tiempo y función que constituyen el corazón laberíntico de la ciudad.

Desde la Plaza de la Catedral, una visita guiada permitirá a los visitantes explorar las maravillas de este mundo paralelo, Orvieto Subterránea, recorriendo las etapas de la historia desde la ciudad etrusca de Velzna, hasta la Urbs Vetus de la Edad Media para llegar a las cisternas, pozos, e incluso a los restos de un molino del Renacimiento y de los edad moderna. Existen numerosos «palomares», pequeñas aberturas rectangulares excavadas en la roca, generalmente en conexión con el exterior, que permitían la cría de las palomas. Se podrán reconocer los inconfundibles pozos etruscos, joyas de la arquitectura hidráulica con las «pedarole», realizadas en las paredes de las cavidades para permitir el ascenso y descenso a los pozos. Intrincados túneles recorren kilómetros por los espacios de la ciudad, mostrando restos de cisternas, salas dedicadas al refugio de animali, fulloniche para teñir la lana, incluso los restos del acueducto urbano que se construyó en el Renacimiento conectando con las estructuras de los famosos pozos de San Patricio y de la Cantera, por no hablar de la antigua Cueva de los troncos fósiles, que ha devuelto restos paleobotánicos que datan de hace 320 mil años, mucho antes de la llegada de los hombres.

El museo subterráneo privado, conocido como el «Laberinto de Adriano», merece una mención especial. La definición de Laberinto viene dada por el carácter tortuoso del recorrido que serpentea a través de una veintena de túneles, pozos, cavidades y aljibes que fueron descubiertos en los años setenta por Adriano y Rita, propietarios de la pastelería que se encuentra justo encima del museo. Con motivo de las obras de renovación del suelo, los dos pasteleros realizaron el inusual descubrimiento y transformaron la zona en un yacimiento arqueológico, que puede ser visitado con un guía y que ha obtenido el reconocimiento de museo privado.

En resumen, la naturaleza del acantilado, compuesto de toba y puzolana, nos ha permitido trabajar durante tres mil años en los espacios incontaminados del subsuelo, creando un mundo que hoy es la otra cara de la medalla de una ciudad ya de por sí maravillosa incluso en la superficie.

La monumental Abadía de los Santos Severo y Martirio, conocida comúnmente como La Badia, se encuentra a unos tres kilómetros del centro de la ciudad, en dirección sur, en la carretera que conduce a Porano, no muy lejos del peñasco de Orvieto.  El primer núcleo del complejo se remonta al siglo VI cuando, cerca de una pequeña iglesia dedicada a San Silvestre, la noble longobarda Rotruda mandó construir la Abadía. La tradición cuenta que, tras la muerte de San Severo, la noble mujer, al tocar el féretro, extendió su mano, que permaneció prisionera hasta que Rotruda hizo el voto de construir un santuario dedicado al santo en ese mismo lugar. Así que el complejo fue construido y nombrado después de Severus y su discípulo, San Martirio.

En cuanto a las fuentes documentales, el complejo monástico es conocido desde 1055, y durante algunos siglos, hasta 1221, fue ocupado por monjes benedictinos.

Tras la rebelión de los monjes contra el obispo de Orvieto, el Papa Honorio III expulsó la Orden de la Abadía y la sustituyó por los monjes benedictinos reformados de la Orden de los Premonstratenses o Norbertinos, nombrados en honor a su fundador Norberto, Canónigo de Xanten y Arzobispo de Magdeburgo.

Lasestructuras existentes fueron voluntad de este último: la iglesia, el monasterio y el bello campanario de doce lados, se añadieron a un gran refectorio, el claustro y la sala capitular, que aún se conservan en buen estado.

En su conjunto, la estructura presenta edificios imponentes, referenciables a diferentes épocas, que han sido modificados a lo largo del tiempo tanto desde el punto de vista arquitectónico como funcional.

Destacan la iglesia original, el oratorio y el campanario, que se ha convertido en un símbolo de todo el conjunto.

Data del siglo XII, la iglesia conserva un maravilloso suelo cosmatesco y el altar de piedra adornado con un frontal en bajorrelieve, que data de la época romana. El edificio, accesible por un elegante portal de arco apuntado, tiene una sola nave dividida en dos plantas: la superior dedicada al coro y la inferior al vestíbulo.

Una peculiaridad de la estructura está dada por la presencia de un absidiolo construido en la parte posterior de la iglesia, desde el cual el Abad tuvo la oportunidad de seguir las funciones. En realidad no es un nuevo expediente arquitectónico en la ciudad. Otros ejemplos se encuentran en las iglesias de San Esteban y Santa Mustiola en Orvieto y en la de San Bartolomé en Morrano.

Otro ambiente muy evocador es el Oratorio del Crucifijo, junto a la entrada del complejo. En esta inmensa sala se conservan preciosos frescos del siglo XIII, el más importante representa el Crucifijo entre los Santos María Magdalena, Agustín, Severo, Juan, Isabel, Bautista y Martirio. La sala se utilizó probablemente como refectorio en la estructura original.

Por último, el monumental e insólito campanario, con su espectacular planta dodecagonal, merece una mención especial. Desde el punto de vista estilístico, la torre parece estar integrada con el primer núcleo del complejo monástico (siglo XII) y tiene un primer orden de ventanas ajimezadas a las que se añadieron un orden de ventanas monóforas y un marco almenado. La campana que allí se encuentra, se llamaba «Viola» por el sonido de sus suaves tonos.

Hoy en día, la Abadía de los Santos Severo y Martirio, de propiedad privada, se ha transformado en un lujoso alojamiento en el que algunos espacios se han utilizado como lugares dedicados a los huéspedes, otros, como la torre y otras salas del complejo medieval, se pueden visitar libremente.

La Catedral de Orvieto es una obra maestra indiscutible de la arquitectura gótica medieval tardía. Esto se debe a la variedad de elementos decorativos, perfectamente integrados entre sí, resultado del trabajo de muchos artistas diferentes, y a la majestuosidad de las formas estructurales. Este edificio es único en el paisaje arquitectónico nacional. Es el símbolo de la ciudad:  se alza y domina toda la meseta sobre la que se levanta. Algunos de los más eminentes maestros de la Edad Media italiana contribuyeron a su realización durante más de tres siglos, del XIII al XVII.

Según las fuentes, la primera piedra fue colocada en 1290 por voluntad conjunta de la Iglesia, en la persona del Papa Urbano IV, y de la ciudad. Fue necesario cumplir un doble requisito: por un lado, la sustitución, en la plaza del pueblo, de las dos pequeñas y mal construidas iglesias de S. María (episcopal) y S. Costanzo (parroquial); por otro lado, la de dar un arreglo digno a la santa reliquia del famoso «Milagro de la Sangre» de Bolsena. Cuenta la tradición que en 1263, en la iglesia de Santa Cristina, durante la misa, la hostia consagrada comenzó a sangrar en manos de un sacerdote que no creía plenamente en el dogma de la transubstanciación. Las gotas de sangre goteaban hasta ensuciar el mantel del altar, el corporal sagrado que, aún hoy, se conserva en la capilla del mismo nombre de la catedral de Orvieto y que se lleva en procesión para la fiesta del Corpus Christi.

El primer proyecto del edificio incluía una basílica románica pero fue al final una estructura puramente gótica cuando Giovanni di Uguccione reemplazó a Fra Bevignate en la dirección de las obras. A partir de 1309, el escultor y arquitecto Lorenzo Maitani fue el encargado de continuar la obra que realizó de manera excelente, creando el ábside rectangular, la vidriera quadrífora detrás del altar, las bellas decoraciones en relieve de los cuatro pilares de la parte inferior de la fachada, hasta las cuatro bellas esculturas de bronce que simbolizan a los evangelistas. Tras la muerte del maestro, la Catedral fue confiado al hábil arte de Andrea Pisano, que ya trabajaba en la Catedral de Florencia y, desde 1359, a la maestría de Andrea di Cione, conocido ccomo el Orcagna, a quien se atribuyen la maravillosa decoración de mosaicos y el rosetón de la fachada.

En los años siguientes, la dirección de las obras pasó de nuevo a personalidades ilustres como Michele Sanmicheli y Antonio da Sangallo il Giovane, y terminó definitivamente con la última intervención realizada en la época moderna, en 1970, cuando las puertas de madera originales fueron sustituidas por las majestuosas puertas de bronce, con escenas dedicadas a las Obras de Misericordia, realizadas por el escultor siciliano Emilio Greco.

La fachada de la Catedral de Orvieto domina la plaza e hipnotiza al espectador con la riqueza de los elementos decorativos que la componen y la grandeza de la estructura sobresale: el brillo de los mosaicos dorados, que describen escenas de la vida de la Asunción de la Virgen a la que está dedicada la Catedral, es el telón de fondo del magnífico del rosetón central, compuesto por una doble hilera de columnas con arcos cruzados enmarcados en los cuatro lados por los mosaicos de los Padres de la Iglesia: San Agustín, San Gregorio Magno, San Jerónimo y San Ambrosio, y las figuras escultóricas de los Apóstoles y Profetas.

Las paredes laterales, mucho más sobrias, se caracterizan por la alternancia de hileras de basalto y travertino que dan al edificio el característico contraste de los colores blanco y verde oscuro. En el interior, la Catedral es de planta de cruz latina, articulado en tres amplias y elegantesnaves, con cubierta de vigas y las mismas franjas alternas de travertino y basalto que se encuentran en el exterior. Entre las obras de arte cabe destacar la Piedad (o Deposición) y el órgano de lengüeta de Ippolito Scalza. Para concluir, no podemos olvidar las obras mestras que se conservan en las dos capillas laterales del transepto: la Capilla del Corporal alberga la reliquia sagrada del «Milagro de Bolsena» en un valioso relicario realizado entre 1337-38 por el orfebre sienés Ugolino di Vieri; la Capilla de la Virgen deSan Brizio está decorada con frescos de pintores famosos como Fra Angelico, Benozzo Gozzoli y Perugino, con la indescriptible obra maestra del Juicio Final, realizada entre 1500 y 1503 por Luca Signorelli en imitación de los frescos de Miguel Ángel de la Capilla Sixtina.

Descubre qué  hacer en Orvieto.

Si pensabas que la ciudad ya había mostrado lo mejor de sí misma con las joyas arquitectónicas, artísticas y arqueológicas de la superficie, te sentirás decepcionado o extático al descubrir que Orvieto se desarrollaen parte bajo el suelo. Una verdadera ciudad, debajo de la ciudad. Lo que todo el mundo llama «Orvieto Subterránea» o «Orvieto Underground» es un mundo extraordinario, articulado y evocador tanto y quizás más que el admirado a la luz del sol, donde puedes perderte en el laberinto de más de 1200 cavidades entre túneles, canales, canteras antiguas, cisternas y pozos de diferentes épocas. En las entrañas de la tierra se encuentra el Museo de las Mayólicas Medievales y Renacentistas de Orvieto, y será sólo una de las colecciones de la ciudad que conserva los innumerables restos de una civilización rica en historia y cultura. Para una visión más amplia, también debe visitar el Museo Arqueológico Nacional y el Museo Faina, ambos en la Plaza de la Catedral.

Y si no te gustan los museos, Orvieto aún tendrá algo que te sorprenderá al mostrarte la riqueza de los alrededores al pie del acantilado. Los amantes del senderismo y la naturaleza, partiendo de la Plaza Cahen en la ciudad, pueden caminar unos cinco kilómetros, todo el perímetro de la base de toba sobre la que se asienta la ciudad, el llamado Anillo del Acantilado, alternando con paisajes escénicos de cuentos de hadas que sugieren huellas de antiguas civilizaciones: la necrópolis etrusca del Crucifijo de la Toba y de Cannicella, así como la famosa Fanum Voltumnae. Estas maravillas del pasado, tan cerca del centro histórico, todavía tienen mucho que contar a los turistas y visitantes curiosos. En este punto, quizás cansados y satisfechos, podéis subir al coche y viajar unos kilómetros al sur para llegar a otro lugar digno de mención, la Abadía (Abadía de los Santos Severo y Martirio), una imponente estructura del siglo XI que, aunque se transformó en un moderno alojamiento, conserva toda la magia de la devoción medieval con la torre dodecagonal y otras zonas que se pueden visitar y que hacen olvidar el tiempo y el espacio.

¿A qué estás esperando?

Per saperne di più...

LA HISTORIA DE ORVIETO DESDE LOS ORÍGENES HASTA LA EDAD MEDIA

El origen de Orvieto tiene una memoria antigua, que se remonta al siglo IX a.C. cuando en el gran acantilado de toba aparecen los restos de una primera comunidad villanovana. Los antepasados de los etruscos fueron los que se convirtieron en los amos indiscutibles de la Italia central durante unos seis siglos. La ciudad de Velza (Volsinii para los romanos, hoy Orvieto) fue la sede de la liga de las doce principales ciudades. Incluso antes del gran Imperio Romano, que dominaba el Mediterráneo, Orvieto era la cuna de la cultura y la civilización. De la próspera época etrusca, la ciudad conserva aún numerosos vestigios que atestiguan el glorioso pasado: la Necrópolis del Crucifijo de la Toba y de la Cannicella, el Templo de Belvedere, las numerosas cerámicas y objetos funerarios conservados en los museos de la ciudad, para concluir con el reciente yacimiento arqueológico de Campo della Fiera, que muchos estudiosos identifican con el famoso Fanum Voltumnae, o sede de la Liga de las ciudades etruscas. Este es el lugar donde, según antiguos escritores, el Consejo de líderes etruscos se reunía periódicamente para deliberar sobre asuntos políticos internos y externos y elegir al comandante de la liga. Desde los orígenes, Velza, y por lo tanto Orvieto, tuvo que jugar un papel importante.

Debido a disputas internas, principalmente debido a la rebelión de los esclavos, algunas familias nobles etruscas acudieron a los romanos en busca de ayuda. Un grupo de soldados dirigidos por el general Quintus Fabio Massimofueron enviados inmediatamente, pero la revuelta fue tan brutal que el propio general fue víctima de enemigos, por lo que la represión de los romanos fue aún más dura. En el año 264 a.C. la gran ciudad de Velza fue completamente arrasada y sus habitantes se vieron obligados a trasladarse cerca de Bolsena, los Volsinii Novi de los romanos. Así comenzó un período de decadencia y abandono casi total por el acantilado de toba, donde los afectuosos habitantes sólo podían volver a partir del siglo III d.C., en medio de la crisis del Imperio Romano.

Con las invasiones bárbaras de godos y lombardos se inició un lento proceso de repoblación de la ciudad desde el lado occidental del acantilado que dio lugar al nacimiento de lo que se convertiría en la Urbs Vetus de la Edad Media.

 LA HISTORIA DE ORVIETO DURANTE LA EDAD COMUNAL Y EL RENACIMIENTO

En 1137 Orvieto se estableció como comuna libre, aunque unos años más tarde, en 1157, una delegación papal formalizó su investidura, devolviendo el control de la ciudad a las manos del Papa. El yugo papal, confiado a diferentes personas, incluyendo nombres como Pietro Parenzo, transformó Orvieto en una fortaleza güelfa en constante lucha con las facciones gibelinas de la ciudad. Las dos familias locales nobles que lucharon por el poder durante décadas fueron los Monaldeschi, güelfos y los Filippeschi. A pesar de las tensiones internas, la protección del papado garantizó a la ciudad nuevos estímulos culturales y sociales que se convirtieron en un período de gran desarrollo y prosperidad para Orvieto. Durante el siglo XIII se consolidó la estructura política de la ciudad, con el establecimiento de las más importantes magistraturas municipales. Se crearon el Consejo de los Cuatrocientos (1215), la figura del Capitán del Pueblo (1250) y el Magistratura de los Siete (1292). Al mismo tiempo, la ciudad cambió de rostro, con la realización de importantes obras arquitectónicas y urbanísticas, que culminaron con la apertura de la obra de construcción de la Catedral en 1290. En esos años la estructura de la ciudad reflejaba, a nivel urbano, la excelente organización institucional. Los cuatro barrios de la ciudad, Serancia, San Juvenal, Postierla y Santa Paz, se convirtieron en la sede de los poderes reconocidos por la ciudad con una distribución justa: la Catedral se convirtió en un símbolo de poder religioso, el Palacio del Pueblo se convirtió en una expresión de la soberanía popular, el Palacio Comunal y la actual Plaza de la República se convirtieron en la sede del poder político.

El período de florecimiento terminó, desafortunadamente, en 1348, cuando debido a la grave epidemia de peste que asoló Italia y a las continuas luchas internas de las familias nobles locales (cuatro ramas de la misma familia de los Monaldeschi estaban en conflicto entre sí), la ciudad cayó de nuevo y definitivamente bajo el control papal. En 1354, el Cardenal Egidio Albornoz dirigió las tropas del Papa a la ciudad e inició la construcción de la Fortaleza de Albornoz, transformando la ciudad de Orvieto en un verdadero refugio para los papas tras la invasión de Roma por los Lasquenetes. Una clara prueba de esta presencia son todavía las estatuas de Bonifacio VIII en las puertas de la ciudad Mayor y Soliana y la construcción de dos famosos pozos, de la Cava y San Patricio, que fueron encargados en 1527 por el Papa Clemente VII para garantizar el»suministro de agua de la fortaleza en caso de asedio».

Sin embargo, como ya había ocurrido en el siglo XIII, también en el siglo XVI la presencia papal fue un estímulo para la ciudad, promoviendo su prosperidad arquitectónica y cultural. Fue en este período cuando en Orvieto obraron personajes como Antonio da Sangallo, Ippolito Scalza, Francesco Mochi y los actores miembros de las Academias de los Confusi y de los Misti, lo que también llevó al nacimiento del teatro de la ciudad.

 EDAD MODERNA

En 1798, la llegada de las tropas francesas condujo a la insurrección de la población de Orvieto, que fue dura y fácilmente reprimida por las tropas napoleónicas con la posterior construcción del monumento en la Plaza Mayor, conocido como el Árbol de la Libertad.

Un nuevo período de prosperidad para la ciudad llegó sólo unas décadas más tarde, en 1860, con la anexión al naciente Estado italiano, gracias a la heroica acción de Filippo Antonio Gualterio, de Orvieto, que consiguió reunir un ejército de voluntarios, los llamados «Cazadores del Tíber», que obligaron a las tropas papales a rendirse.

A partir de este momento Orvieto experimentó otra fase de prosperidad y desarrollo. En estos años, de hecho, el primer funicular de agua fue construido a instancias del alcalde Bracci, la electricidad fue traída gracias a la construcción de la moderna planta de la planta de energía por el ingeniero Netti, se erigió el primer teatro real de la ciudad diseñado por el arquitecto Vespignani, y se comenzó a trabajar en la «Fundación del Museo Faina». La actividad de los particulares, junto con la intervención del Parlamento Nacional y del Parlamento Europeo, condujo, a partir del siglo XX, a la puesta en marcha del «Proyecto Orvieto», un ambicioso programa de recuperación y valorización de la historia y de los monumentos de la ciudad con el objetivo de reconvertirla en un importante atractivo turístico nacional e internacional.

Como toda ciudad de Umbría que se precie, Orvieto cuenta con una floreciente actividad de artesanía que abarca varios sectores: desde el hierro forjado hasta la joyería, pasando por el cuero y la terracota. A estas actividades genéricas se suman algunas excelencias locales que cuentan con un origen antiguo y una maestría consolidada por años de experiencia y tradición. Es el caso, por ejemplo, de la cerámica, cuya elaboración en la ciudad se remonta a las civilizaciones de villanovanas, que incluso precedieron a los etruscos. Los numerosos restos de cerámica recogidos en antiguos yacimientos arqueológicos y la documentación histórica que recuerda a los artistas de la cerámica entre las corporaciones de la ciudad, atestiguan la importancia que este producto tuvo durante más de tres milenios de historia. Aún hoy en día, la cerámica de Orvieto se distingue por la excelencia de su mano de obra y lainnovación decorativa, hecha con esmalte y pintura debajo de la ventana. Además de la cerámica de tradición antigua, existen otras dos actividades más recientes pero no menos destacables: la producción de encaje de bolillo irlandés y la carpintería.

En 1907, a instancias de los condes Eugenio y Claudio Faina, se creó una empresa de mecenazgo llamada Ars Wetana con el objetivo de proporcionar a las mujeres un trabajo en casa que les garantizara unos ingresos mínimos sin un esfuerzo excesivo. La hija de Claudio, María Vittoria, fue la primera en obtener un pequeño fondo y, junto con otras mujeres, dio vida a lo que más tarde se convirtió en una producción icónica de la ciudad: encajes con decoraciones originales que reproducen animales, flores, plantas y figuras inspiradas en los bajorrelieves de la Catedral de Orvieto.

La carpintería es excelente en muchas ciudades de Umbría, en Orvieto, de hecho, la larga tradición reconoce un importante exponente de este arte en el carácter de Gualverio Michelangeli (1929-1986), a quien incluso se le dedicó un callejón de la ciudad, donde todavía se pueden admirar las obras del maestro. Desde artículos de regalo hasta muebles para el hogar, la producción de objetos de madera de Orvieto te dejará boquiabierto.

GASTRONOMIA  Y PRODUCTOS TÍPICOS DE ORVIETO 

A pesar de estar aislada en la cima de su acantilado, idealmente separada del valle inferior y del territorio adyacente, la ciudad no deja de lado la peculiar riqueza de la gastronomía de Umbría, de la que conserva todos sus méritos y características. Los ingredientes de la tierra, combinados de una manera sencilla, hacen que la cocina de Orvieto sea capaz de hacer cosquillas en las papilas gustativas y producir una exaltación de sabores. Los productos sanos y genuinos de una tierra pura e incontaminada serán los protagonistas de tus comidas en las mesas locales.

La selvaggina, gracias a la riqueza de la vegetación circundante, es el plato principal: codornices, tórtolas, palomas y palomas se cocinan de muchas maneras diferentes y con muchas variaciones de la misma receta, para darle una emoción nueva e irrepetible. Junto a los productos locales, descubrirá la maestría de los cocineros del territorio. No te dejes llevar por los nombres extraños y engañosos y prueba los umbricelli (pasta fresca hecha a mano), los caracoles (dulces hechos con agua, harina y queso), las cigarras (buñuelos con flores de calabacín) y, por supuesto, no te olvides de los típicos rosquillos de anís y los buñuelos de San José (que sólo se pueden encontrar en el día dedicado al santo, el 19 de marzo). Otro plato típico, que no defraudará a los paladares más exigentes, es el «pollo borracho», un sabroso pollo cocinado en el inconfundible vino de Orvieto, y no olvide pedir la muy especial Pera de Monteleone de Orvieto, también llamada «bistecca del villano» por la consistencia que la caracteriza y por sus excelentes propiedades nutricionales. Un plato único en su especie.

¡Que aproveche!

ACEITE Y VINO

Gracias a su posición afortunada y a la fertilidad del territorio circundante, Orvieto cuenta con productos locales que son una excelencia no sólo dentro del panorama regional, sino también a nivel nacional. Desde la época etrusca la región era conocida por la calidad del vino, tradición que se ha mantenido y modernizado, ganando el reconocimiento de la marca DOC. Las variantes que se pueden disfrutar son el Orvieto Clásico, el Clásico Superior y el Tinto Orvietano. Aunque la mayor producción es la de vino blanco, también hay variaciones de tinto y rosado. Algunas bodegas locales ofrecen visitas guiadas a los viñedos y degustación de productos durante la mayor parte del año.

Desde 1997, con la creación de la marca DOP (Denominazione di Origine Protetta) para el aceite de oliva virgen extra, la excelencia en la producción de Orvieto se ha incluido entre las cinco subzonas que difieren en las condiciones edafoclimáticas y en las técnicas agronómicas de transformación: Montes de AsísMontes MartaniMontes AmerinosMontes del Trasimeno y Montes Orvietanos. Todos los aceites producidos y reconocidos en las subdenominaciones, son mezclas de diferentes variedades de aceitunas que dan peculiaridad y unicidad a las producciones individuales. El aceite de oliva virgen extra producido en Orvieto forma parte de la subzona de los «Colli Orvietani» de la que toma su nombre, y se obtiene de una mezcla de Moraiolo (15%), Frantoio (30%), Leccino (60%) y otras variedades hasta un 20%.

Orvieto es también la sede del circuito nacional «Città Slow», líder del proyecto de conservación y valorización de la auténtica cocina local. Además del aceite y el vino, cabe destacar el Svinnere, un licor elaborado con cerezas silvestres, y elOrvietan, una bebida dulce que, según la tradición, goza de propiedades curativas. Fue inventado por Girolamo Ferrante de Orvieto y se hizo famoso por la curación de Luis XIV, rey de Francia.

 

Descubre todos los eventos en Orvieto.

Una ciudad rica en historia, tradición y maravillas arquitectónicas sin igual, capaz de atraer a turistas de todo el mundo durante todo el año, no podía dejar de ofrecer a los ciudadanos y visitantes una larga serie de eventos de entretenimiento y enriquecimiento cultural. De la devoción religiosa a la pasión por la música, la buena comida y el deporte, Orvieto propone continuamente iniciativas que te dejarán sin palabras.

En el período de mayo a junio, el famoso Corpus Christi se celebra con la procesión de la reliquia del Corporal vinculada al «Milagro de la Sangre» de Bolsena y el desfile histórico que lo acompaña, con la reproducción de trajes y personajes de la época medieval. Más o menos al mismo tiempo, el día de Pentecostés, la Plaza de la Catedral se llena de devotos para la fiesta de la Palombella: se vuela una paloma desde Via Maitani hasta un dosel especialmente preparado frente a la Catedral, para conmemorar el descenso del Espíritu Santo sobre los Apóstoles. El mismo día toda la ciudad colorea sus balcones y terrazas con flores típicas de los cuatro barrios de la ciudad, con motivo del evento Orvieto en flor. En Ferragosto la población celebra, de manera solemne, la patrona de la ciudad con la fiesta de Santa María Asunta; en Navidad no te pierdas las bellas representaciones de la Natividad, incluidas en el singular marco del Pozo de la Cava, para el evento La Natividad en el Pozo.

Si quieres alimentar cuerpo y alma, debes participar en los eventos gastronómicos de Orvieto con Gusto (octubre), una excelente oportunidad para degustar todos los platos y productos típicos de la ciudad; y Helados de Italia (abril-mayo), un verdadero campeonato de helados con un sabor representativo de cada región. En agosto, el Orvieto Folk Festival cubre un amplio abanico de intereses: a los eventos musicales se suman los puestos de comida y vino y la tradición local que te abrirán una ventana a la realidad de Orvieto. Y no hay que perderse los otros dos eventos musicales de Orvieto Música y Cultura, donde las melodías están flanqueadas por el teatro y las más diversas formas de arte, y el famoso Umbria Jazz Winter, que durante más de veinte años anima el Año Nuevo de Orvieto atrayendo a los amantes del jazz, artistas y visitantes de todos los rincones del planeta.

Por si fuera poco, para los amantes del deporte, las propuestas no han terminado: el sábado anterior a la fiesta del Corpus Christi, diez atletas de la ciudad recorren un kilómetro alrededor de la Catedral para el Relevo de los Barrios, antiguamente llamado Antorcha de la Verdad. Para los que prefieren los motores, en mayo, durante la Carrera de la Castellana, los coches antiguos y modernos compiten en velocidad en una ruta de unos siete kilómetros por la sinuosa carretera que va de Ciconia a Orvieto, pasando por el Monte Peglia. ¡Es muy divertida!

Agregado con éxito a los favoritos.

Per creare il tuo itinerario avremmo bisogno di qualche informazione in più: indica dunque le date che preferisci, quanti siete e dai un valore ai tuoi interessi, così potremo iniziare a comporre la tua timeline insieme.