fbpx
Ir a mi viaje

Declaro que he adquirido la información proporcionada en el informe informativo sobre las normas de privacidad y doy mi consentimiento para los fines que se indican a continuación

 
 

¿Olvidaste tu contraseña? ¿Nuevo usuario? Sign up

Spoleto

Ir a mi viaje

Favourites

ordenar por Az - tipo

Spoleto

TOUR IN BICI CON GUIDA PRIVATA
A real, hard-core workout on the Valnerina passes

Test your true mettle in the magnificent landscapes of the Valnerina

desde 80€ Por persona
Price is lower based on umber of people
TOUR IN BICI CON GUIDA PRIVATA
Acquasparta and the Roman Ruins of Carsulae

Come with us and discover Roman ruins and ancient forests

desde 55€ Por persona
Price is lower based on umber of people
AVVENTURA
Adventure Park in Umbria, Valnerina

Take on a challenge and test your skills in exciting adventure park in Umbria, Valnerina

25€ Por persona
Price is lower based on umber of people
TOUR IN BICI CON GUIDA PRIVATA
Age-old villages between Todi and the Martani mountain range

A route through the Martani mountains, on the trail of hamlets and villages

desde 60€ Por persona
Price is lower based on umber of people
TOUR IN BICI CON GUIDA PRIVATA
Between Trevi and Spoleto on the Valle Umbra cycle path

A quiet cycle ride, protected by the hills of the Umbria valley

desde 55€ Por persona
Price is lower based on umber of people
AVVENTURA
Canyoning in Umbria, Valnerina

Hurl yourself onto sheets of glistening water or white-water torrents or climb down rock faces and dive into the river. Experience the canyoning in Umbria!

55€ Por persona
Price is lower based on umber of people
AVVENTURA
Climbing in Umbria

Take on a challenge and put your strength and concentration to the test with a sporting climbing in Umbria.

250€ Por persona
Price is lower based on umber of people
ESCURSIONE MTB CON GUIDA PRIVATA
Cross Country – Around Castelluccio di Norcia, with a view of the Apennines

Get ready for a challenge, among untamed greenery and remote ancient villages

desde 55€ Por persona
Price is lower based on umber of people
ESCURSIONE MTB CON GUIDA PRIVATA
Cross Country – Giano by MTB

From the magnificent village of Giano along the Martani mountain range on wild, unexplored paths

desde 75€ Por persona
Price is lower based on umber of people
ESCURSIONE MTB CON GUIDA PRIVATA
Cross Country – the Sassovivo woods by MTB

In these magnificent woods you’ll need maximum peddle power

desde 75€ Por persona
Price is lower based on umber of people
ESCURSIONE MTB CON GUIDA PRIVATA
Cycling along the Old Spoleto-Norcia Railway

A cycle ride suitable for everyone along a route that’s as original as it is spectacular

desde 60€ Por persona
Price is lower based on umber of people
PASSEGGIATA DIDATTICA
Discovering Saffron in Valnerina – with tasting

Discover in Valnerina the region’s lilac gold: saffron. Get to know it, to love it but above all… to taste it!

desde 90€ Por persona
Price is lower based on umber of people

Descubre Spoleto

Descubre Spoleto la ciudad que durante los siglos  ha fascinado artistas y viajeros.

Grandes autores del pasado como Herman Hesse, Goethe y Stendhal han dedicado a Spoleto partes de sus obras o algunas líneas de las cartas privadas que escribieron durante sus viajes por Italia, gratamente impresionados por la belleza de esta ciudad. Incluso antes de cruzar las murallas, la vista del magnífico Puente de las Torres que tanto impresionó al filósofo alemán te sorprenderá.

La grandeza de la arquitectura renacentista se mezcla armoniosa y mágicamente con el espeso follaje de los árboles que pueblan los densos bosques del valle circundante. Los antiguos restos romanos, testigos de un período de prosperidad, aún se encuentran entre los monumentos medievales y modernos.

La Fortaleza de Albornoz y el Monte Luco son el escenario de un paisaje que casi siempre parece un pesebre a tamaño natural. Recorres las calles de la ciudad, descubre las famosas esculturas que desde 1962 han marcado la historia artística del siglo XX, oler los aromas de la tradición y la cocina genuina, perderse entre las decoraciones arquitectónicas de las muchas iglesias que ocupan todos los rincones de la ciudad de Spoleto, todo esto te dará la impresión de seguir estando en una de las ciudades más fuertes e importantes del centro de Italia.

El Ducado de Spoleto, después de la caída del Imperio Romano, asumió una gran importancia estratégica en la nueva escena política italiana y consiguió mantener bajo su control la vasta área circundante durante varios siglos.

Si estás visitando con ocasión de su evento más importante, el legendario Festival de los Dos Mundos, tendrás la clara percepción de que a pesar del paso del tiempo Spoleto nunca ha perdido su grandeza!

Descubriendo Spoleto

Descubre qué ver en Spoleto, la ciudad del Ducado.

Si te gusta la historia antigua, romana y medieval tardía, si aprecias las formas y decoraciones de la arquitectura religiosa, si te conmueve la naturaleza y la escultura y si, por casualidad, también has seguido el drama televisivo de Don Matteo con Terence Hill como protagonista, una visita a la ciudad de Spoleto te sorprenderá. La novena temporada de la serie fue rodada íntegramente en las calles de la ciudad, en los lugares más bellos del casco antiguo y sus alrededores, desde la Catedral hasta la Fortaleza de Albornoz.

Atravesando el centro de la ciudad desde el sur se encuentra el área arqueológica de la ciudad. La zona en la que a pocos metros de distancia se conservan una larga serie de monumentos de la época romana es prueba de la importancia que Spoleto tuvo que jugar en la época delimperio: el Arco de Druso y Germánico, el Teatro Romano, la Casa Romana (talvez la casa de la madre del emperador Vespasiano, Polla), la Iglesia de San Ansano con la cripta de San Isaac(construida con materiales reciclados de un templo romano anterior y de laiglesia cristiana primitiva) y, finalmente, el complejo dedicado a Santa Ágata, que ahora alberga el Museo Arqueológico Nacional. Continuando el ascenso por el lado este de la ciudad, antes de llegar al corazón de Spoleto, te encontrarás con la Iglesia de Santa Eufemia en el interior del patio arzobispal, el Palacio Comunal del siglo XIV, el elegante Palacio Mauri, hoy sede de la Biblioteca Municipal, y una serie de edificios religiosos con características arquitectónicas especiales en los que se conservan obras de arte de maestros locales y extranjeros, todos ellos gravitando en torno a la Plaza de la Catedral: la Iglesia de San Felipe Neri, la Iglesia de Santo Domingo, la Iglesia de San Juan y San Pablo y la Iglesia de Santa María del Maná de Oro.

Una vez llegados a la parte oriental del centro histórico, te encontrará en el corazón palpitante de la ciudad, con la Plaza de la Catedral, donde se encuentran el elegante pórtico, el mosaico de Cristo y los rosetones decorativos de la fachada de la Catedral románica dedicada a S. María Asunta. Tómate el debido tiempo y continúa hacia el norte para descubrir qué ver en el casco antiguo y sus monumentos antes de adentrarte en las maravillas que la Spoleto tiene para ofrecer más allá de las bien conservadas murallas de la ciudad.

La zona norte de la ciudad alberga los restos del Anfiteatro Romano, el Convento de San Nicolás, donde también vivió Martín Lutero en 1512, la legendaria y pintoresca Torre del Aceite, desde la que se lanzó aceite caliente sobre los invasores enemigos, el Puente Sanguinario, conservado sólo en parte y cuyo nombre se debe quizás a la sangre derramada allí por los mártires cristianos, y, por último, la interesante Basílica de San Gregorio Mayor.

Más allá de sus murallas, Spoleto aún conserva muchos tesoros por descubrir, especialmente la magnífica Basílica de San Salvador, reconocida desde 2011 como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO como parte de la serie «Los Lombardos en Italia. Los Lugares de Poder (568-774 d.C.)». No hay que perderse la visita al espectacular Puente de las Torres que, con su majestuoso y elegante perfil, caracteriza de manera única a la ciudad de Umbría y conectael cerro de San Elías al Monteluco. Te sorprenderá la grandeza de la Fortaleza de Albornoz, la guarnición defensiva construida en la cima de la colina de San Elías que con el tiempo se convirtió en la sede de los papas y gobernantes y que ahora alberga el Museo Nacional del Ducado de Spoleto.

Caminando más allá de las puertas de la ciudad, desde el lado sur, tendrás la oportunidad de visitar tres interesantes lugares de culto: la Iglesia de San Pablo Inter Vineas, el Santuario de Nuestra Señora de Loreto y, absolutamente imperdible, la Iglesia de San Pedro extra moenia. Esta última, de hecho, está considerada como una de las iglesias más bellas e interesantes de toda Umbría, con la decoración escultórica de su fachada que la caracteriza particularmente. Una maraña muy agradable de contenidos religiosos y fabulosas alegorías medievales, contadas a través de relieves decorativos de extraordinaria belleza.

La Catedral de Spoleto, con su maravillosa fachada, es una especie de telón de fondo al final de la Plaza de la Catedral, sobre la que se alza rodeada de muchos otros edificios.

La catedral fue construida en el siglo XII sobre los restos de un edificio religioso anterior dedicado a Santa María del Obispado, que a su vez se impuso en un lugar de culto más antiguo dedicado al mártir Primiano. La Cripta de San Primiano, a la que se accede a través de la rectoría, data del siglo IX y es la única parte original de la antigua catedral, reconstruida a finales del siglo XII.

La fachada del la Catedral de Spoleto está flanqueada a la izquierda por el imponente campanario cuadrangular y consta de un elegante pórtico con cinco arcos de medio punto sostenidos por columnas corintias, obra admirable del maestro Ambrogio Barocci de 1492. La parte superior está dividida en dos niveles separados por una cornisa sostenida por arcos ciegos: el inferior está decorado con cinco hermosos rosetones, el central de mayor tamaño, está rodeado por los símbolos de los cuatro evangelistas, el superior tiene tres rosetones y tres hornacinas ojivales, el central, más grande, está decorado con el bello mosaico con Cristo entronizado entre la Virgen y San Juan Evangelista. Los elementos decorativos se realzan aún más con el uso de bloques de piedra local, blanca y rosa que resaltan los detalles arquitectónicos.

En el interior el espacio se divide en tres naves con ábside central, de planta de cruz latina con transepto. El edificio alberga un gran número de obras de arte de artistas de diferentes épocas: el busto de bronce de Urbano VIII fue realizado por Gian Lorenzo Bernini en 1640; la cruz pintada con la iconografía del Cristo vivo (triumphans) es obra de Alberto Sotio del año 1187; el ciclo pintado con Historias de la Virgen, que decora el ábside central, fue pintado al fresco por Filippo Lippi entre 1467 y 1469.

Por último, dos capillas son absolutamente dignas de mención: la Capilla de la Santísima Icona, en la que se conserva una lápida bizantina del siglo XII, que según la tradición fue donada a la ciudad de Spoleto por Federico Barbarossa como signo de paz; y la Capilla de las Reliquias, en la que se conserva una de las dos únicas cartas autógrafas de San Francisco. Es un pequeño pergamino rectangular (13×6 cm), de piel de cabra, formado por diecinueve líneas dirigidas a Fra Leone. La otra carta autógrafa es la llamada chartula, conservada en la Basílica de Asís, que según la tradición fue escrita por Francisco en 1224, después de la estigmatización del Monte Alverna.

El interior del edificio, tal y como se nos presenta hoy, es el resultado de una decisiva intervención del siglo XVII que le confiere un estilo barroco.

Dentro del Cementerio de Spoleto, tristemente fuera de los circuitos turísticos tradicionales y casi olvidada, se encuentra la Basílica de San Salvador, definida por el gran historiador de Spoleto, Giuseppe Sordini, como “el mayor monumento de la antigüedad de Spoleto».

De hecho, aunque no existen documentos históricos que permitan conocer con exactitud su origen y existen diferentes hipótesis entre los estudiosos. La Basílica es claramente un edificio de principios de la era cristiana, uno de los más raros e importantes ejemplos de arquitectura religiosa de los siglos IV y V.

Para certificar su importancia fue laUNESCO quien, en 2011, incluyó la Basílica y otras arquitecturas que componen el sitio «Los Lombardos en Italia. Los lugares de poder (568-774 d.C.)» en la lista de los Patrimonios de la Humanidad.

A lo largo de los siglos, la Basílica ha visto cambiar no sólo su aspecto debido a las diversas intervenciones, sino también su nombre. Originalmente vinculado al culto al cementerio, parece que fue dedicado a los santos mártires Concordio y Senzia, a quienes se les atribuyeron virtudes taumatúrgicas.

En el año 815, un documento longobardo menciona el edificio como dedicado a San Salvador, un cambio quizás deseado porlos duques de la época. Posteriormente, se le recuerda de nuevo como Monasterio Sancti Concordii; en el siglo XVI a causa de algunos frescos que recordaban el culto al crucifijo realizado en las paredes interiores del ábside fue llamada Iglesia del Crucifijo.

Sólo en tiempos modernos y con las últimas obras de restauración del siglo XX, la basílica ha recuperado el título definitivo de San Salvatore.

El edificio tiene una fachada con tres portales, de los cuales sólo el central permite la entrada, los otros dos ya estaban amurallados antes de la restauración en la época moderna. La parte superior está decorada con tres ventanas, con la central más grande que las otras dos.

En el interior, el espacio se divide en tres naves separadas por columnas dóricas y pilares que definen siete tramos. En las paredes, aunque muy en ruinas, se pueden reconocer restos de valiosos frescos que datan del siglo XII-XIII que representan al Padre Eterno, a la Virgen entre los Santos, a la Crucifixión.

Hoy en día la iglesia no es accesible al público y sólo se puede ver el interior mirando por la puerta principal.

 

Junto a la Basílica de San Salvador se encuentra el Monumental Cementerio de Spoleto, diseñado en 1836 por el arquitecto Ireneo Aleandri, autor de otros importantes edificios de la ciudad como el Teatro Nuevo. Al cementerio se accede por una escalera monumental, a cuyos lados hay dos alas diseñadas para albergar los entierros de personajes famosos. Aunque es una adición posterior al proyecto anterior de Aleandri, la estructura respeta perfectamente el estilo neoclásico, embelleciendo también el efecto escénico de la Basílica.

Entre los muchos, destacan los entierros de las familias Antonelli, Bachilli y Sansi con esculturas y pinturas decorativas de gran valor y monumentales.

La Basílica de San Gregorio Mayor tiene una hermosa vista sobre la Plaza Garibaldi, en el lado opuesto del monumento dedicado al gran héroe de la historia italiana, a poca distancia de una de las entradas al centro histórico de la ciudad, Puerta de San Gregorio. Es sólo uno de los varios edificios dedicados al santo mártir dentro de las murallas de la ciudad. A parte de la basílica, hay otros lugares de culto en el puente Sanguinario, también vinculado a la biografía del santo; y en el foro de San Gregorio de la Sinagoga.

La Basílica de San Gregorio Mayor fue construida sobre una zona anterior del cementerio y fue erigida en su forma actual en 1079, sufriendo numerosos cambios en los siglos siguientes pero, según la tradición, la iglesia original fue fundada en el siglo IV por una viuda llamada Abundancia, que recuperó el cuerpo del mártir dándole sepultura y construyendo el lugar de culto.

La fachada monumental tiene tres arcos del siglo XIV en la parte superior, rodeados por tres arcos empotrados. El central conserva los restos de un fresco del siglo XVI atribuido a Giovanni de Foligno, quizás identificable con el artista Giovanni de Corraduccio. La entrada al edificio está permitida gracias al portal monumental construido en 1597 a instancias del obispo Sanvitale, enmarcado y embellecido por un pórtico del siglo XVI con tres arcos.

En el interior, la basílica está dividida en tres naves, con un presbiterio elevado, a su vez tripartito en pequeñas naves y terminando con ábsides. A los lados hay varias capillas, entre las que destacan la Capilla del Sacramento, que alberga un Tabernáculo de 1523, trasladado desde el monasterio de la Estrella de Espoleto en 1860; y la Capilla de los Inocentes, que alberga escenas decorativas inspiradas en la historia de la iglesia y de Santa Abundancia, como la santa que erigiendo el edificio y los mártires cayendo del Puente Sanguinario.

También es interesante la cripta situada debajo del presbiterio, de grandes dimensiones, con un sistema articulado y dividida en cinco naves con tres ábsides. Una inscripción y una tradición nos dicen que allí fueron enterrados diez mil mártires. De hecho, la cripta alberga numerosos restos humanos de diversas épocas, depositados en diferentes sarcófagos.

En el edificio se conservan fragmentos de suelo con decoraciones cosmatescas, frescos de los siglos XII-XVII y numerosos materiales de la época romana. Estos son particularmente visibles no sólo en la cripta, sino también en el campanario, que fue terminado en 1492.

Junto a la iglesia hay, por último, un elegante claustro con un doble orden de arcos de medio punto sostenidos por pilares octogonales de terracota. El primer orden fue probablemente construido en el siglo XII al mismo tiempo que la iglesia, mientras que el segundo, en el nivel superior, fue quizás una adición del siglo XVI.

El Puente de las Torres es una extraordinaria obra arquitectónica que con su tamaño y su belleza caracteriza de manera única el perfil de la ciudad de Spoleto. Se trata de una imponente estructura formada por bloques de piedra caliza local, formada por nueve grandes pilares que sustentan diez arcos ojivales sobre los que se extiende un camino que une el cerro S. Elia, donde se encuentran la Fortaleza de Albornoz y la ciudad de Spoleto, y el monte Luco. La función del puente es doble, ya que constituye a la vez un elemento de conexión entre la montaña y la ciudad y un verdadero tramo de acueducto. A lo largo de toda la ruta hay un canal que lleva el agua de la montaña a la ciudad. La obra arquitectónica, de más de 80 metros de altura y unos 236 metros de longitud, es difícil de datar. Algunos estudiosos creen que fue construida en el siglo XIII sobre los restos de un antiguo acueducto romano, otros la datan en el siglo XIV, cuando el cardenal Albornoz comenzó a trabajar en la construcción de la fortaleza.

El nombre tal vez deriva de las dos torres que una vez custodiaban los extremos, una en el cerro S. Elia, la otra en el Fuerte de los Molinos, donde todavía hay dos molinos municipales que recogen el agua del Monte Luco y la transportan hacia el puente.

Los dos pilones centrales de la estructura son huecos y albergaban algunas salas que probablemente servían de cuarteles para la vigilancia del acueducto y de las mercancías en tránsito que estaban sujetas a derechos.

El El Puente de las Torres siempre ha sido un punto privilegiado para admirar un paisaje impresionante. Desde aquí, de hecho, se puede disfrutar de una espléndida vista de la ciudad y del valle circundante que no dejará de sorprender a los turistas y visitantes, como ya hizo el alemán Johann Wolfgang von Goethe, que dedicó al puente toda una página de su Viaje a Italia. El recuerdo de su visita está grabado en una placa cerca del propio puente.

La Fortaleza de Albornoz, también conocida como Castillo de Spoleto, fue construida a partir de 1359 en la cima de la colina de San Elías, en una posición elevada y dominante sobre la ciudad y el valle circundante. La construcción de este imponente edificio militar destinado a controlar la Vía Flaminia fue encargada por el Papa Alejandro VI, junto con muchas otras fortalezas similares, con el fin de restaurar el poder papal sobre los territorios de Italia central durante el cautiverio de Aviñón. El Papa, que vivía en Aviñón, envió a Spoleto al poderoso cardenal español Albornoz, que confió la dirección de las obras, terminadas en 1370, a Matteo di Giovannello de Gubbio, llamado el «Gattapone«.

Debido a su posición estratégica y a la grandeza del edificio, la Fortaleza de Albornoz se convirtió a lo largo de los siglos en la sede de importantes figuras como rectores del Ducado, gobernadores de la ciudad y legados papales. Según la tradición, la propia Lucrecia Borgia, hija de Alejandro VI, que la nombró regente del Ducado de Spoleto con sólo 19 años, se alojó dos veces en la Fortaleza: en 1499 durante tres meses y en 1502 para una breve parada en el camino que la llevó a Ferrara.

La estructura arquitectónica es de planta rectangular defendida por seis imponentes torres, la más grande y central de las cuales se llama «Torre del Espíritu«, quizás en referencia a la cruel hija del pontífice. En el interior de las murallas perimetrales hay dos patios: el Patio de las Armas, dedicado a la milicia armada, y el Patio de Honor, dedicado a los administradores y gobernadores, y decorado con una doble logia enteramente en terracota y un elegante pozo hexagonal. Entre los numerosos espacios interiores, cabe destacar el Salón de Honor, la sala más grande de todo el edificio, dedicada a ceremonias y banquetes, y decorada con frescos de los siglos XVI-XVII; y la Cámara Pinta (o Picta), también decorada con escenas caballerescas pintadas al fresco entre 1392 y 1416.

Desde 1817 hasta 1983 la fortaleza se convirtió en una prisión y perdió muchas de sus obras de arte. No fue hasta después del cierre de la prisión cuando esta fue sometida a un cuidadoso trabajo de restauración y mejora que condujo a la inauguración, en 2007, del Museo Nacional del Ducado. El museo está dividido en 15 salas históricas de la fortaleza que se reparten en dos plantas. La inferior presenta obras y materiales ordenados cronológicamente que cuentan la historia del territorio identificado con el nombre del Ducado de Spoleto en un período comprendido entre los siglos IV y XV d.C. La superior contiene numerosas esculturas y pinturas realizadas entre el románico y el renacimiento.

La Casa Romana fue descubierta en 1985 por el arqueólogo de Spoleto Giuseppe Sordini, quien se dedicó a su restauración hasta 1914, año de su muerte.

La casa está situada cerca del Foro Romano, ahora Plaza del Mercado. Se trata de una casa que perteneció a una figura destacada de la época, lo que se deduce del refinamiento de los elementos decorativos y de su arquitectura. Durante las excavaciones se encontró una inscripción dedicada al emperador Calígula, firmada por Polla, que no puede dejar de sugerir que la casa pertenecía a Vespasiana Polla, madre del emperador Vespasiano y originaria de la zona comprendida entre Norcia y Spoleto. A pesar de las numerosas restauraciones realizadas a lo largo del tiempo, el tipo de mampostería y el estilo de los frescos y mosaicos sitúan a la Casa Romana en el siglo I d.C., de hecho, la división de sus salas nos devuelve inmediatamente al esquema arquitectónico utilizado en las casas patricias construidas entre finales de la época republicana y principios de la imperial. Las habitaciones de la Domus conservan hermosos mosaicos pavimentados casi intactos. Después de un corto pasillo se entra en el vestíbulo central, elAtrio, en cuyo centro se puede admirar elImpluvium, una bañera de forma cuadrada en el que se recogía el agua de lluvia para transportarla hastael depósito subyacente de 7 metros de profundidad. Inmediatamente después del Atrio se entra en el Ablinum, la habitación más elegante y rica de la casa, un lugar dedicado a las actividades familiares, políticas y sociales del propietario. Esta sala está flanqueada por dos salas más pequeñas cuya decoración se cree que se remonta a épocas posteriores. La habitación de la izquierda probablemente comunicaba, originalmente, con el Peristilium, que era un jardín interior cerrado por un porche.  Alrededor del atrio hay dos dormitorios (cubicola) y dos espacios abiertos (alae). Los Mosaicos pavimentados con azulejos en blanco y negro tienen diseños geométricos con trazos de decoración encáustica.

No muy lejos del hospital de la ciudad, en las afueras de Spoleto, se encuentra la Abadía dedicada a San Pablo Inter Vineas, mencionada en algunas fuentes históricas desde el siglo VI. En uno de sus escritos, Gregorio Magno habla de un obispo ario que sufrió una ceguera repentina por haber intentado celebrar a la fuerza una misa dentro de la iglesia. Tenemos trazas de ello en una fuente del siglo X que menciona a la Abadía con motivo de la fundación de un convento femenino. Las formas actuales del edificio se deben, sin embargo, a la renovación de 1234 y a una profunda restauración, finalizada en 1965, que restauró las antiguas estructuras románicas.

Los restos más antiguos de la Abadía de San Pablo Inter Vineas son, de hecho, el claustro, formado por arcos de medio punto sostenidos por columnas y pilares alternados, que pertenecerían al antiguo convento del siglo X.

Externamente, la iglesia tiene una fachada muy similar a las iglesias de la ciudad de San Pedro y San Ponciano con el portal de entrada con tres marcos y el hermoso rosetón central decorativo, en la parte superior. En el interior, el espacio se divide en tres naves que terminan en el crucero. Muchos de los frescos que decoraban las paredes de todo el crucero y el ábside fueron retirados y, lamentablemente, se perdieron durante la restauración. Las escenas restantes nos permiten asumir la acción de al menos dos manos artísticasdistintas, probablemente entre los siglos XII y XIII.

La pequeña pero bonita iglesia de San Ansano se encuentra a poca distancia del Arco de Druso y del yacimiento arqueológico de la ciudad. El edificio tal y como lo vemos hoy en día es el resultado de la intervención del milanés Antonio Dotti en el siglo XVIII.

La iglesia tiene una fina fachada decorada con cuatro grandes semicolumnas, dos a cada lado. Al interior se accede a través de una pequeña puerta central, coronada por una sencilla ventana rectangular que ilumina el edificio.

En el interior, la iglesia es de una sola nave y conserva valiosas obras de arte, entre las que destacan un bello fresco de la Virgen y el Niño con Dos Santos, de Giovanni di Pietro, más conocido como «Lo Spagna«, y una pintura que representa el martirio de San Ansano realizada por el pintor del siglo XVII Archita Ricci da Urbino.

Una estrecha escalera conduce a la Cripta de San Isaac, un monje sirio que llegó a Spoleto en el siglo VI, pionero de la vida ermitaña en el Monte Luco. La cripta está dividida en tres naves separadas por pequeñas columnas de reutilización con capiteles medievales que datan de los siglos VIII al IX, y bóvedas de cañón. Aquí se conservan numerosos frescos de los siglos XI y XII. Las excavaciones arqueológicas han demostrado que la iglesia debe haber sido construida en los primeros años de la era cristiana cerca de un templo romano preexistente. Posteriormente, a lo largo de los siglos y debido a la elevación de la calzada, fue necesario construir la nueva iglesia por encima de la anterior que se convirtió en la Cripta.

El complejo dedicado a Santa Ágata está situado en la calle homónima, cerca del área arqueológica de Spoleto, y consta de una pequeña iglesia, de la que sólo se conserva el pórtico, y del Convento construido en 1395 por monjas benedictinas que vivían en la Iglesia de San Pablo Inter Vineas. Al haberse convertido en un lugar inseguro, las monjas necesitaban trasladarse dentro de las murallas de la ciudad, ocupando las casas privadas de la familia Corvi, heredadas de una de las hermanas. En las paredes de la estructura, que data del siglo XI, todavía se pueden ver algunos bajorrelieves decorativos que representan pájaros, el símbolo de la familia. En el siglo XVI el complejo fue ampliado y parcialmente modificado. De esta época data el bello fresco, atribuido a un pintor anónimo de Spoleto, que se encuentra en la pared trasera del refectorio que representa La última cena y la oración de Cristo en el jardín de Getsemaní.

En 1686 el Convento fue expropiado por el recién nacido Estado Italiano y las monjas, obligadas a abandonar su sede, devastaron el complejo causando considerables daños a suelos y ventanas antes de trasladarse definitivamente al monasterio de Santa Lucía de Trevi, en 1965.

De 1870 a 1954 el Complejo de Santa Ágata albergó la cárcel de mujeres, mientras que en la actualidad alberga el Museo Arqueológico Nacional de Spoleto.

De la pequeña iglesia anexa al convento, que fue construida junto al teatro romano preexistente, sólo se conserva el pórtico de tres arcos con arcos apuntados sobre columnas del siglo XI.

La hermosa iglesia románica de Santa Eufemia se encuentra en el patio del Palacio Arzobispal de Spoleto. Las fuentes hablan de una iglesia, cerca del Palacio Ducal, dedicada al santo desde el siglo X cuando la ciudad era todavía la capital del poderoso ducado.

La tradición cuenta que Gunderada, abadesa de un monasterio benedictino, en una noche de 980 con unas hermanas y un sacerdote recuperó el cuerpo del mártir Juan, obispo de Spoleto, llevándolo a la iglesia que, más tarde, se convirtió en un destino de peregrinaciones tras la ocurrencia de varias curaciones milagrosas. En el siglo XI, la iglesia sufrió profundas transformaciones y ampliaciones tras la construcción del Palacio Arzobispal que incorporó la estructura anterior, enriqueciéndolo en esta ocasión con numerosos elementos lombardos. Hoy en día la iglesia es el ejemplo más valioso de arquitectura románica de estilo lombardo de la ciudad.

En 1446, el Papa Eugenio IV nombró a su hermano Marco Condulmer como administrador de la diócesis y fue por su voluntad que, durante algún tiempo, la iglesia cambió de nombre y se dedicó a Santa Lucía. Hoy, en el interior de la iglesia, se conserva una columna decorada con un fresco de Santa Lucía, fechado en 1455.

En los siglos siguientes la iglesia de Santa Eufemia fue objeto de numerosas reconstrucciones, en su mayoría dañinas, hasta su restauración definitiva en la edad moderna, realizada entre 1907 y 1954 por el arqueólogo de Spoleto Giuseppe Sordini. Hoy la iglesia se utiliza esporádicamente para eventos litúrgicos, artísticos y culturales, habiendo estado desconsagrada durante mucho tiempo.

La fachada, especialmente sencilla, está formada por bloques de piedra muy claros con un gran portal central de entrada con arcos empotrados y ventanas bíforas y monóforas.

El interior, dividido en tres naves separadas por columnas y pilares, recuerda mucho a la iglesia de San Lorenzo de Verona, hasta el punto de indicar la implicación de los obreros veroneses en la realización de esta magnífica obra.

El edificio civil del Palacio Comunal de Spoleto domina la Plaza homónima (Comunal), frente al Palacio Arzobispal. El núcleo original del edificio se remonta al siglo XIII, pero si bien su actual estructura es el resultado de renovaciones y ampliaciones posteriores al siglo XVIII, su único elemento original del siglo XIII es la torre alta.

Un terremoto muy violento en 1703 dañó gravemente la estructura, que fue restaurada y renovada en sus formas con la decoración de ambas fachadas: la del norte, construida entre 1784 y 1786 por el arquitecto Pietro Ferrari, y la del sur, con vistas a la Plaza del Ayuntamiento, construida a partir 1782 por el arquitecto Francesco Angelo Amadio de Spoleto, conocido como «Lo Scheggino«.

En la edad moderna, el Palacio Brancaleoni adyacente se fusionó con esta última fachada y, a partir de 1913, fue embellecido por las decoraciones de los artistas locales Giuseppe Moscatelli y Benigno Peruzzi. Este último también produjo numerosos elementos decorativos pictóricos y escultóricos en las salas del interior del palacio comunal: la Sala de los Duques con retratos de los duques lombardos más importantes de Spoleto en el techo, la Sala Caput Umbriae en la que están representados todos los ciudadanos más ilustres de la historia de la ciudad y, finalmente, la Capilla de San Ponciano.

El interior del edificio también alberga importantes obras de arte que fueron trasladadas desde la antigua Galería Municipal de Arte como una gran pintura de Guercino y dos frescos renacentistas de «lo Spagna» (el pintor Giovanni di Pietro). El edificio alberga actualmente la Pinacoteca Municipal de Arte.

La hermosa iglesia de San Felipe Neri se encuentra en la Plaza Mentana y fue construida a partir de 1640 por encargo de dos ricos de Spoleto residentes en Roma: Ugo Alberici y Loreto Vittori.

El proyecto del edificio fue confiado a Loreto Scelli y finalmente se terminó en 1671, con la construcción de la cúpula. La consagración, en cambio, no tuvo lugar hasta 1724.

La Iglesia de San Felipe Neri de Spoleto tiene las formas y características arquitectónicas de los edificios eclesiásticos romanos del siglo XVII, con una elegante fachada de travertino adornada con pilastras y un hermoso tímpano. El espacio interior está dividido en tres naves separadas por pilares y un gran transepto rematado por la cúpula.

En el interior de la sacristía hay un busto de mármol de S. Felipe Neri, obra del escultor Alessandro Algardi (1650). Las capillas laterales albergan altares de los siglos XVII y XVIII, mientras que las paredes están decoradas con pinturas del siglo XVIII de autores como Gaetano Lapis, Sebastiano Conca, Pietro Labruzzi y el pintor Francesco Refini de Spoleto.

En la plaza homónima de Spoleto se levanta la Iglesia de Santo Domingo, de estilo gótico local, muy particular, construida entre finales del siglo XIII y principios del XIV y anexa al convento preexistente, construido en 1247.

La iglesia fue construida en bloques de piedra, dispuestos en filas horizontales alternadas de blanco y rosa, mostrando una particular construcción y decoración que recuerda a las iglesias de Santa Clara en Asís y Santa Práxedes en Todi.

El acceso al edificio se realiza a través de dos portales, uno pequeño, de lunetos en la fachada central, y el otro más grande y elegante, enmarcado por marcos arqueados, que se abre en el lado derecho. La parte superior de la sencilla fachada también está decorada con un gran rosetón.

En el interior, la iglesia es de una sola nave con un gran trasepto y alberga algunas obras, entre las que destacan dos frescos de Giovanni Lanfranco que representan el Triunfo de Santo Tomás de Aquino y la Virgen y el Niño con cuatro santos (Santa Ana, Santa Catalina de Siena, Santa Catalina de Alejandría y Santa Elena).

A lo largo de los siglos la Iglesia de Santo Domingo de Spoleto fue objeto de numerosas reformas, por ejemplo las decoraciones barrocas realizadas entre los siglos XVII y XVIII que fueron retiradas en el siglo XX tras la intervención del arquitecto Ugo Tarchi.

La pequeña Iglesia de San Juan y San Pablo está situada en el corazón de la ciudad de Spoleto, en la zona de la antigua Vaita Filittèria, el barrio medieval bizantino. El edificio fue construido con sillares de piedra y materiales reutilizados de la época romana. Una inscripción conservada en el interior de la iglesia data de 1174, aunque gracias a recientes excavaciones se ha descubierto que la actual iglesia se construyó sobre un edificio religiosoanterior, situado en el espacio que actualmente ocupa la cripta.

A la Iglesia de San Juan y San Pablo se accede a través de un portal muy estrecho, decorado con un luneto. La fachada exterior, de formas muy sencillas, está decorada en la parte superior por un rosetón circular con una cruz en el interior y una cornisa cuadrada en el exterior. En el muro exterior izquierdo se conserva, desgraciadamente en mal estado, un hermoso fresco que representa a la Virgen y a cuatro santos.

En el interior del espacio se compone de una sola nave con el presbiterio, construido en el siglo XVI, levantado sobre la cripta (que ya no es accesible) y numerosos frescos que datan de un período entre los siglos XII y XVI. Destaca, en lapared izquierda, el martirio de Thomas Becket de Canterbury, que data del sigloXIII. Esta extraordinaria obra es una de las muy raras representaciones del asesinato del obispo inglés, recordando su controversia con el Canciller del Reino de Inglaterra, Enrique II. El episodio también podría ser interpretado en referencia a la historia de la ciudad, reconectando con la lucha entre el imperio y el papado por la conquista del Ducado de Spoleto. En la pared derecha hay otro valioso fresco que representa el Banquete de Herodes con la Danza de Salomé. Otra obra maestra que representa el martirio de los santos Juan y Pablo fue desprendida de una pared de la cripta en 1961 y ahora se encuentra en el Museo Nacional del Ducado de Villa de Albornoz.

Los frescos más recientes se atribuyen al prelado y pintor local Pier Matteo Piergili, que trabajó en la iglesia en el siglo XVI.

La particular Iglesa de Santa María del Maná de Oro está situada en el corazón de la ciudad de Spoleto, en la espléndida Plaza de la Catedral, anexa al Teatro Caio Melisso. La iglesia fue construida por la ciudad en 1527 después del saqueo de Roma por los Lanzichenecchi como agradecimiento a la Virgen.

Gracias a la protección de la Virgen, la ciudad no sólo se salvó de la furia de las tropas de Carlos V, sino que se enriqueció enormemente con el comercio con soldados invasores, comparando esta riqueza con el maná recibido en el desierto por los padres de la Biblia.

Estructuralmente, la iglesia es de planta rectangular en el exterior, con un tambor octogonal en la parte superior. En el interior, el espacio es de planta octogonal con un presbiterio absidal, forma que se le dio después de algunas intervenciones en 1679.

En el centro del edificio se encuentra una valiosa pila bautismal del siglo XV, procedente de la Capilla Eroli de la cercana Catedral.

Hoy en día la iglesia de Santa María del Maná de oro, que ya no está consagrada, se utiliza como centro de exposiciones.

El Anfiteatro romano de Spoleto conserva una escalera de 70 m de diámetro (cavea), construida en parte sobre un pórtico semicircular (ambulacro) cubierto por bóvedas de cañón desde el que los espectadores podían acceder a las butacas a través de tres pasillosseparados. La orquesta todavía tiene el suelo en losas de mármol de colores, mientras que sólo los agujeros para los postes de cortina son visibles en el telón.

Fue construido fuera de las murallas en el siglo II d.C. Todo el edificio está formado por piedra triturada mezclada con cal y cubierta con bloques de piedra caliza gris opus vittata cortados regularmente y dispuestos en hileras horizontales. El anfiteatro debía tener dos órdenes de arcos superpuestos, de los cuales hoy es posible admirar, a ambos niveles, amplios tramos del ambulacro exterior.

Graciasal estudio de las técnicas utilizadas, la obra se ha identificadocomo un proyecto único. En el año 545 d.C., Totila, rey de los ostrogodos, transformó el teatro en una fortaleza y durante más de un siglo fue utilizado para fines militares. A principios del siglo XII se construyó una iglesia dedicada a San Gregorio Menor en la zona del anfiteatro, de unos 17.000 metros cuadrados, suponiendo que fue el lugar donde el santo sufrió su martirio.

En la Edad Media el teatro se convirtió en un lugar de comercio y los nichos de los arcos se utilizaron como tiendas.

Más tarde, la zona se convirtió en cantera: sus materiales se utilizaron para la construcción de la Fortaleza de Albornoz y, más tarde, para otros edificios de la ciudad.

Hasta la fecha, gran parte del Anfiteatro Romano de Spoleto, el ambulacro y una de las entradas más pequeñas a las gradas se ha incorporado a la trama urbana y es un único cuerpo de edificios pertenecientes al cuartel Severo Minevio.

La estructura alberga actualmente el museo arqueológico de y es el escenario de conciertos y eventos culturales, incluyendo el Festival de los Dos Mundos.

El complejo monumental dedicado a San Nicolás, compuesto por la iglesia y el convento contiguo, está situado en el centro histórico de la ciudad, cerca de Via Elladio. La estructura fue construida a partir de 1304 por los monjes agustinos en una zona ocupada anteriormente por algunas casas particulares y otros dos edificios religiosos: la primitiva iglesia del siglo IV, dedicada a San Nicolás de Bari, y la iglesia de San Máximo. El nuevo complejo fue construido en formas monumentales con la Iglesia de una sola nave, con un fuertedesarrollo vertical, y el Convento que albergaba la rica biblioteca, que se convirtió en un círculo humanístico muy importante frecuentado por los más grandes eruditos de la época, entre los que destaca el nombre de Martín Lutero, que vivió allí en 1512.

La fachada de la iglesia es muy sencilla, con doble vertiente y portal de entrada de estilo gótico, decorada con una luneta al fresco que representa a la Virgen entre los santos Agustín y Nicolás, fechada en 1412 y atribuida a un pintor llamado convencionalmente «Maestro de la Dormición de Terni«.

La estructura del convento se enriquece con la presencia de dos claustros: uno, del siglo XIV, de piedra blanca y rosa, con arcos de medio punto apoyados en pilares, y otro, posterior, del siglo XV, formado por dos órdenes de pilares de terracota.

Los porches encierran el gran patio en el que se exponen dos esculturas de piedra de Anna Mahler: la Mujer bebiendo y la Mujer mirando al sol.

El Complejo Monumental de San Nicolás fue destruido en 1767 por un violento terremoto, cayó en desuso y fue utilizado durante siglos como almacén y refugio provisional hasta que se produjo la recuperación en los tiempos modernos, en 1960.

Actualmente la estructura se utiliza como centro de conferencias y exposiciones para espectáculos culturales de diversa índole.

Spoleto, como la mayoría de las ciudades de Umbría, ha conservado casi intacto su perfil antiguo estructurado sobre una centenaria y pintoresca muralla aún visible en varias zonas de la ciudad.

Los restosde murallas, estudiados por arqueólogos, nos han permitido reconocer diferentes técnicas de construcción, que datan de un período entre los siglos IV y I a.C. De hecho, los romanos se interesaron por la ciudad y su defensa, sobre todo tras la transformación en el año 241 de Spoleto en colonia y posteriormente en municipio.

La Muralla de Spoleto debía tener una extensión total de unos dos kilómetros, a lo largo de la cual se reconocieron las técnicas constructivas de las estructuras poligonales y cuadradas, siempre realizadas con el uso de bloques cuadrados muy alargados.

Los lugares más significativos donde todavía se pueden ver los restos de las antiguas murallas entre las calles son: a lo largo de la Via dei Cecili, donde gran parte del Convento de San Nicolás todavía se apoya en la terraza romana, cerca del jardín de Piperno, donde una inscripción latina todavía recuerda a los magistrados que llevaron a cabo la restauración en el siglo I a.C. y, por último, los dos arcos supervivientes del famoso Puente Sanguinario, cerca de la Plaza Garibaldi.

En la zona noroeste de la ciudad, no lejos de Puerta Fuga se encuentra la torre más alta y mejor conservada de Spoleto: la Torre del Aceite. Aunque sus características arquitectónicas la hacen datable al siglo XIII, la torre se recuerda en la leyenda y en tradición como el insuperable bastión fundamental para detener el avance de Aníbal, el general cartaginés que en el año 217 a.C. derrotó a los romanos en el lago Trasimeno acercándose amenazante a Roma.

Parece muy improbable que la torre ya existiera en la época de Aníbal y de los romanos, por lo que es plausible que la historia transmitida por las fuentes se refiera a un baluarte defensivo anterior. De hecho, la torre se llama así porque desde sus muros se solía arrojar aceite hirviendo a los enemigos. La eficacia de la acción defensiva queda demostrada por el topónimo de la cercana Puerta, llamado precisamente «Fuga».

La Torre del Aceite de Spoleto tiene una planta de unos tres metros por siete, y se levanta por más de cuarenta y cinco metros, veinte más que Palacio Vigili, el edificio de siglo XVI del que forma parte.

El Puente Sanguinario está situado en el centro histórico de Spoleto, bajo la Plaza Vittorio y cerca del anfiteatro romano. Construido en época romana, presumiblemente en el siglo I a.C., el puente consta de tres arcos de medio punto, formados por bloques cuadrados de travertino, piedra maciza y con una gran resistencia al desgaste del tiempo. Fue encargado por el emperador Augusto para cruzar el arroyo Tessino hasta la Vía Flaminia, pero con el paso de los siglos el arroyo fue desplazando su cauce hacia el norte, de modo que el puente, en un momento dado, perdió su función y las numerosas inundaciones lo enterraron.

La obra fue descubierta en 1817 durante la restauración del Estado Pontificio y fue terminada, apresuradamente, en 1820 con ocasión de la visita a Spoleto del emperador de Austria Francisco II.

Hay muchas leyendas sobre el nombre del puente, se dice que en él fueron decapitados los mártires y sus cabezas arrojadas al río, o incluso que desde aquí fueron arrojados los cuerpos de los que murieron luchando en el anfiteatro cercano.

También se dice que en el año 253 d.C., en las inmediaciones del puente, el emperador romano Emiliano fue asesinado por sus soldados, por lo que solo fue emperador durante tres meses.

La versión más acreditada por los historiadores sobre el origen del nombre Sanguinario es la del martirio de San Ponciano, patrón de la ciudad de Spoleto. Alrededor del siglo II a.C., bajo el dominio de Marco Aurelio, Spoleto fue el hogar de un joven noble llamado Ponciano, al que Dios acudió en sueños durante la noche para pedirleque se convirtiera en su siervo. Ponciano sin ninguna vacilación se convirtió y comenzó a predicar la religión de los cristianos. La política anticristiana de Marco Aurelio no dio tregua y cuando sus soldados llegaron a Spoleto, Ponciano no se salvó de la persecución. Al principio fue arrojado al anfiteatro para alimentar a los leones, pero las bestias no se le acercaron, luego lo arrojaron sobre las brasas pero ni siquiera el fuego logró matarlo. Finalmente los soldados lo decapitaron justo en el puente Sanguinario. Su cabeza cortada una vez que se cayó al suelo derramó una fuente de agua pura. Es en ese punto donde se encuentra la iglesia dedicada al santo.

En épocas más recientes se ha planteado la hipótesis de que el nombre Sanguinario puede ser considerado como una corrupción del término «sandapilarius» que recuerda el nombre de la puerta sandapilaria del anfiteatro romano o una referencia directa al nombre del arroyo Sanguineto, afluente del Tessino.

En la actualidad, para visitar el puente es necesario bajar un corto tramo de escaleras y sólo se pueden ver dos de los tres arcos, ya que la obra se encuentra aún en proceso de recuperación.

Visitando el puente y las muchas maravillas del casco antiguo tendrás la oportunidad de hacerte una idea de las leyendas que se ciernen sobre este lugar, tal vez haciendo una pausa en los muchos lugares de la zona para degustar los muchos productos típicos.

El arco de Druso y Germánico se encuentra a pocos pasos de la Plaza del Mercado, que fue en su día el Foro de Spoleto.

Sobre la base de las inscripciones aún visibles, se puede decir que el arco data del año 23 d.C. y fue construido por decreto del Senado en honor a Druso, hijo del emperador Tiberio, y a Germánico, primo de Druso, pero que se convirtió en su hermano tras su adopción por Tiberio. Se compone de una única bóveda de cañón con grandes bloques de piedracuadrados tallados en la fachada para formar una cornisa con decoraciones muy fragmentadas hasta el día de hoy. Durante la Edad Media fue incorporado por los edificios cercanos y, gracias a las reformas de los años 50, hoy se puede admirar la parte oriental de la estructura visible hasta la antigua base.

La Iglesia de San Pedro Extra Moenia  se encuentra al pie del Monte Luco, en la entrada sur de la ciudad de Spoleto, y muchos la consideran como una de las más bellas iglesias románicas de toda Umbría.

La iglesia de San Pedro Extra Moenia fue construida a instancias del obispo Achilleo de Spoleto en un cementerio ya frecuentado en el siglo VII y destinado al entierro de los obispos (de hecho, en el interior del edificio se conservan numerosas lápidas sepulcrales).

La iglesia ha tenido que sufrir numerosas reformas a lo largo de los siglos, pero su aspecto actual se debe a las obras realizadas entre los siglos XII y XIII, periodo en el que se datan las preciosas composiciones decorativas de la fachada. La alternancia de cornisas horizontales y pilastras verticales crea una serie de paneles decorados con bajorrelieves de los más diversos temas que confieren a la fachada un aspecto único de estilo románico pero con elegancia renacentista.

A la iglesia se accede a través de una gran escalera del siglo XVII que conduce a los tres portales de entrada, el central enmarcado por leones y los dos laterales por carneros. La puerta central tiene en el arquitrabe y a su alrededor bajorrelieves con el Árbol de la Vida y otros elementos simbólicos como el ciervo devorando a la serpiente, el pavo real símbolo de la resurrección, la representación de la obra del hombre.

A los lados del portal central hay paneles rectangulares que contienen escenas relacionadas con la vida de San Pedro en los paneles superiores izquierdos: el lavado de los pies y la llamada de Pedro y Andrés por Cristo, mientras que los otros representan escenas simbólicas relacionadas con la religión cristiana y el fabulismo medieval, como la muerte de los justos, la muerte del pecador, el león y el leñador, la falsa muerte del zorro y los cuervos, el lobo estudiante y el carnero, el león y el dragón. Cada elemento figurativo tiene un significado simbólico específico vinculado a las enseñanzas de la iglesia medieval: el arrepentimiento en el momento de la muerte que salva a los pecadores de la condena eterna, el símbolo del zorro de Satanás que pretende ser algo que no es para atraer hacia sí las almas de los hombres representadas por cuervos, etc. Sobre las puertas laterales, arqueadas y decoradas con un arco de medio punto, hay dos paneles que representan a San Miguel Arcángel atravesando al dragón y a un santo obispo.

La parte superior está ocupada por tres rosetones, el central enmarcado por una cornisa cosmatesca y los símbolos de los cuatro evangelistas. En el tímpano central se hizo un panel rectangular que quizás albergaba un mosaico decorativo que nunca se llevó a cabo.

El interior del edificio está dividido en tres naves absidales, separadas por pilares que sostienen arcos de medio punto y albergan capillas con altares decorativos. La hermosa cúpula elíptica que domina la sala es única en Umbría.

En su interior hay obras de arte de diferentes autores pertenecientes a siglos que van del siglo XII al XVII.

El Santuario de la Virgen de Loreto se encuentra al final de la calle homónima (Loreto), cerca de la Puerta di San Mateo, más tarde rebautizada como Puerta de Loreto.

En 1537, Jacopo Spinelli de Spoleto ya había erigidouna Majestad en esta área, insertada en una valiosa reproducción de la casa de Nazaret. La decoración pictórica de la obra, con un fresco que representa a la Virgen y a los Santos Sebastián y Antonio, fue confiada a Jacopo Santoro da Giuliana, conocido como Jacopo Siculo. Según la tradición, la pintura no fue terminada por los artistas sino por la intervención divina, convirtiéndose inmediatamente en un objeto de profunda veneración.

Con motivo del terremoto que sacudió Spoleto en 1571, los ciudadanos se dirigieron a la Virgen para que este se detuviera. Según las historias locales, muchos de los fieles vieron los ojos de la Virgen moviéndose hacia los transeúntes. Desde entonces se decidió construir un imponente edificio para preservar la imagen sagrada y hacer monumental el camino que conducía a ella, con la construcción del pórtico homónimo. A partir de 1572 fue construida la moderna iglesia bajo mando de Annibale de Lippi de Florencia. La iglesia tiene una fachada muy sencilla y elegante, con dos órdenes separadas por una cornisa voladiza, decorados con pilastras coronadas por un friso liso. La parte superior está adornada con un gran tímpano y un arco de medio punto que enmarca la ventana central. El portal de entrada, también monumental y bien trabajado, fue construido posteriormente en 1662. El interior es espacioso, en forma de cruz griega, con un elegante y refinado estilo renacentista. Alberga varias obras de arte, incluyendo pinturas y esculturas del siglo XVII, mientras que en el centro se encuentra la bella Majestad de Spinelli.

En la periferia del norte de Spoleto, a las afueras del casco antiguo, hay una hermosa villa con un gran jardín que se ha convertido en un parque público, un magnífico espacio verde dedicado a los ciudadanos y a los turistas. En el lugar donde una vez se levantó un barrio romano fue construido, en el siglo XVI, una elegante mansión encargada por la noble familia Martorelli. A lo largo de los siglos el edificio sufrió varios cambios estructurales que cambiaron el aspecto de la propiedad. En el siglo XVIII fue adquirida por la familia Locatelli, cuyos miembros quisieron darle un gran aspecto digno de los papas Pío VI y VII que vivían allí. En 1823, la estructura pasó a manos de Francesco Marignoli, que la disfrutó muy poco, entregándola casi inmediatamente a Annibale Sermattei della Genga, también miembro de una noble familia de Spoleto, que se convirtió en Papa en 1823 con el nombre de León XII. Sólo varias décadas más tarde, en 1885, la Villa fue comprada de nuevo por la familia Marignoli, obteniendo el nombre actual de Villa Redenta, o «readquirida».

El cuerpo principal del edificio se encuentra entre dos torres esquineras. Se accede a ella a través de una entrada monumental definida por tres arcos en el lado que da al jardín, mientras que una puerta coronada por un balcón, con barandilla dehierro forjado, permite el acceso desde la Via Flaminia. En su interior se conservan frescos del siglo XV, un bello suelo de mosaico de la época romana y numerosas decoraciones del siglo XVII, entre soldados napoleónicos de tamaño real. Los paisajes exóticos de la Sala China y las escenas mitológicas de la Sala Canoviana son particularmente llamativas.

Todo el complejo de Villa Redenta se compone también de otras estancias como la capilla, la cafetería de estilo rococó, los alojamientos y las caballerizas.

El jardín también vale la pena visitarlo. Es el hogar de más de 900 especies de plantas diferentes, incluyendo un cedro del Líbano de unos 19 metros de altura. El espacio verde está embellecido por un pequeño teatro al aire libre y falsas ruinas romanas que hacen que toda la zona sea impresionante.

Descubre qué hacer en Spoleto. 

Además de una historia milenaria y fascinantes monumentos, en Spoleto tendrás la oportunidad de descubrir una naturaleza salvaje formada por bosques centenarios y aguas cristalinas, el entorno ideal para cualquier tipo de excursión o para un simple paseo al aire libre.

En bicicleta, a pie o a caballo: hay muchos caminos por recorrer. Te podrás sumergir en las encinas siempre verdes del «Bosque Sagrado» que cubre el Monteluco y descubrirlas numerosas ermitas y cuevas que allí se encuentran antes de llegar al Santuario de Monteluco fundado, según se cuenta, por el propio San Francisco. También puedes pedalear por la Spoleto-Norcia, una línea ferroviaria en desuso que se ha convertido en un hermoso carril bici de 51 km delongitud, caracterizado por increíbles túneles y altos viaductos desde los que disfrutar de unas vistas fabulosas. Spoleto, además, es también una etapa del «Camino de San Francisco», el itinerario que recorre los lugares de vida del Poverello de Asís.

Si te alojas en la ciudad, puedes optar por realizar visitas guiadas con nuestros guías profesionales a través de monumentos, iglesias y museos o probar una inusual búsqueda del tesoro que se convertirá en una búsqueda de «esculturas». La edición de 1962 del Festival de los Dos Mundos, acogió, a propuesta de Giovanni Carandente, una verdadera exposición de esculturas en la ciudad en la que habían participado cincuenta y tres de los escultores más famosos de la época, que crearon 104 esculturas repartidas por las calles y plazas de la ciudad. La mayoría de esas obras de arte se conservan en la National Gallery de Washington pero, con un poco de paciencia, puedes tener el privilegio de admirar algunas de esas obras maestras que todavía adornan las calles de Spoleto.

Esta es la lista de esculturas que se pueden encontrar en la ciudad: Theodelapio de Alexander Calder (Piazzale Polvani), Stranger III de Lynn Chadwick (Plaza de la Catdral), Colloquio Spoletino de Pietro Consagra (Via Salara Vecchia/Via Filitteria), Spoleto 1962 de Nino Franchina (Plaza del Ayuntamiento), Il dono di Icaro de Beverly Pepper (Piazzale Roma), Colonna del Viaggiatore de Arnal

En la parte norte de Spoleto se encuentra el Parque Público de Villa Redenta, una lujosa residencia construida sobre un antiguo barrio romano que hoy es un espacio verde accesible para todos e ideal para hacer un paseo tranquilo. A poca distancia se encuentra uno de loscomplejos monumentales más famosos de Spoleto, Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO desde 2011, la Basílica de San Salvador y el  Monumental Cementerio de Spoleto donde, si no eres demasiado supersticioso o temeroso, puedes admirar las ricas sepulturas.

Lo mejor de todo es que se puede disfrutar de la maravillosa combinación de naturaleza y arquitectura, capaz de dibujar un paisaje que no dejó de encantar incluso a una persona como Wolfgang Von Goethe cuando, en el siglo XVIII, visitó la ciudad. Frente a ti se abrirá el indescriptible paisaje del Puente de las Torres, una obra monumental compuesta por diez arcos que conectan el cerro S. Elías con el monte Luco y, justo encima, la majestuosa fortaleza de la Fortaleza de Albornoz, que desde lo alto del cerro S. Elías dominaba y defendía la ciudad. La estructura alberga ahora el Museo Nacional del Ducado de Spoleto.

Per saperne di più

LA HISTORIA DE SPOLETO DE LOS ORÍGENES A LA EDAD MEDIA: EL DUCADO LOMBARDO

Debido a su favorable posición en la cima de la colina de S. Elías y al pie del Monte Luco que la protegía, la zona de Spoleto ha sido habitada desde tiempos muy antiguos. Los restos de algunas casas y partes de edificios megalíticos que formaban una muralla primitiva, más conocida como Muros Ciclópicos, datan de la Edad del Bronce, cuando la zona fue ocupada por los umbros.

Spoleto pronto interesó a los romanos que comenzaron a extender su dominio sobre la ciudad desde el año 241 a.C. convirtiéndola en una colonia. Algunas décadas más tarde, con la construcción de la Vía Flaminia que cruzaba la ciudad de lado a lado (entrabas por la Puerta Monterone al sur y salías por la Puerta Fuga al norte), la importancia de la ciudad creció aún más. Con motivo de la segunda guerra púnica, el pueblo de Spoleto se distinguió por el valor con el que detuvo el avance de Aníbal hacia Roma, hasta el punto de obtener, en el año 90 a.C., el prestigioso título de municipium. Durante todo el período del Imperio, Spoletium gozó de gran fama y riqueza, como demuestran los numerosos restos romanos que aún se conservan en la ciudad. Y esta condición de privilegio y fuerte hegemonía no debe haber fracasado ni siquiera con la caída de los romanos y la llegada de los bárbaros.

Los primeros en ocupar Spoleto fueron los godos de Teodorico el Grande, que lo tomaron en 493. Algunas décadas más tarde, el emperador bizantino Justiniano, en un intento de recuperar los territorios que ya pertenecían al Imperio Romano de Occidente, envió a Italia al general Belisario, quien arrebató la ciudad a los godos en 537 pero la perdió de nuevo en 545. Después de derrotar a los bizantinos, el rey Totila estableció su cuartel general en Spoleto y logró mantener el control hasta 552 cuando fue derrotado finalmente por otro general bizantino, Narsés.

Ya en el siglo IV, Spoleto se convirtió en sede episcopal desarrollando una fuerte jerarquía eclesiástica debido a su posición en la frontera con el Estado Pontificio, que siempre fue una gran fuerza.

Tras la llegada de los lombardos a Italia, Faroaldo instituyó el Ducado de Spoleto, que junto con el de Benevento constituyó la Langobardia Menor. Un territorio muy vasto que llegaba hasta Calabria y del que los lombardos tenían pleno control. Aunque bajo la jurisdicción de los lombardos, Spoleto y sus duques pudieron preservar una cierta autonomía gracias a la proximidad del Estado Pontificio. La situación cambió en parte a partir de 729, cuando la ciudad pasó a estar bajo el control del rey Liutprando.

El Ducado de Spoleto cayó en 774, cuando los lombardos fueron duramente derrotados por los francos, los aliados del Papa y los territorios del Ducado fueron incorporados primero al Imperio carolingio y luego al Sacro Imperio Romano.

LA HISTORIA DE SPOLETO DURANTE LA EDAD COMUNAL Y EL RENACIMIENTO

A pesar de la anexión al Sacro Imperio Romano, el dominio de francos y carolingios no fue particularmente gravoso para Espoleto, que continuó disfrutando del poder y la autonomía hasta que el duro ataque de Federico Barbarroja, que llegó a Italia para ser coronado emperador por el Papa en 1155, quemó la ciudad destruyéndola en gran parte.

Durante mucho tiempo el control de la ciudad y su territorio fue objeto de disputas y enfrentamientos entre el Imperio y el Papado, hasta la anexión final de Spoleto alEstado Pontificio, en 1198.

Al mismo tiempo, la ciudad se constituyó autónomamente como un municipio libre. El nacimiento de las órdenes mendicantes (benedictinos, franciscanos, dominicos, agustinos) y su difusión en el monte Luco, contribuyeron al crecimiento exponencial de los edificios religiosos en el centro histórico y al embellecimiento y enriquecimiento arquitectónico de la ciudad. La intervención del cardenal Albornoz en el siglo XIV con la construcción de la fortaleza dio más importancia a Espoleto, que se convirtió en uno de los puestos de avanzada del Papa durante el período de cautiverio de Aviñón y ayudó a atraer a artistas y visitantes de toda Europa, como Filippo Lippi y Antonio de Sangallo el Joven, que hicieron de la ciudad un próspero centro cultural hasta el siglo XVII.

LA HISTORIA DE SPOLETO DURANTE EDAD MODERNA

Entre eventos alternos y preservando siempre su autonomía e independencia, Spoleto permaneció formalmente bajo el control papal hasta el breve paréntesis del Reino Napoleónico. De hecho, entre 1808 y 1815, la ciudad fue proclamada capital del departamento de Trasimeno (de Rieti a Perugia) a instancias de las tropas francesas. Derrotó a los invasores de más allá de los Alpes, pero la Iglesia recuperó la ciudad y la domninó hasta 1860, año de la anexión de Spoleto al naciente Estado italiano.

En la segunda posguerra, la ciudad experimentó un período de profunda crisis económica relacionada con la caída del empleo en el sector agrícola y en las minas de lignito, lo que provocó una fuerte presión migratoria.

El período de dificultad, sin embargo, sentó las bases para el renacimiento en clave moderna con el establecimiento de eventos, eventos y autoridades locales que son ahora la atracción turística de Spoleto y también su sangre e identidad: en 1947 se fundó la Casa Experimental de la Ópera, en 1952 nació el Centro Italiano de Estudios sobre la Baja Edad Media, en 1958 se celebró la primera edición del Festival de Dos Mundos, llegando a la famosa Exposición de Esculturas en Spoleto en la edición de 1962, que sigue siendo un evento cultural único en Italia.

Descubre la gran artesanía en Spoleto para las calles del centro histórico.

Aunque el frenesí del mundo y de la sociedad moderna también ha llegado al corazón de Spoleto, la ciudad sigue conservando la belleza de las antiguas tiendas de artesanía en las estrechas calles del casco antiguo medieval. Así como las exquisiteces culinarias con su intenso sabor y las creaciones arquitectónicas que han sabido ganar el desafío del tiempo, también se pueden admirar y comprar artefactos de alta calidad, valiosos, elaborados con técnicas que se pierden en la historia de la tradición y cuyos resultados harán que te lleves a casa no sólo una pieza única elaborada a mano por expertos artesanos sino, sobre todo, una pieza de la historia local. Artesanos  hay en Spoleto para todos los gustos, desde cerámica hasta telas, pasando por madera y metales, será difícil elegir.

Descubre qué comer en Spoleto e los productos locales tipicos.

Aceite y Vino

Situada en el sur de Umbría, en una zona principalmente montañosa surcada por las aguas del río Clitunno, Spoleto cuenta con una excelente producción de vinos pero, sobre todo, de aceite de oliva virgen extra. Los suelos secos, pedregosos y en gran parte calcáreos, el clima templado y los montes que llegan hasta los 400 metros sobre el nivel del mar han sido, desde tiempos etruscos, los ingredientes fundamentales de un microclima que permite obtener productos vinícolas y oleícolas de la más alta calidad. Con el paso del tiempo, la experiencia y la tecnología moderna se han sumado al dominio de la tradición, creando una combinación ganadora que ha permitido que la producción de Umbría se encuentre entre los alimentos más prestigiosos no sólo a nivel regional y nacional, sino también a nivel mundial. El apreciado aceite de oliva virgen extra obtenido de los olivos centenarios de los alrededores ha obtenido, por sus características únicas, la marca DOP (Denominación de Origen Protegida) de la UniónEuropea. Más concretamente, su producción se inscribe en la subzona denominada UMBRIA DOP de los Montes Asís Spoleto, caracterizada por una mezcla de variedades cuidadosamente seleccionadas: Moraiolo 60% mínimo, Leccino y/o Frantoio 30% máximo, otras variedades 30% máximo. La extracción de aceite de oliva virgen extra es una actividad clave de la economía local, los artesanos cualificados, herederos de una tradición que se ha transmitido durante generaciones, garantizan la excelencia de los productos en empresas locales como Pietro Coricelli (desde 1939) o el Frantoi Feliziani (desde 1762). La producción de vino de Spoleto cuenta con la marca de la denominación Colli Martani DOC, cuyas producciones van desde el blanco al tinto, hasta las variantes de vino espumoso y passito, gracias a las características pedoclimáticas del territorio que permiten preservar niveles óptimos de acidez del suelo. Mención especial merece Spoleto DOC, producido en un territorio predominantemente llano de más de 23 mil hectáreas ocupado por los viñedos de Trebbiano Spoletino de los que se obtienen cinco variedades de excelentes vinos. Las históricas bodegas que conservan el arte de la producción antigua son Spoleto Ducale, Casale Triocco, Collecapretta y Colle Uncinano.

Gastronomía

Spoleto también sorprenderá a los sibaritas. Las especialidades locales, van desde los primeros platos a base de pasta hecha a mano hasta los segundos platos con un intenso sabor a caza, cuya carne huele a los bosques circundantes. Sin olvidar los dulces tradicionales, con cuerpo y todo lo que no sea dietético pero con un sabor intenso y decisivo que te hará lamerte el bigote. La protagonista, como no podría ser de otro modo en Umbría, es siempre ella: la trufa negra. Tendrás que degustar los espaguetis y la tortilla, ambos con trufa negra, con un sabor inconfundible. La tortilla, en su sencillez, te sorprenderá por su suavidad y su inusual color oscuro. La maestría de los cocineros radica en poder cocinar los huevos a la perfección sin quemar las preciosas trufas que se sumergen en ellos. Antes de pasar a los platos fuertes, recuerda otra especialidad local: Stringozzi o strengozze alla spoletina, una pasta muy sencilla hecha con agua y harina, cortada en tiras finas y sumergida durante unos minutos en agua hirviendo para que permanezca al dente. Luego se sazona con una salsa de ajo, aceite y chile de sabor intenso. Después estarás listo para pasar a los platos principales a base de carne y caza: la coratela de cordero, sazonada con sal, pimienta, vino blanco y romero te pondrá a prueba ante la elección de las chuletas de cordero a scottadito, cocidas a la parrilla y untadas con una capa de salsa de tocino de jamón y manteca de cerdo picada, aromatizadas con romero, ajo, salvia, apio, cebolla y mejorana. El olfato y las papilas gustativas se perderán en la miríada de sabores y olores. No podemos olvidar el «pillotto», una técnica de cocción especial que consiste en derretir en la carne un buen trozo de grasa enrollado como un embudo y envuelto en una gruesa hoja de papel de paja. El papel se quema a mitad de la cocción y la lluvia de grasa cae sobre la carne en el asador. Ya sean cabritos, corderos, pollos, palomas, codornices o tordos, ¡puedes estar seguro del gran resultado!

Para terminar, coronamos la comida con las especialidades dulces: crescionda, un postre suave y sabroso a base de huevo, aromatizado con una mezcla de sabores hábilmente armonizados, desde leche hasta macarrones, pasando por chocolate negro rallado, canela, una cucharada de mistrà y la corteza de un limón. No menos importante es la attorta, otro dulce tradicional, con su típica forma de espiral, hecha de una suave mezcla de huevos, azúcar y licor (alchermes o ron), a la que se añaden manzanas, chocolate negro rallado, nueces y pasas. Esta se pincela con aceite después de la cocción y se adorna con azúcar. Será un auténtico festín para tu paladar.

 

A la maravilla de sus formas antiguas, perfectamente conservadas, Spoleto añade la vivacidad de los eventos que animan sus plazas y calles. No es posible visitar la ciudad sin hacer coincidir la fecha del viaje con el evento más famoso para sus habitantes: la Fiesta de los Dos Mundos. Concebido y propuesto, por primera vez, por el gran maestro Gian Carlo Menotti en 1958, el evento se ha convertido en un evento anual apreciado y esperado por artistas y turistas de todo el mundo, el emblema mismo de la ciudad de Spoleto. La intención inicial del fundador era unir los dos mundos culturalmente muy diferentes de Europa y América. Con la globalización, el evento se ha convertido en un verdadero homenaje a la cultura y al arte en todas sus expresiones: teatro, danza, música clásica y contemporánea, sin olvidar la ciencia y el cine, incluyendo ballets, óperas, pintura, conferencias y conciertos para todos los gustos. El evento tiene una duración de unas dos semanas, cuya fecha de inicio, variable, se fija siempre a finales de junio. Dos importantes eventos de la ciudad siguen dedicados al arte: la Temporada del Teatro Experimental A. Belli, que convoca un verdadero concurso para todos los amantes de la música lírica, y la Semana Internacional de la Danza, dedicada a las jóvenes promesas de la danza nacional e internacional. Otra semana está dedicada a la recuperación de las tradiciones, de la que Spoleto se enorgullece con un debate científico del más alto nivel organizado por el Centro de Estudios de la Alta Edad Media.

Para los amantes de la cocina y los productos locales, habrá oportunidades para degustar, como los eventos de Degustación y Frantoi Aperti (Almazaras abiertas), mientras que los más extrovertidos no pueden perderse el animado evento de primavera compuesto por canciones, bailes y música de los DJs de Spoleto a Colori.

Agregado con éxito a los favoritos.

Per creare il tuo itinerario avremmo bisogno di qualche informazione in più: indica dunque le date che preferisci, quanti siete e dai un valore ai tuoi interessi, così potremo iniziare a comporre la tua timeline insieme.