fbpx
Ir a mi viaje

Declaro que he adquirido la información proporcionada en el informe informativo sobre las normas de privacidad y doy mi consentimiento para los fines que se indican a continuación

 
 

¿Olvidaste tu contraseña? ¿Nuevo usuario? Sign up

Piegaro

Ir a mi viaje

Favourites

ordenar por Az - tipo

Piegaro

TOUR IN BICI CON GUIDA PRIVATA
A tough route from the Tiber Valley to Lake Trasimeno

Test your true grit on the hills that border Lake Trasimeno

desde 80€ Por persona
Price is lower based on umber of people
PASSEGGIATA DIDATTICA
Birdwatching in Umbria, on the shores of Lake Trasimeno

Discover birdwatching in Umbria by visiting the natural oasis on Lake Trasimeno.

desde 42€ Por persona
Price is lower based on umber of people
ESCURSIONE MTB CON GUIDA PRIVATA
Cross Country – The Abbey of Montecorona

A satisfyingly tiring biking trip from the Abbey of Montecorona in the woods, in contemplation of beauty and spirituality

desde 55€ Por persona
Price is lower based on umber of people
TOUR IN BICI CON GUIDA PRIVATA
Etruscan Umbria – From Corciano to the underground tomb of the Volumni family

Discovering the Etruscans. The first stage of the itinerary in search of the great Necropolis

desde 60€ Por persona
Price is lower based on umber of people
TOUR IN BICI CON GUIDA PRIVATA
From Panicale towards the hills of Perugia

From the shores of lake Trasimeno, setting off from one of the most beautiful villages and heading out towards Perugia’s hills

desde 60€ Por persona
Price is lower based on umber of people
TOUR IN BICI CON GUIDA PRIVATA
Hills and Castles around Corciano

From the village where time has stood still to the discovery of its amazing natural surroundings, this easy and enjoyable cycling route will take you through settings that belong to a bygone era

desde 55€ Por persona
Price is lower based on umber of people
TOUR IN BICI CON GUIDA PRIVATA
Olive oil and wine on the shores of Lake Trasimeno

Cycling along the shores of the lake, among olive trees and magical landscapes

desde 60€ Por persona
Price is lower based on umber of people
AVVENTURA
Short SUP excursion at Lake Trasimeno

A Stand Up Paddling excursion for a unique view of Lake Trasimeno!

70€ Por persona
Price is lower based on umber of people
AVVENTURA
SUP excursion on Lake Trasimeno

An unusual perspective of the Lake with the SUP on Lake Trasimeno 

120€ Por persona
Price is lower based on umber of people
TOUR IN BICI CON GUIDA PRIVATA
The Umbrian-Tuscan hills

Towards the Great Lake Trasimeno cycling path and up into the gentle hills on the border with Tuscany

desde 55€ Por persona
Price is lower based on umber of people
TREKKING CON GUIDA PRIVATA
Trekking in Umbria, The ring of the Penna Mountains

Trekking in Umbria, on the mountains that surround Lake Trasimeno, at low altitudes but with endless views

desde 80€ Por persona
Price is lower based on umber of people
TREKKING CON GUIDA PRIVATA
Trekking to the Fersinone torrent: wilderness bathing

Trekking to the Fersinone torrent: a panoramic trek and cool bathing in the torrent, an experience to remember.

desde 65€ Por persona
Price is lower based on umber of people

Descubre Piegaro

Descubre el pueblo de Piegaro  

Si estás planeando un viaje o te embarcas en una aventura para descubrir Umbría, no puedes perderte el pintoresco pueblo de Piegaro. Se encuentra en la provincia de Perugia, en una zona predominantemente montañosa que marca el curso del río Nestore. Es un municipio de poco más de 3500 habitantes que ha podido disfrutar a lo largo de los siglos de una posición geográfica favorable.

Los primeros asentamientos humanos en esta zona se remontan a la prehistoria y sus ricas colinas acogieron pueblos y fueron un hogar seguro para los nativos hasta la llegada de los etruscos, que se asentaron permanentemente en el territorio en el siglo IX a.C. e impusieron su hegemonía. Piegaro fue conquistado por los romanos, que en el 290 a.C. establecieron un verdadero núcleo fortificado. El período de esplendor vivido bajo la dominación romana terminó, sin embargo, con la llegada de los vándalos y lombardos, que saquearon la ciudad y alteraron completamente todos sus equilibrios sociales, políticos y económicos, imponiendo un régimen de esclavitud. A esto le siguió un feudalismo tiránico y oligárquico hasta el siglo XII y la pertenencia al Ducado de Chiusi hasta 1601. Sin embargo, después de numerosas luchas, Piegaro se convirtió en una comuna libre, obteniendo así la libertad de la esclavitud y recuperando su preciosa autonomía.

Entre las actividades más arraigadas en la cultura de Foligno y que han contribuido en gran medida al desarrollo económico del pueblo, cabe destacar el arte de la fabricación de vidrio. Los documentos antiguos atestiguan cómo se desarrolló esta renombrada actividad en Piegaro ya en 1250 y que la vidrería experimentó su período más espléndido en el siglo XVII.

La habilidad de los vidrieros, junto con la amplia disponibilidad de la madera para ser utilizada como material combustible, han hecho que la elaboración del vidrio haya continuado a lo largo de los siglos, hasta nuestros días. La gente de Foldavia se especializó en la producción de láminas de vidrio para ventanas, mosaicos, vidrios, frascos y cristales. Los azulejos de mosaico producidos por los vidrieros de Piegaro también fueron elegidos por su alta calidad por el arquitecto de la Catedral de Orvieto, quien personalmente eligió los mejores materiales para la realización de su gran obra, elementos que también fueron utilizados para la decoración de otras hermosas catedrales. La cristalería de Piegaro también ha recibido premios a lo largo del tiempo, como la medalla de plata al mérito en la Exposición Industrial Italiana, que se celebró en Florencia en 1861.

El arte de la vidriería aún vive en estas tierras gracias a la Vetreria Cooperativa Piegarese, fundada en 1960, que ha construido una nueva fábrica que se encuentra actualmente entre las más importantes del sector en Italia y Europa, y que ha sabido continuar la larga y valiosa tradición de Piegaro.

No obstante, la producción de vidrio no es la única actividad que caracteriza la tradición y la cultura de este pueblo, sino que forma parte de la Ruta del Vino Colli del Trasimeno y de la Ruta del Aceite de Oliva Virgen Extra DOP por el refinamiento y la calidad de sus productos alimenticios y vinícolas locales. Son el fruto de tierras productivas, trabajadas con pasión, que dan sabores únicos y genuinos incluso a los paladares más difíciles.

Entre los eventos anuales que ahora son citas fijas para los habitantes de Piegaro y sus visitantes, está la Fiesta de la Castaña y los productos típicos, que se han llevado a cabo treinta y una ediciones. El evento, que tiene lugar en la primera quincena de octubre y dura unos diez días, es de cierta importancia y muy esperado; endulza el paladar y el corazón de los amantes del otoño y de los más golosos. De hecho, la castaña es la protagonista indiscutible de las degustaciones de deliciosos y apetitosos platos, desde los primeros platos hasta los postres, y que se preparan con maestría según la arraigada tradición culinaria de Umbría.

Las castañas, los sabrosos frutos del otoño, se realzan con elegancia y los visitantes pueden participar en interesantes exposiciones gastronómicas, donde podrán degustar un buen vino local en buena compañía y relajarse con buen entretenimiento, las veladas serán amenizadas diariamente por músicos y actuaciones de varios artistas y habrá momentos de recreo para los más pequeños

Otro evento importante que se organiza en Piegaro es el Festival del Vidrio, que tiene como objetivo realzar la milenaria, reconocida y sabia tradición vidriera del pueblo. El Festival suele tener lugar en el Museo del Vidrio a finales de mayo e incluye 3 o 4 días centrados en la importancia y los diversos usos del vidrio. Se organizan seminarios, talleres, cursos para adultos y niños en los que se pondrán en práctica las diferentes técnicas de elaboración del vidrio y serán explicados por expertos maestros a nivel nacional e internacional. Los participantes podrán sacar a relucir su creatividad y será interesante ver la evolución de la vida del vidrio y las infinitas formas que puede tomar. El evento también incluye una visión histórica, artística, teatral y literaria del vidrio y habrá varios conciertos para animar a los participantes.

Entre los platos típicos de Piegaro, cuyo origen parece remontarse a la época romana, se encuentra la deliciosa torta al testo, un pan hecho de harina, agua, aceite de oliva y sal que toma su nombre del testo, la piedra caliente sobre la que se hornea este antiguo tipo de pan. La torta al testo se puede degustar de forma natural o rellena de fiambres y verduras.

Descubre qué ver en Piegaro 

El pueblo de Piegaro te ofrecerá muchas vistas preciosas que admirar y contemplar, lugares que te transportarán en el tiempo a los orígenes del pueblo.

La grandeza del Castillo de Cibottola te sorprenderá, que se alza en lo alto de una colina y domina el valle del río Nestore, su torre heptagonal, que ahora se ha convertido en una torre cívica, es una de las más simbólicas y representativas de Piegaro, junto con la poderosa campana colocada en ella. Será evocador pensar que dentro de las murallas del castillo alguna vez caminaron iconos religiosos como San Francisco de Asís y San Antonio de Padua y poderosos militares como Braccio Fortebracci da Montone. Le impresionarán los restos de las murallas y el largo túnel subterráneo que atravesaba la ciudad y que probablemente fue utilizado como ruta de escape en un pasado lejano.

Sin embargo, la posición privilegiada del castillo también te ofrecerá un paisaje encantador y sugestivo; de hecho, podrás admirar todo el valle con sus magníficos colores desde arriba y quedar fascinado por él.

En el interior del complejo también se puede visitar la iglesia de San Fortunato, que alberga en el altar mayor un maravilloso panel de la Virgen y el Niño enmarcado por  15 paneles con frescos que representan los 15 Misterios del Rosario y el Pozo Medieval, que datan del siglo XIII, que fue excavado totalmente a mano y que durante siglos fue de un valor incalculable para la población, ya que era la única fuente de agua en el pueblo. Otro antiguo lugar de culto que se levanta en la parte alta del pueblo es la iglesia de San Silvestre Papa. En su interior se pueden admirar muchas obras del siglo XVI, entre ellas un homenaje al Papa Silvestre situado en el ábside, el emperador Constantino arrodillado ante el Papa Silvestre y un Cristo de madera que siempre ha sido objeto de veneración. Entre los lugares sagrados que merecen una visita está la iglesia de la Virgen de la Crocetta, que fue la sede de la Cofradía de la Crocetta y fue ampliamente venerada y embellecida a lo largo de los siglos por los maestros vidrieros por las obras recibidas por la Virgen durante los insidiosos procesos de elaboración del vidrio.

Junto a la iglesia de Nuestra Señora de la Crocetta, subiendo las escaleras se llega a la Fuente Medieval que se construyó entre los siglos XII y XIII, donde se pueden imaginar los grupos de mujeres que una vez fueron allí a lavar la ropa de toda la familia o los animales para detenerse y beber después de largos días de pastoreo en las verdes colinas de Foligno.

El corazón del casco antiguo de Piegaro también le fascinará con una de las estructuras más elegantes y significativas de todo el pueblo, el Palacio Misciattelli-Pallavicini, que fue en su día la sede del municipio y que ahora es hacerse uno valiosa residencia de la época. Su construcción data del siglo XVIII y fue propiedad de la familia Pallavicini, que también contaba entre sus posesiones con las famosas Vidrerías de Piegaro.

Fuera del centro histórico, en un punto no lejos del Castillo de Cibottola, en las hermosas y verdes colinas de Piegaro, se levantan las ruinas de un antiguo sitio muy sugestivo y fascinante, el Convento Franciscano de San Bartolomeo. En este lugar rodeado de naturaleza y con un aspecto típicamente franciscano, pasaron los devotos San Francisco y San Antonio de Padua, junto con otros grandes hombres de fe y diferentes órdenes religiosas. Aquí será emocionante observar los restos del convento y reencontrar hoy la solemne espiritualidad del pasado.

Cerca de Piegaro, en el interior del castillo de Cibottola se encuentra la iglesia parroquial construida en honor a San Fortunato.

Junto a la iglesia, hacia 1300, se construyó el hospital de Cibottola, llamado San Fortunato por su proximidad a la homónima iglesia.

La iglesia, de reducidas dimensiones, es muy sencilla por fuera, pero muy bonita, con portal, ajimezado y rosetón. La primera prueba escrita de su presencia se remonta al año 1434, cuando se inscribió en el registro de la propiedad, pero su construcción es probablemente anterior al año mil.

En el interior, la iglesia es de una sola nave, con bóveda de cañón y velas laterales que superan al presbiterio, mientras que la cubierta está formada por tres arcos apuntados, este último con la técnica de vigas a la vista. En el altar mayor, dedicado a la Santísima Virgen de las Gracias, se puede admirar el panel de la Virgen y del Niño, realizado en 1944 por el pintor liguriano Giovanni Tronfi; como fondo de la Virgen, un paisaje típico de Umbría se muestra a lo lejos, a la izquierda el Castillo de Cibottola y a la derecha el Convento Franciscano de San Bartolomeo.

Este lienzo está adornado con 15 paneles cuadrados que lo enmarcan, con frescos que representan los 15 Misterios del Rosario. Los tramos están pintados al fresco con imágenes de algunos de los santos,y la iglesia también estaba adornada con varios lienzos, en los que también aparecen como protagonistas algunos santos y la Virgen. También hay una antigua pila de travertino y  una la pila bautismal de piedra arenisca.

La Iglesia de San Fortunato en Piegaro ha sufrido varias reformas a lo largo de los siglos, la más reciente en 1946, pero su estructura no ha sufrido cambios significativos.

Actualmente los lienzos ya no están presentes en el interior de la iglesia y sólo se abren con ocasión de la Ascensión o en ocasiones especiales acordadas con el sacerdote de Pietrafitta.

Entre los lugares sagrados más antiguos del pueblo de Piegaro se encuentra la iglesia de San Silvestre Papa, un edificio que probablemente data de antes del año mil, pero del que no se conoce la fecha exacta de su construcción. Se trata de una iglesia construida en uno de los puntos más altos del cerro, que ha sido objeto de numerosas reformas que no han alterado en exceso su aspecto original.

De hecho, la iglesia conserva su trazado original: una planta rectangular de cruz latina, de una sola nave y ábside semicircular. La cubierta de celosía original fue sustituida por una bóveda, los altares se redujeron de 7 a 5, pero la estructura interna se enriqueció con 14 columnas con capiteles corintios, lo que le dio un estilo neoclásico a mediados del siglo XIX.

Los primeros testimonios escritos en los que es evidente la presencia de la parroquia datan de 1275.

Actualmente la iglesia alberga algunas obras significativas del siglo XVI, como la Virgen y el Niño entre San Sebastián y San Roque, la Virgen y el Niño, San Francisco, San Sebastián y Santa Margarita de Cortona, y Santo Tomás entre San Pedro, San Pablo y Santa Cecilia , junto con otro santo que los expertos no han podido identificar. En el ábside se puede admirar una imagen del Emperador Constantino arrodillado ante el Papa Silvestre, mientras que en el resto de la parroquia se pueden ver otras representaciones de los evangelistas San Marcos, San Mateo, San Juan y San Lucas, imágenes del Beato Pablo, San Antonio de Padua y San Antonio Abad y Nuestra Señora del Buen Consejo. También hay un Cristo de madera, que ha sido muy venerado por la población a lo largo de los siglos.

En el camino que conduce al pueblo de Piegaro, se encuentra la pequeña pero bonita iglesia de la Virgen della Crocetta.

En su exterior, la iglesia tiene un aspecto sencillo, con un único portal de entrada, un rosetón en la parte central de la fachada y una espadaña.

La construcción del edificio data de la segunda mitad del siglo XV y se convirtió en la sede de la Hermandad della Crocetta.

Es posible encontrar el escudo de la Hermandad en el interior de la iglesia, a modo de decoración. Este escudo está representado por una pequeña cruz griega, símbolo que también se puede ver en la pintura que adorna el altar de la Iglesia; la «Virgen con el Niño» retratada, presenta la pequeña cruz griega exactamente en el cuello de la Virgen, un punto absolutamente visible para señalar el escudo de armas a los fieles y a cualquier otro observador.

En el interior, la iglesia tiene una nave que termina en un ábside; una bóveda de cañón con lunetos

en tres tramos con velas laterales que dan a la nave y una sacristía a la izquierda. También hay dos pequeños altares dentro de dos nichos en la arcada central.

En el interior de la iglesia hay unos hermosos frescos realizados entre los siglos XVI y XVII que representan la Asunción de la Virgen.

En 1851 y a principios de 2000, la iglesia fue sometida a obras de restauración que no cambiaron sustancialmente su esplendor original.

La iglesia, aunque de pequeño tamaño, siempre ha sido mejorada y embellecida por los habitantes de Piegaro desde la época de su construcción, cuando los vidrieros comenzaron a recaudar sumas de dinero para agradecer por la obra de la Virgen y por estar protegidos de las trampas y peligros durante el procesamiento del vidrio.

En el corazón de Umbría, para dominar de manera indiscutible el valle del río Nestore, se encuentra el histórico castillo de Cibottola.

La fortaleza está situada a una altura de 471 metros en el pueblo del mismo nombre, un caserío del municipio de Piegaro y su posición privilegiada ofrece a los visitantes una vista impresionante de las zonas circundantes.

El símbolo más imponente y característico del castillo es la torre heptagonal, que destaca hasta una altura de 20 metros y que ahora se ha convertido en una torre cívica que alberga una gran campana y alcanza los cinco quintales de peso, y fue colocada aquí en 1850 tras una donación del rector de la Universidad de Perugia, Pietro Tocchi. A finales del siglo XX se llevaron a cabo obras de renovación.

La construcción del castillo, de pequeñas dimensiones, parece remontarse al año 1330 según la leyenda. Pero según otras fuentes podría ser anterior y remontarse a la primera mitad del siglo IX.

En la Edad Media, el castillo de Cibottola fue muy frecuentado por importantes personalidades del ámbito militar, como Braccio Fortebracci da Montone, y por representantes de la vida monástica y religiosa, como San Francisco de Asís y San Antonio de Padua.

En el interior del castillo se encuentra la iglesia de San Fortunato y en su día albergó también un hospital.

El complejo se encuentra actualmente en un estado de abandono y es casi totalmente de propiedad privada. Sin embargo, la puerta del puente levadizo, la puerta de entrada y una gran parte de las murallas con una torre de esquina siguen siendo visibles y también hay un túnel subterráneo de 500 metros de longitud.

Los restos del antiguo convento franciscano de San Bartolomeo se encuentran, cerca del castillo de Cibottola, entre los verdes y exuberantes bosques de Piegaro, sobre las suaves colinas y rodeados de los agradables aromas de la naturaleza.

La historia nos cuenta que el convento fue construido entre 1216 y 1226, en un terreno donado precisamente a San Francisco por la abadía de los Siete Hermanos situada en Pietrafitta y por sus monjes benedictinos.

El edificio, construido para la ciudad de Perugia, muestra el estilo típico del movimiento religioso franciscano, es sencillo y humilde, pero al mismo tiempo es visiblemente rico en encanto. Sus muros revelan la autenticidad y la devoción religiosa franciscana que fue el alma del convento. Mirándolo desde fuera, es posible imaginar las horas que los frailes pasaron en oración y el clima de espiritualidad y benevolencia que vivieron.

Algunos testimonios antiguos documentan cómo importantes personalidades de gran fe, como San Francisco, el Beato Leopoldo, San Antonio de Padua, Fray Masseo de Marignano y otros, fueron acogidos en el interior del convento.

A lo largo de los siglos el Convento fue ampliado y fue propiedad de los Conventuali, los Osservanti, los Riformati y durante mucho tiempo fue también sede de un noviciado.

El convento franciscano de San Bartolomeo fue definitivamente cerrado en 1892 y desafortunadamente en la actualidad no es posible visitar la estructura por razones de seguridad; de hecho, se encuentra en un estado de abandono y algunas partes de ella se han derrumbado. En su interior se conservan, muy deteriorados, algunos restos de frescos de personajes religiosos.

El Museo del Vidrio es una parada imperdible en el pueblo de Piegaro, que cuenta con una larga y valiosa tradición vidriera que va desde la Edad Media hasta nuestros días.

Fue inaugurado en 2009, pero eledificio sobre el que se levanta el museo es la sede de la antigua fábrica de vidrio, que permaneció en funcionamiento hasta 1968.

Antiguamente había dos partes diferentes de la fábrica de vidrio, pero en el siglo XIX se unificaron para facilitar el proceso de producción y ahora la estructura consta de tres plantas.

En la planta principal se encuentra la Sala de las Bóvedas, una de las zonas más antiguas de la estructura. En las bóvedas de crucería todavía se puede observar el ennegrecimiento causado por los humos producidos durante el proceso de producción del vidrio. También son interesantes la Sala de Hornos, donde se procesaba el vidrio, y el sistema de calefacción del horno, consistente en una serie de túneles situados bajo el suelo por cuyo interior pasaba el aire caliente. En el sótano, por el contrario, la solidificación de la última colada de vidrio que tuvo lugar en la fábrica de vidrio en el momento de su cierre tiene un impacto notable.

En el interior del museo también se pueden admirar algunos de los muchos objetos realizados en los últimos siglos por los vidrieros de Piegaro, como vasos, botellas, frascos y otros hermosos artefactos que estos hábiles y precisos artesanos del vidrio, han realizado a lo largo del tiempo con pasión y creatividad gracias a la técnica del soplado.

El edificio también alberga eventos culturales relacionados con el procesamiento del vidrio, cursos, talleres y demostraciones sobre las diversas técnicas que han hecho de los vidrieros de Piegaro verdaderos maestros de este arte.

Piegaro, en la aldea de Pietrafitta, alberga uno de los patrimonios paleontológicos más importantes de toda Europa dentro del Museo Paleontológico «Luigi Boldrini».

El museo lleva el nombre de Luigi Boldrini, que descubrió personalmente los hallazgos en los yacimientos de lignito y se comprometió a mantenerlos en instalaciones de su propiedad antes de la construcción del museo, los catalogó y les dio «nueva vida», poniéndolos a disposición de la comunidad científica y de todo el mundo. Encontró miles de fósiles pertenecientes a muchas especies animales, como peces, anfibios, aves, osos, rinocerontes y elefantes, monos, tortugas y varias especies de ciervos, entre ellos un desconocido y otros, sin mencionar los hallazgos de semillas, hojas y conchas.

Estos se conservan en el interior del museo, que se divide en tres secciones principales: la primera desarrolla las explicaciones de los procesos de fosilización y la formación del principal carbón fósil de Pietrafitta, el lignito; en la segunda sección, gracias a la ayuda de paneles temáticos, se describen los restos de vertebrados y los mamíferos no son mamíferos, que están hábilmente expuestos. Finalmente, se encuentra una preciosa colección de mamuts, los Mammuthus Meridionalis, que vivieron en el período geológico del Pleistoceno Inferior, concluye la interesante visita al museo. Esta última exposición se compone de ocho esqueletos casi completos, que fueron dejados en la posición exacta en la que fueron colocados en el momento del descubrimiento, gracias a las particulares e innovadoras técnicas.

Expertos de todo el mundo han declarado el valor inestimable de los hallazgos conservados en Piegaro.

Por desgracia, el Museo Paleontológico de Piegaro está actualmente cerrado al público, pero los los planes de su reapertura están en marcha.

En el corazón de Piegaro, siguiendo el camino que en la Edad Media iba de la Puerta Perugina a la parte baja de la colina, es posible llegar a la fuente Medieval, un importante testimonio cuya construcción se remonta al periodo comprendido entre los siglos XII y XIII. Las fuentes antiguas de Piegaro están situados junto a la iglesia de la Virgen de la Crocetta, precisamente debajo de la pequeña escalinata.

Una vez tuvo la doble función de uso para los habitantes y para el ganado; las mujeres, de hecho, en ese momento se dirigían a los manantiales para lavar la ropa, pero el agua también se utilizaba para dar de beber a los animales, que recorrían largas distancias para volver a las caballerizas situadas en el interior del castillo y después de pastar en el valle durante el día.

El agua sigue siendo potable y los embalses del manantial, que han sido recientemente renovados, se encuentran en excelentes condiciones.

En el corazón del centro histórico de Piegaro se alza un elegante edificio del siglo XVIII: el Palacio Misciattelli-Pallavicini, que fue uno de los edificios más importantes del pueblo.

La estructura era una de las propiedades de la familia Pallavicini, de noble ascendencia romana, y funcionaba precisamente como residencia de campo. Durante un cierto tiempo, la familia Pallavicini desempeñó un papel importante en Piegaro, habiendo adquirido las importantes fábricas de vidrio.

El palacio Misciattelli – Pallavicini se convirtió temporalmente en la sede del municipio después de la Segunda Guerra Mundial y más tarde en una prestigiosa residencia de época. Actualmente es posible visitar sus salas al fresco y la capilla privada con previa reserva.

Si te apetece caminar por un lugar pintoresco rodeado de vegetación, no puedes dejar de hacer una parada en el Parque Rocolo, situado junto a la plaza Verneuil en Halatte, que ofrece a los visitantes la vista de hermosas plantas y un agradable ambiente de serenidad. En el pasado, el jardín público también era conocido como Parque Misciattelli, debido a su proximidad al Palacio Misciattelli-Pallavicini y fue utilizado por los señores como reserva de caza.

Actualmente se utiliza no sólo como zona verde pública, sino también como escenario de pequeños eventos al aire libre.

.

Caminando por el centro histórico del pueblo de Piegaro y siguiendo la carretera que desde la plaza del Ayuntamiento llega a la pequeña y bonita iglesia de la Virgen della Crocetta, nos encontramos con un sugestivo y significativo pozo medieval. Se encuentra en el interior del Castillo de Piegaro y su construcción se remonta al siglo XIII. Esta obra hidráulica ha tenido durante siglos una importancia considerable, ya que era la única fuente de agua en el pueblo y sólo gracias a ella era posible abastecer de agua a la población.

El Pozo Medieval de Piegaro, de dimensiones considerables, se excavó enteramente a mano.

Descubre qué hacer en Piegaro 

Visitar Piegaro sin duda te dará momentos únicos e inolvidables, pero si deseas aprender más sobre una de las actividades que han caracterizado al pueblo desde la Edad Media, o su reconocido arte del vidrio, será emocionante descubrir el Museo del Vidrio, que se encuentra en la antigua fábrica de vidrio de Piegaro. En su interior se conserva la solidificación de la última colada de vidrio que tuvo lugar antes del cierre de la fábrica en 1968, y se encuentra la memoria de las técnicas de elaboración del vidrio en sus salas, como la Sala de las Bóvedas y la Sala del Horno. El museo cuenta ahora con exposiciones de artefactos refinados creados por maestros vidrieros que han hecho la historia del pueblo, ¡poder admirarlos será una experiencia fascinante!

Si te apasiona la historia y los fósiles, no puedes dejar de visitar el Museo Paleontológico «Luigi Boldrini«, en Pietrafitta. Según expertos de todo el mundo, aquí se guarda un tesoro de inestimable valor para la paleontología, ya que en él se puede encontrar encuentra en el lignito, fósiles pertenecientes a muchas especies de mamíferos vertebrados y no mamíferos, pero sobre todo será fascinante admirar los restos de esqueletos de Mamut. Las exposiciones van acompañadas de la presencia de paneles temáticos explicativos.

En Piegaro también te podrás relajar en medio de la vegetación dando un paseo en el

Parque Rocolo, antes conocido como Parque Misciattelli por su proximidad al Palacio Misciattelli-Pallavicini. El parque, que fue utilizado por los señores de Piegaro como coto de caza, está situado junto a la plaza Verneuil en Harlatte, donde hay se encuentra el monumento dedicado a los trabajadores y a los fabricantes de paja. El parque es ahora rico en plantas centenarias y, al igual que el reciente Anfiteatro, alberga eventos al aire libre.

Si te gusta sumergirte en la naturaleza, también puedes aventurarte por los senderos panorámicos de Piegaro y divertirte en emocionantes rutas de senderismo. Podrás acercarte a la belleza del Valnestore, a los bosques de Cibottola, al Monte Montarale y seguir los fascinantes senderos del Perugino. Serás el protagonista de las excursiones en bicicleta, en bicicleta de montaña y a caballo o podrá practicar la pesca deportiva en el lago Pietrafitta.

Agregado con éxito a los favoritos.

Per creare il tuo itinerario avremmo bisogno di qualche informazione in più: indica dunque le date che preferisci, quanti siete e dai un valore ai tuoi interessi, così potremo iniziare a comporre la tua timeline insieme.