fbpx
Ir a mi viaje

Declaro que he adquirido la información proporcionada en el informe informativo sobre las normas de privacidad y doy mi consentimiento para los fines que se indican a continuación

 
 

¿Olvidaste tu contraseña? ¿Nuevo usuario? Sign up

Corciano

Ir a mi viaje

Favourites

ordenar por Az - tipo

Corciano

TOUR IN BICI CON GUIDA PRIVATA
A tough route from the Tiber Valley to Lake Trasimeno

Test your true grit on the hills that border Lake Trasimeno

desde 80€ Por persona
Price is lower based on umber of people
PASSEGGIATA DIDATTICA
Birdwatching in Umbria, on the shores of Lake Trasimeno

Discover birdwatching in Umbria by visiting the natural oasis on Lake Trasimeno.

desde 42€ Por persona
Price is lower based on umber of people
AVVENTURA
Cable Wakeboarding in Perugia

Adrenalin-pumped excitement, for an unforgettable day with the cable wakeboarding in Perugia

25€ Por persona
Price is lower based on umber of people
DEGUSTAZIONE IN CANTINA
Craft beer tasting in Umbria

Enjoy the experience of a craft beer tasting in a brewery nestled in the lush greenery of Umbria.

40€ Por persona
Price is lower based on umber of people
LABORATORIO ARTIGIANALE
Craftsmanship of Perugia: the artisans in the city centre

Discover the true craftsmanship of Perugia

desde 50€ Por persona
Price is lower based on umber of people
ESCURSIONE MTB CON GUIDA PRIVATA
Cross Country – Perugia and Monte Malbe, nature and the city

Steep cross country uphill cycling on Perugia’s closest mountain, Monte Malbe, with a cross country trail

desde 55€ Por persona
Price is lower based on umber of people
ESCURSIONE MTB CON GUIDA PRIVATA
Cross Country – The Abbey of Montecorona

A satisfyingly tiring biking trip from the Abbey of Montecorona in the woods, in contemplation of beauty and spirituality

desde 55€ Por persona
Price is lower based on umber of people
ESCURSIONE MTB CON GUIDA PRIVATA
Cross Country – Up towards Mount Tezio, in central Umbria

High up to Mount Tezio on your bike, with breath-taking views. Then down again on dirt tracks and through the undergrowth

desde 55€ Por persona
Price is lower based on umber of people
LABORATORIO ARTIGIANALE
Deruta Ceramics – the Potter’s Wheel and Painting Workshop

A workshop to discover the craft techniques of the ceramics district of Deruta

desde 40€ Por persona
Price is lower based on umber of people
DEGUSTAZIONE IN CANTINA
Discover the wines of Torgiano

A spectacular wine tasting to discover the wines of this historic area of Torgiano

23€ Por persona
Price is lower based on umber of people
DEGUSTAZIONE IN CANTINA
Discover Umbria’s Wine and Extra Virgin Olive Oil

A small tasting of wine and extra virgin olive oil

23€ Por persona
Price is lower based on umber of people
TOUR IN BICI CON GUIDA PRIVATA
Etruscan Umbria – From Corciano to the underground tomb of the Volumni family

Discovering the Etruscans. The first stage of the itinerary in search of the great Necropolis

desde 60€ Por persona
Price is lower based on umber of people

Descubre Corciano

Descubre Corciano 

A trece kilómetros de Perugia, en la cima de una colina que sirve de bisagra entre la zona del Trasimeno y el valle del Tíber, se encuentra uno de los pueblos más bellos de Italia. El origen del nombre, así como la fecha exacta de su fundación siguen siendo objeto de discusión entre los estudiosos debido a la falta de documentación histórica precisa, pero sin duda puede moverse sobre la belleza y peculiaridad, única  en su especie, de una ciudad medieval dormida en el tiempo.

Maria Sticco, escritora corcianese del siglo XX, reconoció dos cualidades fundamentales de su pueblo natal: la belleza pura y la paz inalcanzable. Y, en efecto, quien ha tenido o tenga la suerte de perderse en los antiguos callejones empedrados que serpentean entre de las fachadas de bonitas casas en bloques de piedra caliza y travertino, al resplandor de balcones floridos y vistas encantadoras, no puede dejar de disfrutar de la pureza de un lugar que se ha conservado intacto e idéntico a sí mismo a lo largo de los siglos, como para encerrar en sus paredes, como efecto de un hechizo, la atmósfera inalterada de un pasado atemporal.

Cuenta la leyenda que el nombre Corciano deriva de Ciano Razzeano, hijo de Giano, fundador de Perugia. Según el Código Vaticano 4834, la ciudad fue fundada por Coragino, compañero de viaje de Ulises. La tradición popular quiere que Corciano no signifique más que «corazón de Giano«, pero la hipótesis más probable y acreditada es que el topónimo deriva del nombre latino Curtius o Corisius, Coricius, quizás un terrateniente de la zona. Ni siquiera la fecha de su fundación es segura, pero se cree que el asentamiento debería haber existido ya en época etrusco-romana para el descubrimiento de una necrópolis de la época. Sea cual sea que sea la verdad, este pequeño pueblo ha dominado el valle de abajo durante siglos, abrazando paisajes impresionantes con tonos bucólicos que llegan hasta el lago Trasimeno y los montes de Malbe y Amiata.

Siguiendo el camino de la «ruta de los almendros», sobre todo en primavera, cuando los árboles están en flor, se puede disfrutar del espectáculo de la naturaleza en toda su plenitud. Senderismo, excursionismo, paseos a caballo y en bicicleta, además de visitar el bello casco antiguo y los museos que tenemos losciudadanos, harán de tus vacaciones algo excepcional e inolvidable. Desde edificios civiles hasta iglesias, todos ellos adornados con obras maestras dignas de mención, cada rincón te hará respirar la magia y la tranquilidad del pasado, lejos de las voces y la velocidad de lo moderno.

Y por si todo esto fuera poco, no podemos dejar de lado la obra de arte más importante: la cocina local, rústica y genuina como pocas en la actualidad. No te pierdas la oportunidad de degustar algunos de los platos típicos de la zona como el palombaccio (pariente de la paloma) y la sopa «al battuto», una sencilla sopa de verduras enriquecida con hueso de jamón, el «battuto» de manteca de cerdo, mejorana y ajo.

Después de todo, Corciano, junto con otras localidades comoPerugia, Umbertide, Panicale y Città di Castello, por nombrar sólo algunas, forma parte de una de las cinco menciones geográficas de la denominación DOP Umbría, la de los Colli del Trasimeno. La región de Umbría fue la primera en recibir en el territorio nacional el título de DOP (Denominación de Origen Protegida) para el aceitede oliva virgen extra, cuyo consorcio se compromete a garantizar y proteger la autenticidad del producto de excelencia que se ofrece a los consumidores. La mejor época para degustar el aceite de Umbría es en octubre y noviembre, durante los numerosos eventos regionales dedicados a la venta y degustación. No dejes escapar la oportunidad de degustar el aceite de la zona, elaborado a partir de diferentes variedades de aceites, hábilmente combinadas  entre si: desde Moraiolo y Dolce Agogia hasta Frantoio y Leccino.

Y si prefieres la primavera, visita Corciano en abril, cuando, con ocasión de la «Primavera de la artesanía», durante unos diez días las calles del casco antiguo se llenan de puestos de artesanos, talleres y muestras, donde podrás admirar o llevarte a casa las obras maestras de la producción artística local, desde el vidrio hasta la cerámica, pasando por el hierro forjado, la madera y los bordados.

¡Es seguro que en Corciano ninguno de tus cinco sentidos quedará decepcionado!

Descubre qué ver en Corciano  

Caminar por las empinadas y estrechas callejuelas de un pueblo medieval perfectamente conservado será una experiencia única que te dejará sin aliento en cada cambio de dirección. Al pie de una triple muralla (siglos XIII-XIV), perfectamente conservada y practicable durante más de un kilómetro en todo el perímetro, la mirada podrá captar las vistas desde el pesebre tanto desde el exterior de la muralla, con el espectacular paisajedel monte Malbe, como  desde el interior con las casitas y los edificios medievales realizados con finos bloques de piedra caliza y travertino. El silencio envolvente de un pueblo que parece haber dormido durante siglos y que ha mantenido a lo largo del tiempola lentitud de la vida rural y la pureza de sus formas, será el ambiente ideal para descubrir los rincones más escondidos o los edificios más famosos.

Se puede acceder al casco antiguo desde las dos puertas monumentales de la ciudad: al norte la de San Francisco, a poca distancia de la iglesia y del antiguo convento del mismo nombre, que, según la tradición, fueron erigidos en 1223 tras la visita del pueblo por el santo, y al sur la de Santa María, cuya majestuosa torre se ha convertido en el símbolo y emblema de Corciano. Cuando te encuentres con la nariz elevada para admirar la grandeza, no olvides de observar la particular jaula colgante, reservada para los condenados a muerte en la ciudad. Una vez que pases el umbral, el pueblo estará ante tus ojos con todo su orgullo. Caminando por la calle principal, Corso Cardinale Rotelli, te encuentras de frente al Palacio Municipal, construido en 1500 porAlessi y Vignola como mansión de los Duques de Corgna. La Sala del Consejo conserva las bellas decoraciones del techo de madera, obra de la escuela de  Zuccari. Siguiendo por la misma carretera se encuentran otros dos importantes edificios de poder municipal, ambos del siglo XV: el Palacio de los Priores e de la Mercancía, que fue la sede del mercado y de las asambleas públicas del pueblo, y el Palacio del Capitán del Pueblo, construido con piedra y ladrillo de estilo renacentista. En este punto se llega al centro de la Plaza Coragino, la plaza principal que toma su nombre del legendario fundador del pueblo y que alberga un hermoso pozo de planta circular sobre el que se representa el escudo de Corciano. En el punto más alto del sistema urbanístico destaca con orgullo la Torre Comunal, que desde el siglo XIII representa el centro de la ciudad y el nudo principal de todas las vías de comunicación que parten de ella. Una vez dejamos atrás los edificios civiles será el turno de los religiosos, y la primera parada sugerida será seguramente la Iglesia de S. María Asunta, a pocos metros de la Plaza Coragino, que alberga obras de extraordinaria belleza como el retablo de la Asuncióny realizado por Perugino en 1513, la bandera de la Plaga de Benedetto Bonfigli en 1472, y la estatua de Nuestra Señora del Rosario. La iglesia fue construida en estilo gótico en el siglo XIII y luego transformada a estilo neoclásico a finales del siglo XIX.

Destacan también la Iglesia de S. Cristóbal, construida en 1537 y que alberga el Museo de la Pievania, la iglesia de S. Maria del Serrallo (siglo XVI), donde hay un precioso fresco del siglo XIV de la Virgen con el Niño y la Iglesia y el Convento de S. Agustín (siglo XIV), justo fuera de las murallas de la ciudad.

No lejos de la plaza principal de Corciano, Plaza Coragino, se encuentra la iglesia dedicada a Santa María Asunta. La estructura data del siglo XIII y fue originalmente de estilo gótico y luego completamente transformada, en 1870, en formas neoclásicasdiseñadas por el arquitecto Lardoni de Perugia. En esa ocasión, se añadió también el campanario, reformando la antigua torre de la ciudad, de piedra y de planta cuadrangular, que según la tradición pertenecía a los ricos señores feudales de Corciano: las familias Della Corgna y Montemelini.

El edificio presenta en el exterior una elegante fachada de piedra blanca y rosa, mientras que en el interior tiene una estructura de una sola nave con un presbiterio elevado, un ábside central y varios altares, cada uno de los cuales está adornado con obras de arte de gran importancia.

Destaca el imponente retablo que decora el altar mayor, realizado por Perugino en 1513 y que representa «la Asunción de la Virgen» y la «Bandera de la Plaga» realizada en 1472 por Benedetto di Bonfigli, que representa a la misericordiosa Virgen que protege a los habitantes de la ciudad bajo su manto.

Junto a estas dos obras maestras, hay dos altares laterales menores, dedicados al Sagrado Corazón y a Nuestra Señora del Rosario.

A lo largo de la calle principal del pueblo (Corso Cardinale Rotelli) y cerca de la plaza principal de la ciudad de Coragino, se encuentran dos elegantes edificios civiles que datan del siglo XV: el Palazzo de los Priores y el Palacio del Capitán del Pueblo.

El refinamiento de la producción arquitectónica, en estilorenacentista en ambos edificios es una clara evidencia de la importancia política y económica que tuvo el pueblo de Corciano durante la Baja Edad Media.

El primer edificio, también llamado Palacio de la Mercancía, está hecho de bloques de piedra trabajados que dan a la estructura un característico color blanco. El edificio está dividido en dos plantas: la primera consta de cuatro bellos arcos, tres de los cuales están ahora amortiguados, donde se ubicaba el mercado de la ciudad, la segunda, superior, adornada con una ventana de arco de medio punto, albergaba la sala donde se celebraban las reuniones públicas.

El segundo edificio, también conocido como Palacio del Capitán del Condado, está en tres niveles: el primero está hecho de piedra blancay ocupado por dos hermosos arcos, los otros dos, de ladrillo rojo, decorados con cuatro ventanas con marcos redondos que sobresalen. El edificio era la residencia del Capitán del Condado, un magistrado que fue enviado desde la ciudad de Perugia a todos los territorios bajo su jurisdicción y que gozaba del poder ejecutivo y judicial sobre los habitantes de las aldeas que se le habían confiado.

La Iglesia y el Convento de San Agustín se construyó en 1334, acorde con la bula papal convocada por el Papa Juan XXII, a poca distancia del cerro sobre el que se levantaba Corciano.

El conjunto, de estilo gótico, fue profundamente modificado en la estructura interior y exterior en torno al siglo XVIII: la cubierta de celosía de madera y los arcos de apoyo fueron eliminados y sustituidos por elementos decorativos en estuco, por el altar dedicado a la Virgen del Carmen y por las estatuas de los cuatro santos patronos de la ciudad (S. Macario, S. Miguel Arcángel, S. Roque y S. Sebastián). Hasta 1879, la iglesia albergó el famoso estandarte de Benedetto Bonfigli realizado en 1472 para este mismo edificio, hoy conservado en la iglesia parroquial de Santa María.

En 1811 el complejo monástico fue cerrado a instancias de Napoleón y luego restaurado por un corto período de tiempo hasta que fue completamente suprimido en 1860, cuando con la unificación de Italia, la estructura pasó a ser propiedad delEstado italiano.

El conventoalberga en su interior un bello claustro, decorado con frescos dedicados a las Historias de San Agustín, realizados por Costanzo Riccide Corciano , ahora en ruinas y no visitable ya que todo el complejo forma parte del Fondo Culto del Ministerio de Interior.

Fuera de las murallas, no lejos de la ciudad de Corciano, se encuentra la monumental Necrópolis de Strozzacapponi. Organizadas según un verdadero plan urbanístico preestablecido, unas cien tumbas de cámara con un pasillo (dromos) y escaleras, son una de las atracciones más interesantes de la zona. A tres lados de las cámaras funerarias había muelles excavados en el travertino, sobre los cuales se colocaban urnas también de travertino u ollas de cerámica, que conteníanlas cenizas de los difuntos. La elaboración era generalmente sencilla, con superficies lisas y bien pulidas, pero también hay cajas de urnas de cenizas en cuya tapa se grababa o pintaba el nombre del difunto o incluso se decoraba con motivos policromos. Aunque no se ha podido encontrar rastro alguno del centro habitado al que debía haberse referido esta gran necrópolis, es evidente que se trataba de personajes de diverso rango, desde los nobles hasta los esclavos, dedicados a la actividad de extracción y transformación del travertino, cerca de las canteras del cercano territorio de Santa Sabina. Junto a las urnas también se han encontrado interesantes restos de objetos funerarios, muy modestos pero que identifican la actividad laboral de los propietarios.

Gracias al museoy a la necrópolis, muchas tumbas pueden ser visitadas y disfrutadas por visitantes de todo el mundo, y forman parte de una ruta naturalista-arqueológica más amplia que incluye también la necrópolis de Fosso Rigo, lugar de enterramiento de los artesanos detres piedras.

A un kilómetro de Corciano, en la cima de la colina de Migiana di Monte Malbe, se encuentra el majestuoso y orgulloso Castillo de la Parroquia del Obispo (Pieve del Vescovo).

La estructura fortificada, bien conservada desde la antigüedad pero que ya no está abierta a los visitantes, tiene orígenes muy remotos. Parece ser que el núcleo original se remonta a los siglos VII o XI. Cuando en la zona había un «Plebs Sancti Joahnnis«, es decir, un lugar de culto dedicado a San Juan. En 1396, con el permiso del municipio de Perugia, se fortificó la estructura adquiriendo el aspecto actual que la caracteriza: las imponentes murallas cuadrangulares con cuatro torres de esquina.

Al año siguiente el edificio acogió la famosa y suntuosa boda del Capitán de Ventura Biordo di Michelotti con la noble Giovanna Orsini. Desde ese momento el castillo fue utilizado como lugar de defensa. Hasta el Renacimiento, cuando transformó su función en suntuosa residencia de los obispos de Perugia. Este fue el período en el que el castillo fue transformado en depósito de armas por las tropas alemanas durante la Segunda Guerra Mundial y luego en almacén agrícola hasta el siglo XX.

Desde 2005, tras importantes obras de restauración, el conjunto arquitectónico alberga el Museo Diocesano de la Parroquia Obispal.

Descubre qué hacer en Corciano  

Si eres amante de los museos tendrás la oportunidad de conocerlas etapas de desarrollo de la ciudad observando los hallazgos arqueológicos de diversas épocas, desde la prehistoria hasta la época etrusco-romana, conservados en elAntiquarium y en el Museo Paleontológico (situado en el interior del Ayuntamiento). En el Museo de la Civiltà Contadina (civilización campesina) se pueden descubrir todos los secretos y curiosidades de la vida preindustrial en Corciano acompañados de auténticos utensilios y herramientas de la vida cotidiana, tanto domésticos como laborales. Por último, el Museo Diocesano de Pievania les contará la historia de la devoción religiosa en Corciano.

Si pensabas que ya lo habías visto todo, no te apresures en salir de las murallas de la ciudad, porque justo fuera de la Puerta de San Francesco está el famosísimo «sendero de almendros«, una avenida arbolada que recorre todo el perímetro exterior de las murallas y que ofrece a los amantes del senderismo, el ciclismo, o, simplemente de pasear, las encantadoras vistas del valle que hay debajo, concarros que van desde el Monte Malbe hasta el Monte Amiata e incluso el Lago Trasimeno.

Solo entonces podrás estar seguro de haberlo visto todo, al menos dentro del pueblo. De hecho, a pocos kilómetros del centro de la ciudad teesperan otros lugares de interés. No se pierda la oportunidad de visitar la necrópolis etrusca de Strozzacapponi (siglo III-I a.C.), el Castillo de Pieve del Vescovo (Parroquia Obispal) (siglo XIV), la pequeña iglesia de S. Salvatore in Sasso (siglo XI) y Solomeo, un pueblo-fábrica muy curioso perfectamente reconstruido en su forma medieval.

Agregado con éxito a los favoritos.

Per creare il tuo itinerario avremmo bisogno di qualche informazione in più: indica dunque le date che preferisci, quanti siete e dai un valore ai tuoi interessi, così potremo iniziare a comporre la tua timeline insieme.