fbpx
Ir a mi viaje

Declaro que he adquirido la información proporcionada en el informe informativo sobre las normas de privacidad y doy mi consentimiento para los fines que se indican a continuación

 
 

¿Olvidaste tu contraseña? ¿Nuevo usuario? Sign up

Bevagna

Ir a mi viaje

Favourites

ordenar por Az - tipo

Bevagna

DEGUSTAZIONE IN CANTINA
A carriage ride in the vineyards

A fantastic tour through the vineyards on a horse-drawn carriage, with a final tasting

38€ 32€ Por persona
Price is lower based on umber of people
DEGUSTAZIONE IN CANTINA
A delicious picnic in the vineyard

Let yourself be enticed by wine and the beauty of Mother Nature in the rolling hills of Montefalco, choose this picnic in the vineyard

80€ Por persona
Price is lower based on umber of people
ESCURSIONE MTB CON GUIDA PRIVATA
Along the river Clitunno

From Trevi towards the river deemed sacred by the Romans

desde 75€ Por persona
Price is lower based on umber of people
WELLNESS AND BEAUTY TREATMENT
Beauty therapy with wine in Umbria

Treat yourself to some deep relaxation and indulge in some well-deserved pampering with this beauty therapy with wine in Umbria.

65€ Por persona
Price is lower based on umber of people
TOUR IN BICI CON GUIDA PRIVATA
Between Trevi and Spoleto on the Valle Umbra cycle path

A quiet cycle ride, protected by the hills of the Umbria valley

desde 55€ Por persona
Price is lower based on umber of people
TOUR IN BICI CON GUIDA PRIVATA
Bevagna – Montefalco, passing through Spello and Santamaria degli Angeli

Explore the central hills of the Umbrian valley by bike, cycling up some of them to discover the mysteries they hide

desde 90€ Por persona
Price is lower based on umber of people
TOUR IN BICI CON GUIDA PRIVATA
Bevagna, Spello and Santa Maria degli Angeli

The shortest version of its twin tour, but with the same exhilaration guaranteed

desde 75€ Por persona
Price is lower based on umber of people
TOUR IN BICI CON GUIDA PRIVATA
Bike trail in Umbria, from Trevi to Giano, via Montefalco

Cycling down in this bike trail in the Umbria valley, then up to Giano with some hard-core pedal power

desde 90€ Por persona
Price is lower based on umber of people
ESCURSIONE MTB CON GUIDA PRIVATA
Biking on the Plains of Bevagna

Biking around Bevagna, on the Umbrian countryside, immense beauty and very little effort

desde 75€ Por persona
Price is lower based on umber of people
COOKING CLASS
Cooking class exploring the flavours of Umbria – Assisi and Foligno

The cooking class in Umbria is unique opportunity to learn how to prepare and cook traditional Umbrian dishes

60€ Por persona
Price is lower based on umber of people
ESCURSIONE MTB CON GUIDA PRIVATA
Cross Country – Discover Montefalco by MTB

Come and discover Montefalco, biking off the beaten track

desde 75€ Por persona
Price is lower based on umber of people
ESCURSIONE MTB CON GUIDA PRIVATA
Cross Country – from Assisi to Monte Subasio, on a quasi-mystical route

A teeth-clenching ride in search of the most characteristic and spiritual of landscapes

desde 55€ Por persona
Price is lower based on umber of people

Descubre Bevagna

Descubre el pueblo de Bevagna 

Si quieres aventurarte en un viaje para descubrir el pasado, tienes que visitar la maravillosa Bevagna. Es un pueblo muy característico de Umbría , de unos 5000 habitantes, una fortificación que ha permanecido intacta e inalterada a lo largo del tiempo y que se encuentra en la antigua via consular Flaminia. Su nombre deriva de la antigua «Mefana«, un nombre que se remonta al período etrusco y que más tarde se convirtió en «Mevania«en la época romana, en el año 90 a.C..

Ya en época romana, se consideraba un importante centro comercial gracias a su puerto fluvial sobre el Tíber, que conectaba la ciudad con Roma.

Fue sometida al dominio de los Lombardos con el Ducado de Spoleto, y desde 1371 hasta 1439 estuvo bajo el gobierno de la Signoria de los Trinci.

Bevagna es considerada una joya de la región de Umbría y de Italia; la belleza de sus monumentos, la tipicidad de sus paisajes, los productos de excelente calidad, fruto de la sabiduría y tradiciones centenarias de los expertos, han mantenido este maravilloso lugar y a sus habitantes, muy apegados a sus orígenes yraíces.

Consta entre los cien pueblos más bonitos de Italia y entre las Bandiere Arancioni (reconocimiento de calidad turística y ambiental) y es una ciudad apta para los amantes de la historia, la cultura, el arte y la naturaleza. Es un territorio que puede ser visitado por parejas que buscan un poco de romanticismo y quieren descubrir rincones inexplorados, por familias que quieren disfrutar de unas vacaciones en armonía, por grupos de amigos que quieren perderse en la magia del pueblo, en definitiva, es un lugar apto para todos.

No es casualidad que Bevagna también haya sido galardonada con el título de Joya de Italia por el encanto de sus senderos y sus monumentos cargados de historia y pasado, que evocan épocas lejanas y llenas de acontecimientos importantes.

En Bevagna, a pesar de respirarse un aire típicamente medieval, se puede admirar una cierta heterogeneidad en las estructuras arquitectónicas más importantes, en las que podemos encontrar diferentes estilos:  románico, gótico y barroco. Es un pueblo que ha dado nombre a los apreciados lienzos, los «bevagne«, elaborados en el pasado por manos expertas y sabias.

Si eres un verdadero fan de la historia y del mundo medieval, Bevagna es el destino ideal para ti. De hecho, es muy conocido por el Mercado de las Gaite.

Durante este evento, que tiene lugar cada año en los últimos diez días de junio, los habitantes reviven la vida de sus antepasados que vivieron entre 1250 y 1350, visten ropas medievales, cocinan y degustan los platos típicos que trajeron a la mesa sus predecesores, redescubren las artes y oficios, los juegos y el espíritu del pasado.

El evento toma su nombre de las Gaite, del antiguo término Watha o guía, y se remonta a la época de la dominación lombarda. Eran los cuatro distritos en los que se dividía la ciudad: S. Jorge, S. Juan, S. Pedro y S. María, que se enfrentaron para determinar quién tendría el control de las tareas administrativas. Hoy en día, las cuatro Gaite se enfrentan en las competiciones del Mercado, del comercio, de la gastronomía y  del tiro con arco, y al final una es proclamada Gaita ganadora. Cada Gaita tiene sus propios oficios y peculiaridades, por ejemplo, la Gaita di S. Jorge es famosa por su metalurgia, herrería y acuñación de moneda y destaca en el arte de la construcción de violines. La Gaita di S. Juan destaca por su refinada artesanía basada en la elaboración del vidrio y la fabricación de hojas de papel «bambagina», que se obtenía a partir de harapos. La Gaita de San Pedro propone en cambio el arte de teñir y la creación de códigos en pergamino, y entre los oficios y tiendas más importantes destacan el panadero, el boticario, la destilería, la herboristería y el taller de cera y de la producción de velas. Por último, la Gaita de S. María está especializada en el procesamiento de cáñamo para la producción de telas y cuerdas resistentes.

El evento comienza con una ceremonia de apertura, que tiene lugar en la Piazza Silvestri, que da una gran fiesta a los miembros de las cuatro Gaite y a todos los habitantes y turistas que participan en ella; música tradicional, concursos de tiro con arco, malabaristas, bufones y músicos animan la noche. Podrás refrescarte en las posadas y tabernas abiertas, donde podrás disfrutar de la comida tradicional y degustar una copa de buen Sagrantino, actualmente vino DOCG elaborado en los antiguos territorios de Mevania, tal y como se afirma en algunos trabajos de Plinio y Juvenal, u otros exquisitos vinos locales. Alrededor de pancartas, ropa tradicional y durante todo el evento, también bailes, teatro, talleres de artesanía antigua en las tiendas, concursos gastronómicos y oficios entre las diferentes Gaite. El momento más vivo y ardiente del evento lo representan los mercados; cada gaita realiza su propio mercado, con un trazado más o menos articulado y rico, con productos locales, con la presencia de artesanos y maestros. Se pueden encontrar alimentos como pan, queso y pescado, productos hechos a mano como cestas de mimbre, objetos de hierro forjado, cobre y cuero, telas y lienzos, cuerdas resistentes, velas y papel hecho de acuerdo a antiguas técnicas de Bevagna. Al final del evento se celebra la ceremonia de clausura, se proclama la Gaita ganadora y los premios y el palio son entregados por el Podestà. Gracias a los estatutos redactados en el siglo XVI y a la información que contienen, ha sido posible recrear fielmente la economía, la vida en la ciudad, las técnicas de producción y la venta de productos, artesanías y oficios de los habitantes de Bevagna en la época medieval.

Otro evento que ha alcanzado cierta importancia en Bevagna se llamaPrimavera Medieval. Se celebra anualmente entre los meses de abril y mayo y se considera un adelanto, un evento preparatorio para el renombrado Mercado de las Gaite. Otra iniciativa que celebra la importancia de la comida y el vino en Bevagna tiene lugar en mayo y es el Arte in tavola (Arte en la mesa), que incluye degustaciones, charlas de chefs expertos y talleres de cocina y se enriquece con la música y el folclore y la presencia de artistas locales. El evento de agosto en Bevagna también se centra en el vino, la cultura, el folclore, la música y los conciertos locales, y anima el final del verano en el pueblo de Umbría.

Bevagna es conocida por sus excelentes productos, como el aceite y el vino. Las colinas se caracterizan desde siempre por los olivares y los viñedos, que son los puntos cardinales y los pilares de la tradición gastronómica y vinícola local, el vino Sagrantino Docg es uno de los preciosos frutos de la antigua región de Mevania. Otro de los protagonistas de la exquisitez culinaria de Bevagna es sin duda la trufa; se puede degustar su delicioso sabor en diversos platos, desde los aperitivos, como los picatostes, a los primeros platos, como los Strangozzi o los tallarines, pasando por los segundos platos, como el cordero con trufa negra.

Descubre qué ver en Bevagna 

Si deseas visitar el corazón del pueblo para saborear la esencia de su carácter medieval, es imprescindible dar un paseo por el centro histórico, que encontrará su punto álgido  una vez que llegues a la Plaza Silvestri. Es considerada la plaza más importante de Bevagna y también una de las más características de toda Umbría. Algunos de los monumentos más significativos que encontrarás son el Palacio de los Cónsules, la sugestiva Iglesia de S. Silvestre, la majestuosa Iglesia de S. Miguel Arcángel con su imponente campanario y la Iglesia de S. Domingo y Jacobo. La palabra clave para admirar la belleza de este lugar es perspectiva; de hecho, los edificios no siguen ni simetrías ni disposición frontal, sino que a través de las diferentes perspectivas se puede disfrutar de la armonía irregular. Otra joya escondida de la ciudad que sería una pena no visitar es el pequeño, pero muy bonito Teatro Francesco Torti, situado desde 1886 en el interior del Palacio de los Cónsules, también en la Plaza Silvestri. En el interior también se pueden admirar los hermosos frescos de Piervittori y Bruschi.

En Bevagna también se puede visitar un lugar muy interesante que saca a la luz un antiguo arte medieval que permaneció olvidado durante siglos, es la fábrica de papel «Valcheria». En este laboratorio, el papel «bambagina» se sigue creando según los antiguos procedimientos de maceración de harapos o trapos de diferentes materiales, como algodón, lino y cáñamo, en cal.

Para los más devotos, y para todos aquellos que quisieran ver la piedra sobre la que San Francisco puso sus pies durante su sermón a los Pájaros en Pian d’Arca, recomendamos una visita a la Iglesia de San Francisco, situada en la parte más alta de Bevagna. La visita del Complejo Termal Romano y del Suelo de mosaico, bien conservado, también es interesante.

En la parte más alta del pueblo de Bevagna, a 225 metros sobre el nivel del mar, se encuentra la Iglesia de San Francisco. Sus orígenes se remontan a finales del siglo XIII, precisamente a 1275, año en el que se asentó sobre un oratorio ya construido en honor de San Juan Bautista. El complejo también incluye un convento.

Al edificio se llega después de haber recorrido una larga escalera y, según los hallazgos, se supone que, también por su posición elevada, en el mismo lugar en el pasado se levantó un templo romano.

Externamente se puede admirar el edificio en su aspecto original,  sencillo, sobrio y típicamente franciscano. Atravesando la entrada, que consta de un portal de estilo mixto y capiteles enriquecidos con elementos foliares, se aprecia que elexterior, tan esencial y humilde, contrasta con el interior, con un toque deliberado y refinado. Este último fue objeto de una profunda restauración llevada a cabo en 1756. La iglesia consta de una sola nave y dos capillas laterales, o, mejor dicho, la Capilla de Gisberto Ciccoli y la dedicada a Nuestra Señora de Loreto, supuestamente atribuida al arquitecto Galeazzo Alessi.

La iglesia es conocida por la presencia de la piedra que San Francisco colocó durante su sermón a los Pájaros en Pian d’Arca. Se dice que su suave voz y sus delicadas formas habrían cautivado a los pajaritos hasta el punto de que todos se quedaran a escuchar sus palabras y nadie se fuera volando.

La piedra se conserva en la capilla de la iglesia, cerca del altar, dentro de una reja protectora.

Destacan también las pinturas de los artistas Dono Doni (principios de 1500-1575), una Piedad de su seguidor Ascensidonio Spacca conocido como Il Fantino (1560-1646) y la obra «Inmaculada, Trinidad y Santos» también de Spacca.

La bóveda de la cúpula de una de las capillas, adornada con terracota vidriada o mayólica, es particularmente bella. El uso de esta técnica por parte de los artistas de la época evocaba un sentido de espiritualidad y sacralidad que se adaptaba bien a la peculiaridad de este lugar de culto.

La iglesia de San Miguel Arcángel se encuentra en Bevagna en la Plaza Silvestri, frente a la iglesia de S. Silvestre.

Su construcción se remonta a finales del siglo XII, pocosaños después de la de la iglesia opuesta «gemela» de San Silvestre. También fue realizada por los Maestros Binello y Rodolfo, como lo atestigua la inscripción junto al portal, y se distingue por la grandeza de la estructura y su campanario.

Fue la primera catedral de Bevagna, pero por orden de Federico II, en 1248 perdió su título y fue abolida, convirtiéndose en una iglesia colegial. Gracias al Papa Pablo V, cuatro siglos después, la iglesia volvió a ser la catedral de la ciudad. En 1666 el obispo de Spoleto consagró la nueva iglesia.

A través de la estructura de esta iglesia, es posible imagina cómo habría sido la iglesia de San Silvestre si se hubiera construido el campanario, pero desgraciadamente no se llegó a terminar.

Sin embargo, mientras que la iglesia de San Silvestre, a pesar de estar incompleta, ha mantenido a lo largo de los siglos su aspecto original, la iglesia de Miguel Arcángel ha sufrido profundos cambios con el paso del tiempo gracias a algunas restauraciones que le han dado un estilo principalmente barroco. En el exterior y en posición central, se encuentra un gran rosetón que sustituye al original, más pequeño y que ocupa una posición inferior a la actual.

El campanario, que data de finales del sigloXII, adquirió un nuevo aspecto en la parte superior y para su restauración también se recuperaron materiales que ya se utilizaron para su primera construcción.

El tejado también sufrió modificaciones a instancias del anterior Bernardo Eroli. Otros elementos que fueron restaurados fueron el suelo, los capiteles de las columnas, que se estropearon porque estaban cubiertos de estuco y se trató de devolverles su esplendor original, la escalera interna que lleva hasta el presbiterio, y la cubierta de madera formada por superficiesinclinadas o en pendiente.

La fachada de la iglesia consiste, como la de San Silvestre, en bloques de travertino. La parte superior se compone de lesenas y ventanas de tres arcos. En la parte inferior se pueden ver tres portales, dos laterales de igual tamaño, situados en la fachada de forma simétrica, y uno central, más grande y decorado con un bajorrelieve de madera que representa a San Miguel en el acto de clavarle la espada al dragón. También son significativas las representaciones de los ángeles tallados en los capiteles; el ángel de la derecha es inmortalizado sosteniendo una cruz y un pergamino, y el tallado a la izquierda, en el acto de clavarle al dragón una espada.

En su interior, la catedral tiene, como en el caso de la iglesia de San Silvestre, tres naves divididas por columnas, una cripta subterránea que se encuentra bajo el presbiterio, y esta última en posición elevada. La cripta respeta también la estructura de la planta superior, es decir, de tres naves, pero la central está dividida por otras seis columnas delgadas, que forman doce tramos con bóvedas de crucería.

En la iglesia se conserva un «Crucifijo» de Francesco Providoni, con imágenes de la Virgen, María Magdalena y San Juan, algunos frescos de Andrea Camassei, y una estatua de plata de San Vicente creada por Peter Ramoser (1785).

No todos los lugares de culto surgen en lugares que realzan su belleza o que son capaces de despertar en los visitantes y fieles un profundo sentido de paz espiritual interior. La Iglesia de la Virgen de las Gracias es ciertamente uno de ellos. La vegetación circundante, que crece exuberante, es la típica local; al pie de la colina en la que se encuentra la iglesia, llamada colina de Colpulito, del nombre del lugar homónimo, se extienden viñedos y olivares inconfundibles. Enla parte superior, puedes detenerte en el parque frente a la iglesia y disfrutar de una vista excepcional del valle de Bevagna.

El inicio de las obras de construcción del santuario, realizadas por orden del obispo de Spoleto Pietro Orsini y del cardenal Riario, se remontan a principios de 1583 y tuvieron lugar tras algunos milagros realizados en 1462 y 1582 por la Virgen María y otros prodigiosos acontecimientos que tuvieron lugar en la misma zona. Es por lo tanto plausible que la iglesia fuera construida principalmente para rendir homenaje a la Virgen, pero también fue una forma de atraer a los fieles y reafirmar la importancia de la Iglesia Católica. El escenario histórico y religioso de la época es el de la reforma protestante llevada a cabo por Martín Lutero, una verdadera doctrina revolucionaria que creó una profunda fractura en las creencias de muchos fieles católicos.

La Iglesia de la Virgen de las Gracias se levanta sobre lo que una vez fue el curso de la Vía Flaminia, el antiguo camino consular que conducía desde Roma hasta el Mar Adriático.

La estructura, diseñada porel arquitecto Valentino Martelli, se desarrollasobre una planta de cruz latina y tiene un tiburio octogonal. Este debería haber encerrado una cúpula, como lo demuestra el antiguo proyecto, pero más tarde fue reemplazado por una linterna. Además, la construcción del campanario nunca se completó. En la fachada exterior, de ladrillo, destacan las pilastras binarias y los capiteles de orden dórico.

En el interior se conservan el fresco de la Virgen de las Gracias, que data del período del primer milagro, y algunas obras de Ascensidonio Spacca, más conocido como il Fantino (el «jinete» en italiano).

Tras el terremoto de 1997 que ocurrió en esta zona, la iglesia ha sufrido algunos daños que han sido reparados, lo que ha permitido contemplar una vez más el santuario a los fieles y a los visitantes más apasionados.

La iglesia de San Silvestre es la más antigua de las iglesias de la Plaza Silvestri de Bevagna. Fue construida en 1195 por el maestro Binello, como lo demuestra la inscripción que hay junto a la entrada.

La estructura, de estilo románico, no está terminada y es evidente por la ausencia del campanario.

La fachada del edificio es de travertino en la parte inferior y de piedra blanca y rosa en la parte superior, sobre la que se encuentran una ventana de tres arcos en el centro y dos ventanas geminadas. El portal de entrada está decorado con un friso de elementos clásicos y geométricos y tiene un denso significado alegórico: a la izquierda, la montaña representa a Cristo, los cuatro arroyos simbolizan los cuatro Evangelios, y la vid y los animales son respectivamente la representación de la Iglesia y de los fieles; a la derecha, un dragón simboliza al diablo.

En el interior de la basílica se desarrolla en tres naves y el presbiterio se encuentra en una posición elevada, accesible desde algunos escalones, para dar una mayor sensación de amplitud y profundidad a la cripta inferior. Las imponentes columnas con capiteles corintios delimitan los espacios de cada nave.

El interior de la iglesia de San Silvestre no es rico en colores brillantes, volantes y paredes brillantes, y los pocos frescos y elementos decorativos presentes no buscan ostentar ninguna riqueza material. Más bien todo lo contrario: la simplicidad parece ser su punto fuerte. La luz entra por unas pocas ventanas, pero parece proyectar e iluminar los interiores, especialmente la nave central, de una manera hábilmente solemne. Si miramos los suelos, paredes, columnas, arcos y bóvedas se percibe la espiritualidad del lugar y su majestuosidad, y el interior parece no haber pasado el tiempo.

La iglesia fue restaurada entre 1953 y 1954 y en 1987.

La iglesia de S. Silvestre es la más antigua de las iglesias de la Plaza Silvestri de Bevagna. Fue construida en 1195 por el maestro Binello, como lo demuestra la inscripción que hay junto a la entrada.

La estructura, de estilo románico, no está terminada y es evidente por la ausencia del campanario.

La fachada del edificio es de travertino en la parte inferior y de piedra blanca y rosa en la parte superior, sobre la que se encuentran una ventana de tres arcos en el centro y dos ventanas geminadas. El portal de entrada está decorado con un friso de elementos clásicos y geométricos y tiene un denso significado alegórico: a la izquierda, la montaña representa a Cristo, los cuatro arroyos simbolizan los cuatro Evangelios, y la vid y los animales son respectivamente la representación de la Iglesia y de los fieles; a la derecha, un dragón simboliza al diablo.

En el interior de la basílica se desarrolla en tres naves y el presbiterio se encuentra en una posición elevada, accesible desde algunos escalones, para dar una mayor sensación de amplitud y profundidad a la cripta inferior. Las imponentes columnas con capiteles corintios delimitan los espacios de cada nave.

El interior de la iglesia de San Silvestre no es rico en colores brillantes, volantes y paredes brillantes, y los pocos frescos y elementos decorativos presentes no buscan ostentar ninguna riqueza material. Más bien todo lo contrario: la simplicidad parece ser su punto fuerte. La luz entra por unas pocas ventanas, pero parece proyectar e iluminar los interiores, especialmente la nave central, de una manera hábilmente solemne. Si miramos los suelos, paredes, columnas, arcos y bóvedas se percibe la espiritualidad del lugar y su majestuosidad, y el interior parece no haber pasado el tiempo.

La iglesia fue restaurada entre 1953 y 1954 y en 1987.

El Palacio de los Cónsules es uno de los edificios que dan a la Plaza Silvestri, la plaza más característica del centro histórico de Bevagna. Es una estructura con un importante carácter político, porque en el escenario de la plaza se representaba el poder del estado en contraste pero a la vez en equilibrio con la iglesia de la que eran símboloslas iglesias de San Silvestre, de San Miguel Arcángel y de Santo Domingo y Santiago.

El Palacio de los Cónsules es de estilo gótico y fue construido en 1270, probablemente por el Maestro Prode, quien también es responsable de la construcción del Palacio Comunal de la ciudad de Spello. Compuesto por bloques de travertino y arenisca, el Palacio se enriquece con ventanas geminadas de estilo gótico.

Hay una gran escalera que permite el acceso directo a la planta superior, que se extiende sobre una elegante logia con bóvedas de crucería. A través de un gran escudo de armas, colocado en lo que probablemente fue la antigua entrada al palacio, se pueden ver en la estructura las huellas de la familia Trinci y su señoría, que gobernó Bevagna de 1371 a 1439.

El edificio, situado junto a la iglesia de S. Silvestro, está conectado a ella desde 1560, cuando se construyó una gran bóveda que permitía a los cónsules acceder directamente a la iglesia para asistir a los servicios religiosos.

Desde 1886 el Palacio de los Cónsules funciona como sede del Teatro Francesco Torti, pequeño pero consideradouno de los más bellos de la región. Aquí se pueden admirar las decoraciones y los frescos de los artistas Bruschi y Piervittori.

El Museo Cívico de Bevagna tiene desde el 30 de marzo de 1996 su propia ubicación en el centro histórico de la ciudad, precisamente en Corso Matteotti, en la antigua Via Flaminia, en el segundo piso del Palacio Lepri.

El edificio del siglo XVIII, que ahora también es el Ayuntamiento, fue diseñado y construido por el arquitecto e ingeniero Andrea Vici.

La organización de las obras presentes en el museo se articula en tres secciones que incluyen: material arqueológico, documental e histórico-artístico.

La primera sección incluye hallazgos prerromanos de época arcaica y otros materiales de las épocas posteriores republicana e imperial. Se conservan restos de decoraciones y urnas funerarias, antiguas monedas romanas republicanas y otros hallazgos encontrados en Bevagna que testimonian el pasado milenario de la ciudad.

La segunda sección está formada por pergaminos medievales, mientras que la tercera incluye pinturas realizadas entre los siglos XVI y XVIII por artistas como Corrado Giaquinto, Dono Doni, su seguido Ascensidonio Spacca, más conocido como Il Fantino, Andrea Camassei, el pintor alemán Joseph Esperlin, y otros artistas que han expresado sus habilidades pictóricas y escultóricas en la zona.

Entre las pinturas más importantes que se conservan en el museo se encuentran «La Adoración de los Reyes Magos» pintada por el napolitano Corrado Giaquinto (1703 – 1765), que fue uno de los pintores más destacados de Italia y Europa en 1700 y «La Virgen y el Niño», de Dono Doni, artista de la famosa Asís.

En el museo también se puede encontrar expuesto la maqueta de madera de la iglesia de Nuestra Señora de Gracia, creada para los clientes por Valentino Martelli, arquitecto de la obra.

Caminando por las calles del centro histórico de Bevagna y admirando las numerosas vistas armoniosas y fascinantes, se llega a la plaza más importante y pintoresca del pueblo: Plaza Silvestri.

Al mirar la plaza y los edificios que la rodean, tendremos la sensación de que el tiempo se ha detenido en la época medieval. El silencio que se puede sentir y la gracia que caracteriza a los edificios, a pesar de no respetar los cánones estéticos de las simetrías o una alineación frontal, crean una dimensión en la que la paz es el elemento central.

La Iglesia de S. Silvestre, la Iglesia de S. Miguel Arcángel, la Iglesia de S. Domingo e Jacobo y el Palacio de los Cónsules son los edificios que dominan la Plaza Silvestri, y juntos representan un equilibrio perfecto entre el poder religioso y el político. Todo ellos fueron construidos entre los siglos XII y XIII.

En el centro de la plaza hay también una fuente de aspecto medieval que data de 1896 y que sustituyó un antiguo pozo creado para el abastecimiento de agua de los habitantes del corazón de la ciudad. También se puede ver la columna romana de San Roque.

Plaza Silvestri es también conocida por un evento muy importante para toda Umbría, el Mercado de las Gaite. Este gran acontecimiento tiene lugar cada año a finales de junio y recrea la vida cotidiana y el estilo de vida de los habitantes de Bevagna en la época medieval. Vuelven a vivir los talleres de artesanos, los habitantes se ponen ropa de época y los miembros de los cuatro barrios, llamados «Gaite«, se desafían entre sí en competiciones deportivas, de mercado, gastronómicas y artesanales.

Descubre qué hacer en Bevagna 

Si eres amante del arte y quieres saber más sobre la historia de Bevagna, puedes ir al centro histórico y visitar el Museo Cívico; puedes admirar numerosos hallazgos arqueológicos que datan de la época prerromana y romana, los preciosos pergaminos medievales y las preciosas pinturas y esculturas que forman parte del patrimonio de la ciudad desde hace miles de años.

Si eres más aventurero y amante de la naturaleza, te recomendamos el ciclismo de montaña por los numerosos senderos y caminos de montaña, colinas y llanuras, aptos para principiantes y expertos, así como las excursiones a caballo, donde podrás explorar territorios poco conocidos y sorprenderte por la belleza y variedad del territorio.

A aquellos a quien no les gustan las bicicletas pero quieren pasar parte de su tiempo inmersos en vistas espectaculares, os recomendamos hacer trekking en las muchas rutas, o sencillos y regeneradores paseos al aire libre, como la visita al Santuario de Nuestra Señora de las Gracias, ubicado en el cerro Colpulito, el cual está rodeado de hermosos olivares y viñedos. Su posición elevada permite admirar el valle de Umbría en todo su esplendor natural y ofrece preciosos momentos de tranquilidad. Siguiendo el itinerario, también se puede visitar el Santuario de la Virgen del Valle y llegar al Castillo de Torre del Colle, un evocador asentamiento de orígenes remotos.

También es interesante pasear a lo largo del perímetro de las murallas de la ciudad, que tienen una longitud total de unos 1700 metros. Bevagna todavía conserva intactas las murallas romanas y medievales, e incluso las puertas de la ciudad están bien conservadas. También se pueden realizar otras actividades como tiro con arcopiragüismo, pesca y nadar en piscina.

Agregado con éxito a los favoritos.

Per creare il tuo itinerario avremmo bisogno di qualche informazione in più: indica dunque le date che preferisci, quanti siete e dai un valore ai tuoi interessi, così potremo iniziare a comporre la tua timeline insieme.